Ven­ta­jas de los pi­sos ele­va­dos

Es­ta pla­ta­for­ma pro­vee una so­lu­ción téc­ni­ca pa­ra la sis­te­ma­ti­za­ción, co­mu­ni­ca­ción y cli­ma­ti­za­ción.

Construir Guatemala - - Branded Content -

La his­to­ria del pi­so ele­va­do se re­mon­ta a la an­ti­güe­dad, cuan­do los ro­ma­nos em­plea­ban una so­lu­ción que con­sis­tía en co­lo­car ba­jo el pi­so con­duc­tos de agua fres­ca pa­ra que cir­cu­la­ra y re­fres­ca­ra la tem­pe­ra­tu­ra. Du­ran­te las épo­cas de frío cam­bia­ban el agua por el acei­te ca­lien­te. Pos­te­rior­men­te en Eu­ro­pa el pi­so ele­va­do se em­pe­zó a usar pa­ra dar­le un nue­vo uso a los edi­fi­cios an­ti­guos y co­lo­car una so­lu­ción que pro­te­gie­ra el pi­so ori­gi­nal.

El pi­so ele­va­do, en esen­cia, es una so­lu­ción desa­rro­lla­da pa­ra ofre­cer fle­xi­bi­li­dad y al­to desem­pe­ño en es­pa­cios pro­duc­ti­vos. De acuer­do con el Arq. Gui­ller­mo Can­ju­ra, de la em­pre­sa Aris­ta, es­ta so­lu­ción per­mi­te so­bre to­do te­ner fle­xi­bi­li­dad y un ma­yor al­can­ce con el di­se­ño de un edi­fi­cio o cual­quier ins­ta­la­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca. Es­to se de­be a que fa­ci­li­ta los cam­bios rá­pi­dos, es de fá­cil man­te­ni­mien­to y se ca­rac­te­ri­za por su adap­ta­bi­li­dad pa­ra fu­tu­ros ocu­pan­tes y re­que­ri­mien­tos tec­no­ló­gi­cos.

Su ver­sa­ti­li­dad le per­mi­te ser apli­ca­do en áreas ge­ne­ra­les de ofi­ci­na, sa­las de jun­tas, sa­lo­nes de con­fe­ren­cia, au­di­to­rios, cen­tros de da­tos, IT rooms, edi­fi­cios ad­mi­nis­tra­ti­vos, cen­tros de aten­ción, in­dus­trias li­ge­ras, en­tre otras más.

Se­llo ver­de

Los pi­sos ele­va­dos ca­li­fi­can pa­ra re­ci­bir pun­tos en una cer­ti­fi­ca­ción LEED. Se­gún Can­ju­ra, es­to se de­be a que per­mi­ten la op­ti­mi­za­ción ener­gé­ti­ca, la re­uti­li­za­ción del ma­te­rial y el re­ci­fla­je del pi­so. Además pro­mue­ve el con­trol y la su­per­vi­sión de sis­te­mas, así co­mo la re­duc­ción de al­tu­ra y de ma­te­ria­les de cons­truc­ción. A es­ta lis­ta se aña­de la co­mo­di­dad tér­mi­ca y una ven­ti­la­ción con ai­re de me­jor ca­li­dad y sin con­ta­mi­nan­tes.

Mien­tras el sis­te­ma tra­di­cio­nal in­yec­ta y ex­pul­sa el ai­re por arri­ba, la ven­ti­la­ción ba­jo pi­so apro­ve­cha los prin­ci­pios de ter­mo­di­ná­mi­ca y con ello tam­bién es más efi­cien­te y ami­ga­ble con la na­tu­ra­le­za. De acuer­do con Can­ju­ra, el sis­te­ma tra­di­cio­nal ge­ne­ra zo­nas más frías que otras, a la vez que la tur­bu­len­cia ge­ne­ra­da no per­mi­te eli­mi­nar los con­ta­mi­nan­tes por su len­ta eva­cua­ción.

El ai­re ba­jo el pi­so tie­ne una ta­sa de efec­ti­vi­dad de EV de 1.0 o 100%, mien­tras los sis­te­mas de en­tre­ga de ai­re con­ven­cio­nal su­pe­rior tie­nen una ta­sa de Ev de 0.50 o <50%.

Alam­bra­do mo­du­lar

El pi­so ele­va­do per­mi­te ins­ta­lar un ca­blea­do mo­du­lar, que con­sis­te en un sis­te­ma co­nec­ta­do a par­tir de una ca­ja de dis­tri­bu­ción y que ofre­ce má­xi­ma fle­xi­bi­li­dad al más ba­jo cos­to de ins­ta­la­ción. Can­ju­ra ase­gu­ra que es­te es el fu­tu­ro del ma­ne­jo de ca­bles y sis­te­mas eléc­tri­cos en las ins­ta­la­cio­nes, ya que tam­bién per­mi­te la re­ubi­ca­ción rá­pi­da, fá­cil y eco­nó­mi­ca con per­so­nal in­terno, sin ne­ce­si­dad de con­tra­tis­tas ex­ter­nos.

El pi­so ele­va­do per­mi­te ins­ta­lar un ca­blea­do mo­du­lar, que con­sis­te en un sis­te­ma co­nec­ta­do a par­tir de una ca­ja de dis­tri­bu­ción y que ofre­ce má­xi­ma fle­xi­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.