Ca­ta­lu­ña, días des­pués

Quel ave­nir pour les re­la­tions en­tre Ma­drid et Bar­ce­lo­ne ?

Vocable (Espagnol) - - Édi­to Som­mai­re -

Com­me le pré­vo­yait cet ar­ti­cle ré­di­gé avant le scru­tin du 1er oc­to­bre, dès le len­de­main du ré­fé­ren­dum ca­ta­lan le con­flit en­tre Ma­drid et Bar­ce­lo­ne a at­teint son pa­roxys­me. En ef­fet, fa­ce à la crain­te de con­ta­gion sé­pa­ra­tis­te dans d’au­tres états eu­ro­péens, les mau­vai­ses nou­ve­lles éco­no­mi­ques se mul­ti­plient. Mais tout n'est pas si noir avan­ce le quo­ti­dien éco­no­mi­que Cin­co días...

Ca­ta­lu­ña no se­rá un Es­ta­do in­de­pen­dien­te. Al me­nos, no lo se­rá es­te año tras el re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre. Aun­que se re­bus­que en los li­bros de his­to­ria, no hay pre­ce­den­tes de una de­mo­cra­cia con­so­li­da­da que pier­da una por­ción de su te­rri­to­rio —no ha­bla­mos de co­lo­nias— sin acuer­do en­tre las par­tes. Es­pa­ña, con to­dos sus de­fec­tos y sus la­gu­nas en se­pa­ra­ción de po­de­res, es un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co y de de­re­cho. Ade­más, for­ma par­te de una Unión Eu­ro­pea, que no es otra co­sa que una unión de Es­ta­dos y que en ca­so de du­da apo­ya­rán a su igual. El Es­ta­do es­pa­ñol cuen­ta con ins­tru­men­tos va­ria­dos y su­fi­cien­tes, in­clui­do el mo­no­po­lio de la vio­len­cia, pa­ra evi­tar que la ho­ja de ru­ta de la Ge­ne­ra­li­tat se cum­pla.

2.To­do es­to lo sa­ben los di­ri­gen­tes ca­ta­la­nes y tam­bién bue­na par­te de la po­bla­ción, con in­de­pen­den­cia de que sea o no na­cio­na­lis­ta y con in­de­pen­den­cia de que sea na­cio­na­lis­ta ca­ta­la­na o es­pa­ño­la. (Sí, el na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol tam­bién exis­te. Le lla­man, en un afor­tu­na­do ha­llaz­go del so­ció­lo­go Mi­chael Bi­llig, 'na­cio­na­lis­mo ba­nal'. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sea be­nigno). A pe­sar de la evi­den­cia, la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña ha se­gui­do avan­zan­do ha­cia Íta­ca. Una tra­ve­sía que, co­mo en el poe­ma de Ka­va­fis, es­tá lle­na de aven­tu­ras y ex­pe­rien­cias, pe­ro cu­yo fi­nal no se vis­lum­bra tan se­reno co­mo en el cé­le­bre poe­ma del es­cri­tor grie­go.

INAC­CIÓN PO­LÍ­TI­CA

3.El Go­bierno de Ma­riano Ra­joy ha op­ta­do por la inac­ción po­lí­ti­ca y so­lo ha ac­tua­do en los tri­bu­na­les. “No se pue­de ne­go­ciar con quien pro­po­ne que­bran­tar la ley”, in­sis­te Mon­cloa. Esa apa­ren­te de­si­dia de Ra­joy no de­be con­fun­dir. Cuan­do a uno le nom­bran pre­si­den­te del Go­bierno de un país, lo mí­ni­mo que pue­de es­pe­rar es que, al fi­na­li­zar el man­da­to, las fron­te­ras de ese país sean, al me­nos, las mis­mas que se en­con­tró. Y eso Ra­joy lo tie­ne cla­ro.

4.Y así se lle­ga a ese pun­to en el que la me­tá­fo­ra tan­tas ve­ces re­pe­ti­da del cho­que de tre­nes se con­vier­te en reali­dad. El Par­la­men­to ca­ta­lán ya ha apro­ba­do la ley pa­ra ce­le­brar un re­fe­rén­dum y la ma­qui­na­ria del Es­ta­do se pon­drá a tra­ba­jar. Los re­cur­sos del Es­ta­do son múl­ti­ples pa­ra evi­tar la in­de­pen­den­cia y su pro­por­cio­na­li­dad tam­bién es va­ria­ble. Si ha­brá o no ur­nas el 1 de oc­tu­bre no es tan re­le­van­te co­mo pa­re­ce. Aun­que ha­ya una vo­ta­ción, no se­rá un re­fe­rén­dum vin­cu­lan-

te que sir­va pa­ra que Ca­ta­lu­ña pa­se de ser una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma a un Es­ta­do. Los in­de­pen­den­tis­tas re­pi­ten que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal no ad­mi­ti­rá la ima­gen de po­li­cías re­qui­san­do ur­nas o no acep­ta­rá que el Es­ta­do em­bar­gue los bie­nes de los pro­mo­to­res de la con­sul­ta o que es­po­se a miem­bros de­mo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­dos. Sin du­da tie­nen una vi­sión de­ma­sia­do idea­li­za­da o tier­na de lo que es la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

CON­SE­CUEN­CIAS ECO­NÓ­MI­CAS

5.Des­pués del 1 de oc­tu­bre, no lle­ga­rá la in­de­pen­den­cia. Lo que ven­drá se­rá el 2 de oc­tu­bre y al­guien de­be em­pe­zar a pen­sar en esa fe­cha. En Las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la paz, Key­nes aler­tó de que las con­di­cio­nes abu­si­vas im­pues­tas a Ale­ma­nia en el Tra­ta­do de Ver­sa­lles re­sul­ta­rían con­tra­pro­du­cen­tes, co­mo fi­nal­men­te se des­mos­tró. El re­cuer­do de ese li­bro vie­ne a cuen­to en es­te pro­ce­so por­que en­se­ña la im­por­tan­cia que tie­ne la ges­tión de la vic­to­ria.

6.El 2 de oc­tu­bre, Ca­ta­lu­ña no se­rá in­de­pen­dien­te. Es­pa­ña es un Es­ta­do su­fi­cien­te­men­te fuer­te pa­ra re­sis­tir el en­vi­te y sa­lir vic­to­rio­so. Ca­ta­lu­ña no se­rá in­de­pen­dien­te, pe­ro los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes no des­apa­re­ce­rán. Y ges­tio­nar es­ta si­tua­ción no es fá­cil y re­quie­re al­tu­ra de mi­ras. Hoy, cuan­do las pa­sio­nes al­can­zan co­tas má­xi­mas, pa­re­ce ri­dícu­lo ha­blar de ter­ce­ras vías, pe­ro es­tas exis­ten y de­be­rán ser ex­plo­ra­das. 7.Los par­ti­da­rios de la in­de­pen­den­cia se mue­ven, en fun­ción de las en­cues­tas, en torno a la mi­tad de la po­bla­ción. Un por­cen­ta­je in­su­fi­cien­te pa­ra po­ner en ja­que al Es­ta­do y apro­bar una de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia. Aho­ra bien, que esa pro­por­ción se man­ten­ga es­ta­ble, au­men­te o des­cien­da, de­pen­de­rá en bue­na me­di­da de la ges­tión que se reali­ce a par­tir del lu­nes 2 de oc­tu­bre. 8.Ese día, las fá­bri­cas, los co­mer­cios y las tien­das en Ca­ta­lu­ña abri­rán. Se ha acu­sa­do a los em­pre­sa­rios de no po­si­cio­nar­se de for­ma cla­ra por nin­gún ban­do. Po­cos se han de­cla­ra­do abier­ta­men­te in­de­pen­den­tis­tas, pe­ro tam­bién son mi­no­ría quie­nes se han ma­ni­fes­ta­do en con­tra de la se­ce­sión de una for­ma tan con­tun­den­te co­mo el pre­si­den­te de Frei­xe­net y de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, Jo­sé Luis Bo­net. La ma­yo­ría ha op­ta­do por un per­fil ba­jo y se ha li­mi­ta­do a tra­ba­jar, in­ver­tir e in­ten­tar ga­nar di­ne­ro. Una ac­ti­tud que al­gu­nos con­si­de­ran in­so­li­da­ria, pe­ro que, en reali­dad, es una ben­di­ción. En las Car­tas fi­lo­só­fi­cas, Vol­tai­re ad­vir­tió que In­gla­te­rra ha­bía avan­za­do de­fi­ni­ti­va­men­te a Fran­cia por, en­tre otros mo­ti­vos, res­pe­tar a los em­pre­sa­rios y co­mer­cian­tes. Por­que ellos, aun­que bus­quen su in­te­rés par­ti­cu­lar, con­tri­bu­yen al bie­nes­tar del con­jun­to. El día 2 de oc­tu­bre, Ca­ta­lu­ña se­gui­rá sien­do una eco­no­mía abier­ta, di­ná­mi­ca y ex­por­ta­do­ra. Y eso no de­be des­de­ñar­se y, so­bre to­do, no de­be po­ner­se en ries­go.

Ca­ta­lu­ña se­gui­rá sien­do una eco­no­mía abier­ta, di­ná­mi­ca y ex­por­ta­do­ra.

(Si­pa)

"Pa­ra ser in­de­pen­dien­tes ha­cen fal­ta unas cuan­tas co­sas que to­da­vía no te­ne­mos: el con­trol del te­rri­to­rio, de las in­fra­es­truc­tu­ras, de las adua­nas y de las fron­te­ras, la ca­pa­ci­dad… el he­cho de que la gen­te pa­gue im­pues­tos a la Ha­cien­da ca­ta­la­na y una ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia que ha­ga cum­plir las le­yes del par­la­men­to ca­ta­lán". Ar­tur Mas, ex­pre­si­den­te ca­ta­lán.

(Si­pa)

Ma­ni­fes­ta­ción en con­tra de las vio­len­cias po­li­cia­les du­ran­te el re­fe­rén­dum.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.