Los “crip­to­hip­pies”, a la con­quis­ta de Puer­to Ri­co

Des mi­llion­nai­res du bit­coin cons­trui­sent leur cry­pto-uto­pie à Puer­to Ri­co.

Vocable (Espagnol) - - Édito Sommaire - POR JA­VIER AN­SO­RE­NA

Il y a tout jus­te un an, l'île de Puer­to Ri­co était dé­vas­tée par le te­rri­ble ou­ra­gan Ma­ría qui a cau­sé plus de 4600 vic­ti­mes. Quel­ques mois plus tard, le vieux San Juan est de­ve­nu le re­fu­ge des mi­llion­nai­res amé­ri­cains ca­li­for­niens du bit­coin qui rê­vent d’y créer une cry­pto-uto­pie. Mais à quel prix ?

Va­mos a cam­biar el mun­do!», se gri­tan ex­ta­sia­dos dos jó­ve­nes, las ca­ras su­da­das, los ojos bri­llan­tes, a al­tas ho­ras de la no­che una ga­le­ría de ar­te en San Juan. Se aca­ban de co­no­cer en una fies­ta que ce­le­bra la lle­ga­da de una nue­va crip­to­mo­ne­da, Good Mo­ney. Pe­ro com­par­ten la epi­fa­nía de que el di­ne­ro —me­jor di­cho, el nue­vo di­ne­ro di­gi­tal— pue­de ser bueno y me­jo­rar la so­cie­dad. In­clu­so re­cu­pe­rar a un país de­vas­ta­do por un hu­ra­cán, co­mo Puer­to Ri­co, que to­da­vía tie­ne las he­ri­das abier­tas por «Ma­ría», que destrozó la is­la en sep­tiem­bre del año pa­sa­do. Es uno de los mu­chos even­tos re­la­cio­na­dos con block­chain y las di­vi­sas di­gi­ta­les que se han ce­le­bra­do en lo que va de año en la ca­pi­tal de Puer­to Ri­co, con­ver­ti­da a su vez en la ca­pi­tal de la in­ci­pien­te «criptoutopía» que quie­ren cons­truir al­gu­nos de los nue­vos mi­llo­na­rios sur­gi­dos con el boom de es­ta tec­no­lo­gía.

2. No muy lejos de allí, en el ho­tel Van­der­bilt, uno de los más lu­jo­sos fren­te al mar Ca­ri­be, se ce­le­bra una con­fe­ren­cia so­bre las opor­tu­ni­da­des que las crip­to­mo­ne­das y la tec­no­lo­gía block­chain su­po­nen pa­ra la is­la. La fau­na en el ves­tí­bu­lo es he­te­ro­gé­nea: ex­per­tos en tec­no­lo­gía con pin­ta de ju­ga­do­res de rol, ti­bu­ro­nes de Wall Street bron­cea­dos, bu­ró­cra­tas is­le­ños y

jó­ve­nes in­ver­so­res que pa­re­cen re­cién sa­li­dos de Bur­ning Man, con bi­go­tes, col­gan­tes, ro­pas ét­ni­cas, ta­tua­jes y mi­ra­da idea­lis­ta.

PIERCE, EL MOI­SÉS

3. Al­gu­nos es­tán de pa­so, en bus­ca de opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio, es­ta­ble­cer con­tac­tos y em­pa­par­se de las úl­ti­mas ten­den­cias. Otros ase­gu­ran que han ve­ni­do a que­dar­se pa­ra cons­truir una so­cie­dad nue­va con la pro­me­sa li­ber­ta­ria de las crip­to­mo­ne­das: des­cen­tra­li­za­ción, trans­pa­ren­cia, ac­ce­si­bi­li­dad.

4. El 'moi­sés' del mo­vi­mien­to es Brock Pierce. Fue ac­tor en su in­fan­cia, pe­ro no tardó en cam­biar los pla­tós por las in­ver­sio­nes tec­no­ló­gi­cas. Apos­tó pron­to por las crip­to­mo­ne­das e hi­zo una for­tu­na enor­me. Con som­bre­ro de ala an­cha, cha­le­co de cue­ro y tin­ti­neo de aba­lo­rios ate­rri­zó en di­ciem­bre en Puer­to Ri­co con el ob­je­ti­vo de mon­tar una nue­va so­cie­dad apo­ya­da en la tec­no­lo­gía block­chain y con sa­bor new age. Un ar­tícu­lo de «The New York Ti­mes» des­cri­bía la cor­te de in­ver­so­res que le ha­bía se­gui­do, a mi­tad de ca­mino en­tre el cul­to me­siá­ni­co y la opor­tu­ni­dad de ne­go­cio. Pierce eje­cu­ta­ba ri­tua­les —se in­tro­du­cía en el tron­co de un ár­bol, be­sa­ba los pies a un an­ciano, ben­de­cía un cris­tal en el agua— mien­tras ha­bla­ba de com­prar te­rre­nos pa­ra le­van­tar su sue­ño. En un pri­mer mo­men­to, al­qui­ló jun­to a otros in­ver­so­res The Mo­nas­tery, un pe­que­ño ho­tel en me­dio del Vie­jo San Juan, cer­ca de don­de apar­can los cru­ce­ros del Ca­ri­be, y lo con­vir­tió en el cen­tro de sus ope­ra­cio­nes.

5. Pa­ra mu­chos, el ver­da­de­ro mo­ti­vo que ha pro­vo­ca­do la ma­rea de mi­llo­na­rios es más mun­dano de lo que apa­ren­ta el dis­cur­so de Pierce y sus se­gui­do­res: im­pues­tos. El pe­ga­men­to que une a un en­cor­ba­ta­do de Wall Street, un bur­ner de Los Án­ge­les y a un mi­llo­na­rio de Si­li­con Va­lley es re­ba­jar al má­xi­mo la fac­tu­ra fis­cal. Puer­to Ri­co, que ya era un pa­raí­so na­tu­ral, se ha con­ver­ti­do en un pa­raí­so fis­cal. La re­cien­te nor­ma­ti­va ofre­ce a quie­nes tras­la­den su em­pre­sa un im­pues­to de so­cie­da­des del 4 % —muy por de­ba­jo de EE. UU., in­clu­so tras la re­for­ma fis­cal de Trump, que lo de­jó en el 21 %—, del 0 % pa­ra los di­vi­den­dos y, lo que es el gran ca­ra­me­lo pa­ra los crip­to­mi­llo­na­rios–, del 0 % pa­ra ga­nan­cias de ca­pi­tal.

LA CA­LI­FOR­NIA DE LOS 70

6. Uno de los in­ver­so­res es­ta­ble­ci­dos en la is­la es Franck Nouy­ri­gat, con va­rios pro­yec­tos con crip­to­mo­ne­das. «Puer­to Ri­co se va a con­ver­tir en un lu­gar in­creí­ble pa­ra tra­ba­jar mien­tras se dis­fru­ta de un es­ti­lo de vi­da atrac­ti­vo y ba­ra­to. Co­mo Ca­li­for­nia o Flo­ri­da en los 70 y 80», ex­pli­ca. Pa­ra él, las ra­zo­nes de mu­dar­se a la is­la ca­ri­be­ña son tres: «El 0 % en im­pues­to de ga­nan­cia de ca­pi­tal, el es­ti­lo de vi­da y que es un lien­zo en blan­co en el que cons­truir un país 2.0 mien­tras se ayu­da a la eco­no­mía lo­cal».

7. «Yo no iden­ti­fi­ca­ría es­te sec­tor co­mo al­go a lo que dar­le prio­ri­dad», ex­pli­ca Mi­guel So­to, pre­si­den­te del Cen­tro pa­ra una Nue­va Eco­no­mía, el think tank más pres­ti­gio­so. «Lo cier­to es que se han in­tere­sa­do por Puer­to Ri­co, no sé si por las ra­zo­nes co­rrec­tas o no. Bus­can si­tios con ba­jas con­tri­bu­cio­nes fis­ca­les y fle­xi­bi­li­dad, y qui­zá se les es­tén ha­cien­do con­ce­sio­nes que no se ha­ría en otros lu­ga­res, hay que te­ner cui­da­do con eso», ad­vier­te. Sin em­bar­go, re­co­no­ce que en la si­tua­ción en la que es­tá la is­la «no nos po­de­mos dar el lu­jo de des­car­tar mu­chas co­sas».

8. Mu­chos de los crip­to­in­ver­so­res ase­gu­ran que su pre­sen­cia ayu­da­rá a le­van­tar la eco­no­mía de la is­la, aho­ga­da por la deu­da y con los ser­vi­cios pú­bli­cos ba­jo mí­ni­mos. La pa­ra­do­ja es que los pro­pios puer­to­rri­que­ños no pue­den dis­fru­tar de las ven­ta­jas fis­ca­les que sí tie­nen los in­ver­so­res que vie­nen de fue­ra. Eso, uni­do a la des­co­ne­xión apa­ren­te en­tre los nue­vos crip­to­mi­llo­na­rios y los pro­ble­mas de bue­na par­te de Puer­to Ri­co —unos ha­blan de crear una uto­pía tec­no­ló­gi­ca, otros lle­van me­ses sin ac­ce­so si­quie­ra a elec­tri­ci­dad — ha pro­vo­ca­do re­ce­lo en la is­la, don­de al­gu­nos ha­blan de 'crip­to­co­lo­nia­lis­mo'.

(REA)

Con­fe­ren­cia so­bre las crip­to­mo­ne­das en el Ho­tel Van­der­bilt en San Juan.

(Si­pa)

Los puer­to­rri­que­ños ha­blan de "crip­to­co­lo­nia­lis­mo", mien­tras mi­ran con preo­cu­pa­ción la tem­po­ra­da de hu­ra­ca­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.