Me­di­das pa­ra cer­ti­fi­car una Zo­na Fran­ca

Fa­ci­li­da­des an­te obs­tácu­los al co­mer­cio y la me­jo­ra de la per­cep­ción del clien­te de la ca­ra a la or­ga­ni­za­ción, son al­gu­nas de las ven­ta­jas tras al­can­zar la cer­ti­fi­ca­ción.

Construir Guatemala - - Proyectos - Coor­di­na: Lu­cía León Par­ti­ci­pa­ron: Delys Me­di­na, Ca­ro­li­na Be­na­vi­des, Shei­la Sal­ga­do, Eli­za­beth Cantú, Ka­ri­na Ce­di­llos.

Las cer­ti­fi­ca­cio­nes per­mi­ten te­ner se­gu­ri­dad de que se cum­plen una se­rie de re­que­ri­mien­tos pa­ra lo­grar ob­te­ner re­sul­ta­dos fi­na­les de al­ta ca­li­dad. Es­te es el ca­so de ISO 9001, en don­de lo que se bus­ca es es­tan­da­ri­zar pro­ce­sos, de mo­do que se ga­ran­ti­ce que siem­pre se cum­pla con los es­tán­da­res.

En la re­gión, la Zo­na Fran­ca Co­yol cuen­ta con es­ta cer­ti­fi­ca­ción tras im­ple­men­tar dis­tin­tas me­di­das pa­ra lo­grar­lo. Se­gún Car­los Wong, di­rec­tor ge­ne­ral de Zo­na Fran­ca Co­yol, to­dos los ele­men­tos de la edi­fi­ca­ción en­tran den­tro del pro­ce­so cer­ti­fi­ca­do. Di­cho pro­ce­di­mien­to con­si­de­ra va­rias eta­pas, des­de un le­van­ta­mien­to de los re­que­ri­mien­tos del clien­te, pa­ra lue­go desa­rro­llar un di­se­ño con­cep­tual, y pos­te­rior­men­te se van desa­rro­llan­do va­rias eta­pas de en­tre­gas de pla­nos ca­da vez más de­ta­lla­dos.

De acuer­do con Ale­xan­der Da­vid, coor­di­na­dor del Sis­te­ma Na­cio­nal de Ca­li­dad (SNC) de Hon­du­ras, pa­ra ob­te­ner una cer­ti­fi­ca­ción ISO no son ana­li­za­dos prin­ci­pios de di­se­ño de una edi­fi­ca­ción, pues­to que se ana­li­zan ele­men­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos in­ter­nos de una or­ga­ni­za­ción: “Lo que se ne­ce­si­ta es de­ter­mi­nar des­de la al­ta ge­ren­cia el com­pro­mi­so de op­tar e im­ple­men­tar una nor­ma pa­ra cer­ti­fi­ca­ción”, aña­de.

Di­fe­ren­ciar­se en la re­gión

Pa­ra Ai­da Mi­che­lle de Ma­du­ro, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de las Zo­nas Fran­ca de Pa­na­má, las cer­ti­fi­ca­cio­nes ISO en las Zo­nas Fran­cas pue­den ser un ele­men­to di­fe­ren­cia­dor pa­ra las mul­ti­na­cio­na­les y em­pre­sas que se desem­pe­ñan en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

La adop­ción o im­ple­men­ta­ción y man­te­ni­mien­to de un sis­te­ma de ges­tión en una or­ga­ni­za­ción es una de­ci­sión es­tra­té­gi­ca y pue­de ayu­dar a es­tan­da­ri­zar los pro­ce­sos y a me­jo­rar el desem­pe­ño en ge­ne­ral, con­tri­bu­yen­do al de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble de mis­ma. Pa­ra ob­te­ner la cer­ti­fi­ca­ción se re­quie­re cum­plir los re­que­ri­mien­tos de la nor­ma co­rres­pon­dien­te.

Se­gún Step­ha­nie Mo­rel, del Ins­ti­tu­to Do­mi­ni­cano pa­ra la Ca­li­dad, la re­la­ción en­tre la es­truc­tu­ra del edi­fi­cio y su di­se­ño, con una ade­cua­da ges­tión de la ca­li­dad que per­mi­ta ob­te­ner la cer­ti­fi­ca­ción, se de­ter­mi­na en tér­mi­nos del ti­po de ob­je­to pro­du­ci­do o el ser­vi­cio pres­ta­do y las va­ria­bles de in­fluen­cia en los mis­mos. Además a tra­vés del cum­pli­mien­to de los re­qui­si­tos de las normas co­rres­pon­dien­tes que se re­fie­ra a in­fra­es­truc­tu­ra y am­bien­te don­de se desa­rro­lla el pro­ce­so o se pres­ta el ser­vi­cio.

Las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas que tie­nen las zo­nas fran­cas con la cer­ti­fi­ca­ción ISO, en com­pa­ra­ción con las que no la tie­nen son va­rias. Se­gún Mo­rel, es­tas van des­de fa­ci­li­da­des an­te obs­tácu­los al co­mer­cio, me­jo­ra de la per­cep­ción del clien­te, au­men­to en la com­pe­ti­ti­vi­dad, op­ti­mi­za­ción de sus pro­ce­sos y mi­ni­mi­za­ción de pro­duc­tos o ser­vi­cios no con­for­mes.

La Zo­na Fran­ca Co­lón es la se­gun­da más gran­de del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.