Ve­ne­zue­la, el pa­raí­so pa­ra el bitcoin

Fa­ce à l’hy­pe­rin­fla­tion, les Ve­ne­zue­liens s’or­ga­ni­sent.

Vocable (Espagnol) - - Édito Sommaire -

Fa­ce à l’in­fla­tion ga­lo­pan­te et aux mo­da­li­tés stric­tes des tran­sac­tions ban­cai­res dans leur pays, les Vé­né­zué­liens se tour­nent mas­si­ve­ment vers le bitcoin. Mais cet­te mon­naie vir­tue­lle di­gi­ta­le est-elle vrai­ment sû­re ? Et com­ment l’uti­li­ser pour l’ac­qui­si­tion de produits de pre­miè­re né­ces­si­té ?

La hi­per­in­fla­ción en la que vi­ve el país, su­pe­rior al 100 % en el úl­ti­mo año, y las res­tric­cio­nes im­pues­tas por par­te del Go­bierno pre­si­di­do por Ni­co­lás Ma­du­ro pa­ra ope­rar con di­vi­sas ha pro­vo­ca­do que el nú­me­ro de com­pras de bit­coi­nes en Ve­ne­zue­la se ha­ya dis­pa­ra­do en el úl­ti­mo año.dis­pa­ra­do

2. Ciu­da­da­nos del país op­tan por com­prar bit­cóins co­mo ac­ti­vo don­de proteger sus aho- rros. En es­tas mis­mas fe­chas de 2016, el to­tal de eu­ros en transac­cio­nes con bit­cóins por se­ma­na era de 11 674 eu­ros, aho­ra ro­za el mi­llón y me­dio, un cre­ci­mien­to del 12 749,1 %, se­gún coin.dan­ce.

3. Co­mo ex­pli­ca Gus­ta­vo López, pe­rio­dis­ta de Dia­rioBit­coin, la hi­per­in­fla­ción, las me­di­das res­tric­ti­vas pa­ra la com­pra­ven­ta de di­vi­sas y otros ac­ti­vos co­mo el oro ha pro­vo­ca­do que el bitcóin se con­vier­ta en el úni­co pro­duc­to re­fu­gio. “Los re­si­den­tes en Ve­ne­zue­la tie­nen muy po­cas op­cio­nes a su dis­po­si­ción, ya que in­ver­tir di­ne­ro en otros ac­ti­vos es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble. El Ban­co Cen­tral y el Go­bierno ejer­cen un es­tric­to con­trol so­bre có­mo la gen­te de­be gas­tar su di­ne­ro, y la con­ver­sión a oro, pla­ta o cual­quier otro ac­ti­vo es­tá muy re­gu­la­da. En es­te mo­men­to, Bitcóin pa­re­ce ser la úni­ca op­ción dis­po­ni­ble pa­ra la gen­te del país”. Otra de las ra­zo­nes de es­te cre­ci­mien­to es la po­si­bi­li­dad de po­der en­viar di­ne­ro al ex­tran­je­ro sin nin­gún lí­mi­te; quien lo­gre abrir una cuen­ta en bit­coi­nes pue­de re­cu­pe­rar los

fon­dos de­po­si­ta­dos des­de fue­ra del país. Así, es­te ins­tru­men­to es una op­ción pa­ra sor­tear los con­tro­les de ca­pi­ta­les.

4. Un cla­ro ejem­plo de có­mo la com­pra de es­ta crip­to­mo­ne­da ha co­gi­do es­pe­cial re­le­van­cia es que, mien­tras en otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos co­mo Ar­gen­ti­na, o Chi­le el to­tal de ope­ra­cio­nes se­ma­na­les con bit­coi­nes ron­dan los 100 000 eu­ros, Ve­ne­zue­la es el país con ma­yor can­ti­dad de transac­cio­nes de to­da Amé­ri­ca del Sur ca­si tri­pli­can­do al se­gun­do país que es Bra­sil, con 500 000 eu­ros. La can­ti­dad que se mue­ve en el mis­mo pla­zo en la Unión Eu­ro­pea no lle­ga a 1,7 mi­llo­nes de eu­ros.

CO­MO COM­PRAN BIT­COI­NES EN VE­NE­ZUE­LA

5. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en Es­pa­ña u otros paí­ses oc­ci­den­ta­les don­de la com­pra de bit­coi­nes se rea­li­za a tra­vés de em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das de in­ter­cam­bio, co­mo con­se­cuen­cia de las res­tric­cio­nes exis­ten­tes en Ve­ne­zue­la, los ciu­da­da­nos de es­te país han en­con­tra­do otras vías pa­ra la com­pra­ven­ta de bit­coi­nes. El ma­yor nú­me­ro de transac­cio­nes con es­ta crip­to­mo­ne­da se rea­li­zan en lo­cal­bit­coins.com. Una pá­gi­na web que fun­cio­na co­mo in­ter­me­dia­do­ra bi­la­te­ral en­tre com­pra­do­res y ven­de­do­res. Un ta­blón de anun­cios don­de los ofe­ren­tes ofre­cen sus pre­cios y can­ti­da­des y los de­man­dan­tes de­ci­den si acep­tan o no.

6. Otro de los mé­to­dos más uti­li­za­dos es Fa­ce­book, se han crea­do gru­pos pri­va­dos en la red so­cial don­de los miem­bros com­pran y ven­den a otros. La úni­ca di­fe­ren­cia con la pá­gi­na ci­ta­da pre­via­men­te es que, además de es­tas ope­ra­cio­nes, tam­bién se ayu­dan y se acon­se­jan mu­tua­men­te en el mu­ro del gru­po. Es­tas co­mu­ni­da­des es­tán for­ma­das tan­to por re­si­den­tes co­mo por no re­si­den­tes en Ve­ne­zue­la. Aque­llos que no vi­ven ya en el país cha­vis­ta ven­den di­vi­sas in­ter­na­cio­na­les a los re­si­den­tes pa­ra que pue­dan com­prar bit­coi­nes a un pre­cio in­fe­rior.

7. No obs­tan­te, al igual que con la en­tra­da y sa­li­da de di­ne­ro en efec­ti­vo, tam­bién hay res­tric­cio­nes pa­ra las trans­fe­ren­cias: Ba­nes­co es el ban­co uti­li­za­do por es­tos usua­rios al te­ner el lí­mi­te más al­to, 400 dó­la­res dia­rios.

8. Por úl­ti­mo, tam­bién se ad­quie­ren bit­coi­nes en pri­va­do, del mis­mo mo­do que fun­cio­na el mer­ca­do ne­gro de dó­la­res, pa­ra evi­tar las res­tric­cio­nes es­ta­ta­les.

AU­MEN­TO DE ES­PE­CU­LA­DO­RES

9. A pe­sar de que el fin de es­ta crip­to­mo­ne­da era con­ver­tir­se en el sus­ti­tu­to de to­das las di­vi­sas in­ter­na­cio­nes y ser la mo­ne­da glo­bal uti­li­za­da en to­do el mun­do, an­te el des­cen­so del con­su­mo y la con­ti­nua pér­di­da de em­pleo en Ve­ne­zue­la, mu­chas per­so­nas han op­ta­do por de­di­car­se pro­fe­sio­nal­men­te a la com­pra­ven­ta de bit­coi­nes. Su tra­ba­jo se en­cuen­tra en los gru­pos de Fa­ce­book don­de ase­so­ran a otras per­so­nas al tiem­po que en­cuen­tran a no re­si­den­tes pa­ra aba­ra­tar los cos­tes del tra­ding.

10. Es­te cre­ci­mien­to del bitcóin tam­bién lo han no­ta­do las em­pre­sas. En el mun­do ca­da vez son más los ne­go­cios que acep­tan co­mo mé­to­do de pa­go es­ta crip­to­mo­ne­da, sin em­bar­go, en el país la­ti­noa­me­ri­cano, prin­ci­pal­men­te agen­cias de via­jes, han co­men­za­do a re­cha­zar el bo­lí­var, mo­ne­da ofi­cial, co­mo mé­to­do de pa­go y so­lo per­mi­ten la com­pra con bit­coi­nes.

(Istock)

A me­di­da que la hi­per­in­fla­ción arra­sa con el va­lor del bo­lí­var, ca­da vez más ve­ne­zo­la­nos re­cu­rren al bitcoin co­mo un mé­to­do es­ta­ble de ge­ne­ra­ción de in­gre­sos en me­dio del co­lap­so eco­nó­mi­co.

El pa­sa­do 22 de sep­tiem­bre, el Eje­cu­ti­vo de­cre­tó que los ex­tran­je­ros en el país de­be­rán pa­gar en mo­ne­da ex­tran­je­ra to­dos los trá­mi­tes de ac­tos o do­cu­men­tos vin­cu­la­dos a mi­gra­ción y ex­tran­je­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.