PA­RA ES­TA HO­RA TE PRE­PA­RÉ

Actitud News - - Epístolas - al­ber­to H. MOT­TE­SI @Al­ber­to­mot­te­si

Es­ta­ba pa­ra­do jun­to a la es­ca­le­ra que me su­biría a la pla­ta­for­ma. A mis es­pal­das, va­rias do­ce­nas de si­llas ocu­pa­das por lí­de­res de go­bierno de la ciu­dad de Ca­li. De­lan­te, a los cos­ta­dos, las tri­bu­nas es­ta­ban lle­nas de un pue­blo ham­brien­to de so­lu­cio­nes que so­lo Dios pue­de dar.

La cru­za­da de Ca­li, Co­lom­bia, fue el cum­pli­mien­to del sue­ño que tu­ve cuan­do era un ado­les­cen­te: ver a una ciu­dad lle­na del Se­ñor Je­sús. No fue la más gran­de que ce­le­bra­mos, pe­ro en tér­mi­nos de un mo­vi­mien­to, fue el más abar­ca­dor e in­clu­si­vo que re­cuer­do.

Fue cuan­do es­cu­ché esas pa­la­bras en mi in­te­rior: “pa­ra

es­ta ho­ra te pre­pa­ré”. Subí dis­pues­to a en­tre­gar el men­sa­je. Me sen­tí ab­so­lu­ta­men­te inú­til, pe­ro que bueno que en nues­tra de­bi­li­dad Su po­der se per­fec­cio­na.

EL SIG­NI­FI­CA­DO

Cuan­do me sen­té pa­ra es­cri­bir es­te ar­tícu­lo, sen­tí muy dul­ce­men­te de mi co­ra­zón la voz de mi Pa­dre: “Di­les que pa­ra es­ta ho­ra, tam­bién a ellos los pre­pa­ré”.

¿Qué sig­ni­fi­ca­do par­ti­cu­lar tie­ne es­ta ho­ra? ¿Sig­ni­fi­ca que es más im­por­tan­te que otras? Pa­ra no­so­tros sí. Es la ho­ra que nos to­ca vi­vir pa­ra Dios.

Es la ho­ra cuan­do se es­pe­ra de no­so­tros la ma­yor sen­si­bi­li­dad al Es­pí­ri­tu San­to. Nun­ca como hoy fui­mos cons­cien­tes de nues­tra to­tal inuti­li­dad y la to­tal efi­ca­cia de Su Es­pí­ri­tu.

Sen­si­bles a Él sig­ni­fi­ca es­tar sin­to­ni­za­dos 24 ho­ras por día con Él, y de­jar que Él ten­ga el con­trol de nues­tras vi­das. Es­to in­clu­ye ba­jar la guar­dia de de­fen­sa de nues­tros pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to re­li­gio­so y sim­ple­men­te de­jar que Él nos sa­tu­re, em­bria­gue y di­ri­ja como a Él le plaz­ca.

Es un ro­man­ce. “Ba­jo la som­bra del desea­do me sen­té, y su fru­to fue dul­ce a mi pa­la­dar. Me lle­vó a la ca­sa del ban­que­te, y su ban­de­ra so­bre mí fue

amor.” Can­ta­res 2:3b-4. Es­tu­ve pen­san­do que tam­bién es la ho­ra de la ex­ce­len­cia y la ho­ra de la evan­ge­li­za­ción.

Te­mo que la ma­yo­ría de los “even­tos evan­ge­lís­ti­cos” en oc­ci­den­te, es­tán orien­ta­dos ha­cia el éxi­to del pro­mo­tor o eje­cu­tor del mis­mo. Estamos muy preo­cu­pa­dos por “nues­tra ima­gen”.

Ne­ce­si­ta­mos reorien­tar­nos ha­cia los per­di­dos… las ove­jas que ha­ce fal­ta al­can­zar. Es­to no es muy po­pu­lar, no pro­du­ce “im­pac­to pu­bli­ci­ta­rio”. No in­clu­ye las lu­ces, so­ni­do, cá­ma­ras y has­ta al­gu­nas ve­ces “las ex­tra­va­gan­cias” de la pla­ta­for­ma.

Los que es­tán dis­pues­tos

a vi­vir es­ta ho­ra ten­drán una ex­pe­rien­cia se­me­jan­te a uno de los gran­des re­for­ma­do­res: “Una y otra vez he si­do ten­ta­do a aban­do­nar la lu­cha, pe­ro la fi­gu­ra de Al­guien ex­tra­ño, col­ga­do de una cruz, me ha he­cho re­gre­sar a la ta­rea”.

Pa­ra es­ta ho­ra te pre­pa

ré. De lo que sí es­toy se­gu­ro es que no es una ho­ra pa­ra pu­si­lá­ni­mes. No es tiem­po pa­ra dé­bi­les. Por la mi­se­ri­cor­dia de Dios, el que se sien­te como ra­tón pue­de re­ci­bir la fuer­za del bú­fa­lo y la agi­li­dad del águi­la. Pe­ro, de­be bus­car­la pron­to. ¡An­tes de que pa­se es­ta ho­ra!

No me ca­be la me­nor du­da de que el Es­pí­ri­tu San­to te lo di­ce tam­bién a ti.

Te­mo qque la ma­yo­ría de los “even­tos evan­ge­lís­ti­cos” en oc­ci­den­te, es­tán orien­ta­dos ha­cia el éxi­to del pro­mo­tor o eje­cu­tor del mis­mo.

–Al­ber­to Mot­te­si, evan­ge­lís­ta.

Al­ber­to Mot­te­si en una cru­za­da evan­ge­lís­ti­ca en el tea­tro del Mu­seo de Da­vid en Je­ru­sa­lém. / Fo­to­gra­fía: Cor­te­sía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.