“Lo que más de­seo es que se abra un ca­nal hu­ma­ni­ta­rio”

In­ter­view de la réa­li­sa­tri­ce du do­cu­men­tai­re Fem­mes du Chaos vé­né­zué­lien.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire - POR TA­TIA­NA DILHAT MAR­GA­RI­TA CA­DE­NAS Réa­li­sa­tri­ce vé­né­zué­lien­ne

Réa­li­sa­tri­ce vé­né­zué­lien­ne ins­ta­llée à Pa­ris de­puis de nom­breu­ses an­nées, Mar­ga­ri­ta Ca­de­nas a dé­ci­dé il y a un an de pren­dre sa ca­mé­ra pour ra­con­ter la lut­te quo­ti­dien­ne de cinq fem­mes de clas­ses so­cia­les et de gé­né­ra­tions dif­fé­ren­tes pour par­ve­nir à sur­vi­vre dans un pays dé­vas­té. En at­ten­dant la sor­tie de son do­cu­men­tai­re in­ti­tu­lé Fem­mes du chaos vé­né­zué­lien le 4 jui­llet pro­chain, nous l’avons ren­con­trée.

Vocable: Sus an­te­rio­res do­cu­men­ta­les es­ta­ban en­fo­ca­dos des­de un pun­to de vis­ta más an­tro­po­ló­gi­co, ¿qué es lo que le em­pu­jó a ro­dar es­te do­cu­men­tal so­bre la trá­gi­ca si­tua­ción de Ve­ne­zue­la? Mar­ga­ri­ta Ca­de­nas: Lo que me mo­ti­vó a ha­cer es­te do­cu­men­tal fue la cri­sis que hay en Ve­ne­zue­la. He he­cho mi vi­da en Fran­cia y, es­tan­do aquí, al ver que ha­bía tan po­ca in­for­ma­ción so­bre la si­tua­ción de mi país —y eso no es de ayer sino des­de ha­ce un cier­to tiem­po— me em­pu­jó a ha­cer es­te do­cu­men­tal. Y lo hi­ce pen­san­do en Fran­cia, en una pro­duc­ción fran­ce­sa.

2. Vo.: ¿Por qué de­ci­dió en­fo­car­lo en las mu­je­res? M.C.: En mi fil­mo­gra­fía la mu­jer siem­pre me ha in­tere­sa­do. Por otro la­do, no es que los hom­bres no su­fran en Ve­ne­zue­la, pe­ro es que las mu­je­res son muy ac­ti­vas. Ellas se ocu­pan del ho­gar y tra­ba­jan, y, en­ton­ces, re­tra­tar­las me da­ba la opor­tu­ni­dad de cu­brir un am­plio aba­ni­co de si­tua­cio­nes en el que ba­sar­me pa­ra con­tar la reali­dad de mi país. Bueno, de to­das las di­fi­cul­ta­des co­ti­dia­nas…

3. Vo.: Eli­gió a cin­co mu­je­res de reali­da­des so­cia­les y eda­des dis­tin­tas, lo que mues­tra bien la so­cie­dad de Ve­ne­zue­la. ¿Có­mo las en­con­tró? ¿Fue com­pli­ca­do con­ven­cer­las pa­ra que die­ran su tes­ti­mo­nio? M.C.: Sí, fue bas­tan­te com­pli­ca­do en­con­trar­las por­que, en Ve­ne­zue­la, la gen­te tie­ne mie­do a ha­blar. Pe­ro re­ci­bi­mos la ayu­da de mu­chas ONG, de aso­cia­cio­nes, de pe­rio­dis­tas, de ami­gos, lo que me per­mi­tió po­der ha­cer un am­plio cas­ting pa­ra es­co­ger a las mu­je­res que que­ría. Ca­da una de ellas re­pre­sen­ta un as­pec­to de la cri­sis: la sa­lud, la es­ca­sez, la in­jus­ti­cia, el mie­do… Era im­por­tan­te que ca­da una fue­ra de di­fe­ren­tes eda­des, de me­dios so­cia­les di­fe­ren­tes y de co­lor de piel dis­tin­ta, pa­ra te­ner un aba­ni­co de la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na. La se­gun­da di­fi­cul­tad, por el mie­do a re­pre­sa­lias, fue con­ven­cer­las. Lo que las con­ven­ció es sa­ber que era un do­cu­men­tal pa­ra el ex­tran­je­ro. To­do el equi­po, que­ría­mos lle­var una luz al mun­do de lo que es­tá pa­san­do en Ve­ne­zue­la. Y re­sul­ta que, aho­ra, la si­tua­ción es, aún, mu­cho peor. En un año, las ci­fras se han tri­pli­ca­do: to­das las es­ta­dís­ti­cas que pon­go en el do­cu­men­tal ya no tie­nen va­li­dez, pe­ro los pro­ble­mas si­guen sien­do los mis­mos.

4. Vo.: El ro­da­je ha­brá si­do bas­tan­te com­pli­ca­do, ¿no? M.C.: No­so­tros fil­ma­mos de ma­ne­ra clan­des­ti­na con cá­ma­ras pe­que­ñas y mi­cró­fo­nos es­con­di­dos, por­que es­tá ab­so­lu­ta­men­te prohi­bi­do y pe­na­do fil­mar las co­las pa­ra com­prar o el in­te­rior de un hos­pi­tal. Por cier­to, pa­sa­mos un gran sus­to por­que, una vez, nos pi­lló un mi­li­ciano en uno de los co­rre­do­res del hos­pi­tal. La Guar­dia na­cio­nal vino a qui­tar­nos las cá­ma­ras y el ma­te­rial. Me­nos mal que la en­fer­me­ra que en­tre­vis­ta­mos, Kim, es una mu­jer de rom­pe y ras­ga y res­pe­ta­da en el hos­pi­tal y, gra­cias a ella, no nos qui­ta­ron el ma­te­rial. Tam­bién, al te­ner cá­ma­ras pe­que­ñas, los guar­dias pen­sa­ron que no era un ma­te­rial muy im­por­tan­te.

5. Vo.: Pa­ra sa­lir del país con to­do es­te ma­te­rial ha­bría pa­sa­do mie­do, da­da la si­tua­ción... M.C.: No es que pa­sa­ra mie­do... ¡es­ta­ba ate­rro­ri­za­da! Re­par­ti­mos to­da la fil­ma­ción en tar­je­tas de me­mo­ria pe­que­ñas, y las lle­va­ba en los za­pa­tos, en la car­te­ra, en el es­tu­che de ma­qui­lla­je, has­ta en el sos­tén… Y pa­san­do el con­trol en el ae­ro­puer­to con sus­to, por­que sa­bía que la se­ma­na an­te­rior, a un equi­po de An­te­na 3 le ha­bían qui­ta­do to­do el ma­te­rial. En­ton­ces pen­sé tam­bién en có­mo pue­den sen­tir­se las mu­las...

6. Vo.: No po­drá re­gre­sar a Ve­ne­zue­la… M.C.: No quie­ro to­mar el ries­go de que­dar­me allá. No me han ame­na­za­do di­rec­ta­men­te pe­ro mu­cha gen­te me ha di­cho que me ol­vi­de de re­gre­sar. So­bre to­do por­que el do­cu­men­tal ha te­ni­do una aco­gi­da in­ter­na­cio­nal bas­tan­te im­por­tan­te. Pre­sen­ta­mos la pe­lí­cu­la en cua­tro ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos, en fes­ti­va­les co­mo el de Pra­ga, de Londres, de Fránc­fort (pre­mio del pú­bli­co), en Co­pen­ha­gue, La Ha­ya, y aho­ra lo pre­sen­ta­mos en el Par­la­men­to eu­ro­peo y, pron­to, en Nue­va York. 7. Vo.: Lue­go ha con­se­gui­do des­per­tar las mi­ra­das in­ter­na­cio­na­les so­bre Ve­ne­zue­la... M.C.: Lo que más me in­te­re­sa es que la gen­te se­pa lo que es­tá pa­san­do. Lo que más de­seo es que se abra un ca­nal hu­ma­ni­ta­rio, por­que no es po­si­ble que la gen­te mue­ra por malnu­tri­ción o por fal­ta de me­di­ci­nas en el hos­pi­tal. La si­tua­ción es muy gra­ve. El apa­ra­to pro­duc­ti­vo es­tá des­trui­do así co­mo la sa­ni­dad o la edu­ca­ción. Te­ne­mos una dic­ta­du­ra. La gen­te no lo di­ce pe­ro es una clep­to­cra­cia. Ve­ne­zue­la ne­ce­si­ta la ayu­da de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. So­los no va­mos a sa­lir de es­to. Es­ta­mos en ma­nos de de­lin­cuen­tes.

8. Vo.: Y, ¿có­mo ve el fu­tu­ro del país de ca­ra a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les? M.C.: Mi­ra, yo no sé lo que va a pa­sar, si ha­brá en­fren­ta­mien­tos. Pe­ro, so­bre es­tas elec­cio­nes, ya mu­chos paí­ses se han pro­nun­cia­do. No hay par­ti­ci­pa­ción de la opo­si­ción e in­clu­so no es muy seguro que se man­ten­gan por­que Ma­du­ro no tie­ne con­trin­can­te. An­tes, ha­bía elec­cio­nes y aun­que no fue­ran del to­do trans­pa­ren­tes ellos siem­pre han ga­na­do de ver­dad… Aho­ra, no sé lo que va a pa­sar. Si se ha­cen, ga­na­rá Ma­du­ro y ten­dre­mos que se­guir lu­chan­do… Y oja­lá se ha­ga la má­xi­ma pre­sión in­ter­na­cio­nal pa­ra que las co­sas cam­bien.

9. Vo.: ¿Tie­ne no­ti­cias re­cien­tes de las cin­co mu­je­res del do­cu­men­tal? M.C.: Es­toy cons­tan­te­men­te en co­mu­ni­ca­ción con to­das ellas. Kim, la en­fer­me­ra, vi­ve aho­ra en Es­ta­dos Uni­dos, Eva en Co­lom­bia, y Rosmy, gra­cias a Am­nesty, vi­ve en Fran­cia. Ma­ría Jo­sé si­gue en Ve­ne­zue­la pe­ro es­tá pen­san­do en el exi­lio. Y en cuan­to a Ol­ga, si­gue lu­chan­do pa­ra ob­te­ner jus­ti­cia…

El do­cu­men­tal, fil­ma­do a fi­na­les de 2016, re­la­ta la reali­dad ve­ne­zo­la­na des­de un len­te per­so­nal con­tan­do la his­to­ria de cin­co mu­je­res, muy dis­tin­tas to­das, pe­ro que es­tán uni­das por la cri­sis que en­fren­ta el país.

(DR)

Dos de las mu­je­res en­tre­vis­ta­das en el do­cu­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.