Eli­ja la op­ción ade­cua­da pa­ra su pro­yec­to

Es­té­ti­cos y fun­cio­na­les, los cie­los ra­sos re­pre­sen­tan un ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra com­ple­men­tar el di­se­ño en los es­pa­cios. Ade­más, ge­ne­ran me­jo­res con­di­cio­nes tér­mi­cas y acús­ti­cas en el in­te­rior de los edi­fi­cios.

Construir Guatemala - - Elementos - Lu­cía León, pe­rio­dis­ta | lu­cia.leon@gru­po­cer­ca.com

Da­do que las per­so­nas pue­den lle­gar a pa­sar una gran par­te del día en es­pa­cios in­te­rio­res, es im­por­tan­te que los pro­yec­tos to­men en cuen­ta so­lu­cio­nes que apor­ten de for­ma po­si­ti­va al bie­nes­tar de los usua­rios.

Ade­más de es­con­der las ins­ta­la­cio­nes, los cie­los ra­sos o sus­pen­di­dos cons­ti­tu­yen un ele­men­to cons­truc­ti­vo que per­mi­te ge­ne­rar me­jo­res con­di­cio­nes tér­mi­cas y acús­ti­cas en el in­te­rior de los edi­fi­cios. Asi­mis­mo, pro­veen ca­pa­ci­dad de re­gis­tro pa­ra man­te­ni­mien­to y fa­ci­li­dad de ins­ta­la­ción y des­mon­ta­je.

De acuer­do con in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por la em­pre­sa Aris­ta, los cie­los sus­pen­di­dos de la mar­ca Arms­trong pre­mium y Arms­trong es­pe­cia­les pue­den ser apli­ca­dos cuan­do se tra­ta de es­pa­cios que re­quie­ren al­to desem­pe­ño acús­ti­co y es­té­ti­co, ta­les co­mo cen­tros de con­ven­cio­nes, au­di­to­rios, ae­ro­puer­tos, ho­te­les, es­pa­cios co­mer­cia­les y cor­po­ra­ti­vos.

Los cie­los pre­mium y es­pe­cia­les son fa­bri­ca­dos con me­ta­les y ma­de­ras pe­ro tam­bién se cuen­ta con cie­los de re­si­nas plás­ti­cas, fi­bras minerales acús­ti­cas, tex­ti­les y otros. La ga­ma de aca­ba­dos en los cie­los me­tá­li­cos in­clu­yen pin­tu­ras elec­tros­tá­ti­cas y re­cu­bri­mien­tos pa­ra áreas con al­tos ni­ve­les de hu­me­dad y cam­bios drás­ti­cos de tem­pe­ra­tu­ra. En cuan­to a los aca­ba­dos de las ma­de­ras, las op­cio­nes van des­de la­mi­na­dos has­ta cha­pas en una am­plia ga­ma de tex­tu­ras.

Em­plear ele­men­tos de suspensión mo­du­lar per­mi­te una fá­cil ins­ta­la­ción y ac­ce­so a los ple­nums du­ran­te su vi­da útil, lo que sim­pli­fi­ca la ad­mi­nis­tra­ción de duc­tos, lu­mi­na­rias, re­ji­llas de ai­re acon­di­cio­na­do y otras ins­ta­la­cio­nes es­pe­cia­les. To­do es­to sin da­ñar los pa­ne­les sus­pen­di­dos y con una va­rie­dad de ta­ma­ños, así co­mo con la ca­pa­ci­dad de adap­tar­se a ca­da es­pa­cio.

El man­te­ni­mien­to de la ma­yo­ría de cie­los es mí­ni­mo pe­ro se de­be evi­tar que la hu­me­dad y los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra pue­dan afec­tar los pa­ne­les. Co­mo son ins­ta­la­cio­nes que per­mi­ten el ac­ce­so en los en­tre­cie­los, es im­por­tan­te cui-

Los cie­los ra­sos pro­veen ca­pa­ci­dad de re­gis­tro pa­ra man­te­ni­mien­to y fa­ci­li­dad de ins­ta­la­ción y des­mon­ta­je. Cor­te­sía: Aris­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.