TRAN­QUI­LO JIMMY

Actitud News - - Opinión - Juan ca­lle­jas @juanf­ca­lle­ja­sa

¡Te­ne­mos nue­vo pre­si­den­te! Jimmy Mo­ra­les to­mó po­se­sión el pa­sa­do 14 de enero de 2016. Elec­to por la ma­yo­ría de per­so­nas em­pa­dro­na­das que se acer­ca­ron a las ur­nas a vo­tar, el más ines­pe­ra­do de todos los candidatos de es­ta re­cien­te con­tien­da pa­sa­rá a una po­si­ción úni­ca, im­por­tan­te y que se­gu­ra­men­te, ten­drá im­pac­to en mu­chas áreas de nues­tra na­ción.

Por si eso fue­ra po­co, la can­di­da­tu­ra de Jimmy (al me­nos a par­tir de que ga­nó la pri­me­ra vuel­ta) y de ma­ne­ra aún más fuer­te a par­tir de su vic­to­ria elec­to­ral de­fi­ni­ti­va, fue se­cues­tra­da por el evan­ge­li­ca­lis­mo gua­te­mal­te­co. Di­go “se­cues­tra­da” por­que sin ha­ber­lo bus­ca­do, pe­di­do o usa­do in­ten­cio­nal­men­te, el li­de­raz­go evan­gé­li­co de Gua­te­ma­la lo au­to-de­sig­nó como su “un­gi­do” y las re­des so­cia­les pa­re­cie­ran ha­ber res­pon­di­do de igual for­ma. Jimmy es evan­gé­li­co, con es­tu­dios de se­mi­na­rio teológico, y a pe­sar de que no se con­gre­ga, ya tie­ne su círcu­lo de con­se­je­ros que bus­ca­rán apo­yar­le en es­ta nue­va aven­tu­ra.

El me­sia­nis­mo con el que se vi­ve la po­lí­ti­ca en Gua­te­ma­la, au­na­do a nues­tra ob­se­sión por se­guir vi­vien­do ba­jo un “es­ta­do be­ne­fac­tor pa­ter­na­lis­ta” ha­ce que mu­chos de no­so­tros –cris­tia­nos y no cris­tia­nos– de­po­si­te­mos de­ma­sia­da fe y es­pe­ran­za en las au­to­ri­da­des que he­mos ele­gi­do. De­be­mos co­rre­gir­lo. Ni Jimmy ni su equi­po de tra­ba­jo, ni el Con­gre­so o el Or­ga­nis­mo Ju­di­cial, de­ben o tan si­quie­ra pue­den vcar­gar con to­da la res­pon­sa­bi­li­dad por el des­tino de Gua­te­ma­la.

La in­cer­ti­dum­bre que ro­dea a Jimmy en es­tos mo­men­tos po­ne a tam­ba­lear ese me­sia­nis­mo y es jus­to en me­dio de esa in­cer­ti­dum­bre que de­be­mos le­van­tar­nos y to­mar el pa­pel que como ciu­da­da­nos nos co­rres­pon­de. Aho­ra, la pre­gun­ta cla­ve es: ¿cuál es ese pa­pel?

De­be­mos de­jar atrás el es­pí­ri­tu de des­con­fian­za que ha per­mea­do en Gua­te­ma­la des­de que em­pe­za­ron las pro­tes­tas en abril de 2015. Cues­tio­nar to­do y a todos no es sano, cons­truc­ti­vo o pro­duc­ti­vo.

Si lo­gra­mos mo­ver­nos más allá de es­te marco men­tal, po­dre­mos ver­da­de­ra­men­te em­pe­zar a con­tri­buir al país sien­do fie­les y obe­dien­tes en el lu­gar dón­de Dios nos ha pues­to, con las per­so­nas que Dios ha pues­to a nues­tro al­re­de­dor, y cum­plien­do con las res­pon­sa­bi­li­da­des que nos han si­do en­co­men­da­das y asig­na­das. No se tra­ta de bus­car la gran so­lu­ción uni­ver­sal a todos los pro­ble­mas, ca­da uno es res­pon­sa­ble de “su pe­da­ci­to” y en la me­di­da que to­me­mos cons­cien­cia de eso, po­dre­mos as­pi­rar a ver pe­que­ñas se­ña­les de pro­gre­so y avan­ce.

¡Ade­lan­te! Jimmy y su equi­po de tra­ba­jo a lo su­yo y no­so­tros como ciu­da­da­nos a cum­plir nues­tras obli­ga­cio­nes, a vi­vir y tra­ba­jar con es­pe­ran­za, y todos, go­ber­nan­tes y ciu­da­da­nos, a ser ca­da día más hu­ma­nos por la gra­cia de Dios en Je­sús y el po­der del Es­pí­ri­tu San­to.

De­be­mos te­ner cla­ro que Jimmy no se­rá el pre­si­den­te de los evan­gé­li­cos, sino que aho­ra tie­ne la di­fí­cil ta­rea de re­pre­sen­tar a todos los gua­te­mal­te­cos y tra­ba­jar ar­dua­men­te pa­ra cum­plir y ha­cer cum­plir la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de la Re­pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.