EL ÉXI­TO ES LA CRUZ

Actitud News - - Opinión - Ai­xa de ló­pez @ai­xa_­de­lo­pez

“…se hu­mi­lló a sí mis­mo y se hi­zo obe­dien­te has­ta la muer­te, ¡y muer­te de cruz! Por eso Dios lo exal­tó has­ta lo su­mo y le otor­gó el nom­bre que es­tá so­bre to­do nom­bre…” Fi­li­pen­ses 2:8-9

Pu­do ha­ber vi­vi­do una vi­da per­fec­ta. Cum­pli­do la ley y los pro­fe­tas. Pe­ro si en el jar­dín del Get­se­ma­ní hu­bie­ra sa­li­do co­rrien­do, no hu­bie­ra si­do sen­ta­do en don­de hoy es­tá. Y tam­po­co nos hu­bie­ra po­di­do lle­var con Él (no ha­bría po­di­do de­cir: “voy a pre­pa­rar­les un lu­gar”) Por­que to­do el pun­to fue la cruz. El plan de re­den­ción se pu­so en mar­cha an­tes de la fun­da­ción del mundo y mis­te­rio­sa­men­te, jun­tos, Pa­dre, Hi­jo y Es­pí­ri­tu San­to, hil­va­na­ron la his­to­ria en la que, ves­ti­do de car­ne y hue­so, el Uni­gé­ni­to ha­ría su apa­ri­ción en es­te mundo ro­to. El rojo de la Navidad (que pa­re­ce ha­ber si­do ayer) tie­ne su por­qué en ese cuer­po de re­cién na­ci­do, que con­te­nía la mo­ne­da acep­ta­ble pa­ra ese res­ca­te san­to: su san­gre.

To­do el pun­to de ve­nir a na­cer era mo­rir, por­que no exis­tía otra ma­ne­ra. Si Dios exi­gía san­ti­dad y per­fec­ción, se te­nía que me­ter al re­ba­ño como ove­ja, e ir al ma­ta­de­ro. La con­se­cuen­cia del pe­ca­do es cier­ta­men­te muer­te. Nues­tro pe­ca­do, Su muer­te. To­da la Bi­blia tie­ne como cús­pi­de cen­tral la cruz, por­que só­lo allí se en­cuen­tran la per­fec­ta jus­ti­cia del Dios San­to y Juez Jus­to con el Amor Eterno. Pa­ga la con­se­cuen­cia, el cri­men no que­da im­pu­ne y nos trae a la fa­mi­lia, sin un re- cord en nues­tra con­tra. Li­bres en un so­lo mo­men­to. ¡Con­su­ma­do es!

El éxi­to es la cruz por­que allí hu­bo subs­ti­tu­ción. La cruz es la mar­ca que nos di­fe­ren­cia, por­que cual­quier re­li­gión ve a sus pro­fe­tas como ejem­plos a se­guir, pe­ro el cris­tiano lo es, por­que ve en Je­sús su sus­ti­tu­to y por en­de, su res­ca­ta­dor, su ali­vio, su paz pa­ra con Dios. A par­tir de la cruz, exis­te trans­for­ma­ción de traidores en hi­jos y eso es la glo­ria pa­ra Su nom­bre. Ese es su éxi­to: ha­ber si­do fiel al Pa­dre, por amor a Su nom­bre, y adop­tar­nos pa­ra que ha­bi­te­mos se­gu­ros, ado­ran­do su be­lle­za.

Adán al vi­vir y des­obe­de­cer, des­con­fiar e in­de­pen­di­zar­se, de­jó en­trar la muer­te. Cris­to, al mo­rir, obe­de­cer, con­fiar y de­pen­der, nos de­jó en­trar a la vi­da. ¡Qué éxi­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.