Apro­ve­cha­mien­to de po­zos pa­ra pro­yec­tos

El uso de agua sub­te­rrá­nea es una op­ción fre­cuen­te pa­ra abas­te­cer edi­fi­ca­cio­nes. An­tes de cons­truir­los, si­ga estas re­co­men­da­cio­nes.

Construir Guatemala - - SUMARIO - Ing. Nor­man Agui­lar Mora, Ge­ren­te Pro­yec­tos Hi­dro­ti­ca

So­lu­cio­nes pa­ra el abas­te­ci­mien­to de agua en edi­fi­ca­cio­nes, a tra­vés de po­zos sub­te­rrá­neos.

El re­cur­so hí­dri­co pue­de ser apro­ve­cha­do gra­cias a la exis­ten­cia del ciclo hi­dro­ló­gi­co, que da la opor­tu­ni­dad de di­ver­sas ma­ne­ras de la uti­li­za­ción del agua, de ma­ne­ra ra­cio­nal y con­tro­la­da.

El ciclo hi­dro­ló­gi­co cons­ta de di­fe­ren­tes fa­ses, ini­cian­do con la eva­po­ra­ción del agua en ma­res y ríos, la cual se con­den­sa en las nu­bes y cae por me­dio de pre­ci­pi­ta­ción en for­ma de llu­via, nie­ve o gra­ni­zo, for­man­do dos flu­jos: el DE AGuAs su­pEr­fi­CIA­lEs y El DE aguas sub­te­rrá­neas.

El agua sub­te­rrá­nea es par­te de la pre­ci­pi­ta­ción que se fil­trA A trA­vés DEl suE­lo HAs­tA lle­gar al ma­te­rial rocoso que es­tá sa­tu­ra­do de agua. El agua sub­te­rrá­nea se mue­ve len­ta­men­te ha­cia los ni­ve­les ba­jos, ge­ne­ral­men­te en án­gu­los in­cli­na­dos (de­bi­do a la gra­ve­dad) y even­tual­men­te lle­gan a arro­yos, la­gos y oCéA­nos.

El agua sub­te­rrá­nea pue­de es­tar al­ma­ce­na­da du­ran­te años de acuer­do al ti­po y pro­fun­di­dad de los acuí­fe­ros, al­gu­nos con­for­ma­dos por ro­cas vol­cá­ni­cas (ya sea en un me­dio po­ro­so sa­tu­ra­do y permea­ble), o un acuí­fe­ro sa­tu­ra­do con per­mea­bi­li­dad se­cun­da­ria. Los acuí­fe­ros se re­la­cio­nan con su po­si­ción re­gio­nal e in­fluen­cia de su con­di­ción hi­dro­ló­gi­ca e hi­dro­geo­ló­gi­ca, lo cual da ori­gen a di­fe­ren­tes acuí­fe­ros.

La per­fo­ra­ción de po­zos me­cá­ni­cos per­mi­te apro­ve­char el agua sub­te­rrá­nea, ya que es una fuen­te de abas­te­ci­mien­to am­plia­men­te uti­li­za­da pa­ra el desa­rro­llo de con­do­mi­nios, re­si­den­cia­les, EDI­fi­CIos E In­FrAEs­truC­tu­rAs ho­te­le­ras, en­tre otros usos.

Con­si­de­ra­cio­nes pa­ra per­fo­rar un pozo

Pre­vio a la cons­truc­ción de un pozo, la or­ga­ni­za­ción en­car­ga­da del pro­yec­to de­be

ase­gu­rar­se de que la em­pre­sa que rea­li­za­rá la per­fo­ra­ción cuen­te con las he­rra­mien­tas ade­cua­das, equi­pos, ma­qui­na­ria y flui­dos de per­fo­ra­ción ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te, y que pro­vea un aná­li­sis hi­dro­geo­ló­gi­co que orien­te pre­via­men­te la se­lec­ción de la zo­na donde se cons­trui­rá el pozo, to­man­do en cuen­ta la de­man­da del pro­yec­to y su re­la­ción con las con­di­cio­nes hi­dro­geo­ló­gi­cas de la zo­na con el fin de cu­brir las ne­ce­si­da­des pro­yec­ta­das.

Es ne­ce­sa­rio eva­luar pre­via­men­te el ti­po de pro­yec­to que se eje­cu­ta­rá, pa­ra te­ner un aná­li­sis so­bre la dis­po­ni­bi­li­dad de agua sub­te­rrá­nea en la re­gión, to­man­do en cuen­ta la re­fe­ren­cia de las in­ves­ti­ga­cio­nes de otros apro­ve­cha­mien­tos de agua en el en­torno del pro­yec­to.

Al­gu­nas de las con­si­de­ra­cio­nes que se de­ben con­sul­tar son las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, geo­ló­gi­cas e hi­dro­geo­ló­gi­cas, pa­ra re­la­cio­nar la si­tua­ción real de la zo­na y po­der orien­tar al clien­te so­bre una so­lu­ción via­ble y ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca de donde se per­fo­ra­rá el pozo.

Pa­ra la per­fo­ra­ción del pozo, de­be to­mar­se en cuen­ta que la em­pre­sa que brin­da­rá el ser­vi­cio dis­pon­ga de he­rra- mien­tas, cer­ti­fi­ca­dos y personal de­bi­da­men­te en­tre­na­do.

Du­ran­te el pro­ce­so de per­fo­ra­ción de­be ob­ser­var­se lo si­guien­te: • Uti­li­zar apro­pia­da­men­te flui­dos de per­fo­ra­ción ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te. De­be com­pro­bar­se, a tra­vés de las fi­chas técnicas de los pro­duc­tos, que se ga­ran­ti­ce la pro­tec­ción del área de tra­ba­jo. • Du­ran­te la per­fo­ra­ción del pozo, es im­por­tan­te tomar mues­tras geo­ló­gi­cas apro­xi­ma­da­men­te a ca­da tres me­tros (10 pies), pa­ra es­ta­ble­cer el per­fil li­to­ló­gi­co del pozo; así como el re­gis­tro eléc­tri­co pa­ra es­ti­mar las zo­nas permea­bles e im­permea­bles de las formaciones per­fo­ra­das. Es­ta in­for­ma­ción se­rá la re­fe­ren­cia pa­ra el di­se­ño óp­ti­mo del pozo. • Uti­li­zar tu­be­rías apro­pia­das se­gún las con­di­cio­nes de pro­fun­di­dad y diá­me­tro, es­ta­ble­ci­das por nor­mas in­ter­na­cio­na­les, pa­ra evi­tar co­lap­sos de tu­be­ría por efec­to de la pre­sión del sub­sue­lo y de ope­ra­ción du­ran­te la ins­ta­la­ción. • Se­lec­cio­nar y co­lo­car ade­cua­da­men­te el em­pa­que de gra­va en el es­pa­cio anu­lar den­tro del diá­me­tro de ins­ta­la­ción y el ade­me. • Lue­go del en­tu­ba­do y co­lo­ca­ción del em­pa­que de gra­va, rea­li­zar la lim­pie­za y desa­rro­llo del pozo, es­ta­ble­cien­do la co­ne­xión del em­pa­que de gra­va y acuí­fe­ro por cap­tar a tra­vés de las re­ji­llas. Es­to es fun­da­men­tal pa­ra ob­te­ner el mejor apro­ve­cha­mien­to de los acuí­fe­ros. Una vez ter­mi­na­da la per­fo­ra­ción del pozo, se de­be rea­li­zar una prue­ba de bom­beo pa­ra de­ter­mi­nar el ni­vel es­tá­ti­co (ni­vel del pozo sin bom­bear), y ni­vel di­ná­mi­co (ni­vel del agua cuan­do se bom­bea a un cau­dal de­ter­mi­na­do). Es­tos ni­ve­les son fun­da­men­ta­les pa­ra es­ta­ble­cer el co­rrec­to apro­ve­cha­mien­to del agua sub­te­rrá­nea.

La prue­ba de bom­beo del pozo cons­ta de los si­guien­tes pasos, a sa­ber: • Prue­ba pre­li­mi­nar • Prue­ba de eta­pas su­ce­si­vas (es­ca­lo­na­do) • Prue­ba de lar­ga duración (re­co­men­da­ción mí­ni­ma de 24 ho­ras) • Prue­ba de re­cu­pe­ra­ción Du­ran­te la prue­ba de bom­beo, se de­ben me­dir los ni­ve­les de agua den­tro del pozo pa­ra de­ter­mi­nar el cau­dal de pro­duc­ción y las con­di­cio­nes hi­dro­geo­ló­gi­cas del acuí­fe­ro.

An­tes de fi­na­li­zar la prue­ba de bom­beo de lar­ga duración, es im­por­tan­te tomar mues­tras del agua pa­ra rea­li­zar los aná­li­sis fí­si­co-quí­mi­co y bac­te­rio­ló­gi­cos, así como de­ter­mi­na­ción de me­ta­les pe­sa­dos, pa­ra ve­ri­fi­car la ca­li­dad del agua y el cum­pli­mien­to con los es­tán­da­res es­ta­ble­ci­dos. Asi­mis­mo, es­ta prue­ba nos ser­vi­rá pa­ra di­se­ñar el equi­po de bom­beo per­ma­nen­te.

Pa­ra ga­ran­ti­zar un má­xi­mo apro­ve­cha­mien­to, es re­co­men­da­ble con­tar con un plan de man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo, tanto del pozo como del equi­po de bom­beo, del sis­te­ma eléc­tri­co y de las zo­nas de cap­ta­ción (re­ji­llas).

Es desea­ble efec­tuar ins­pec­cio­nes con cá­ma­ra de cir­cui­to ce­rra­do pa­ra cer­cio­rar­se que las re­ji­llas se en­cuen­tren libres de in­crus­ta­cio­nes de mi­ne­ra­les. Estas in­crus­ta­cio­nes obs­tru­yen el pa­so del agua ha­cia la bom­ba y con ello se dis­mi­nu­ye la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción del pozo.

Pa­ra que un pro­yec­to sea sos­te­ni­ble, me­dian­te el apro­ve­cha­mien­to de agua sub­te­rrá­nea, las en­ti­da­des a car­go de­be­rán es­tar con­sien­tes de la im­por­tan­cia de una bue­na eje­cu­ción du­ran­te la cons­truc­ción del pozo en to­das sus eta­pas, pa­rar ga­ran­ti­zar la má­xi­ma vi­da útil po­si­ble de la obra, con un ma­yor co­no­ci­mien­to de las con­di­cio­nes hi­dro­geo­ló­gi­cas del en­torno al pro­yec­to, así como ve­lar por la con­ser­va­ción de las zo­nas de re­car­ga y del am­bien­te.

Es ne­ce­sa­rio eva­luar pre­via­men­te el ti­po de pro­yec­to que se eje­cu­ta­rá, pa­ra te­ner un aná­li­sis so­bre la dis­po­ni­bi­li­dad de agua sub­te­rrá­nea en la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.