Una Die­ta Per­fec­ta

¿Te has da­do cuen­ta que ca­da día sur­ge una die­ta mi­la­gro­sa que te ofre­ce el pe­so y as­pec­to desea­do?

Actitud News - - Living - Paho­la cá­ce­res paho­lajpc5@gmail.com

Todos los días so­mos bom­bar­dea­dos con res­pec­to a la ima­gen ideal, por ello acu­di­mos a pro­bar to­do ti­po de die­tas que pro­me­ten re­sul­ta­dos asom­bro­sos y rá­pi­dos ¿Ten­ta­dor ver­dad? No con­si­de­ra­mos las consecuencias ne­ga­ti­vas, al con­tra­rio, se tie­ne la es­pe­ran­za que ese ves­ti­do rojo vol­ve­rá a que­dar­nos de ma­ra­vi­lla o que esa ca­mi­sa fa­vo­ri­ta que es­tá guar­da­da en el clo­set pue­das vol­ver a usar­la. Pe­ro aunque se su­fra por po­cos días con esa die­ta po­bre en ali­men­tos, pen­sa­mos que “el sa­cri­fi­cio, val­drá la pe­na” ya que todos desea­mos lu­cir bien. Al es­cu­char la pa­la­bra “die­ta” se vie­ne a la men­te co­mer muy po­co o só­lo un ti­po de ali­men­to, lo cual no es así, die­ta es la ali­men­ta­ción dia­ria, no im­por­tan­do si es­ta es en­sa­la­das o co­mi­da cha­ta­rra; lo que la di­fe­ren­cia es si es sa­lu­da­ble o no.

Nues­tro ob­je­ti­vo prin­ci­pal de­be ser la sa­lud y es­to no se lo­gra si ha­ce­mos die­tas rí­gi­das pa­ra ba­jar de pe­so en un par de días, ya que el or­ga­nis­mo su­fre al sen­tir cam­bios drás­ti­cos de un mo­men­to a otro, lu­chan­do por te­ner los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra su buen fun­cio­na­mien­to. Es po­si­ble que se lo­gre ba­jar de pe­so en esos po­cos días con esa “die­ta mi­la­gro­sa” pe­ro, ¿qué pa­sa des­pués? Vie­ne el fa­mo­so re­bo­te, que de un día a otro ha­ce que se re­cu­pe­re el pe­so per­di­do e in­clu­so, se au­men­te.

El me­jor se­cre­to pa­ra es­tar sa­lu­da­ble y ob­te­ner el fí­si­co desea­do, es ha­cer ejer­ci­cio y te­ner bue­nos há­bi­tos ali­men­ti­cios con una die­ta sa­lu­da­ble y va­ria­da en can­ti­da­des ade­cua­das, ba­jan­do el con­su­mo de azú­ca­res, evi­tan­do ali­men­tos con gra­sas sa­tu­ra­das, ga­seo­sas, co­mi­da rá­pi­da; au­men­tan­do el con­su­mo de fi­bra, agua, car­nes blan­cas, acei­tes sa­lu­da­bles, fru­tas, ver­du­ras y to­do ali­men­to ri­co en nu­trien­tes.

Por años la die­ta me­di­te­rrá­nea ha si­do re­co­men­da­da como op­ción pa­ra ob­te­ner nu­trien­tes ne­ce­sa­rios, ya que es­ta se ba­sa en el con­su­mo de acei­te de oli­va, pan in­te­gral (en can­ti­da­des ade­cua­das), fru­tas, fru­tos se­cos, hor­ta­li­zas, le­gum­bres, pes­ca­do, hue­vos, que­so, yo­gurt, arroz, etc. Es­ta, como to­do ti­po de die­ta, de­be ir acom­pa­ña­da de un es­ti­lo de vi­da ac­ti­vo y sa­lu­da­ble.

No de­be­mos to­mar a la li­ge­ra el se­guir la “die­ta mi­la­gro­sa” ya que nues­tro cuer­po ne­ce­si­ta nu­trien­tes esen­cia­les y ac­ti­vi­dad fí­si­ca pa­ra po­der fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te, man­te­nién­do­nos sa­nos, fuer­tes y con muy buen as­pec­to fí­si­co.

Co­me pa­ra vi­vir y no pa­ra mo­rir. Va­lo­ra tu sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.