na­rra la vio­len­cia y co­rrup­ción de la Ve­ne­zue­la cha­vis­ta

Un po­lar noir sur le Ve­ne­zue­la.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire -

Ma­niant la plu­me com­me un bo­xeur le fe­rait de son up­per­cut, le ro­man­cier vé­né­zué­lien Juan Car­los Mén­dez Gué­dez bros­se dans

Les va­li­ses (Mé­tai­lié) un por­trait cin­glant de Ca­ra­cas. Un fleu­ve noir de vio­len­ce, chaos et co­rrup­tion, coule éner­gi­que­ment dans les pa­ges de ce po­lar qui dé­peint le pays au mo­ment de l’ago­nie d’Hu­go Chá­vez.

Un tra­sie­go de misteriosos ma­le­ti­nes ver­des que sa­len des­de Ca­ra­cas a Pra­ga, Ginebra, Ro­ma o Ma­drid ocu­pa las ca­si cua­tro­cien­tas pá­gi­nas de Los ma­le­ti­nes (Si­rue­la), la nue­va no­ve­la del es­cri­tor ve­ne­zo­lano Juan Car­los Mén­dez Gué­dez. El hom­bre­ci­llo gris y per­de­dor que los lle­va no sa­be lo que trans­por­ta pe­ro im­por­tan­te se­rá cuan­do por ello le vigilan, le dan pa­li­zas, le tor­tu­ran y le per­si­guen los unos y los otros, que son to­dos ma­los y co­rrup­tos por­que no hay bue­nos en esta his­to­ria de es­pio­na­je casero en­mar­ca­da en la Ca­ra­cas in­hós­pi­ta y ca­na­lla de un Chá­vez mo­ri­bun­do, al que nun­ca se le nom­bra. “Soy su­pers­ti­cio­so. No he que­ri­do que se me re­vol­vie­ra la san­gre ci­tan­do en mi no­ve­la el nom­bre de es­te per­so­na­je que nos en­ve­ne­nó la exis­ten­cia y nos tra­jo tan ma­la suer­te a mí y al país”, di­ce el es­cri­tor ca­ra­que­ño re­si­den­cia­do en Ma­drid des­de ha­ce ya dos dé­ca­das. “Pe­ro no es el nom­bre del cau­di­llo lo que im­por­ta, sino la si­tua­ción hu­ma­na que ge­ne­ra su po­der”.

2. La Ca­ra­cas de Los ma­le­ti­nes es una ur­be po­co cor­dial y mal­hu­mo­ra­da don­de aho­ra es­tás vi­vo y en dos se­gun­dos ya muer­to. Un mar­co per­fec­to pa­ra una no­ve­la ne­gra don­de la vio­len­cia, las ba­las lo­cas, la bru­ta­li­dad, el abu­so y las si­tua­cio-

nes ten­sas, siem­pre ame­na­zan­tes, ya vie­nen ser­vi­das. Mén­dez Gué­dez re­co­no­ce que sus lec­to­res ve­ne­zo­la­nos ven la di­men­sión trá­gi­ca de su no­ve­la y los fo­rá­neos un re­la­to más hu­mo­rís­ti­co, que pa­re­ce exa­ge­rar el ges­to vio­len­to de una ciu­dad que, en reali­dad, pue­de ser más cruel y agre­si­va que su fic­ción. “Al­go do­lo­ro­so que ha ocu­rri­do en Ve­ne­zue­la du­ran­te los 15 años de man­da­to de Hu­go Chá­vez es la nor­ma­li­za­ción del ho­rror”, di­ce con pe­sa­dum­bre. "Me pa­re­ce muy lla­ma­ti­vo que un país ha­ga del ho­rror al­go co­ti­diano. Te to­mas tu ca­fé en me­dio de ti­ros, no­ti­cias de se­cues­tros, vio­len­cia, co­sas te­rri­bles... y la vi­da si­gue. Mi ojo es cer­cano pe­ro ex­tra­ño”.

3. Una de las mo­ti­va­cio­nes de Los ma­le­ti­nes sur­gió ro­dan­do por Ca­ra­cas. Un taxista le con­fe­só a Mén­dez Gué­dez un de­seo pro­fun­do que al es­cri­tor le pa­re­ció lí­ci­to. “Me di­jo que lo que que­ría era dar un gol­pe, ha­cer­se con un mon­tón de di­ne­ro y es­ca­par con su fa­mi­lia de to­do aque­llo, sal­var a sus hi­jos, aho­rrar­les to­do ese in­fierno”. Al ba­jar del ta­xi se per­ca­tó de que ha­bía es­ta­do cir­cu­lan­do por el es­ce­na­rio de su nue­va no­ve­la y que la ra­bia de aquel con­duc­tor le ha­bía pro­cu­ra­do un te­ma. La di­fe­ren­cia en­tre su his­to­ria y la de El gol­pe, la pe­lí­cu­la de Geor­ge Roy Hill, “don­de hay dos ma­los que se ven­gan de unos peo­res”, es­tá en el an­cla­je a la reali­dad vio­len­ta, bu­ro­crá­ti­ca y co­rrup­ta de la Ve­ne­zue­la cha­vis­ta. “Tu­ve en men­te al Su­pe­ra­gen­te 86, que es un es­pía cha­pu­ce­ro”, re­me­mo­ra. “Y es que la reali­dad de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia ve­ne­zo­la­nos es cha­pu­ce­ra. Es­tá siem­pre llena de gran­des cons­pi­ra­cio­nes que no son reales. Me in­tere­sa­ba re­tra­tar lo ri­dícu­lo, lo cur­si y te­le­no­ve­le­ro que es el ejer­ci­cio del po­der en Ve­ne­zue­la, pe­ro sin pa­sar por al­to que se tra­ta del po­der y, por tan­to, in­ti­mi­da aunque pa­rez­ca una bo­ta mi­li­tar con pur­pu­ri­na”.

4. Es Los ma­le­ti­nes no­ve­la ca­ra­que­ña. Sus per­so­na­jes son au­tóc­to­nos. Sus hé­roes, dos ciu­da­da­nos har­tos que ter­mi­nan por acu­dir a la pi­ca­res­ca pa­ra ven­gar­se del sis­te­ma y desem­bo­car en un desen­la­ce don­de triun­fan los me­nos ma­los. “Me in­tere­sa­ba te­ner un fi­nal fe­liz en un país que no lo es. Me gus­ta­ba la idea de al me­nos sal­var des­de la fic­ción a dos per­so­nas”. Al mis­mo tiempo, que­ría el au­tor des­truir es­te­reo­ti­pos tre­men­da­men­te arrai­ga­dos en aque­lla so­cie­dad. Des­mo­ro­na el mi­to del macho la­tin lo­ver con un pro­ta­go­nis­ta que fra­ca­sa es­tre­pi­to­sa­men­te ca­da vez que va a la ca­ma con una chi­ca y le co­lo­ca al otro la­do un ami­go ho­mo­se­xual po­co con­ven­cio­nal que es adic­to al bo­xeo y no a los con­cur­sos de Miss Ve­ne­zue­la. “Los per­so­na­jes son cons­truc­cio­nes que ha­ces a par­tir de gen­te que exis­te. Mez­clas en un per­so­na­je seis o sie­te per­so­nas que co­no­ces y así sa­len los pro­ta­go­nis­tas, en es­te ca­so, dos ami­gos apo­rrea­dos por la vi­da, la­za­ri­llos del Ca­ri­be con pos­tu­ras di­fe­ren­tes que coin­ci­den en su va­lo­ra­ción de la amis­tad y en su in­ten­to de em­pren­der una hui­da. Hay mu­cha gen­te pa­re­ci­da a ellos”. A su al­re­de­dor pu­lu­lan per­so­na­jes tí­pi­ca­men­te ca­ra­que­ños: co­rrup­tos, apro­ve­cha­do­res, ma­to­nes, ines­cru­pu­lo­sos, vio­len­tos, ti­ma­do­res, arro­gan­tes, mi­se­ra­bles, em­bau­ca­do­res, tram­po­sos, san­te­ros, fa­ná­ti­cos y, por su­pues­to, esa nue­va ti­po­lo­gía na­cio­nal que son los cu­ba­nos cha­vis­tas, per­so­na­jes to­dos que em­pu­jan a la ciu­dad —y a la no­ve­la— ha­cia ru­tas de tre­pi­dan­te th­ri­ller ur­bano. “Los ma­le­ti­nes es un ar­te­fac­to de fic­ción”, de­fi­ne su crea­dor, “pe­ro es­tá he­cho a par­tir de re­cons­truc­cio­nes reales”.

CA­RA­CAS

5. Es la pri­me­ra vez que Mén­dez Gué­dez se me­te tan de lleno en los asun­tos po­lí­ti­cos de aque­lla Ve­ne­zue­la cris­pa­da, pe­ro no la úni­ca en la que ha in­sis­ti­do en re­tra­tar la Ca­ra­cas en la que cre­ció o vol­ver so­bre te­mas como la pa­ter­ni­dad, el amor y la so­li­da­ri­dad en re­la­tos que, te­nien­do como te­lón de fon­do las ten­sio­nes po­lí­ti­cas, siem­pre se mue­ven en­tre Ve­ne­zue­la y Es­pa­ña, sus dos paí­ses. “Lle­gué a ha­cer­me es­cri­tor por­que era un ni­ño so­li­ta­rio que leía mu­cho y era inú­til pa­ra to­do lo de­más. De pe­que­ño in­ten­ta­ba me­jo­rar los ca­pí­tu­los de El Zo­rro que veía en te­le­vi­sión, o me in­ven­ta­ba his­to­rias en las que Bo­lí­var y el In­dio Guai­cai­pu­ro eran su­per­hé­roes. Siem­pre di­go que me hi­ce es­cri­tor por des­car­te vi­tal. Me crié en un ba­rrio obre­ro en el Ca­ri­be y no sa­bía bai­lar. Eso allí te mar­ca, te ha­ce di­fe­ren­te”.

La no­ve­la es un ar­te­fac­to de fic­ción a par­tir de re­cons­truc­cio­nes reales.

(Si­pa)

Pin­ta­da en Ca­ra­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.