LEY DE LA JU­VEN­TUD IN­CO­MO­DA

Prin­ci­pios y va­lo­res se ve­rían afec­ta­dos an­te apro­ba­ción de ley.

Actitud News - - Portada - re­dac­ción @ac­ti­tud­news

Más de 7 mi­llo­nes de jó­ve­nes in­te­gran el gru­po po­bla­cio­nal más gran­de de Gua­te­ma­la.

Es­to cla­ra­men­te se ve re­fle­ja­do en la so­cie­dad, y la fal­ta de ca­li­dad edu­ca­ti­va en ba­se a los va­lo­res mo­ra­les re­per­cu­te en el desa­rro­llo del mis­mo. De­bi­do a ello, re­cien­te­men­te se dio a co­no­cer La Ley Na­cio­nal de la Ju­ven­tud, que en po­cos días dio fuer­te­men­te de qué ha­blar, de­bi­do al desacuer­do y re­cha­zo que va­rios sec­to­res, en es­pe­cial el re­li­gio­so, mos­tra­ron an­te di­cha pro­pues­ta.

En un co­mu­ni­ca­do ex­ten­di­do por la Alianza Evan­gé­li­ca de Gua­te­ma­la, ex­pre­sa­ron que, aunque di­cha pro­pues­ta me­re­ce to­do su res­pe­to, es­tán en desacuer­do con ella, ya que es­ta pue­de in­du­cir la apro­ba­ción de le­yes que aten­ten en con­tra de las ba­ses mo­ra­les es­ta­ble­ci­das en la so­cie­dad, ame­na­zan­do la vi­da fu­tu­ra de ni­ños no na­tos, la pro­tec­ción y uni­dad de la fa­mi­lia y la po­si­ble apro­ba­ción del ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo.

El pre­si­den­te de la Alianza Evan­gé­li­ca co­men­ta que su re­cha­zo a es­ta ley no se de­be a que va­ya a afec­tar di­rec­ta­men­te a la iglesia, sino que afec­ta­rá a la ju­ven­tud en vis­ta de las mo­di­fi­ca­cio­nes pro­pues­tas que per­mi­ten el li­be­ra­lis­mo se­xual.

Du­ran­te al­gu­nos fo­ros po­lí­ti­cos desa­rro­lla­dos en las pa­sa­das elec­cio­nes, el ac­tual pre­si­den­te, Jimmy Mo­ra­les, no ma­ni­fes­tó es­tar a fa­vor o en con­tra de la le­ga­li­za­ción del abor­to, y Vás­quez aña­de que es­to pue­de que dé pa­so a la apro­ba­ción de di­cha ley.

Ac­tual­men­te los lí­de­res y re­pre­sen­tan­tes de las aso­cia­cio­nes evan­gé­li­cas se han uni­do pa­ra que es­ta en­mien­da no se dé por he­cho, pe­ro si lle­ga­se a apro­bar­se, ten­drán que ha­cer uso de los me­ca­nis­mos cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra pe­dir la derogatoria de la men­cio­na­da ley.

Más opo­si­cio­nes

Por otra par­te, Juan Ma­nuel Díaz Du­rán, quien re­cien­te­men­te fue­ra ju­ra­men­ta­do como diputado an­te el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca y se su­ma a

La po­bla­ción exi­ge le­yes de trans­pa­ren­cia, no le­yes que a la lar­ga sean in­efi­cien­tes.

–Juan Ma­nuel Díaz-du­rán, Diputado ban­ca­da VI­VA

la lis­ta de dipu­tados cris­tia­nos evan­gé­li­cos, ma­ni­fes­tó ser in­te­gran­te de la co­mi­sión que ana­li­za­rá di­cha ley, de­bi­do a que es­tá en desacuer­do con la mis­ma, y no pre­ci­sa­men­te por te­mas re­li­gio­sos, sino por­que es­ta nor­ma­ti­va pre­ten­de crear un en­te in­ne­ce­sa­rio, ya que se du­pli­ca­rían las fun­cio­nes que otros mi­nis­te­rios de­ben cum­plir, por ejem­plo: no es ne­ce­sa­rio crear un nue­vo en­te pa­ra re­gu­lar la sa­lud si exis­te el mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca, es pre­fe­ri­ble me­jo­rar las de­fi­cien­cias de los mi­nis­te­rios que de­ben en­car­gar­se de es­te te­ma, a crear una nue­va en­ti­dad de la ju­ven­tud que se­rá in­efi­cien­te.

Es­ta Ley se mues­tra un tan­to con­fu­sa, de­bi­do a que pro­po- ne brin­dar a los jó­ve­nes una orien­ta­ción se­xual in­te­gral lai­ca, ade­más de pro­mo­ver mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos mo­der­nos, en­tre los que se po­dría in­cluir al abor­to como par­te de es­tas nue­vas téc­ni­cas. Ade­más, se mues­tra como una ley ex­clu­yen­te al men­cio­nar que el con­se­jo con­sul­ti­vo na­cio­nal ju­ve­nil de­be ser in­te­gra­do por cier­tas et­nias, ex­clu­yen­do a gran par­te de la po­bla­ción.

Ca­be re­sal­tar que es­ta ley no fue pre­sen­ta­da por nin­gún gru­po de jó­ve­nes, sino por un gru­po de dipu­tados. Una de las ini­cia­ti­vas pa­ra la apro­ba­ción de di­cha ley fue fir­ma­da por Ma­nuel Bal­di­zón en el 2008. Es una ley su­ma­men­te con­fu­sa que de­be ana­li­zar­se de­ta­lla­da- men­te. Co­men­tó el par­la­men­ta­rio.

Axel Bete­ta, in­te­gran­te de la aso­cia­ción La Fa­mi­lia Im­por­ta, re­pli­có que La Ley Na­cio­nal de la Ju­ven­tud crea un marco am­plio de de­re­chos y par­co en de­be­res ha­cia la ju­ven­tud, so­bre­le­gis­lan­do de­re­chos que ya es­tán re­co­no­ci­dos en otras le­yes.

Es­ta ley tam­bién pro­po­ne crear una Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de Ju­ven­tud, que se fi­nan­cia­rá con un au­men­to al im­pues­to so- bre la ren­ta, afec­tan­do a to­das las so­cie­da­des mer­can­ti­les en un 6% de sus ga­nan­cias, ren­tas y uti­li­da­des (en­tre Q40 y Q50 mi­llo­nes pa­ra una en­ti­dad que ha si­do acu­sa­da va­rias ve­ces de mal­ver­sa­ción). Bete­ta co­men­ta que quie­nes es­tán de­trás de es­ta ley no son los jó­ve­nes, sino per­so­nas con in­ten­cio­nes cues­tio­na­bles pa­ra agen­ciar­se de un cau­da­lo­so bo­tín eco­nó­mi­co.

Quie­nes apo­yan la ley han ta­cha­do a las igle­sias de ser «fuer­zas re­tró­gra­das», ig­no­ran- do que la ma­yo­ría de los jó­ve­nes en Gua­te­ma­la tie­nen una fe cris­tia­na. Abre las puer­tas a la dis­tri­bu­ción de an­ti­con­cep­ti­vos en ma­sa, cuan­do en Gua­te­ma­la exis­ten otras ur­gen­cias: sa­lud, ham­bre, in­fra­es­truc­tu­ra, in­ver­sión, edu­ca­ción… y no re­co­no­ce el de­re­cho de los pa­dres a edu­car a sus hi­jos. Bete­ta con­clu­ye ha­cien­do un lla­ma­do a las igle­sias y a los jó­ve­nes pa­ra que al­cen la voz y re­cha­cen las en­mien­das y la corrupción en­torno a di­cha ley.

El pas­tor Cé­sar Vás­quez ora por el en­ton­ces can­di­da­to pre­si­den­cial Jimmy Mo­ra­les. / Fo­to­gra­fía: Ac­ti­tud­news

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.