A mí no me gus­tan las di­fe­ren­cias en­tre do­cu­men­tal y fic­ción

Vocable (Espagnol) - - Culture -

un des­cen­so a los in­fier­nos. Ellos no sa­bían cuán­to tiem­po iban a es­tar allí, ni eran ca­pa­ces de con­tro­lar el tiem­po ni tam­po­co de ge­ne­rar una na­rra­ti­va, por­que no es­ta­ban ex­pues­tos a la luz del día. En es­te ais­la­mien­to to­tal, to­do se con­fun­de: el sue­ño con la vi­gi­lia, el hoy con el ayer... La reali­dad se trans­for­ma en una pe­sa­di­lla, en la des­orien­ta­ción.

4. Vo.: Es­ta ex­pe­rien­cia de lo­cu­ra me ha­ce pen­sar en el li­bro-tes­ti­mo­nio de Car­los Lis­cano, El fur­gón de los lo­cos… A.B.: Tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­blar con Car­los Lis­cano y de su li­bro, don­de cuen­ta su ex­pe­rien­cia co­mo pre­so en la ‘cár­cel Li­ber­tad’. Es­ta re­fle­xión exis­ten­cial tie­ne mu­cho que ver con la de Vik­tor Frankl en El hom­bre en bus­ca del sen­ti­do: ¿Qué le que­da a un ser hu­mano cuan­do se lo han qui­ta­do to­do? ¿Cuál es la úl­ti­ma de sus li­ber­ta­des, la que no le pue­den qui­tar?

5. Vo.: Y, ¿por qué eli­gió una fic­ción, en lu­gar de rea­li­zar un do­cu­men­tal, pa­ra des­cri­bir es­ta ex­pe­rien­cia de su­per­vi­ven­cia? A.B.: A mí no me gus­tan las di­fe­ren­cias en­tre do­cu­men­tal y fic­ción. Real­men­te creo que los lí­mi­tes en­tre lo do­cu­men­tal y la fic­ción son muy lí­qui­dos. To­da fic­ción es­con- de de por sí un do­cu­men­tal so­bre la épo­ca que fue o la per­so­na que lo di­ri­gió. Al igual que el do­cu­men­tal. La esen­cia de es­ta cin­ta no fue la de re­tra­tar los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos o anec­dó­ti­cos de los per­so­na­jes, sino tra­tar de acer­car­se sen­so­rial­men­te a la ex­pe­rien­cia de un hom­bre ais­la­do.

6. Vo.: Pre­ci­sa­men­te, es im­pre­sio­nan­te to­do el tra­ba­jo so­no­ro rea­li­za­do pa­ra re­tra­tar las sen­sa­cio­nes de los rehe­nes, el acer­ca­mien­to a la lo­cu­ra,

tan­to en los efec­tos es­pe­cia­les co­mo en la mú­si­ca ele­gi­da… A.B.:El so­ni­do, tan­to co­mo la fo­to­gra­fía, te­nían que in­cluir es­te mun­do de per­cep­cio­nes. A mí, lo que me im­pac­tó fue es­cu­char el tes­ti­mo­nio de uno de ellos, Fer­nán­dez Hui­do­bro. Él cuen­ta que, des­pués de tan­to tiem­po ais­la­do en una cel­da de un me­tro y me­dio por un me­tro, se pier­den tan­to el ol­fa­to co­mo la vis­ta o el tac­to. Pe­ro el oí­do, en cam­bio, se desa­rro­lla más. No so­lo se tra­ta de es­cu­char la voz de otros pre­sos, sino de sen­tir el rui­do más di­mi­nu­to. Den­tro del si­len­cio to­tal, oír un gol­pe­ci­to en la pa­red es co­mo un gol en la fi­nal de un mun­dial…

7. Vo.: ¿Pu­do en­tre­vis­tar­se con Pe­pe Mu­ji­ca y Mau­ri­cio Ro­sen­cof pa­ra pre­pa­rar la pe­lí­cu­la? A.B.: Sí, con ellos dos y con Fer­nán­dez Hui­do­bro tam­bién. Fue­ron 5 o 6 años de pre­pa­ra­ción. En­tre­vis­té tam­bién a otros rehe­nes, mi­li­ta­res, psi­có­lo­gos y fi­sio­te­ra­peu­tas que me ayu­da­ron a en­ten­der, des­de de mi hu­mil­de con­di­ción de di­rec­tor, có­mo se pue­de vi­vir ais­la­do tan­to tiem­po. 8. Vo.: Pa­ra in­ter­pre­tar a Jo­sé Mu­ji­ca, op­tó por un gran ac­tor es­pa­ñol, An­to­nio de la To­rre… A.B.: Ele­gir ac­to­res es ca­si enamo­rar­te. Tie­ne mu­cho que ver con las en­tra­ñas. Y An­to­nio, más allá de ser un in­men­so ac­tor, te co­ge por el es­tó­ma­go… Se reunió con Mu­ji­ca e hi­zo un pro­fun­do tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción. Los tres ac­to­res si­guie­ron una pre­pa­ra­ción fí­si­ca y se me­tie­ron en los ca­la­bo­zos ori­gi­na­les. Ca­da uno de ellos per­dió en­tre 15 y 16 ki­los, ex­pe­ri­men­ta­ron con­di­cio­nes ex­tre­mas, se en­fren­ta­ron al si­len­cio. Te­nía­mos una res­pon­sa­bi­li­dad, la de acer­car­nos a lo que ex­pe­ri­men­ta­ron. La fi­lo­so­fía pos­te­rior de Mu­ji­ca, su pen­sa­mien­to es­toi­co, no se pue­de ex­pli­car sin con­si­de­rar es­tos años de cau­ti­ve­rio ex­tre­mo. Al fi­nal, el hom­bre no suel­ta la ra­ma del ár­bol, pa­se lo que pa­se. An­te si­tua­cio­nes tre­men­das, siem­pre hay un es­pa­cio pa­ra man­te­ner la lu­cha o sen­tir que aún te la­te el co­ra­zón.

9. Vo.: Uruguay es el in­vi­ta­do de ho­nor del Fes­ti­val de Cine La­ti­noa­me­ri­cano de Biarritz. ¿Es­pe­ra al­go en par­ti­cu­lar de es­ta ven­ta­na abier­ta a su país? A.B.: Sí, es, pa­ra mí, ma­ra­vi­llo­so. Biarritz es un fes­ti­val que ado­ro. Allí pre­sen­té mis dos an­te­rio­res pe­lí­cu­las y me en­can­tó in­ter­cam­biar opi­nio­nes con un pú­bli­co tan aten­to y en­tre­ga­do. Me inun­da de or­gu­llo que Uruguay sea el país in­vi­ta­do es­te año. Oja­lá ayu­de pa­ra po­ner el fo­co en es­te país de so­lo 3 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Creo que su ci­ne­ma­to­gra­fía de­rro­cha hu­ma­nis­mo.

(Tor­na­sol Films / Le Pac­te)

El ac­tor ar­gen­tino Chino Da­rín da vi­da a Mau­ri­cio Ro­sen­cof.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.