PES­CA­DO­RES DE HOM­BRES

Actitud News - - Opinión -

Las nue­vas ten­den­cias de evan­ge­lis­mo que ve­mos en la ac­tua­li­dad son bas­tan­te sor­pren­den­tes, no por los im­ple­men­tos o la in­ver­sión mo­ne­ta­ria que es­to im­pli­que, si no por la exu­be­ran­te for­ma que han to­ma­do. Me­gae­ven­tos, con­cier­tos, me­ga­tem­plos, el cul­to en el ci­ne, to­do pa­re­cie­ra que inau­gu­ra­ra una nue­va ge­ne­ra­ción de tec­noe­van­ge­lis­tas (por la tec­no­lo­gía en mu­chos ca­sos). No po­de­mos ase­gu­rar qué mé­to­do de evan­ge­lis­mo es el me­jor pa­ra Dios, o cuál es el más bí­bli­co; pe­ro sí hay al­go que nues­tros pastores neo­pen­te­cos­ta­les en mu­chos ca­sos han ol­vi­da­do y es que lo más im­por­tan­te no es el me­dio, si no el men­sa­je; el evan­ge­lis­mo .

Es po­co usual ver a los pre­di­ca­do­res mo­der­nos ha­cien­do el “lla­ma­do”, mu­cho más in­có­mo­do es ver cuan­do pre­di­can una ho­ra de to­do, me­nos del pe­ca­do; y al fi­nal in­vi­tan acep­tar a un cris­to que no co­no­cen. Si bien es cier­to que la Bi­blia com­pa­ra en gran ma­ne­ra el evan­ge­lis­mo con la pes­ca, es com­pren­si­ble que exis­tan dis­tin­tas for­mas de pes­car. No se uti­li­za el mis­mo ins­tru­men­to pa­ra un atún que pa­ra una tru­cha; sin em­bar­go de­be­ria­mos cui­dar que nues­tro ob­je­ti­vo sea el mis­mo, sin com­pe­tir por ver quién tie­ne el me­jor bo­te pes­que­ro.

El ter­mino “pes­ca­do­res de hom­bres” no es el más apro­pia­do pa­ra des­cri­bir a nues­tros evan­ge­lis­tas de hoy. Pes­car im­pli­ca mo­jar­se, que­mar­se, aguan­tar ham­bre en al­ta mar, arries­gar la vi­da por las fuer­tes tor­men­tas...

En las re­des so­cia­les ve­mos in­fi­ni­dad de even­tos pa­ra la iglesia mis­ma, cur­sos de li­de­raz­go, se­mi­na­rios... to­do pa­ra no­so­tros mis­mos.

¿Aca­so vi­vi­mos en una nue­va épo­ca don­de no exis­te el pe­ca­do, o don­de pre­fe­ri­ble­men­te en­dul­za­mos el oi­do del pe­ca­dor con char­las mo­ti­va­cio­na­les, em­pre­sa­ria­les, de pros­pe­ri­dad pa­ra­lue­go con­ver­tir­los a Cris­to?

¿Es­ta­re­mos vi­vien­do el tiem­po del que ha­bla­ba el apos­tol Pa­blo? “3 Por­que ven­drá tiem­po cuan­do no su­fri­rán la sa­na doc­tri­na, sino que te­nien­do co­me­zón de oír, se amon­to­na­rán maes­tros con­for­me a sus pro­pias con­cu­pis­cen­cias, 4 y apar­ta­rán de la ver­dad el oí­do y se vol­ve­rán a las fá­bu­las” 2 Ti­mo­teo 4:3. Es muy inspirador sa­ber que Gua­te­ma­la ha si­do cu­na de gran­des mi­nis­tros, pastores y evan­ge­lis­tas; pe­ro hoy en día la ta­rea de pre­di­car al Cris­to Salvador se la de­ja­mos a los “pastores ru­ra­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.