De ba­ños a es­pa­cios de re­la­ja­ción e in­ti­mi­dad

Ele­men­tos na­tu­ra­les, du­chas en cas­ca­da y ba­ñe­ras so­fis­ti­ca­das son par­te de las ten­den­cias que su­man pro­ta­go­nis­mo en el di­se­ño de ba­ños pa­ra ho­te­les.

Construir Guatemala - - ESPACIOS - Arq. Ire­ne Rue­da, ge­ren­te de pro­duc­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos de Hun­ter Dou­glas Pa­na­má S.A.

Par­te de la ex­pe­rien­cia de co­no­cer nue­vos des­ti­nos es el dis­fru­te de las ins­ta­la­cio­nes de hos­pe­da­je. Los cuar­tos de ba­ño brin­dan sen­sa­cio­nes de pri­va­ci­dad, so­laz y con­fort dig­nos de sus usua­rios. Es­te ar­tícu­lo brin­da­ra al­gu­nos con­se­jos sobre los as­pec­tos que se de­ben to­mar en cuen­ta pa­ra el di­se­ño de es­te es­pa­cio de aseo per­so­nal y re­la­ja­ción.

La hos­pi­ta­li­dad, el ser­vi­cio al clien­te y la lim­pie­za de las ins­ta­la­cio­nes son fun­da­men­ta­les pa­ra brin­dar una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble en los tu­ris­tas o vi­si­tan­tes; pe­ro el di­se­ño de las ins­ta­la­cio­nes tam­bién es pri­mor­dial co­mo ele­men­to di­fe­ren­cia­dor a la ho­ra de ele­gir un des­tino a vi­si­tar.

Los cuar­tos de ba­ño po­seen ele­men­tos de du­cha pa­ra el

dis­fru­te y aseo per­so­nal, los mis­mos de­ben con­tar con su­per­fi­cies ino­cuas, fá­ci­les de la­var y an­ti­des­li­zan­tes. Es co­mún que en paí­ses tro­pi­ca­les co­mo Cos­ta Ri­ca se in­tro­duz­ca ade­más ac­ce­so­rios ve­ge­ta­les que re­creen el bos­que en el in­te­rior del mis­mo, in­clu­so se ha vuel­to po­pu­lar el uso de du­chas a cie­lo abier­to.

Las du­chas en cas­ca­da o si­mu­lan­do la llu­via son re­cur­sos que le dan va­lor agre­ga­do a es­te es­pa­cio, in­clu­so el uso de jar­di­nes in­ter­nos con deck (pi­so de ma­de­ra sus­pen­di­do) pa­ra du­char­se, tam­bién son ideas tro­pi­ca­les que brin­dan esa sen­sa­ción de ba­ñar­se en la “sel­va”.

Aho­ra bien, las cas­ca­das y la llu­via pue­den usar­se de ma­ne­ra so­fis­ti­ca­da en es­pa­cios in­ter­nos de len­gua­je van­guar­dis­ta; con for­mas geo­mé­tri­cas pu­ras, tex­tu­ras y aca­ba­dos so­fis­ti­ca­dos.

Es co­mún en in­fra­es­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca que el es­pa­cio de du­cha es­té se­pa­ra­do del inodo­ro, brin­dan­do ma­yor pri­va­ci­dad y ais­la­mien­to del mis­mo. Prin­ci­pal­men­te si la ha­bi­ta­ción es do­ble o tri­ple, es­te es­pa­cio ideal­men­te aís­la los so­ni­dos pe­ro cuen­ta con cie­los al­tos u otros re­cur­sos pa­ra no sen­tir­se ha­ci­na­do.

El re­fle­jo de los de­ta­lles

Un es­pa­cio im­pres­cin­di­ble en un cuar­to de ba­ño es el mue­ble de los la­va­ma­nos (mí­ni­mo dos) el mis­mo de­be con­tar con es­pe­jo de au­men­to, es­pe­jo de me­dio o cuer­po en­te­ro y es­pa­cio pa­ra toa­llas de ma­nos y pa­ra el ros­tro. En fin, es un es­pa­cio mul­ti­fun­cio­nal que si no se di­se­ñó de ma­ne­ra in­te­gral se ob­ser­va co­mo la su­ma de ar­te­fac­tos y ob­je­tos ad­he­ri­dos a la pa­red o sobre el mis­mo. Un buen di­se­ño de mue­ble le da­rá el as­pec­to de so­fis­ti­ca­ción y lim­pie­za ade­cua­do.

Es im­por­tan­te en el mer­ca­do de tu­ris­mo ac­ce­si­ble que to­dos los es­pa­cios se ade­cúen a los di­fe­ren­tes usua­rios po­ten­cia­les,

Los cuar­tos de ba­ño po­seen ele­men­tos de du­cha pa­ra el dis­fru­te y aseo per­so­nal, los mis­mos de­ben con­tar con su­per­fi­cies ino­cuas, fá­ci­les de la­var y an­ti­des­li­zan­tes.

eli­mi­nan­do ba­rre­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas co­mo mue­bles que no per­mi­tan el in­gre­so de las pier­nas en la par­te in­fe­rior, gra­das u otros fac­to­res que no per­mi­tan el dis­fru­te del hués­ped o vi­si­tan­te.

Un ele­men­to de va­lor agre­ga­do pue­de ser un ja­cuz­zi o ti­na. El mis­mo de­be­ría di­se­ñar­se con una se­rie de cam­bios de tex­tu­ra y tra­ta­mien­to de pa­re­des pa­ra que no se apre­cie co­mo un ele­men­to arrin­co­na­do; sino más bien que apor­te sig­nos de re­la­ja­ción co­mo cas­ca­das, ele­men­tos verdes o tex­tu­ras na­tu­ra­les, es­pa­cios pa­ra co­lo­car los ame­ni­ties… en fin un es­pa­cio de so­laz.

De con­tar­se con po­co es­pa­cio se pue­de in­cor­po­rar una ca­bi­na de ba­ño con hi­dro­ma­sa­jes, la cual apor­ta una ex­pe­rien­cia de re­la­ja­ción ga­ran­ti­za­da.

El in­gre­so de luz y ven­ti­la­ción na­tu­ral (en des­ti­nos sin ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción ele­va­dos) es im­por­tan­te me­jo­rar la ex­pe­rien­cia y la ca­li­dad de ai­re e ilu­mi­na­ción del mis­mo, evi­tan­do a su vez la pro­pa­ga­ción de en­tes que ha­bi­tan en es­pa­cios hú­me­dos y os­cu­ros.

Es­tos as­pec­tos son di­fe­ren­cia­do­res, co­mo un cu­bícu­lo con los ar­te­fac­tos sa­ni­ta­rios im­pres­cin­di­bles y un buen di­se­ño de cuar­to de ba­ño pa­ra edi­fi­cios tu­rís­ti­cos; si se to­man en cuen­ta du­ran­te el di­se­ño se pue­de ga­ran­ti­zar la ex­pe­rien­cia de sa­tis­fac­ción por par­te del hués­ped o vi­si­tan­te más con­for­ta­ble de su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.