Al­ter­na­ti­vas de ges­tión de los re­si­duos

La Ges­tión In­te­gral de los Re­si­duos de Cons­truc­ción pre­ten­de mi­ni­mi­zar la dis­po­si­ción fi­nal y ma­xi­mi­zar el apro­ve­cha­mien­to de los mis­mos.

Construir Guatemala - - Columna Del Experto - Por: Oto­niel Bal­to­dano Pe­ña, coor­di­na­dor de la Ca­rre­ra de In­ge­nie­ría Civil de la Uni­ver­si­dad Cen­troa­me­ri­ca­na (UCA)

Se­gún el es­tu­dio ela­bo­ra­do por la con­sul­to­ra EY, Real Es­ta­te: Ten­den­cias glo­ba­les y pa­no­ra­ma de la industria en Cen­troa­mé­ri­ca, “la ten­den­cia mun­dial del sec­tor cons­truc­ción es ha­cia el cre­ci­mien­to, el cual se es­ti­ma en 3.9% pro­me­dio anual has­ta el año 2030”. Paí­ses co­mo Pa­na­má, Ni­ca­ra­gua y Cos­ta Ri­ca, li­de­ra­rán el cre­ci­mien­to de la industria en la re­gión, gra­cias a la car­te­ra de pro­yec­tos pa­ra los pró­xi­mos años.

A pe­sar de las pro­yec­cio­nes alen­ta­do­ras pa­ra el sec­tor, no de­be de­jar­se por un la­do los im­pac­tos al am­bien­te y muy par­ti­cu­lar­men­te los re­si­duos que se ge­ne­ran en es­ta ac­ti­vi­dad. El es­pe­cia­lis­ta en el te­ma y ca­te­drá­ti­co del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Ca­ta­lu­ña, Xa­vier Elías Cas­tells, es­ti­ma que 1 m3 de cons­truc­ción ge­ne­ra 0.068 m3 de re­si­duos, lo que re­pre­sen­ta una ci­fra muy sig­ni­fi­ca­ti­va cuan­do ha­bla­mos del vo­lu­men de cons­truc­ción de una obra y aún más cuan­do nos re­fe­ri­mos a una re­gión o país, en­ton­ces, ¿Qué ha­cer con esos re­si­duos?, ¿Có­mo se pue­den apro­ve­char? Pa­ra con­tes­tar es­tas pre­gun­tas es ne­ce­sa­rio en­ten­der el ori­gen y la com­po­si­ción que tie­nen es­tos re­si­duos.

To­da cons­truc­ción ge­ne­ra en ma­yor o me­nor me­di­da re­si­duos en ca­da una de las eta­pas de la obra. Es­tos re­si­duos se

Es un he­cho que la industria de la cons­truc­ción es res­pon­sa­ble por gran par­te de la ex­trac­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les pa­ra ser uti­li­za­dos co­mo ma­te­ria pri­ma

ge­ne­ran al co­lo­car y ajus­tar los dis­tin­tos ma­te­ria­les al aca­ba­do de la obra, por lo que, su for­ma ori­gi­nal es al­te­ra­da pa­ra lo­grar es­te pro­pó­si­to.

La ma­yor par­te de es­tos re­si­duos, a di­fe­ren­cia de los re­si­duos só­li­dos ur­ba­nos (RSU), no re­pre­sen­tan un pe­li­gro sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra la sa­lud de­bi­do a su com­po­si­ción y ca­pa­ci­dad de reac­cio­nar con otros com­pues­tos, sin em­bar­go, por el vo­lu­men en que se ge­ne­ran, se con­vier­ten en un ver­da­de­ro pro­ble­ma pa­ra las au­to­ri­da­des en­car­ga­das de su ma­ne­jo y dis­po­si­ción fi­nal.

Es un he­cho que la industria de la cons­truc­ción es res­pon­sa­ble por gran par­te de la ex­trac­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les pa­ra ser uti­li­za­dos co­mo ma­te­ria pri­ma en la ela­bo­ra­ción de ma­te­ria­les, y la­men­ta­ble­men­te, tam­bién es una reali­dad que es­ta industria ge­ne­ra un gran vo­lu­men de re­si­duos que no son ges­tio­na­dos ade­cua­da­men­te, des­apro­ve­chan­do opor­tu­ni­da­des de re­uti­li­za­ción, re­cu­pe­ra­ción y re­ci­cla­je co­mo una al­ter­na­ti­va de aho­rro e in­clu­so de ge­ne­ra­ción de di­vi­sas.

Por otra par­te, el mar­co re­gu­la­to­rio vi­gen­te en los paí­ses de la re­gión abor­da el te­ma des­de la pers­pec­ti­va de los Re­si­duos Só­li­dos Ur­ba­nos, en don­de tam­bién se abor­dan de ma­ne­ra ge­ne­ral el ma­ne­jo de los re­si­duos pe­li­gro­sos. Tí­mi­da­men­te se pue­den en­con­trar di­rec­tri­ces re­la­cio­na­das al ma­ne­jo de los re­si­duos de cons­truc­ción y cuan­do se en­cuen­tran se li­mi­tan a las ac­ti­vi­da­des de aco­pio y ver­ti­do.

Es por es­tas ra­zo­nes que gran par­te de los re­si­duos de cons­truc­ción ter­mi­nan en los ver­te­de­ros mu­ni­ci­pa­les o re­lle­nos sa­ni­ta­rios, li­mi­tan­do la ope­ra­ción y la vi­da útil de es­tos.

La Ges­tión In­te­gral de los Re­si­duos de Cons­truc­ción (GIRC), pre­ten­de apor­tar a la so­lu­ción del pro­ble­ma me­dian­te el di­se­ño e im­ple­men­ta­ción de un sis­te­ma que in­te­gra el con­jun­to de ope­ra­cio­nes y di­rec­tri­ces, que orien­ten ac­cio­nes con­cre­tas que per­mi­tan mi­ni­mi­zar la dis­po­si­ción fi­nal y ma­xi­mi­zar el apro­ve­cha­mien­to de los re­si­duos de cons­truc­ción.

El es­pí­ri­tu de la GIRC es re­du­cir la pro­duc­ción de re­si­duos, lo que ne­ce­sa­ria­men­te tras­to­ca la efi­cien­cia en los pro­ce­sos cons­truc­ti­vos con el pro­pó­si­to de re­du­cir los des­per­di­cios y so­bran­tes de ma­te­ria­les, re­uti­li­zar los ma­te­ria­les pa­ra alar­gar su ci­clo de vi­da, re­ci­clar los que ten­gan un va­lor eco­nó­mi­co y re­va­lo­ri­zar me­dian­te la sus­ti­tu­ción de ma­te­ria­les nue­vos por re­si­duos pa­ra una fun­ción par­ti­cu­lar.

Del ci­clo an­te­rior, el pro­ce­so de re­va­lo­ri­za­ción es de los que me­nos se desa­rro­llan de­bi­do, en pri­mer lu­gar, al des­co­no­ci­mien­to de las téc­ni­cas dis­po­ni­bles y se­gun­do al cos­to ini­cial que re­pre­sen­ta la im­ple­men­ta­ción de al­gu­nas de ellas. Sin em­bar­go, exis­ten téc­ni­cas de re­va­lo­ri­za­ción que no re­quie­ren de mu­cha in­ver­sión pa­ra su im­ple­men­ta­ción, tal es el ca­so del uso de es­com­bros de hor­mi­gón pa­ra cons­truc­ción de ba­ses pa­ra ca­rre­te­ras de ba­jo trá­fi­co, re­lle­nos pa­ra re­cu­pe­ra­ción de es­pa­cios, ela­bo­ra­ción de cas­co­tes u hor­mi­go­nes de ba­ja re­sis­ten­cia.

Otras tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles con­sis­ten en la va­lo­ra­ción ener­gé­ti­ca me­dian­te la in­ci­ne­ra­ción, vi­tri­fi­ca­ción, hor­nos de fun­di­ción las cua­les per­mi­ten trans­for­mar los re­si­duos en sub­pro­duc­tos o en ener­gía (in­ci­ne­ra­ción). La se­lec­ción de una u otra tec­no­lo­gía de re­va­lo­ri­za­ción va­ría en fun­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­co-quí­mi­cas del ma­te­rial y la dis­po­ni­bi­li­dad de la tec­no­lo­gía mis­ma.

En es­te sen­ti­do, la ges­tión in­te­gral bus­ca re­cu­pe­rar el va­lor eco­nó­mi­co y la uti­li­dad que pue­dan te­ner los re­si­duos, de tal ma­ne­ra que, la frac­ción a desechar sea lo más pe­que­ña po­si­ble, re­du­cien­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el im­pac­to al am­bien­te y op­ti­mi­zan­do la vi­da útil de las obras des­ti­na­das a la dis­po­si­ción fi­nal de re­si­duos.

Es­ta for­ma de ges­tio­nar los re­si­duos de cons­truc­ción re­pre­sen­ta mu­chos re­tos tan­to pa­ra los to­ma­do­res de de­ci­sión en las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas co­mo a los mis­mos eje­cu­to­res de obras. Por un la­do, se de­be ga­ran­ti­zar un mar­co ju­rí­di­co que, de ma­ne­ra es­tra­té­gi­ca, vin­cu­le cri­te­rios de sos­te­ni­bi­li­dad y efi­cien­cia en ca­da una de las eta­pas del pro­ce­so, crean­do me­ca­nis­mos que in­cen­ti­ven la adop­ción de bue­nas prác­ti­cas que van des­de la sus­ti­tu­ción de ma­te­ria­les con­ven­cio­na­les por otros con ma­yor du­ra­bi­li­dad y al­to po­ten­cial de re­uti­li­za­ción y re­ci­cla­je, ta­sas y cá­no­nes por vo­lú­me­nes de re­si­duos ver­ti­dos, has­ta la in­cor­po­ra­ción de al­ter­na­ti­vas crea­ti­vas pa­ra re­va­lo­ri­za­ción de los re­si­duos.

La tec­no­lo­gía y dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos fi­nan­cie­ros es otro as­pec­to sen­si­ble en el cual se de­be ha­cer én­fa­sis, ya que, co­mo se en­ten­de­rá, se re­quie­re de in­ver­sión, tan­to en ins­ta­la­cio­nes fí­si­cas co­mo de equi­pos que ga­ran­ti­cen el co­rrec­to tra­ta­mien­to de los re­si­duos. Es por eso que se ha­ce ne­ce­sa­rio pen­sar en alian­zas pú­bli­co- pri­va­das y la ges­tión de pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas con­jun­tas que per­mi­tan en­fren­tar los re­tos fi­nan­cie­ros y tec­no­ló­gi­cos que im­pli­ca la ges­tión in­te­gral de re­si­duos.

Si bien es cier­to el fac­tor eco­nó­mi­co con­di­cio­na la im­ple­men­ta­ción de es­ta pro­pues­ta de ges­tión, tam­bién se ha de­mos­tra­do que exis­ten ré­di­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos una vez que se im­ple­men­tan. De acuer­do a da­tos ex­traí­dos del in­for­me Sy­monds, paí­ses de Eu­ro­pa co­mo Es­pa­ña, Fran­cia y Ale­ma­nia po­seen pla­nes exi­to­sos en los cua­les se ha lo­gra­do com­pro­bar que por ca­da €1 in­ver­ti­do se ge­ne­ran de €2 a €2.5 por vo­lu­men de ma­te­rial pro­ce­sa­do. Es­to re­pre­sen­ta un ni­cho de mer­ca­do prác­ti­ca­men­te vir­gen y una opor­tu­ni­dad pa­ra em­pre­sa­rios em­pren­de­do­res con una vi­sión in­no­va­do­ra pa­ra ha­cer ne­go­cios.

Del otro la­do de la mo­ne­da es­tán los eje­cu­to­res de obra quie­nes tie­nen el re­to de eje­cu­tar los pla­nes de ges­tión. Ac­cio­nes con­cre­tas co­mo el ajus­te en las can­ti­da­des de ma­te­ria­les, efi­cien­cia en el uso de los ma­te­ria­les con el pro­pó­si­to de re­du­cir la can­ti­dad de des­per­di­cios, se­pa­ra­ción in si­tu, el re­ci­cla­je y re­va­lo­ri­za­ción, per­mi­ti­rán mi­ni­mi­zar el vo­lu­men de re­si­duos.

Por úl­ti­mo, pe­ro no me­nos im­por­tan­te, el desa­rro­llo de nue­vas tec­no­lo­gías aso­cia­das al tra­ta­mien­to de los re­si­duos de cons­truc­ción, de­be es­tar sus­ten­ta­do en una Agen­da I+D, en la cual se ge­ne­ren si­ner­gias en­tre la aca­de­mia, el sec­tor pri­va­do y ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas.

“La ges­tión in­te­gral bus­ca re­cu­pe­rar el va­lor eco­nó­mi­co y la uti­li­dad que pue­dan te­ner los re­si­duos”.

Oto­niel Bal­to­dano Pe­ña Uni­ver­si­dad Cen­troa­me­ri­ca­na (UCA)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.