Pro­mo­ver la pro­duc­ti­vi­dad y el bie­nes­tar en el tra­ba­jo

Ca­da vez es más im­por­tan­te en el di­se­ño de es­pa­cios de tra­ba­jo pro­mo­ver el bie­nes­tar in­te­gral pa­ra los co­la­bo­ra­do­res en la em­pre­sa.

Construir Guatemala - - Espacios - In­for­ma­ción ela­bo­ra­da por Aris­ta Gua­te­ma­la Ma­te­rial cor­te­sía de Re­vis­ta Do­mus

Cuan­do las or­ga­ni­za­cio­nes pro­veen am­bien­tes de tra­ba­jo que per­mi­ten al usua­rio con­tro­lar su en­torno, ele­men­tos na­tu­ra­les, luz na­tu­ral y cam­bios de pos­tu­ra que se en­fo­can en la sa­lud fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca de los co­la­bo­ra­do­res, me­jo­ran el com­pro­mi­so, la mo­ti­va­ción, la crea­ti­vi­dad, el van­guar­dis­mo y la re­ten­ción de los mis­mos. El buen di­se­ño del es­pa­cio de tra­ba­jo fo­men­ta el bie­nes­tar que a su vez con­du­ce al éxi­to de la or­ga­ni­za­ción.

Los pro­gra­mas de bie­nes­tar han es­ta­do pre­sen­tes des­de ha­ce mu­cho, alen­tan­do a la sa­lud fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca de los co­la­bo­ra­do­res. Por otro la­do, las ini­cia­ti­vas sos­te­ni­bles se han di­ri­gi­do a la sa­lud fí­si­ca al mi­ni­mi­zar la ex­po­si­ción a quí­mi­cos da­ñi­nos a tra­vés de es­tán­da­res co­mo la cer­ti­fi­ca­ción LEED. Los es­tán­da­res er­go­nó­mi­cos se han desa­rro­lla­do pa­ra re­du­cir el ries­go de le­sio­nes mus­cu­la­res. Sin em­bar­go, es­tos pro­gra­mas no han si­do su­fi­cien­tes al no po­der abar­car más que el te­ma sa­lud (fí­si­ca y men­tal) sino el desem­pe­ño, com­pro­mi­so y bie­nes­tar.

An­tes, la pro­duc­ti­vi­dad so­lía ser la me­ta fi­nal. Su men­ta­li­dad gi­ra­ba al­re­de­dor de lle­var a la ofi­ci­na su ver­sión work only. Por lo tan­to, el di­se­ño se en­fo­ca­ba en apo­yar los re­que­ri­mien­tos que la per­so­na ne­ce­si­ta­ra co­mo sus la­bo­res, tec­no­lo­gía y pro­ce­sos. Hoy no se es­pe­ra una emo­ción a cor­to pla­zo co­mo la “fe­li­ci­dad”, por el con­tra­rio se fo­ca­li­za en un es­ta­do duradero que lle­ve a la pro­duc­ti­vi­dad, com­pro­mi­so, ba­lan­ce y sa­lud del co­la­bo­ra­dor. La Ge­ne­ra­ción “Y” o mi­llen­nials mez­cla el tra­ba­jo con la vi­da per­so­nal lle­van­do a la ofi­ci­na a una ver­sión ho­lís­ti­ca de ellos mis­mos. La ne­ce­si­dad de per­te­nen­cia y co­nec­ti­vi­dad es su­ma­men­te im­por­tan­te pa­ra es­tos jó­ve­nes co­la­bo­ra­do­res. El en­fo­car­se en el bie­nes­tar re­pre­sen­ta un cam­bio de un di­se­ño cen­tra­do en el es­pa­cio de la per­so­na. Pa­ra lo­grar un di­se­ño fun­cio­nal

y que im­pac­te de ma­ne­ra po­si­ti­va en los co­la­bo­ra­do­res es ne­ce­sa­rio to­mar en con­si­de­ra­ción los si­guien­tes as­pec­tos:

In­cre­men­tar la dis­po­ni­bi­li­dad de con­trol del usua­rio

El con­trol am­bien­tal se ba­sa en pro­por­cio­nar­le al usua­rio el di­se­ño del es­pa­cio de tra­ba­jo, mo­bi­lia­rio y tec­no­lo­gía pa­ra que pue­dan es­co­ger co­mo tra­ba­jar, li­mi­tán­do­se a las po­lí­ti­cas de la or­ga­ni­za­ción.

La ilu­mi­na­ción in­di­vi­dual es ne­ce­sa­ria pa­ra que ca­da per­so­na pue­da con­tro­lar el bri­llo y la po­si­ción de la fuen­te de luz. El ase­gu­rar la fle­xi­bi­li­dad del es­pa­cio a tra­vés de mo­bi­lia­rio ajus­ta­ble co­mo la si­lle­ría, su­per­fi­cies de tra­ba­jo re­gu­la­bles en al­tu­ra y áreas de al­ma­ce­na­je son im­por­tan­tes, ade­más de crear una va­rie­dad de es­pa­cios in­di­vi­dua­les, gru­pa­les y de in­ter­ac­ción so­cial que le per­mi­tan al co­la­bo­ra­dor es­co­ger el ta­ma­ño, el ti­po, el mo­bi­lia­rio y la tec­no­lo­gía que se adap­te a las ne­ce­si­da­des del es­pa­cio de tra­ba­jo.

In­tro­du­cir ele­men­tos na­tu­ra­les

La bio­fi­lia con­si­de­ra que los hu­ma­nos po­seen una ne­ce­si­dad bio­ló­gi­ca de co­nec­tar­se con la na­tu­ra­le­za a ni­vel fí­si­co, men­tal y so­cial. Es­to pue­de re­per­cu­tir en el bie­nes­tar per- so­nal, la pro­duc­ti­vi­dad y las re­la­cio­nes so­cia­les. Aque­llas per­so­nas que tra­ba­jan en es­pa­cios que in­cor­po­ran ele­men­tos ta­les co­mo luz na­tu­ral y vi­sua­les ex­te­rio­res, pre­sen­tan una me­jo­ría del 15% en sus ni­ve­les de bie­nes­tar com­pa­ra­dos con aque­llos que tra­ba­jan en es­pa­cios sin ac­ce­so a la na­tu­ra­le­za. Ase­gu­rar que las es­ta­cio­nes de tra­ba­jo y áreas co­la­bo­ra­ti­vas ten­gan una vi­sual ex­te­rior es vi­tal en un di­se­ño, así co­mo el in­cor­po­rar plan­tas den­tro de es­te si­tio. Se de­be uti­li­zar ma­te­ria­les na­tu­ra­les y pa­tro­nes que evo­quen a la na­tu­ra­le­za y crear áreas abier­tas pa­ra di­ri­gir el gus­to de las per­so­nas ha­cia los es­pa­cios am­plios.

In­cor­po­rar luz na­tu­ral

Uno de los ro­les fun­da­men­ta­les de la ilu­mi­na­ción es per­mi­tir a los co­la­bo­ra­do­res ver y eje­cu­tar sus la­bo­res de ma­ne­ra se­gu­ra y con­for­ta­ble. La luz pue­de afec­tar co­mo las per­so­nas per­ci­ben y apre­cian el es­pa­cio, su in­te­rior y a sus ocu­pan­tes.

De­pen­dien­do de la ac­ti­vi­dad, la luz per­mi­te crear es­pa­cios abier­tos, bri­llan­tes o ín­ti­mos y aco­ge­do­res. Es­ta tam­bién tie­ne un im­pac­to im­por­tan­te en la men­te y el cuer­po, afec­tan­do el rit­mo cir­ca­diano y ac­ti­vi­dad hor­mo­nal, que fi­nal­men­te in­ci­de en la ca­li­dad de sue­ño, ener­gía, es­ta­do de áni­mo y la pro­duc­ti­vi­dad.

Un da­to fun­da­men­tal es ase­gu­rar­se que to­dos los pues­tos de tra­ba­jo re­ci­ban su­fi­cien­te luz na­tu­ral, así co­mo la ins­ta­la­ción de luz de tra­ba­jo en ca­da uno de los pues­tos y di­se­ñar de ma­ne­ra que el re­fle­jo en los mo­ni­to­res o pan­ta­llas sea mí­ni­mo.

Mi­ni­mi­zar las dis­trac­cio­nes au­di­ti­vas

Es­tu­dios mues­tran que al uti­li­zar so­ni­dos pla­cen­te­ros pro­ve­nien­tes de la na­tu­ra­le­za pa­ra en­mas­ca­rar el so­ni­do am­bien­te del es­pa­cio de tra­ba­jo dis­mi­nu­ye el es­trés en los co­la­bo­ra­do­res y au­men­ta su pro­duc­ti­vi­dad. Es­te ti­po de dis­trac­ción es un re­to que pue­de ser tra­ta­do a tra­vés del di­se­ño y las po­lí­ti­cas.

Tam­bién, se pue­de des­pla­zar el rui­do con áreas co­la­bo­ra­ti­vas y áreas de con­cen­tra­ción, se de­be evi­tar la dis­trac­ción au­di­ti­va ale­jan­do a los equi­pos rui­do­sos de los si­len­cio­sos, re­du­cir el so­ni­do ma­ne­jan­do den­si­da­des y acús­ti­ca y edu­car a los co­la­bo­ra­do­res me­dian­te po­lí­ti­cas pa­ra con­si­de­rar al res­to de co­le­gas.

Di­se­ñar pa­ra me­jo­rar la sa­lud fí­si­ca

Ac­tual­men­te po­de­mos pa­sar un pro­me­dio de 9.5 ho­ras al día sen­ta­dos, in­clu­so más de lo que dor­mi­mos. Es­to pue­de in­cre­men­tar la pro­ba­bi­li­dad de una muer­te pre­ma­tu­ra. Pa­ra pre­ve­nir es­ta si­tua­ción se de­be pro­mo­ver el cam­bio de pos­tu­ra y mo­vi­mien­to den­tro del es­pa­cio de tra­ba­jo in­cor­po­ran­do su­per­fi­cies de tra­ba­jo re­gu­la­bles en al­tu­ra, co­lo­car las es­ta­cio­nes de co­pia­do en es­pa­cios es­tra­té­gi­cos pa­ra pro­mo­ver el ca­mi­nar den­tro del am­bien­te.

Las in­ter­ac­cio­nes en­tre los co­la­bo­ra­do­res son vi­ta­les pa­ra el desa­rro­llo del bie­nes­tar. Pa­ra ello es im­por­tan­te que se desa­rro­llen po­lí­ti­cas y ac­ti­vi­da­des que les per­mi­ten a los co­la­bo­ra­do­res desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des so­cia­les. En un tra­ba­jo se pue­den ofre­cer pro­gra­mas de nu­tri­ción, fit­ness y ac­ti­vi­da­des de ayu­da co­mu­ni­ta­ria que pro­mue­van las in­ter­ac­cio­nes es­pon­tá­neas.

Cuan­do el bie­nes­tar es in­tro­du­ci­do al di­se­ño del es­pa­cio pue­de ser su­ma­men­te efec­ti­vo. Hay es­tu­dios que de­mues­tran que el 25% de las em­pre­sas es­tán in­cor­po­ran­do es­te te­ma (ci­fras en EE.UU).

El con­trol am­bien­tal se ba­sa en pro­por­cio­nar­le al usua­rio el di­se­ño del es­pa­cio de tra­ba­jo, mo­bi­lia­rio y tec­no­lo­gía pa­ra que pue­dan es­co­ger co­mo tra­ba­jar.

Fo­to cor­te­sía de HAVELLS SYLVANIA La­ti­noa­mé­ri­ca

Fo­to cor­te­sía de FLOR CARPET DESIGN SQUARES Cos­ta Ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.