LA PRI­ME­RA SEMANA DEL PRE­SI­DEN­TE

Actitud News - - Opinión -

Ha­ce una semana el pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les asu­mió las fun­cio­nes como Pre­si­den­te Cons­ti­tu­cio­nal de la Re­pú­bli­ca de Gua­te­ma­la. Hoy, 8 días des­pués (de­pen­de del día en que us­ted lea es­to) he­mos vis­to como ha si­do blan­co de crí­ti­cas, y con fuer­te razón, si él es la per­so­na que di­ri­ge al país.

Un día des­pués de to­mar po­se­sión, el Dr. Jor­ge H. Lo­pez ele­vó ora­cio­nes a Dios por la ges­tión del nue­vo pre­si­den­te en el Te­deum evan­gé­li­co ce­le­bra­do en la Fra­ter de Ciu­dad San Cris­to­bal. No fal­tó quien di­je­ra que, allí mis­mo, en las mis­mas cir­cuns­tan­cias, cua­tro años atrás se ha­cía lo mis­mo con los ex­man­da­ta­rios Pé­rez Mo­li­na y Bal­det­ti Elias. Po­si­ble­men­te el es­ce­na­rio era el mis­mo, pe­ro la ora­ción es pa­ra im­plo­rar el fa­vor de Dios, al­go que como cris­tia­nos en­ten­de­rán mu­chos.

Si bien en cier­to que Jimmy Mo­ra­les es ca­ta­lo­ga­do como evan­gé­li­co, o “el pre­si­den­te de los evan­gé­li­cos”, tam­bién mu­chos han men­cio­na­do po­si­bles sín­to­mas de ecu­me­nis­mo, ya que en el Te­deum evan­gé­li­co se pu­do ob­ser­var en pri­me­ra fi­la al nun­cio apos­tó­li­co Ni­cho­las The­ve­nin, re­pre­sen­tan­te del Pa­pa en Gua­te­ma­la, a quien el man­da­ta­rio agra­de­ció pu­bli­ca­men­te su asis­ten­cia y men­cio­nó que la pre­sen­cia de The­ve­nin era la ma­ni­fes­ta­ción de que Gua­te­ma­la de­be ca­mi­nar en la vía de la uni­dad.

To­do es­to en el tér­mino de una semana. Sin du­da es­te se­rá el go­bierno más in­ter­ve­ni­do por la ciu­da­da­nía; una ciu­da­da­nía con al­tas ex­pec­ta­ti­vas de cam­bio, aunque ya he­mos vis­to que al­gu­nos fun­cio­na­rios han ini­cia­do con buen pie su ges­tión; como Ne­to Bran, al­cal­de de Mix­co y Ma­rio Ta­ra­ce­na, Pre­si­den­te del Con­gre­so, quie­nes hi­cie­ron pú­bli­cas al­gu­nas irre­gu­la­ri­da­des en sus pues­tos.

Cuan­do Jimmy Mo­ra­les hi­zo cam­pa­ña, nun­ca ofre­ció ma­ra­vi­llas, siem­pre fue cla­ro en que él nun­ca po­dría ha­cer un cam­bio, que ne­ce­si­ta­ba de no­so­tros como pue­blo pa­ra ha­cer­lo. Así que si es­pe­ra­mos un cam­bio en Gua­te­ma­la, no lo es­pe­re­mos de él, si no de no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.