INAU­GU­RAN MEGA TEM­PLO EN XE­LA

Actitud News - - Portada - fa­bio­la en­ri­quez @Ac­ti­tud­news

Da­vid Hor­ma­chea ha de­di­ca­do su vi­da a ayu­dar a la fa­mi­lia. Es fun­da­dor de la or­ga­ni­za­ción

«De re­gre­so al ho­gar» . Ha pu­bli­ca­do 16 li­bros. Es­tu­dió en Bio­la Uni­ver­sity en Es­ta­dos Uni­dos, una Maes­tría en Ar­tes del Mi­nis­te­rio con én­fa­sis en Ase­so­ra­mien­to Fa­mi­liar; ade­más re­ci­bió un Doc­to­ra­do Ho­no­ris Cau­sa en “Di­vi­ni­da­des” de la mis­ma uni­ver­si­dad, de la cual so­lo dos la­ti­nos han al­can­za­do ese tí­tu­lo por sus lo­gros al­can­za­dos. En es­ta opor­tu­ni­dad nos cuen­ta un po­co acer­ca de su mi­nis­te­rio.

¿Qué lo mo­ti­vó a en­fo­car­se en la fa­mi­lia?

Pri­me­ro, yo cre­cí en una fa­mi­lia her­mo­sa, nos en­se­ña­ron prin­ci­pios y va­lo­res. Se­gun­do, como yo ama­ba a mi fa­mi­lia qui­se for­mar­la bien, pe­ro no te­nía la in­for­ma­ción ade­cua­da. Ama­ba a Dios, ama­ba a la iglesia, ama­ba a mi fa­mi­lia, mas no sa­bía có­mo or­de­nar mis prio­ri­da­des. De­di­qué mu­cho tiem­po a mi tra­ba­jo y a la vi­da de la iglesia, des­cui­dan­do así a mi esposa; has­ta que lle­gó el día en que ella me di­jo: –no más Da­vid, la iglesia es más im­por­tan­te que yo. Fue un gol­pe du­ro a mi or­gu­llo. A raíz de eso tu­ve la ne­ce­si­dad de in­ves­ti­gar y bus­car ayu­da, y en­con­tré al­go que me ayu­dó a vol­ver a con­quis­tar a mi esposa, apren­dí lo bá­si­co de la vi­da de una fa­mi­lia.

Cuan­do mis ami­gos y per­so­nas de la iglesia –como era un lí­der–, vie­ron que mi ma­tri­mo­nio era sa­lu­da­ble, me di­je­ron –¿qué hi­cis­te? Y en­ton­ces em­pe­cé a com­par­tir lo que ha­bía vi­vi­do y a la gen­te le gus­tó; ini­cié a in­cluir en mis char­las te­mas de la fa­mi­lia que an­tes no in­cluía. Ha­bía mu­cha ne­ce­si­dad de te­mas prác­ti­cos.

¿Có­mo en­con­trar el ba­lan­ce en­tre la fa­mi­lia y el mi­nis­te­rio?

Hay una re­la­ción di­rec­ta en­tre la con­duc­ta del in­di­vi­duo y su re­la­ción con Dios, y si yo ig­no­ro las ne­ce­si­da­des de mi esposa por de­di­car­me a mi re­la­ción con Dios es­toy irres­pe­tán­do­la, y eso obs­tru­ye mi ora­ción. Es un obs­tácu­lo y mi mi­nis­te­rio de­ja de te­ner sen­ti­do.

Ten­go que pla­ni­fi­car mi cam­bio, no so­lo sen­tir­lo, ten­go que ha­cer un plan de en­tre­na­mien­to, na­die pue­de ha­cer lo que des­co­no­ce, na­die pue­de ha­cer bien, lo que co­no­ce mal; eso de­man­da un pro­ce­so de cam­bio y au­men­to de la fe a la vir­tud. Cuan­do yo en­tien­do eso, de­bo ver có­mo me pre­pa­ro. Dios nun­ca exi­ge al­go que no po­da­mos al­can­zar.

Mi pri­me­ra leal­tad tie­ne que ser Dios, pe­ro Él di­ce: “Si me amáis, guar­dad mis man­da­mien­tos”.

Y Él me man­da a amar a mi fa­mi­lia y edu­car a mis hi­jos. Si no in­clui­mos a nues­tra fa­mi­lia en nues­tra agen­da, nun­ca es­ta­rán.

Si la fa­mi­lia es la ba­se de la so­cie­dad ¿Có­mo afec­ta la iglesia a la so­cie­dad mis­ma?

Lo úni­co que pro­du­ce una vi­da trans­for­ma­da es una ver­dad apli­ca­da. Las igle­sias de­ben en­se­ñar de for­ma prác­ti­ca có­mo vi­vir con­for­me al pro­pó­si­to de Dios, prin­ci­pios y va­lo­res que tan­to ha­cen fal­ta. La so­cie­dad va de mal en peor, por­que la iglesia no cum­ple es­ta res­pon­sa­bi­li­dad. Has­ta que las igle­sias se en­fo­quen en es­to y lo en­se­ñen ha­brá cam­bios en la so­cie­dad.

/ Fo­to­gra­fía: Ac­ti­tud­news

Da­vid Hor­ma­chea visitó nues­tro país re­cien­te­men­te y dic­tó una con­fe­ren­cia en la Fra­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.