El pre­si­den­te re­si­lien­te

Ser prin­ci­pian­te en po­lí­ti­ca lo ca­ta­pul­tó

Actitud News - - Opinión - ALEXISCANAHUI @alexiscanahui

La pri­me­ra vez que en­tre­vis­té a Jimmy Mo­ra­les, él aún no fi­gu­ra­ba en las en­cues­tas, fue una char­la muy sin­ce­ra sin mu­cho tin­te po­lí­ti­co. Ese día lo des­cu­brí como un hom­bre muy sen­ci­llo y de ca­rác­ter hu­mil­de que nun­ca ima­gi­nó a dón­de lo lle­va­ría el des­tino.

Su in­fan­cia fue de mu­chas li­mi­ta­cio­nes; ven­día plá­ta­nos en una ca­rre­ta y un ny­lon, su pa­dre mu­rió cuan­do te­nía tres años, y jun­to a su mamá y her­ma­nos se mu­da­ron a la ca­sa de su abue­lo.

Jimmy Mo­ra­les, jun­to a su her­mano Sammy, in­cur­sio­na­ron en la te­le­vi­sión en el pro­gra­ma “Aló que tal Amé­ri­ca”, y lue­go con su pro­pio pro­gra­ma “Mo­ra­le­jas”. Cre­ció en el área ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y lo­gró ven­der pro­duc­cio­nes a ni­vel mun­dial.

Su per­sis­ten­cia lo lle­vó a con­ver­tir­se en un pro­mi­nen­te ac­tor y em­pre­sa­rio, plan­teó una es­tra­te­gia pa­ra ser pre­si­den­te des­de que es­cri­bió la par­te po­lí­ti­ca del guión de la pe­lí­cu­la “Un Pre­si­den­te de a Som­bre­ro”, una sá­ti­ra a la de­ma­go­gia po­lí­ti­ca en el año 2007.

En su ado­les­cen­cia se en­con­tra­ba pre­sen­te en uno de los cam­pa­men­tos del co­le­gio evan­gé­li­co Amé­ri­ca La­ti­na, cuan­do do­ña Bea­triz de Za­pa­ta di­jo: “De es­te gru­po va a sa­lir un pre­si­den­te”.

Es­tu­dió en el Se­mi­na­rio Teológico Bau­tis­ta de Gua­te­ma­la, don­de se plas­mó en su men­te el le­ma “Sal­vos pa­ra Ser­vir”, con­fie­sa que en ese tiem­po le pi­dió a Dios que si era Su vo­lun­tad pu­sie­ra en su co­ra­zón el de­seo de ser­vir a su na­ción, una pa­sión que lle­gó a con­ver­tir­se en el pro­pó­si­to de su vi­da.

Así fue como cre­ció su sue­ño de con­ver­tir­se en pre­si­den­te de Gua­te­ma­la, lo que al prin­ci­pio era una li­mi­ta­ción, se con­vir­tió en su ma­yor for­ta­le­za; ser prin­ci­pian­te en la po­lí­ti­ca lo ca­ta­pul­tó en la co­yun­tu­ra da­da en el co­lap­so de la corrupción del an­te­rior go­bierno.

Hoy, Jimmy Mo­ra­les es el nue­vo pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de la Re­pú­bli­ca de Gua­te­ma­la, y si no des­vía su mi­ra­da y sus in­ten­cio­nes, po­ne a Dios en pri­mer lu­gar, y ha­ce las co­sas tal y como lo ha di­cho (por­que lo es­cu­ché de­cir en re­pe­ti­das oca­sio­nes: “no pre­ten­do sa­ber­lo to­do, pe­ro la ex­pe­rien­cia se pue­de con­tra­tar, la hon­ra­dez no”) es­toy se­gu­ro, ten­drá el apo­yo del pue­blo y el fa­vor de Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.