Fi­bro­ce­men­to va más allá de fa­cha­das

La in­no­va­ción al­re­de­dor de es­te pro­duc­to lo es­tá con­vir­tien­do en una al­ter­na­ti­va pa­ra cual­quier ne­ce­si­dad cons­truc­ti­va.

Construir Guatemala - - Materiales - Por: Ro­nald Tha­mez Mata, Ge­ren­te de mer­ca­deo cor­po­ra­ti­vo de Plycem

La cons­truc­ción es uno de los sec­to­res que nun­ca de­ja de in­no­var y más cuan­do se tra­ta con los di­ver­sos ma­te­ria­les que día con día fa­ci­li­tan los pro­ce­sos. En me­dio de es­te com­por­ta­mien­to se en­cuen­tra la tec­no­lo­gía de fi­bro­ce­men­to uti­li­za­da pa­ra la edi­fi­ca­ción re­si­den­cial, co­mer­cial e in­dus­trial y que ac­tual­men­te pue­de ser apli­ca­da en cual­quier ti­po de obra.

A pe­sar de que la ins­ta­la­ción del fi­bro­ce­men­to es to­tal­men­te sen­ci­lla, pues co­mo cual­quier ce­rra­mien­to pue­de ser fi­ja­do con tor­ni­lle­ría o cla­vos con­ven­cio­na­les, no se pue­den ob­viar las re­co­men­da­cio­nes téc­ni­cas ade­cua­das que ha­rán la di­fe­ren­cia en el desem­pe­ño de la obra que se es­té cons­tru­yen­do. En es­te sen­ti­do es im­por­tan­te que to­dos los in­vo­lu­cra­dos en la ca­de­na cons­truc­ti­va to­men en cuen­ta la ma­ne­ra ade­cua­da de uti­li­zar el pro­duc­to al mo­men­to de edi­fi­car o re­mo­de­lar.

Par­te de los erro­res más co­mu­nes y co­me­ti­dos al mo­men­to de uti­li­zar un ma­te­rial cons­truc­ti­vo ini­cia des­de la ins­ta­la­ción, cuan­do se asu­me que to­dos los ma­te­ria­les dis­po­ni­bles en el mer­ca­do sin im­por­tar su mar­ca o tec­no­lo­gía, pue­den ser apli­ca­dos de la mis­ma ma­ne­ra, por ejem­plo, usar un per­fil del ca­li­bre inade­cua­do pue­de ha­cer una gran di­fe­ren­cia y ge­ne­rar gra­ves pro­ble­mas pos­te­rio­res.

Una ca­rac­te­rís­ti­ca del sis­te­ma li­viano y pro­pia­men­te DEL fi­bro­ce­men­to es su al­to desem­pe­ño en desas­tres na­tu­ra­les

En fi­bro­ce­men­to se de­be to­mar en con­si­de­ra­ción la for­ma ade­cua­da de fi­jar los tor­ni­llos a la lá­mi­na pa­ra evi­tar que­bra­du­ras que son oca­sio­na­das por mé­to­dos in­co­rrec­tos. Tan sen­ci­llo co­mo me­dir dos cen­tí­me­tros de la es­qui­na ha­cia el cen­tro y pos­te­rior un cen­tí­me­tro ha­cia aden­tro, con al­go tan bá­si­co evi­ta­rá que la pun­ta se quie­bre.

En apli­ca­cio­nes más sen­si­bles y com­ple­jas co­mo la cons­truc­ción de un se­gun­do pi­so, se de­ben con­si­de­rar las re­co­men­da­cio­nes téc­ni­cas brin­da­das por fa­bri­can­tes. Si so­bre el pro­duc­to se va a ins­ta­lar un pi­so de ce­rá­mi­ca o por­ce­la­na­to es in­dis­pen­sa­ble apli­car an­tes una mem­bra­da o geo­tex­til que evi­ta­rá que­bra­du­ras pos­te­rio­res.

Es­te ma­te­rial a ba­se de ce­men­to y fi­bras or­gá­ni­cas con­si­de­ra­do co­mo la ma­de­ra del fu­tu­ro, brin­da una se­rie de be­ne­fi­cios di­fe­ren­cia­do­res a la industria de la cons­truc­ción que se con­vier­ten en ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas. Es eco ami­ga­ble, im­ple­men­ta­do en la edi­fi­ca­ción de sis­te­mas li­via­nos que no re­quie­ren el uso de agua en el pro­ce­so cons­truc­ti­vo, ade­más, ge­ne­ran el mí­ni­mo des­per­di­cio en la obra pues se mo­du­la de acuer­do a la ne­ce­si­dad real.

La in­no­va­ción es­tá pre­sen­te en la esen­cia de nues­tra tec­no­lo­gía que es usa­da en más de 34 paí­ses de Amé­ri­ca. Por ejem­plo, los te­chos Eu­re­ka de Plycem tie­nen un aca­ba­do si­mi­lar a la te­ja con un atrac­ti­vo co­lor te­rra­co­ta que vie­ne pin­ta­do de fá­bri­ca pa­ra evi­tar in­ver­sio­nes adi­cio­na­les, no se co­rreo, no es da­ña­do por am­bien­tes de al­ta al­ca­li­ni­dad y ge­ne­ra una re­duc­ción con­si­de­ra­ble del rui­do y el ca­lor en el ho­gar.

Otra de las gran­des ca­rac­te­rís­ti­cas del sis­te­ma li­viano y pro­pia­men­te del fi­bro­ce­men­to es su al­to desem­pe­ño a desas­tres na­tu­ra­les. Re­cien­te­men­te la Uni­ver­si­dad de las Na­cio­nes Uni­das y otras ins­ti­tu­cio­nes de ta­la mun­dial li­be­ra­ron el In­for­me Anual de Ries­go Mun­dial 2016, en don­de la ma­yo­ría de los paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca apa­re­cen en­tre las pri­me­ras po­si­cio­nes de ries­go ge­ne­ra­dos por es­te ti­po de si­tua­cio­nes. Es­to evi­den­cia la ne­ce­si­dad de usar sis­te­mas li­via­nos que per­mi­tan mi­ti­gar de ma­ne­ra pre­ven­ti­va el im­pac­to ne­ga­ti­vo de es­te ti­po de fe­nó­me­nos.

¿Pa­ra to­do uso?

Pa­ra mu­chos hay un mi­to so­bre el uso del fi­bro­ce­men­to por­que con­si­de­ran la uti­li­za­ción de es­te ma­te­rial pa­ra re­cu­bri­mien­tos de fa­cha­das o uso re­si­den­cial. Su apli­ca­ción es tan ver­sá­til que el usua­rio pue­de em­plear­lo en cual­quier di­se­ño ima­gi­na­ble, ya sea te­chos, en­tre­pi­sos, pa­re­des in­ter­nas y ex­ter­nas, fa­cha­das ar­qui­tec­tó­ni­cas, etc.

Pa­ra el seg­men­to co­mer­cial e in­dus­trial se pue­de edi­fi­car na­ves in­dus­tria­les, pa­re­des in­ter­nas o ex­ter­nas pa­ra zo­nas de al­to trán­si­to, de­ta­lles ar­qui­tec­tó­ni­cos con re­lie­ves y tex­tu­ras ti­po ma­de­ra.

Sis­te­ma in­no­va­dor

En una re­gión don­de los cli­mas son ines­ta­bles y po­de­mos pa­sar de días llu­vio­sos a días so­lea­dos, las cons­truc­cio­nes se con­vier­ten en un blan­co fá­cil pa­ra ser afec­ta­das pa­ra es­te ti­po de con­di­cio­nes. Por eso cuan­do las pa­re­des son cons­trui­das con tec­no­lo­gías a ba­se de ye­so es fá­cil ver en cor­to tiem­po los da­ños que ge­ne­ran es­tos agen­tes, po­nien­do en ries­go la in­ver­sión rea­li­za­da.

Pen­san­do en es­ta reali­dad que no po­de­mos ob­viar es que nues­tra uni­dad de In­ves- ti­ga­ción y Desa­rro­llo ha ve­ni­do bus­can­do me­jo­ras sig­ni­fi­ca­ti­vas en la fa­mi­lia de pa­re­des in­ter­nas y ex­ter­nas co­mer­cia­li­za­das ba­jo la mar­ca Ply­rock.

Sis­te­mas li­via­nos

En los úl­ti­mos años los sis­te­mas uti­li­za­dos pa­ra la cons­truc­ción han evo­lu­cio­na­do apre­su­ra­da­men­te, y con es­te fe­nó­meno las pro­duc­to­ras de ma­te­ria­les se han vis­to en la ne­ce­si­dad de in­no­var pa­ra aten­der las exi­gen­cias de la industria, ofre­cien­do mo­der­nas so­lu­cio­nes co­mo la li­via­na, usa­da des­de ha­ce dé­ca­das en paí­ses de Nor­tea­mé­ri­ca, Eu­ro­pa y Asia y con­si­de­ra­do hoy el sis­te­ma del fu­tu­ro.

A ni­vel del sec­tor de la cons­truc­ción, exis­te un gran in­te­rés por co­no­cer mé­to­dos al­ter­na­ti­vos que brin­den ma­yo­res ven­ta­jas que los usa­dos tra­di­cio­nal­men­te y que pue­dan im­pac­tar di­rec­ta­men­te en el tiem­po de cons­truc­ción de una obra. Tal es el ca­so del sis­te­ma li­viano que per­mi­te edi­fi­car has­ta 30% más rá­pi­do, ofre­ce una lo­gís­ti­ca más efec­ti­va pues se mo­du­la de acuer­do a ca­da di­se­ño.

El mé­to­do li­viano es uti­li­za­do des­de ha­ce dé­ca­das en paí­ses don­de pre­va­le­cen es­tric­tos con­tro­les, có­di­gos, nor­ma­ti­vas y el cum­pli­mien­to de cer­ti­fi­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les; por lo tan­to, no po­dría con­si­de­rar­se co­mo una nue­va in­ven­ción, aun­que en cier­tos paí­ses de la re­gión sea re­la­ti­va­men­te re­cien­te su uso.

Ro­nald Tha­mez Plycem

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.