So­lu­cio­nes de cie­los pa­ra ca­da pro­yec­to

Ade­más de esconder las ins­ta­la­cio­nes, los cie­los ra­sos o sus­pen­di­dos cons­ti­tu­yen un ele­men­to cons­truc­ti­vo que per­mi­te ge­ne­rar me­jo­res con­di­cio­nes tér­mi­cas y acús­ti­cas en el in­te­rior de los edi­fi­cios.

Construir Guatemala - - BRANDED CONTENT -

An­tes de ins­ta­lar cie­los sus­pen­di­dos se de­be ve­ri­fi­car la in­ter­ac­ción en­tre los sis­te­mas de sus­pen­sión y las ins­ta­la­cio­nes de ilu­mi­na­ción.

Es­té­ti­cos y fun­cio­na­les, los cie­los ra­sos re­pre­sen­tan un ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra com­ple­men­tar el di­se­ño en los es­pa­cios. Da­do que las per­so­nas pue­den lle­gar a pa­sar una gran par­te del día en es­pa­cios in­te­rio­res, es im­por­tan­te que los pro­yec­tos to­men en cuen­ta so­lu­cio­nes que apor­ten de for­ma po­si­ti­va al bie­nes­tar de los usua­rios. Al ins­ta­lar cie­los sus­pen­di­dos tam­bién se lo­gra una me­jor pro­pues­ta es­té­ti­ca, a la vez que se ob­tie­nen ma­yo­res al­tu­ras en los am­bien­tes.

En cuan­to a las ten­den­cias de di­se­ño, en los úl­ti­mos años los ar­qui­tec­tos y di­se­ña­do­res de in­te­rio­res se han in­cli­na­do más por apli­car los acen­tos o nu­bes acús­ti­cas. Es­tas apli­ca­cio­nes em­pie­zan a re­em­pla­zar lo que an­te­rior­men­te se uti­li­za­ba co­mo cie­los de pa­red a pa­red, pues per­mi­ten ma­ne­jar efi­cien­te­men­te los es­pa­cios y lo­gran efec­tos de di­se­ño más van­guar­dis­tas. Tra­di­cio­nal­men­te se uti­li­za­ba fi­bra mi­ne­ral o pa­ne­les de ye­so, pe­ro aho­ra se es­tán em­pe­zan­do a uti­li­zar ma­te­ria­les ta­les co­mo el acrí­li­co, ace­ro, alu­mi­nio o la ma­de­ra. To­do de­pen­de del di­se­ño, el desem­pe­ño del área y el efec­to vi­sual que quie­ra lo­grar­se.

Ins­ta­la­ción y man­te­ni­mien­to

An­tes de ins­ta­lar es­te ti­po de cie­los sus­pen­di­dos es im­por­tan­te ve­ri­fi­car en pla­nos la in­ter­ac­ción en­tre los sis­te­mas de sus­pen­sión de los cie­los y las ins­ta­la­cio­nes de ilu­mi­na­ción, su­pre­sión de in­cen­dios y cual­quier otro ti­po de duc­to que va­ya sus­pen­di­do en las lo­sas o te­chos. Tam­po­co se acon­se­ja uti­li­zar los ele­men­tos pa­ra sus­pen­der cual­quier otro ele­men­to que no sean los cie­los. To­me en cuen­ta la ubi­ca­ción del pro­yec­to, ya que si es­tá lo­ca­li­za­do en zo­nas sís­mi­cas, los cie­los de­ben te­ner un buen so­por­te la­te­ral.

El man­te­ni­mien­to de­pen­de del ma­te­rial del que es­tán he­chos los dis­tin­tos ti­pos de cie­lo sus­pen­di­do. Hay que te­ner mu­cho cui­da­do cuan­do se ac­ce­de a las ins­ta­la­cio­nes que se en­cuen­tran en un ni­vel su­pe­rior al de los cie­los, pues­to que un ma­ne­jo inade­cua­do pue­de fá­cil­men­te da­ñar los ele­men­tos horizontales. Tam­bién se de­be es­tar muy pen­dien­te de las fil­tra­cio­nes de duc­tos y te­chos, ya que pri­me­ro apa­re­cen man­chas na­da agra­da­bles y lue­go apa­re­ce el daño to­tal de los ele­men­tos horizontales de cie­lo sus­pen­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.