¿Có­mo re­for­zar lo­sas de ci­men­ta­ción?

El so­por­te, las de­for­ma­cio­nes ad­mi­si­bles y los ti­pos de fa­lla son ca­rac­te­rís­ti­cas de pe­so pa­ra se­lec­cio­nar el ti­po de ba­sa­men­to ade­cua­do y más efi­cien­te pa­ra el área.

Construir Guatemala - - SUMARIO - Ing. Ma­rio Irias Mar­tí­nez, ge­ren­te de pro­yec­tos de la em­pre­sa PSG Alu­mi­nio en Hon­du­ras.

Cla­ves pa­ra se­lec­cio­nar el ti­po de ba­sa­men­to ade­cua­do y más efi­cien­te pa­ra el área a cons­truir.

En las ciu­da­des ca­da día más ur­ba­ni­za­das, y con mé­to­dos cons­truc­ti­vos más ági­les, el fac­tor tiempo se ha con­ver­ti­do en uno de los más re­le­van­tes. Den­tro de mi ex­pe­rien­cia co­mo in­ge­nie­ro ci­vil en­fo­ca­do en la cons­truc­ción es­truc­tu­ral, he ex­pe­ri- men­ta­do que el uso de lo­sas de ci­men­ta­ción es una de las al­ter­na­ti­vas más con­ve­nien­tes a ni­vel de ci­men­ta­ción.

Uno de los as­pec­tos fun­da­men­ta­les a con­si­de­rar al mo­men­to de di­se­ñar una lo­sa de ci­men­ta­ción es el com­por­ta­mien­to del sue­lo, ya que se de­ben ver to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas que pre­sen­ta co­mo la ca­pa­ci­dad so­por­tan­te, las de­for­ma­cio­nes ad­mi­si­bles y los ti­pos de fa­llas que pue­den re­sul­tar pa­ra se­lec­cio­nar el ti­po de ci­men­ta­ción ade­cua­da y que sea una so­lu­ción efi­cien­te al sue­lo que se es­tá tra­tan­do.

Una de las re­fe­ren­cias más uti­li­za­das pa­ra el mis­mo es el coe­fi­cien­te de ba­las­to, que ha­ce alu­sión a la de­for­ma­ción pro­vo­ca­da por uni­dad de pre­sión, y di­cho mo­de­lo de Win­kler que se ob­tie­ne a tra­vés del in­for­me geo­téc­ni­co, el cual ex­pre­sa una cons­tan­te de pro­por­cio­na­li­dad

en­tre pre­sio­nes y asien­tos pa­ra ca­da ti­po de te­rreno.

Aquí po­de­mos ver la ecua­ción don­de K sig­ni­fi­ca el Coe­fi­cien­te de ba­las­to, la P es la pre­sión en to­ne­la­das sobre me­tros cua­dra­dos (P=pre­sión en Ton/m2) y es la de­for­ma­ción por me­tro.

Su fór­mu­la se rea­li­za de la si­guien­te for­ma: P(T/m2)= K x (m).

El com­por­ta­mien­to del sue­lo es uno de los as­pec­tos fun­da­men­ta­les al di­se­ñar una lo­sa de ci­men­ta­ción, mi­dien­do la ca­pa­ci­dad so­por­tan­te, las de­for­ma­cio­nes ad­mi­si­bles y los ti­pos de fa­llas.

Lo­sas de ci­men­ta­ción

Son un ti­po de ba­se su­per­fi­cial que tie­ne muy buen com­por­ta­mien­to en te­rre­nos po­co ho­mo­gé­neos, y don­de el es­pa­cio es re­la­ti­va­men­te pe­que­ño en con­si­de­ra­ción con el vo­lu­men, por eso son muy usa­das en edi­fi­cios y ras­ca­cie­los. Ade­más, se uti­li­zan cuan­do las ci­men­ta­cio­nes ais­la­das equi­va­len a más del 75% del te­rreno que se uti­li­za en la cons­truc­ción y que con otro ti­po de ba­sa­men­to po­drían su­frir de asen­ta­mien­tos di­fe­ren­cia­les, ya que la mis­ma es una pla­ca de con­cre­to que dis­tri­bu­ye las car­gas ho­mo­gé­nea­men­te sobre la su­per­fi­cie de apo­yo.

An­tes de co­men­zar el di­se­ño ma­te­má­ti­co, es me­ri­to­rio con­si­de­rar los si­guien­tes pa­rá­me­tros:

• La ca­pa­ci­dad de car­ga ad­mi­si­ble del sue­lo.

• La su­per­fi­cie ne­ce­sa­ria pa­ra la efi­cien­cia de las car­gas al sue­lo.

• Las car­gas que se pre­sen­tan co­mo per­ma­nen­tes, la­te­ra­les y tem­po­ra­les; ade­más es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar las car­gas por sis­mo.

• El asen­ta­mien­to de los di­fe­ren­tes es­tra­tos del sue­lo, en don­de des­can­sa la lo­sa.

• La re­la­ción del re­fuer­zo del ace­ro con res­pec­to a las car­gas y las di­men­sio­nes. Uno de los mé­to­dos más uti­li­za­dos den­tro del di­se­ño es­truc­tu­ral de las lo­sas de ci­men­ta­ción son los ele­men­tos fi­ni­tos pa­ra el cálcu­lo de las car­gas ac­tuan­tes, el cual con­sis­te teó­ri­ca­men­te en cálcu­los con ecua­cio­nes di­fe­ren­cia­les en don­de se con­si­de­ran múl­ti­ples va­ria­bles, ya sea pa­ra ele­men­tos es­tá­ti­cos o en cons­tan­te vi­bra­ción.

En es­ta cla­se de di­se­ños las múl­ti­ples va­ria­bles a con­si­de­rar no so­lo van de lo re­la­ti­vo a los atri­bu­tos que po­see el sue­lo, sino el ser­vi­cio pa­ra el que se pres­ta­rá la es­truc­tu­ra que di­cha lo­sa va a so­por­tar; ade­más es me­ri­to­rio re­sal­tar que con lo que res­pec­ta a los ma­te­ria­les a uti­li­zar, dic­ta­rán mu­cho sobre lo efi­cien­te y la di­men­sión de nues­tra es­truc­tu­ra.

• De una for­ma pre­ci­sa y con­ci­sa es ne­ce­sa­rio lle­var es­te pro­ce­di­mien­to pa­ra el di­se­ño y cálcu­lo ma­te­má­ti­co:

• De­ter­mi­nar la car­ga úl­ti­ma ad­mi­si­ble en don­de se au­men­ta la con­si­de­ra­ción por fac­to­res de se­gu­ri­dad de las di­fe­ren­tes car­gas ac­tuan­tes.

• De­ter­mi­nar el área ne­ce­sa­ria de BxL don­de ac­tua­rán las car­gas al igual que el es­pe­sor de la mis­ma.

• Te­nien­do las car­gas y las áreas de ac­ción se cal­cu­lan los mo­men­tos úl­ti­mos y cor­tan­tes, pa­ra así ob­te­ner un com­pa­ra­ti­vo en­tre las car­gas ac­tuan­tes y la ca­pa­ci­dad ad­mi­si­ble de la es­truc­tu­ra.

• Fi­nal­men­te, se prue­ba la es­truc­tu­ra por vol­teo, car­ga y des­li­za­mien­to. Fi­nal­men­te, hay que re­cal­car que tan­to los pa­rá­me­tros de di­se­ño co­mo los mé­to­dos uti­li­za­dos pa­ra el mis­mo pue­den ser muy va­ria­dos, no so­la­men­te por el cri­te­rio del di­se­ña­dor sino que tam­bién por los fac­to­res de pre­do­mi­nan­cia en­con­tra­dos al rea­li­zar el es­tu­dio de sue­lo, que en su ma­yo­ría son muy va­ria­dos y di­fie­ren unos con otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.