Oku­da, el Bansky es­pa­ñol

L’ex­tra­or­di­nai­re par­cours du pa­pe du pop su­rréa­lis­me.

Vocable (Espagnol) - - Édito Sommaire - RENCONTRE AVEC OKU­DA ar­tis­te es­pag­nol

Os­car San Miguel, alias Oku­da est un ar­tis­te du Street-Art dont les oeu­vres aux for­mes géo­mé­tri­ques co­lo­rées peu­vent s’ad­mi­rer sur les murs du mon­de en­tier. Après avoir réa­li­sé une « cha­pe­lle six­ti­ne du graf­fi­ti » à Lla­ne­ras en Es­pag­ne, il a fait ap­pa­raî­tre en juin der­nier une gi­gan­tes­que Mo­na Li­sa sur un mur du XIIIe arron­dis­se­ment de Pa­ris. Por­trait d’un ar­tis­te en­ga­gé qui par ses chefs d’oeu­vre « pop su­rréa­lis­tes » in­te­rro­ge no­tre so­cié­té sur la faus­se li­ber­té du ca­pi­ta­lis­me.

Na­ció en Can­ta­bria ha­ce 37 años y, a par­tir de los 15, em­pe­zó a pin­tar le­tras en las pa­re­des de las fá­bri­cas aban­do­na­das. Su nom­bre ar­tís­ti­co: Oku­da. Fue mal alumno en el co­le­gio, sus­pen­día seis y sie­te asig­na­tu­ras ca­da cur­so. Se ini­ció en el gra­fi­ti cuan­do era ado­les­cen­te, pe­ro su mun­do cam­bió cuan­do se ma­tri­cu­ló en Be­llas Ar­tes y em­pe­zó a via­jar. Sus tra­ba­jos se iden­ti­fi­can con el lla­ma­do ‘street art’, den­tro del su­rrea­lis­mo pop; pe­ro Oku­da se con­si­de­ra tam­bién un re­na­cen­tis­ta ur­bano, ad­mi­ra­dor del Bos­co. 2.El es­pec­ta­cu­lar vo­lu­men que lo­gra so­bre mu­ra­les pla­nos y el es­ta­lli­do de co­lor son sus mar­cas de re­fe­ren­cia. Con in­gen­tes can­ti­da­des de bo­tes de es­pray, cin­tas y cú­ter en mano, rea­li­za tra­ba­jos en más de 25 paí­ses de los cin­co con­ti­nen­tes y hay quie­nes ase­gu­ran que es­tá en el top ten del ar­te ur­bano. Se lo ri­fan en Pa­rís, Lon­dres, Ber­lín,

Nue­va York, Den­ver, Las Ve­gas, Hong Kong, Shang­hái…

3. XL Se­ma­nal. ¿El an­tes y el des­pués en su ca­rre­ra po­dría ser el mo­men­to en el que de­ja de "asal­tar" pa­re­des de for­ma ile­gal pa­ra tra­ba­jar por en­car­go? Oku­da: Mi evo­lu­ción ha si­do muy len­ta a lo lar­go de 20 años, así que no hay un mo­men­to con­cre­to que mar­que el an­tes y el des­pués. Mi tra­ba­jo ha ido ma­du­ran­do, yo he ido ma­du­ran­do y el street art o gra­fi­ti ha ma­du­ra­do tam­bién: aho­ra es ar­te pú­bli­co. Sin em­bar­go, creo que el cam­bio más im­por­tan­te se pro­du­ce cuan­do, a la vez que es­tu­dio en la Uni­ver­si­dad, em­pie­zo a via­jar. En 2002 asis­tí en Ale­ma­nia a un even­to de gra­fi­ti bas­tan­te po­ten­te y, a par­tir de ahí, no he de­ja­do de via­jar y de cre­cer.

4. X.L.: Hay quien arran­ca los tro­zos de mu­ro pin­ta­do y aban­do­na­do cuan­do un au­tor se con­vier­te en un ar­tis­ta re­co­no­ci­do. O.:Eso se ha pues­to de mo­da con los di­bu­jos de Banksy por­que ha si­do el pri­me­ro de los street art en en­trar en la bur­bu­ja del mer­ca­do y por­que su obra es, en mu­chas oca­sio­nes, de di­men­sio­nes pe­que­ñas. Además, Banksy tie­ne el apo­yo de Da­mien Hirst (otro de los ar­tis­tas ur­ba­nos más co­ti­za­dos, am­bos de Bris­tol) y jun­tos sa­ben có­mo ha­cer el jue­go pa­ra au­men­tar el va­lor de sus tra­ba­jos. La mía no la van a po­der arran­car por­que en la ca­lle no ha­go obra pe­que­ña; por eso y por­que una obra de gran for­ma­to le da iden­ti­dad a la ciu­dad.

5. X.L.: ¿Qué le apor­tó li­cen­ciar­se en Be­llas Ar­tes? O.: Cuan­do lle­gué a la Uni­ver­si­dad, em­pe­cé a dis­fru­tar por­que es­tu­dia­ba lo que de ver­dad me gus­ta­ba y apro­ba­ba sin de­ma­sia­do es­fuer­zo. Apren­dí His­to­ria del Ar­te y me nu­trí de la esen­cia del su­rrea­lis­mo —es lo que más me ha in­tere­sa­do siem­pre— co­mo con­cep­tos y téc­ni­cas esen­cia­les. Mi tra­ba­jo tie­ne mu­cha re­la­ción con el su­rrea­lis­mo, pe­ro tam­bién con las cul­tu­ras me­xi­ca­nas, asiá­ti­cas, in­dias, afri­ca­nas…

6. X.L.: Sus pa­dres tie­nen que es­tar alu­ci­na­dos vien­do en lo que se ha trans­for­ma­do su hi­jo "el gra­fi­te­ro". O.: Sí, to­tal­men­te. Aun­que siem­pre me han apo­ya­do, pa­ra ellos ha si­do pa­sar de me­dio

mos­queo a es­tar muy or­gu­llo­sos; pe­ro tam­bién es cier­to que, co­mo me veían di­bu­jar a to­das ho­ras, les ha pa­re­ci­do evi­den­te.

7. X.L.: ¿En qué mo­men­to cam­bia su ni­vel de vi­da? O.: Hu­bo un pun­to de in­fle­xión a par­tir de pin­tar la igle­sia Ska­te de Lla­ne­ra, por­que lle­gó a to­do el mun­do. En­ton­ces em­pe­cé a te­ner mu­chos pro­yec­tos y a vi­vir muy bien. Es­tu­ve un año en­te­ro ha­cien­do en­tre­vis­tas pa­ra me­dios de mu­chos paí­ses, des­de Bra­sil a In­do­ne­sia.

8. X.L.: La igle­sia de Lla­ne­ra fue desa­cra­li­za­da y con­ver­ti­da en un cen­tro de ska­te. Des­pués, sus pin­tu­ras de­co­ra­ron tres igle­sias más: una en Ma­rrue­cos, otra en Ar­kan­sas y una muy par­ti­cu­lar en Den­ver: The In­ter­na­tio­nal Church of Can­na­bis, tem­plo de con­su­mi­ción de ma­rihua­na. ¿Ha te­ni­do crí­ti­cas bue­nas y ma­lí­si­mas por eso? O.: Pues mi­ra, lo que más me ha sor­pren­di­do es que no he re­ci­bi­do nin­gu­na crí­ti­ca por par­te de la Igle­sia. Me que­do con la reac­ción de la gen­te que va a ver mis tra­ba­jos y, ca­si siem­pre, es muy po­si­ti­va. Por­que, al fi­nal, lo que ha­go es dar co­lor a lu­ga­res gri­ses. No re­cuer­do es­cu­char co­sas ne­ga­ti­vas. 9. X.L.: Ya tie­ne obra en Holly­wood y Mia­mi. ¿Los en­car­gos en ca­sa de gen­te fa­mo­sa le han ser­vi­do de pla­ta­for­ma? O.: Pue­de ser, pe­ro no lo he he­cho por­que sean ac­to­res o can­tan­tes fa­mo­sos. En el ca­so de Ali­cia Keys se da la cir­cuns­tan­cia de que su ma­ri­do, Swizz Beatz (pro­duc­tor mu­si­cal, DJ y ra­pe­ro), es uno de los ma­yo­res co­lec­cio­nis­tas de ar­te de Es­ta­dos Uni­dos, con más de tres mil obras. Me in­tere­sa­ba más per­te­ne­cer a esa co­lec­ción que el he­cho de pin­tar la ca­sa de una can­tan­te tan co­no­ci­da.

10. X.L.: Una vez que en­tra en la rue­da del mer­ca­do del ar­te, par­ti­ci­pa del ca­pi­ta­lis­mo que tan­to cri­ti­ca. ¿Có­mo ges­tio­na es­te te­ma? O.: En­trar en el mer­ca­do del ar­te te da voz y vo­to, y la se­gu­ri­dad de que tú y las per­so­nas que quie­res van a es­tar bien.

11. X.L.: En­ton­ces, se abur­gue­sa. O.: Yo no. Me gus­ta man­te­ner el equi­li­brio en­tre ir a Las Ve­gas a ha­cer una escultura de gran for­ma­to e ir a la In­dia sin co­brar na­da y ha­cer co­sas allí, sim­ple­men­te por ver la son­ri­sa de la gen­te. Ha­go en ca­da mo­men­to lo que quie­ro y, si me po­nen con­di­cio­nes que no van con­mi­go, no acep­to el pro­yec­to. No ne­ce­si­to na­da más de lo que ten­go.

Me gus­ta man­te­ner el equi­li­brio en­tre ir a Las Ve­gas a ha­cer una escultura de gran for­ma­to e ir a la In­dia sin co­brar na­da

12. X.L.: ¿Es un hom­bre de 37 años sin res­pon­sa­bi­li­dad al­gu­na? O.: La úni­ca res­pon­sa­bi­li­dad que sien­to es la de man­te­ner­me al mis­mo ni­vel que ten­go aho­ra, o ma­yor, y cen­trar­me en mi obra. Vi­vo en mi nu­be y me man­ten­go li­bre, aun­que a ni­vel eco­nó­mi­co es­té den­tro del sis­te­ma. Yo no es­toy con­tra el sis­te­ma siem­pre que pue­da se­guir ha­cien­do lo que me ape­te­ce.

13. X.L.: En­ton­ces, ¿en qué se sus­ten­ta su crí­ti­ca con­tra el ca­pi­ta­lis­mo? O.: No es una crí­ti­ca, yo plan­teo re­fle­xio­nes acer­ca de las co­sas que pa­san: de có­mo el ca­pi­ta­lis­mo se es­tá car­gan­do la na­tu­ra­le­za; de có­mo, a su vez, no­so­tros nos es­ta­mos car­gan­do a no­so­tros mis­mos por cul­pa del ca­pi­ta­lis­mo…

14. X.L.: Lo com­pa­ran con Banksy, cu­yos di­bu­jos han lle­ga­do a ven­der­se por más de un mi­llón de eu­ros. ¿Cree que lle­ga­rá a ese ni­vel? O.: Ya has vis­to que no me mue­vo por di­ne­ro, aun­que ló­gi­ca­men­te no soy una ONG. Pe­ro hay obras que va­len mu­cho y no son tan bue­nas, por­que el mer­ca­do del ar­te tie­ne unas es­tra­te­gias de ne­go­cio que ha­ce que se dis­pa­ren las co­ti­za­cio­nes. No to­do lo ca­ro es bueno, y al re­vés. Una co­sa es el mer­ca­do del ar­te —que lo pue­do lle­gar a odiar— y otra co­sa es el ar­te.

15. X.L.: Su agen­da es, fun­da­men­tal­men­te, in­ter­na­cio­nal. ¿Se sien­te mal­que­ri­do aquí? O.: Por la gen­te, no. Además, la gen­te de Ma­drid es muy guay. Ya me van sa­lien­do co­si­tas en mi país. Me gus­ta vi­vir el tiem­po que pue­do aquí, por­que la luz de Ma­drid es in­creí­ble —no la tie­ne ni Ber­lín ni Nue­va York, que son dos ciu­da­des que me en­can­tan—, por­que su cie­lo siem­pre es azul; y por­que, a ni­vel eco­nó­mi­co, pue­do man­te­ner un es­tu­dio así y una ca­sa co­mo la que ten­go…

16. XL.: Tie­ne en­tre ma­nos la cons­truc­ción de la fa­lla del Ayun­ta­mien­to de Va­len­cia. ¿Va a so­por­tar ver ar­der su obra en 3D, ela­bo­ra­da du­ran­te más de un año? O.: Esa sen­sa­ción no la he vi­vi­do nun­ca y to­da­vía no sé qué voy a sen­tir. Voy a te­ner que pa­sar an­tes por el pro­ce­so de con­ver­tir­me un po­co en va­len­ciano pa­ra po­der en­ten­der­lo.

17. XL.: Pa­ra ter­mi­nar, ¿qué le gus­ta­ría ha­cer en Es­pa­ña? O.: Es­toy desean­do pa­sar cua­tro me­ses se­gui­dos, aquí en Ma­drid, pa­ra rea­li­zar un lien­zo de cin­co por cua­tro me­tros con mi­les de de­ta­lles, ins­pi­rán­do­me en El jar­dín de las de­li­cias. Y tam­bién me gus­ta­ría ha­cer al­go en el Cen­tro Bo­tín de San­tan­der, por­que me pa­re­ce un es­pa­cio pre­cio­so; o en el Pa­la­cio de la Mag­da­le­na, aun­que ahí no sé si me de­ja­rían [ríe].

(Si­pa)

Oku­da San Miguel (San­tan­der, 1980) es un ar­tis­ta de pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal cu­yas obras se ca­rac­te­ri­zan por sus es­truc­tu­ras geo­mé­tri­cas y es­tam­pa­dos co­lo­res que se unen con cuer­pos gri­ses, for­mas or­gá­ni­cas y otros sím­bo­los que in­vi­tan a la re­fle­xión.

(Si­pa)

La pri­me­ra igle­sia de­di­ca­da en Es­ta­dos Uni­dos y po­si­ble­men­te en el mun­do al con­su­mo de can­na­bis con pro­pó­si­tos es­pi­ri­tua­les abrió en Co­lo­ra­do el pa­sa­do mes de abril. El te­cho ha si­do pin­ta­do por Oku­da.

(Si­pa)

La Mo­na Li­sa del ba­rio XIII en Pa­rís.

(Si­pa)

Oku­da es un ar­tis­ta es­pa­ñol que do­mi­na co­mo na­die el pop su­rrea­lis­ta en los am­bien­tes ca­lle­je­ros y ur­ba­nos plas­man­do su tra­ba­jo en ca­si to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.