Ac­ce­si­bi­li­dad y re­sis­ten­cia de ma­te­ria­les con­tra fue­go

El es­pe­sor, den­si­dad, cons­ti­tu­ción quí­mi­ca, en­sam­ble y ais­lan­tes de los ma­te­ria­les cons­truc­ti­vos son as­pec­tos vi­ta­les pa­ra de­ter­mi­nar su efec­ti­vi­dad.

Construir Guatemala - - ELEMENTOS - Por: Ing. Al­fon­so Es­tra­da, Ge­ren­te de Desa­rro­llo Téc­ni­co de Ply­cem

Cuan­do se ha­bla de in­cen­dios es ne­ce­sa­rio ana­li­zar la afec­ta­ción que es­tos pro­du­cen en el ser hu­mano, en es­te sen­ti­do, jue­ga un pa­pel pro­ta­gó­ni­co el desempeño que tie­nen los ma­te­ria­les y es­truc­tu­ras de esa edi­fi­ca­ción al­can­za­da por el fue­go.

Por ejem­plo, en el ca­so de Cos­ta Ri­ca, se­gún es­ta­dís­ti­cas del Cuer­po de Bom­be­ros, en el 2015 (úl­ti­mo año dis­po­ni­ble) se pre­sen­ta­ron 171 in­cen­dios que afec­ta­ron a más de mil per­so­nas, con un sal­do de 12 vi­das per­di­das, y que con­su­mie­ron más de 34.000 m2 de área cons­trui­da. Aun­que es poco lo que se pue­da ha­cer an­te una si­tua­ción de es­te ti­po, es im­por­tan­te tomar to­das las pre­cau­cio­nes po­si­bles pa­ra dis­mi­nuir el im­pac­to; es­pe­cial­men­te porque las es­ta­dís­ti­cas no re­fle­jan el do­lor de quie­nes pier­den un ser que­ri­do o pier­den su ca­sa. Es­to es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te si se to­ma en cuen­ta que del to­tal de in­cen­dios del 2015, un 62,6% se dio en casas de ha­bi­ta­ción (ver re­cua­dro).

Por ello la pre­ven­ción es de­ter­mi­nan­te si de dis­mi­nuir ries­gos se tra­ta. Es aquí, donde los ma­te­ria­les cons­truc­ti­vos tie­nen mu­cho que apor­tar y pue­den ha­cer una gran di­fe­ren­cia en­tre el ni­vel de afec­ta­ción. De­te­ner­se a ana­li­zar las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da uno de ellos es una prác­ti­ca pro­pia del mo­de­lo de cons­truc­ción res­pon­sa­ble en el que in­ter­vie­nen mu­chos ac­to­res de la ca­de­na decisiva.

Al ha­blar de ma­te­ria­les cons­truc­ti­vos re­sis­ten­tes al fue­go, nos re­fe­ri­mos a to­das aque­llas tec­no­lo­gías y en­sam­bles cons­truc­ti­vos que tie­nen la ca­pa­ci­dad de re­tar­dar el pa­so del fue­go y el ca­lor a tra­vés de un ce­rra­mien­to, pa­ra con­tri­buir a los pro­ce­sos de eva­cua­ción o res­ca­te y ge­ne­rar el me­nor im­pac­to po­si­ble en las per­so­nas, pe­ro, ade­más, que esas es­truc­tu­ras per­mi­tan el in­gre­so de los Cuer­pos de Bom­be­ros con el mí­ni­mo ries­go po­si­ble de colapso de la edi­fi­ca­ción.

Es obli­ga­to­rio tomar con se­rie­dad la se­lec­ción de los ma­te­ria­les y que es­tos cum­plan con las nor­mas como UL, ASTM E 119, ASTM E 84 y ASTM E 136.

Aho­ra, un ma­te­rial que se con­si­de­ra re­sis­ten­te al fue­go, es aquel cu­ya com­po­si­ción le da las ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra ser más re­sis­ten­te a las lla­mas. Su es­pe­sor, den­si­dad, cons­ti­tu­ción quí­mi­ca, geo­me­tría del en­sam­ble, ti­po de es­truc­tu­ra, uso de ais­lan­tes; son al­gu­nas de las mu­chas va­ria­bles que in­ter­vie­nen en el desempeño y po­drían ge­ne­rar una pro­pa­ga­ción ace­le­ra­da de un in­cen­dio o por el con­tra­rio evi­tar el avan­ce ace­le­ra­do.

En el mer­ca­do exis­ten tec­no­lo­gías como el fibrocemento que tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas y atri­bu­tos ven­ta­jo­sos so­bre otro ti­po de ma­te­ria­les pues son in­com­bus­ti­bles y con al­gu­nas de sus pre­sen­ta­cio­nes se pue­de lo­grar los en­sam­bles exi­gi­dos por es­tric­tas cer­ti­fi­ca­cio­nes. Por eso, es obli­ga­to­rio tomar con se­rie­dad la se­lec­ción de qué ti­po de ma­te­ria­les se­rán usa­dos pa­ra cons­truir una obra y que de­be­rían de cum­plir con las nor­mas como UL, ASTM E 119, ASTM E 84 y ASTM E 136, que mi­den com­por­ta­mien­to de in­com­bus­ti­bi­li­dad, re­sis­ten­cia al fue­go.

Eso sí, al cons­truir con un ma­te­rial in­com­bus­ti­ble, es im­por­tan­te ele­gir es­truc­tu­ras que cum­plan las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra ga­ran­ti­zar el buen fun­cio­na­mien­to de la edi­fi­ca­ción. Nor­mal­men­te se usa es­truc­tu­ra me­tá­li­ca de ba­jo ca­li­bre gal­va­ni­za­da con el es­pe­sor o ca­li­bre se­gún de­ter­mi­ne el di­se­ño, es­to per­mi­te au­men­tar la in­com­bus­ti­bi­li­dad.

Hay ele­men­tos com­ple­men­ta­rios que au­men­tan la se­gu­ri­dad de un in­mue­ble, por ejem­plo, el uso de ais­la­mien­tos tér­mi­cos y re­tar­dan­tes en las pa­re­des, el di­se­ño y cons­truc­ción de sis­te­mas an­ti fue­go (as­per­sio­nes de agua, sen­so­res de hu­mo, ex­tin­to­res, sa­li­das de emer­gen­cia, escaleras, de­pó­si­tos de agua, etc.), to­dos ellos clave cuan­do se tra­ta de pre­ser­var la vi­da y la se­gu­ri­dad de las per­so­nas.

Los sis­te­mas de fibrocemento, tie­nen una re­sis­ten­cia al fue­go de en­tre una y dos ho­ras, lo cual ha­bla de una al­ta ca­pa­ci­dad que per­mi­ti­ría la eva­cua­ción se­gu­ra de quie­nes se vean ex­pues­tos a una si­tua­ción de ries­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.