Es­co­ger la me­jor tu­be­ría en nues­tros pro­yec­tos

Hoy en día es po­si­ble im­ple­men­tar sis­te­mas pa­ra ALCANTARILLAS Efi­CIEN­TES Y DE BA­JO COS­TO DE­BI­DO A los ma­te­ria­les con que son fa­bri­ca­dos.

Construir Guatemala - - Tecnología Del Agua - Juan Urru­tia Aman­co El Sal­va­dor Co­la­bo­ra­dor: Ing. Juan Urru­tia, Ge­ren­te Téc­ni­co de Aman­co en El Sal­va­dor.

En los úl­ti­mos años, en ma­te­ria de tu­be­rías ha ha­bi­do un apor­te tec­no­ló­gi­co SIG­NI­fi­CA­TI­VO, TAN­TO EN MA­TE­RIAS PRIMAS co­mo en pro­ce­sos de ma­nu­fac­tu­ra que per­mi­ten ba­jo cos­to, sin re­du­cir la ca­li­dad téc­ni­ca. Por ello es im­por­tan­te con­si­de­rar que cuan­do se va a rea­li­zar una obra, se to­me en cuen­ta el va­lor y cos­to efec­ti­vo del sis­te­ma a usar.

Es así co­mo po­de­mos en­con­trar sis­te­mas con lí­neas de do­ble pa­red, in­te­rior li­so y ex­te­rior co­rru­ga­do que se en­sam­blan a tra­vés de una es­pi­ga y una cam­pa­na por me­dio de un se­llo de hu­le. Es­to es su­ma­men­te im­por­tan­te por­que cuan­do se tra­ba­ja pa­ra un dre­na­je mu­ni­ci­pal, ya que es pri­mor­dial la in­te­gri­dad de la her­me­ti­ci­dad del sis­te­ma, prin­ci­pal­men­TE PA­RA QUE NO FUGUE O IN­fiLTRE MA­TE­RIA­LES DE re­lleno, pues­to que to­dos esos fe­nó­me­nos que se en­cuen­tran en aguas del sub­sue­lo con­ta­mi­na­das pue­den for­mar va­cíos, agu­je­ros o cár­ca­vas en las ca­rre­te­ras o ca­lles que pos­te­rior­men­te hay que re­pa­rar.

En el mer­ca­do re­gio­nal el prin­ci­pal ma­te­rial uti­li­za­do es el Po­li­clo­ru­ro de Vi­ni­lo (PVC), sien­do el prin­ci­pal ti­po de las tu­be­rías ma­nu­fac­tu­ra­das. El PVC vino a la re­gión a prin­ci­pios de los años 60´s, des­de en­ton­ces ha ido re­em­pla­zan­do po­co a po­co a las tu­be­rías me­tá­li­cas, has­ta uti­li­zar­se en dre­na­jes co­mo alcantarillas.

El pro­ce­so de la flE­XI­BI­LI­DAD o la teo­ría DE LA SEC­CIóN es­truc­tu­ral OBLIGAN A QUE LOS TE­RRE­NOS SEAN ES­TA­BLES

Des­pués de la se­gun­da gue­rra mun­dial en Eu­ro­pa y con la ne­ce­si­dad de sa­nea­mien­to pa­ra no crear una pan­de­mia más que por los fa­lle­ci­dos en la gue­rra, se es­ta­ble­ció un pro­gra­ma sa­ni­ta­rio en el cual los es­pe­cia­lis­tas de­ter­mi­na­ron que no ha­bía su­fi­cien­te ace­ro pa­ra ha­cer tu­be­rías. Fue en­ton­ces que los fa­bri­can­tes de­ci­die­ron ma­nu­fac­tu­rar sis­te­mas con un ma­te­rial bon­da­do­so que no fue­ra cos­to­so mo­ne­ta­ria­men­te, pe­ro que es­tu­vie­ra dis­po­ni­ble.

A raíz de eso se apos­tó al PVC y es ahí don­de se co­men­zó a fa­bri­car las tu­be­rías pa­ra agua po­ta­ble, dre­na­je, con el mis­mo diá­me­tro de los tu­bos me­tá­li­cos, así co­mo el ta­ma­ño y di­men­sión uti­li­za­das.

Hoy en día las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de ca­li­dad co­mo la In­ter­na­tio­nal Stan­dards World­wi­de (ASTM), o la In­ter­na­tio­nal Or­ga­ni­za­tion for Stan­dar­di­za­tion (ISO), ubi­can al PVC ba­jo la som­bri­lla de pro­duc­tos al­ta­men­te es­tan­da­ri­za­dos. Tan­to los as­pec­tos nor­ma­ti­vos co­mo los con­tro­les de ca­li­dad siem­pre han si­do muy ri­gu­ro­sos y muy im­por­tan­tes, por es­ta ra­zón es que es­te ti­po ma­te­rial es uno de los más uti­li­za­dos en Cen­troa­mé­ri­ca, sien­do el lí­der ab­so­lu­to con el que rea­li­zan tu­be­rías y co­ne­xio­nes en las obras.

Una co­lo­ca­ción muy sen­ci­lla

La uti­li­za­ción de las tu­be­rías fa­bri­ca­das en PVC tra­jo mu­cha ven­ta­jas a los constructores, al ser una ma­te­ria pri­ma que po­see una den­si­dad mo­le­cu­lar ba­ja o li­via­na.

El pe­so se vol­vió una gran ven­ta­ja. Aho­ra ya se ma­nu­fac­tu­ran tu­be­rías que tie­nen 6 m de lar­go y que no ne­ce­si­tan el re­cur­so de ma­qui­na­ria pe­sa­da, equi­pos so­fis­ti­ca­dos o mano de obra al­ta­men­te ca­li­fi­ca­da pa­ra ha­cer las ins­ta­la­cio­nes. De­bi­do a que es­tas van en­te­rra­das, el pro­ce­so po­see con­tro­les que es­tán de­fi­ni­dos por los mis­mos es­tán­da­res de ca­li­dad; por ejem­plo, la ASTM de­fi­ne cuál es el pro­ce­so co­rrec­to en ins­ta­la­ción de una tu­be­ría ter­mo­plás­ti­ca, por­que es­tas tie­nen in­ter­ac­ción con el sue­lo, exis­te una re­la­ción de ca­pa­ci­dad de car­ga de la tu­be­ría y la reac­ción del sue­lo de ma­te­ria­les del ma­te­rial de apo­yo.

Se pue­de ins­ta­lar en trin­che­ras o has­ta en cie­lo abier­to y se ex­ca­va en el sue­lo. En el ca­so de los tu­bos que se di­se­ñan pa­ra tra­ba­jar por gra­ve­dad tie­nen una in­cli­na­ción, la cual se cons­tru­ye en la in­ver­ti­da en la ca­ma de la trin­che­ra pa­ra em­pu­jar lo que es­ta­mos co­lec­tan­do.

El con­trol tie­ne que ver tan­to con la ca­li­dad del sue­lo de apo­yo del en­ca­ma­do co­mo del ma­te­rial de re­lleno, por­que es­tán so­me­ti­dos a pro­fun­di­da­des de en­te­rra­mien­to al­ta, don­de el pe­so del sue­lo es muy es­pe­cial o es­tán en con­di­cio­nes de pro­fun­di­dad don­de el efec­to de trá­fi­co si­gue sien­do un as­pec­to que se de­be de eva­luar.

Las ac­cio­nes o reacciones del sue­lo en al­gu­nos ca­sos no son muy com­pren­di­das, exis­ten ca­sos en que se uti­li­zan ma­te­ria­les no ade­cua­dos. Por ello es im­por­tan­te se­guir los mé­to­dos prác­ti­cos es­tán­dar y sa­lir­se de prác­ti­cas que son pa­ra­dig­mas o que apli­can pa­ra con­di­cio­nes de tu­bos rí­gi­dos, pues­to que tie­nen otra con­duc­ta es­truc­tu­ral, en es­te ca­so es un com­por­ta­mien­to por di­rec­ción. Por es­to se ne­ce­si­ta in­for­ma­ción del ti­po de tu­be­ría co­rrec­ta y apli­car­lo tal co­mo es­pe­ci­fi­can los es­tán­da­res.

El ti­po de sue­lo a co­lo­car una tu­be­ría tam­bién es fun­da­men­tal. El pro­ce­so de la fle­xi­bi­li­dad o la teo­ría de la sec­ción es­truc­tu­ral obligan a que los te­rre­nos sean es­ta­bles. Por ejem­plo, en una ca­rre­te­ra un sue­lo de­be te­ner la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber las car­gas, de­bi­do a que so­bre el pi­so los vehícu­los pe­sa­dos co­mo las ras­tras ejer­cen una pre­sión que al­can­zan has­ta los 2 m2 de pro­fun­di­dad. De lo con­tra­rio exis­ten es­fuer­zos en los cua­les la ca­ma al igual que la tu­be­ría se de­for­ma.

Lar­ga vi­da útil

Exis­ten mu­chos es­tu­dios con res­pec­to a la du­ra­bi­li­dad de los ma­te­ria­les y ti­pos de tu­be­rías que de­ben va­lo­rar­se pa­ra un me­jor en­torno de tra­ba­jo. En el te­ma de al­can­ta­ri­lla­dos por gra­ve­dad, ya sean de aguas ne­gras o de llu­vias, se en­cuen­tra una gran can­ti­dad de ele­men­tos va­ria­bles que afec­tan a las pa­re­des del tu­bo. Uno de ellos son los com­po­nen­tes quí­mi­cos que se adap­tan den­tro de los afluen­tes. En es­te ca­so, si son al­can­ta­ri­lla­dos sa­ni­ta­rios, hay agen­tes quí­mi­cos su­ma­men­te agre­si­vos, reacciones de tem­pe­ra­tu­ra y otras si­tua­cio­nes que ge­ne­ran co­rro­sión o va­rían el PH, la al­ca­li­ni­dad, etc.

Una de las ven­ta­jas del PVC es que es un ma­te­rial que no con­du­ce elec­tri­ci­dad, no hay un fe­nó­meno de co­rro­sión, y su PH es re­sis­ten­te con­vir­tien­do en iner­te cual­quier agen­te quí­mi­co.

En los di­se­ños es im­por­tan­te con­fi­gu­rar una pen­dien­te hi­dráu­li­ca de in­cli­na­ción de mo­do que sea au­to lim­pian­te y que ten­ga un sis­te­ma li­bre de man­te­ni­mien­to; por­que si de­ja­mos una pen­dien­te exa­ge­ra­da­men­te in­cli­na­da va­mos a te­ner un fe­nó­meno de ero­sión, se co­men­za­rá a des­gas­tar la in­ver­ti­da y afec­ta­rá la vi­da útil del sis­te­ma.

Den­tro de un di­se­ño bien ela­bo­ra­do, si pre­ten­de­mos te­ner pen­dien­tes con ti­ran­tes mí­ni­mos o ti­ran­tes crí­ti­cos, de­be­mos ge­ne­rar una ve­lo­ci­dad trac­ti­va de lim­pie­za que sea de 0.5 m por se­gun­do co­mo mí­ni­mo, y no pa­sar­nos de 5m por se­gun­do pa­ra evi­tar efec­tos de ero­sión en la in­ver­ti­da, ya que en al­gu­nos ca­sos co­mo las llu­vias se arras­tran mu­chos só­li­dos.

En con­di­cio­nes de di­se­ño don­de se han res­pe­ta­do los pa­rá­me­tros es­truc­tu­ra­les, las tu­be­rías po­drían du­rar has­ta 50 años.

En ge­ne­ral, aun­que la tec­no­lo­gía en es­tos sis­te­mas va a avan­zan­do, en Cen­troa­mé­ri­ca por al­gu­na ra­zón al­gu­nos ti­pos de tu­be­rías se ex­clu­yen de los pro­yec­tos, ya sea por fal­ta de re­gla­men­to o nor­ma­ti­vas de al­gu­nos paí­ses; en­ton­ces se pro­ce­de con mé­to­dos tra­di­cio­na­les que son muy ca­ros o tie­nen vi­da útil muy cor­ta.

En El Sal­va­dor al igual que en la re­gión, te­ne­mos un di­se­ño de tra­gan­tes que, en lu­gar de ser un pun­to de cap­tu­ra de una gran can­ti­dad de si­tua­cio­nes y agen­tes que con­ta­mi­nan, no ha­cen bien a la al­can­ta­ri­lla. Es­te es un pun­to a ana­li­zar pa­ra me­jo­rar los di­se­ños, pues los tra­gan­tes de­ben ser­vir pa­ra cap­tu­rar ele­men­tos que no de­ben en­trar en ella.

Si pre­ten­de­mos te­ner pen­dien­tes con ti­ran­tes mí­ni­mos o ti­ran­tes crí­ti­cos, de­be­mos ge­ne­rar una ve­lo­ci­dad trac­ti­va de lim­pie­za que sea de 0.5 m por se­gun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.