Ma­ne­jo de da­ños en mu­ros de con­ten­ción

El es­tu­dio geo­téc­ni­co y la in­ci­den­cia del agua en el di­se­ño es­truc­tu­ral son con­cep­tos que no pue­den fal­tar en una es­tra­te­gia de man­te­ni­mien­to.

Construir Guatemala - - Sumario - Por: Se­bas­tián Var­gas Ara­ce­na, Ge­ren­te Téc­ni­co de INGEREP, S.A.

El es­tu­dio geo­téc­ni­co y la in­ci­den­cia del agua en el di­se­ño es­truc­tu­ral no pue­den fal­tar en la es­tra­te­gia.

El mo­ni­to­reo y/o con­ser­va­ción de los mu­ros de con­ten­ción es un pro­ce­so que, des­afor­tu­na­da­men­te, a ni­vel cen­troa­me­ri­cano, no cuen­ta con la re­gu­la­ción ni re­gla­men­ta­ción de cum­pli­mien­to obli­ga­to­rio que exi­ja la­bo­res pe­rió­di­cas de con­ser­va­ción de los mis­mos, des­de su ins­pec­ción, diag­nós­ti­co, man­te­ni­mien­to y se­gui­mien­to, por lo que de­pen­de en gran me­di­da de la eta­pa de con­cep­ción del pro­yec­to.

La pa­to­lo­gía de es­tas es­truc­tu­ras – pa­to­lo­gía en el mundo de la sa­lud es el diag­nós­ti­co de las en­fer­me­da­des-, es la en­car­ga­da de es­tu­diar las va­ria­bles y ge­ne­rar una diag­no­sis de las cau­sas que pro­vo­can la fa­lla de una es­truc­tu­ra, en es­te ca­so, de un mu­ro de con­ten­ción.

Du­ran­te la ope­ra­ción del mu­ro de con­ten­ción es­te pue­de pre­sen­tar da­ños que, de­pen­dien­do del gra­do, pue­den afec­tar de ma­ne­ra par­cial y/o glo­bal la es­truc­tu­ra. Es por eso que es fun­da­men­tal co­no­cer des­de su di­se­ño los si­guien­tes pa­rá­me­tros: a tra­vés del es­tu­dio geo­téc­ni­co, la ac­ción del te­rreno y el agua en los es­fuer­zos efec­ti­vos que in­ci­den en el di­se­ño es­truc­tu­ral, des­de la al­tu­ra del mu­ro, el es­pe­sor, el pie del mu­ro, el tra­ta­mien­to del tras­dós del mu­ro y el aca­ba­do

En la cons­truc­ción de sis­te­mas de eva­cua­ción de aguas plu­via­les y freá­ti­cas se su­gie­re la co­lo­ca­ción de tu­bos de dre­na­jes en to­do el es­pe­sor del mu­ro

del in­tra­dós. Es­tos ele­men­tos de­ben di­se­ñar­se ge­ne­ral­men­te me­dian­te com­pro­ba­ción de fa­lla al vuel­co, fa­lla al des­pla­za­mien­to, fa­lla es­truc­tu­ral y fa­lla por pre­sio­nes ma­yo­res en el te­rreno, pon­de­ra­dos me­dian­te fac­to­res de se­gu­ri­dad. Es­to de­be ir acom­pa­ña­do con un di­se­ño de im­per­mea­bi­li­za­ción, que co­rres­pon­de a orien­tar el dre­na­je en los ele­men­tos di­se­ña­dos pa­ra su co­me­ti­do, eva­cua­ción de aguas plu­via­les y freá­ti­cas que con­tem­ple la ca­na­li­za­ción su­per­fi­cial y dre­na­jes a tra­vés de bar­ba­ca­nas (“llo­ro­nes” en Pa­na­má), pa­ra di­si­par los es­fuer­zos de pre­sión hi­dros­tá­ti­cas en el mu­ro, per­mi­tien­do la du­ra­bi­li­dad del mu­ro y un ser­vi­cio co­rres­pon­dien­te al di­se­ño.

An­te es­ta si­tua­ción en cam­po, es de­cir, du­ran­te su cons­truc­ción, se re­co­mien­da un ade­cua­do di­se­ño de ba­rras de re­fuer­zo en tér­mi­nos de su po­si­ción, dis­tan­cia en­tre ba­rras, pa­ra con­trol de fi­su­ras y do­si­fi­ca­ción de con­cre­to con adi­ti­vos ob­tu­ra­do­res por cris­ta­li­za­ción, re­sis­ten­te a pre­sio­nes hi­dros­tá­ti­cas, evi­tan­do fil­tra­cio­nes crí­ti­cas en el cuer­po del mu­ro, se­llan­do fi­su­ras, ca­pi­la­res y po­ros. El re­lleno dis­pues­to en el tras­dós del mu­ro, de­be te­ner pro­pie­da­des es­truc­tu­ra­les y gra­nu­lo­me­tría que per­mi­ta el dre­na­je ade­cua­do en con­jun­to con un sis­te­ma de geo­tex­ti­les. Las jun­tas frías en el con­cre­to de­ben con­tro­lar­se y pro­gra­mar se­cuen­cias de hor­mi­go­na­do pa­ra un me­jor se­gui­mien­to de las fil­tra­cio­nes que se pue­dan pro­du­cir.

En el ca­so de la cons­truc­ción de sis­te­mas de eva­cua­ción de aguas plu­via­les y freá­ti­cas, pa­ra ase­gu­rar la du­ra­bi­li­dad de la es­truc­tu­ra y evi­tar la co­rro­sión, se su­gie­re la co­lo­ca­ción de tu­bos de dre­na­jes en to­do el es­pe­sor del mu­ro, con un diá­me­tro mí­ni­mo de 2 pul­ga­das, en for­ma pa­ra­le­la y dis­tan­cia­das en­tre sí por no más de 2 me­tros de lar­go. Es­to de­be ir acom­pa­ña­do con geo­tex­ti­les de for­ma en­vol­ven­te en la en­tra­da de los tu­bos, per­mi­tien­do el dre­na­je y no la mi­gra­ción de sue­lo, ta­pán­do­los. Se in­clu­ye tam­bién la co­lo­ca­ción de dre­nes en to­da la lon­gi­tud del mu­ro y ubi­ca­das en el res­pal­do. Se de­be orien­tar que la des­car­ga de es­tos ele­men­tos sea ha­cia los cos­ta­dos.

Du­ran­te el uso de la obra, con la apa­ri­ción de fi­su­ras y/o grie­tas que se pre­sen­ten en un mu­ro de con­ten­ción, se­gún su lon­gi­tud, es­pe­sor y di­rec­ción pue­de ser cau­sal de efec­tos geo­téc­ni­cos, de cons­truc­ción o bien, en la ma­yo­ría de las cau­sas, por un di­se­ño de­fi­cien­te de dre­na­je de aguas plu­via­les, que au­men­tan los es­fuer­zos to­ta­les so­bre el mu­ro, pro­vo­can­do fa­llas.

El ejem­plo an­te­rior, es un pro­ble­ma co­mún que aque­jan las es­truc­tu­ras de mu­ros de con­ten­ción, de­pen­dien­do del gra­do de da­ño que se pro­du­ce. En el peor de los ca­sos, la so­lu­ción es de­mo­ler en tér­mi­nos de efi­cien­cia -en el me­nor tiem­po po­si­ble- pe­ro de for­ma efi­caz nos ale­ja­mos com­ple­ta­men­te. Es por es­to que es im­por­tan­te co­no­cer las cau­sas que pro­vo­ca­ron di­cha pro­ble­má­ti­ca.

En el mer­ca­do exis­ten so­lu­cio­nes va­ria­das, des­de apli­ca­cio­nes sim­ples co­mo in­yec­cio­nes de fi­su­ras y/o grie­tas con re­lle­nos mo­no­com­po­nen­tes elas­to­mé­ri­cos, ce­men­ti­cios, epó­xi­cos, etc. Has­ta sis­te­mas de in­yec­ción con per­nos de an­cla­jes pa­ra re­fuer­zo de te­rreno.

Con las so­lu­cio­nes an­te­rior­men­te des­cri­tas, de­be­mos pro­cu­rar te­ner un plan de man­te­ni­mien­to. Es­ta pla­ni­fi­ca­ción de­be ir con una pro­gra­ma­ción de man­te­ni­mien­to, con­si­de­ran­do los si­guien­tes even­tos más co­mu­nes:

Apa­ri­ción de ma­te­rial ve­ge­tal en su­per­fi­cie de ca­na­li­za­ción del dre­na­je y en tu­be­rías, lim­pie­za de es­tos ele­men­tos ca­da 6 me­ses y en épo­ca se­ca.

Obs­truc­ción de dre­na­jes en mu­ro, por se­gre­ga­ción del sue­lo y mi­gra­ción de par­tí­cu­las: Con­trol pe­rió­di­co ca­da 6 me­ses y en épo­ca es­ti­val.

Fi­su­ras y grie­tas me­no­res a 5 mm, se de­ben se­llar con mor­te­ros es­pe­cia­les y ob­tu­ra­do­res por cris­ta­li­za­ción: con­trol ca­da 2 me­ses y cuan­do si­tua­ción lo ame­ri­te.

Fi­su­ras y grie­tas ma­yo­res a 5 mm, de­pen­dien­do de su di­men­sión y po­si­ción en el cuer­po del mu­ro, con­si­de­rar a un in­ge­nie­ro es­pe­cia­lis­ta pa­ra su aná­li­sis: pe­río­do de con­trol cuan­do si­tua­ción lo ame­ri­te.

Fil­tra­ción de agua en el cuer­po del mu­ro y en zo­nas co­mo los ca­be­za­les de an­cla­jes: Re­vi­sión y con­trol, se­gún da­ño des­de el re­lleno con mor­te­ros de re­pa­ra­ción has­ta la re­mo­ción y re­po­si­ción del an­cla­je. Con­trol pe­rió­di­co ca­da 3 me­ses y cuan­do si­tua­ción lo ame­ri­te.

Grie­tas y de­for­ma­ción de la geo­me­tría de los mu­ros: En ca­sos que se ob­ser­ve una de­for­ma­ción vi­si­ble tan­to del mu­ro co­mo del ta­lud de con­ten­ción, de­be lla­mar­se a un es­pe­cia­lis­ta.

En los ca­sos que se ten­ga la ne­ce­si­dad de un es­pe­cia­lis­ta, de­be asis­tir tam­bién un in­ge­nie­ro con co­no­ci­mien­tos de Geo­tec­nia y Di­se­ño Es­truc­tu­ral.

Se­bas­tián Var­gas INGEREP S.A.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.