La reivin­di­ca­da ar­qui­tec­tu­ra de los dic­ta­do­res

Une ex­po­si­tion sur l'ar­chi­tec­tu­re des dic­ta­teurs.

Vocable (Espagnol) - - Édito Sommaire -

Une ex­po­si­tion du MoMA de New-York ex­plo­re les dif­fé­rents courants de l’ar­chi­tec­tu­re des dic­ta­teurs no­tam­ment dans l’an­cien­ne You­gos­la­vie. Alors que l’Es­pag­ne est em­ba­rras­sée par le mo­nu­ment co­los­sal del Va­lle de los Caí­dos, sym­bo­le de l'ar­chi­tec­tu­re fran­quis­te, l’ar­ti­cle de El País s’in­te­rro­ge sur la façon de gé­rer ce lourd hé­ri­ta­ge.

Bog­dan Bog­da­no­vić (Bel­gra­do, 1922Vie­na, 2010) pro­ba­ble­men­te fue uno de los ar­qui­tec­tos eu­ro­peos más im­por­tan­tes del si­glo XX. Pe­ro po­cos co­no­cen su nom­bre. Ni sus obras. El ma­ris­cal Ti­to, el dic­ta­dor yu­gos­la­vo que es­tu­vo en el po­der des­de el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial has­ta su muer­te en 1980, le en­car­gó la cons­truc­ción de 20 mo­nu­men­tos con­me­mo­ra­ti­vos con­tra el fas­cis­mo. Hoy, mu­chos de es­tos es­pa­cios es­tán mar­gi­na­dos, re­le­ga­dos por su vin­cu­la­ción con la dic­ta­du­ra so­cia­lis­ta.

2. El ca­so de Bog­da­no­vić no es el úni­co. Se po­drían aña­dir a la lis­ta de ar­qui­tec­tos de la exYu­gos­la­via en el ol­vi­do por su re­la­ción con un ré­gi­men dic­ta­to­rial nom­bres co­mo Ju­raj Neid­hardt, Svetla­na Ka­na Ra­de­vić, Ed­ward Ra­vi­ni­kar, Vjen­ces­lav Rich­ter o Mi­li­ca Ste­rić. To­dos ellos for­man par­te de una ex­po­si­ción en el MoMA (Mu­seo de Ar­te Mo­derno) de Nue­va York que ha­bla de me­mo­ria y de jus­ti­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca, Con­cre­te Uto­pia: Ar­chi­tec­tu­re in Yu­gos­la­via, 1948-1980. Es­ta mues­tra abre el de­ba­te so­bre los gran­des y ol­vi­da­dos ar­qui­tec­tos que co­la­bo­ra­ron en la di­fu­sión de las dic­ta­du­ras eu­ro­peas, co­mo la de Fran­co o Hitler.

3. La ex­po­si­ción que aco­ge el MoMA ha­bla, a tra­vés de 400 di­bu­jos, ma­que­tas y fo­to­gra­fías, de la ca­pa­ci­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca de la épo­ca so­cia­lis­ta, con ejem­plos de bru­ta­lis­mo y ex­pe­ri­men­ta­ción cons­truc­ti­va des­co­no­ci­da aún hoy, ca­si tres dé­ca­das des­pués des­de la caí­da de la Re­pú­bli­ca de Yu­gos­la­via en 1992. “La mues­tra ex­ce­de la vi­sión de lo pú­bli­co, ha­bla de es­te bru­ta­lis­mo pop, muy reivin­di­ca­do hoy en re­des so­cia­les co­mo Ins­ta­gram. Pe­ro tam­bién es una mues­tra po­lé­mi­ca, por­que es­tos edi­fi­cios se cons­tru­ye­ron pa­ra

con­me­mo­rar vic­to­rias so­cia­lis­tas y, tras la caí­da de la dic­ta­du­ra de Ti­to, se que­da­ron aban­do­na­dos”, cuen­ta Iván Ló­pez Mu­nue­ra, co­mi­sa­rio de ex­po­si­cio­nes y crí­ti­co de ar­te y ar­qui­tec­tu­ra.

4. Si en las úl­ti­mas tres dé­ca­das mu­chas de es­tas jo­yas ar­qui­tec­tó­ni­cas fue­ron ani­qui­la­das del pa­tri­mo­nio —hoy re­cu­pe­ra­dos por el fe­nó­meno del bru­ta­lis­mo en Ins­ta­gram—, lo mis­mo pa­só con esos ar­qui­tec­tos. Bog­da­ni­vić, por ejem­plo, con la lle­ga­da del na­cio­na­lis­mo ser­bio de Slo­bo­dan Mi­loše­vić, vi­vió co­mo di­si­den­te en su pro­pio país. “Es­ta mues­tra plan­tea cues­tio­nes con­tem­po­rá­neas so­bre me­mo­ria e his­to­ria, abre un de­ba­te so­bre la in­te­gra­ción de los mo­nu­men­tos con­tem­po­rá­neos en el pa­tri­mo­nio. Es muy tras­la­da­ble a lo que es­tá pa­san­do en Es­pa­ña con el Va­lle de los Caí­dos, so­bre có­mo los mo­nu­men­tos pue­den con­te­ner di­fe­ren­tes ideo­lo­gías”, ex­pli­ca Ló­pez Mu­nue­ra.

5. Yu­gos­la­via, que en los años de dic­ta­du­ra so­cia­lis­ta vi­vió en la lla­ma­da Ter­ce­ra Vía —ale­ja­da de la Gue­rra Fría— fo­ca­li­zó su mo­der­ni­za­ción en la me­jo­ra de la vi­da co­ti­dia­na de los ciu­da­da­nos con gran­des pro­pues­tas de ur­ba­nis­mo. Aquí la ar­qui­tec­tu­ra to­mó un rum­bo po­lí­ti­co que se ma­te­ria­li­zó en gran­des ras­ca­cie­los, edi­fi­cios con for­mas sor­pren­den­tes y mag­nos mo­nu­men­tos.

6. “Exis­ten ejem­plos co­mo la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Ko­so­vo, que tie­ne re­fe­ren­cias oto­ma­nas, bru­ta­lis­tas —fue uti­li­za­da pa­ra los re­fu­gia­dos de Bos­nia-Her­zo­go­vi­na y Croa­cia du­ran­te la gue­rra de Yu­gos­la­via— y que real­men­te hoy se en­tien­de co­mo un mo­nu­men­to a las re­la­cio­nes en­tre las di­fe­ren­tes iden­ti­da­des, que in­clu­so fue reivin­di­ca­do por Su­san Son­tag”, co­men­ta el crí­ti­co de ar­qui­tec­tu­ra. “Al­go pa­re­ci­do de­be­ría ha­cer­se con el Va­lle de los Caí­dos, no des­mon­tar­lo. Lo acer­ta­do es trans­for­mar­lo en un lu­gar de dis­cu­sión”, aña­de.

ES­PA­ÑA

7. En Es­pa­ña, tras la de­ci­sión del Go­bierno de ex­hu­mar los res­tos de Fran­co de su mau­so­leo, co­mien­za el de­ba­te de reivin­di­car la fi­gu­ra de ar­qui­tec­tos ads­cri­tos a la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, co­mo Pe­dro Mu­gu­ru­za y Die­go Mén­dez —ar­qui­tec­tos del Va­lle— o Fran­cis­co de Asís Ca­bre­ro, en­tre otros. “Fue­ron una se­rie de ar­qui­tec­tos que, en edad tem­pra­na y an­tes de la Gue­rra Ci­vil, ex­pe­ri­men­ta­ron mu­cho, aun­que lue­go se de­ja­ron lle­var por el fa­lan­gis­mo”, cuen­ta Da­vid Pa­llol, his­to­ria­dor y au­tor de Cons­tru­yen­do un im­pe­rio: Guía de la Ar­qui­tec­tu­ra fran­quis­ta en el Ma­drid de la Pos­gue­rra (La Li­bre­ría).

8. El Palacio de La Pren­sa y el edi­fi­cio Co­li­seum, de Pe­dro Mu­gu­ru­za y Cas­to Fer­nán­dez-Shaw, si­tua­do en el co­ra­zón de la Gran Vía de Ma­drid; o la Ca­sa Sin­di­cal —ac­tual Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad—, de Fran­cis­co de Asís Ca­bre­ro y Ra­fael Abur­to, son ejem­plos de bue­na ar­qui­tec­tu­ra de van­guar­dia rea­li­za­da por ar­qui­tec­tos ads­cri­tos al ré­gi­men. “Si­guie­ron las di­rec­tri­ces de la Es­cue­la de Chica­go. Se fi­ja­ban mu­cho en Nue­va York, aun­que lo más in­tere­san­te que hi­cie­ron du­ran­te el ré­gi­men fue­ron las vi­vien­das so­cia­les”, aña­de Pa­llol. “La co­lo­nia de ca­sas de la Virgen del Pi­lar (Ave­ni­da de Amé­ri­ca) fue una pro­pues­ta muy ex­pe­ri­men­tal, con nue­vas téc­ni­cas de cons­truc­ción que, al no re­pre­sen­tar al po­der, se crea­ban con más au­da­cia por es­tos ar­qui­tec­tos”, re­ma­ta el his­to­ria­dor.

9. “Res­pec­to al Va­lle de los Caí­dos, des­de el pun­to de vis­ta ar­qui­tec­tó­ni­co, no va­le na­da, es plo­mi­zo, muy pe­sa­do, té­tri­co. No hay por dón­de co­ger­lo. Lo úni­co que tie­ne va­lor es lo pai­sa­jís­ti­co. El pro­pio Mu­gu­ru­za tu­vo que lu­char mu­cho con­tra Fran­co, por­que el dic­ta­dor te­nía un con­cep­to mu­cho más ca­du­co de la ar­qui­tec­tu­ra y que­ría me­ter cru­ces por to­dos la­dos”, ex­pli­ca Pa­llol.

10. La re­cu­pe­ra­ción y pues­ta en va­lor de es­tas cons­truc­cio­nes rea­li­za­das en pe­rio­dos dic­ta­to­ria­les en Eu­ro­pa tam­bién se cues­tio­na en Ale­ma­nia con los res­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos de los na­zis. El úl­ti­mo ha si­do el Cam­po Zep­pe­lin le­van­ta­do por el ar­qui­tec­to del Ter­cer Reich, Al­bert Speer, en Nü­rem­berg. Es­ta mo­le de 1934, ins­pi­ra­da en el Al­tar de Pér­ga­mo de ori­gen he­lé­ni­co pa­ra ver los des­fi­les mi­li­ta­res na­zis, se cae a pe­da­zos. Na­die se atre­ve a po­ner so­bre una me­sa los 70 mi­llo­nes de eu­ros que cos­ta­ría su res­tau­ra­ción.

(VALENTIN JECK/ MoMA)

Bi­blio­te­ca na­cio­nal de Ko­so­vo, Pris­ti­na. Una obra pre­sen­ta­da en la ex­po­si­ción del MoMA. Ar­qui­tec­to An­dri­ja Mutn­ja­ko­vic.

(Si­pa)

El mo­nu­men­to del Va­lle de los Caí­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.