Fa­ci­li­te­mos la rein­ver­sión de las remesas

La idea de que las remesas de­ben orien­tar­se más a la in­ver­sión vie­ne so­nan­do desde ha­ce años; sin em­bar­go, la ma­yo­ría se si­gue des­ti­nan­do al con­su­mo de bie­nes.

Construir Guatemala - - OPINIÓN - Por Mar­co Gui­ro­la, Pre­si­den­te de The Pa­ga­di­to Group Mar­co Gui­ro­la Pre­si­den­te de The Pa­ga­di­to Group

En ci­fras, el atrac­ti­vo que ofre­ce el flu­jo de remesas es enor­me. Pe­se a que ha­ce al­gu­nos años el cre­ci­mien­to de los en­víos de di­ne­ro de los in­mi­gran­tes a sus paí­ses de ori­gen se des­ace­le­ró, en

2016 tu­vie­ron un sig­ni­fi­ca­ti­vo re­pun­te.

Gua­te­ma­la y El Sal­va­dor rom­pie­ron ré­cord. El pri­me­ro re­gis­tró el ma­yor mon­to de remesas fa­mi­lia­res en los úl­ti­mos 15 años, con

US$7.159 mi­llo­nes re­ci­bi­dos; mien­tras que El Sal­va­dor ob­tu­vo US$4.575 mi­llo­nes, la su­ma más al­ta en los úl­ti­mos 10 años y unas nue­ve ve­ces la in­ver­sión pri­va­da es­ti­ma­da en la in­dus­tria de la cons­truc­ción.

Es evi­den­te que la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir a las remesas en un mo­tor de desa­rro­llo sin igual si­gue la­ten­te, pe­ro la reali­dad es que la ma­yor par­te de ellas si­gue des­ti­nán­do­se al con­su­mo de bie­nes pa­ra sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des bá­si­cas y no tan bá­si­cas de las fa­mi­lias, quie­nes en di­ver­sos es­tu­dios afir­man que las usan pa­ra ali­men­tos, aten­ción mé­di­ca, en­tre­te­ni­mien­to, ro­pa, au­to­mó­vi­les y te­le­fo­nía, en­tre otros.

Fren­te a un pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal que no es el más pro­me­te­dor y ante el emi­nen­te cam­bio ge­ne­ra­cio­nal de cen­troa­me­ri­ca-

En 2016 las remesas fi­nan­cia­ron el 13,7% de la in­ver­sión en ca­pi­tal fi­jo de Gua­te­ma­la, prin­ci­pal­men­te en el ru­bro de la cons­truc­ción de re­si­den­cias.

nos re­si­den­tes en el ex­tran­je­ro, cu­yos hi­jos na­cie­ron le­jos de sus tie­rras, no po­de­mos se­guir es­pe­ran­do pa­ra ha­cer reali­dad el dis­cur­so. Es­te es el mo­men­to pa­ra atraer las remesas a la in­ver­sión en ca­pi­tal fi­jo. Pro­ba­ble­men­te no ha­brá otro.

El po­der de la in­no­va­ción

Hay se­ña­les que nos in­di­can que es po­si­ble ha­cer cre­cer la in­ver­sión de las remesas en sec- to­res co­mo la cons­truc­ción. Por ejem­plo, el año pa­sa­do, es­tas fi­nan­cia­ron el 13,7% de la in­ver­sión en ca­pi­tal fi­jo en Gua­te­ma­la, prin­ci­pal­men­te en el ru­bro de cons­truc­ción de re­si­den­cias.

Asi­mis­mo, di­ver­sos es­tu­dios in­di­can que mu­chos cen­troa­me­ri­ca­nos pre­ser­van el sue­ño de vol­ver a ca­sa pa­ra dis­fru­tar los fru­tos de una vi­da de tra­ba­jo. Sin em­bar­go, ad­qui­rir una vi­vien­da o un in­mue­ble en el país de ori­gen no les pa­re­ce tan fá­cil, pues re­quie­re de la ar­ti­cu­la­ción de ope­ra­cio­nes que van desde pa­sar lar­gos mi­nu­tos en una le­ja­na agen­cia ban­ca­ria has­ta un en­vío de di­ne­ro al país de ori­gen.

Cons­truc­to­res con ex­pe­rien­cia de ven­tas en Es­ta­dos Uni­dos con­fir­man que, a me­nu­do, el he- cho de efec­tuar el pa­go por los medios tra­di­cio­na­les bu­ro­cra­ti­za la ope­ra­ción y de­sen­can­ta no so­lo a los com­pra­do­res, sino a los desa­rro­lla­do­res.

No obs­tan­te, la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca es­tá del la­do de quie­nes tie­nen co­mo me­ta co­mer­cia­li­zar sus pro­yec­tos en­tre los mi­llo­nes de cen­troa­me­ri­ca­nos re­si­den­tes en ese país.

In­ter­net ha trans­for­ma­do la in­ter­ac­ción con la diás­po­ra en to­dos los sen­ti­dos. Desde lo in­for­ma­ti­vo, has­ta lo so­cial y fa­mi­liar. El si­guien­te pa­so es usar­la pa­ra trans­for­mar la for­ma en que los cen­troa­me­ri­ca­nos ha­cen lle­gar sus apor­tes eco­nó­mi­cos a la re­gión, así co­mo pa­ra dar­les más po­der de in­ci­den­cia y decisión en el des­tino de es­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.