Ten­den­cias de di­se­ño que cam­bian el mun­do

Ya sea co­mo so­lu­ción per­fec­ta a una ne­ce­si­dad dia­ria, o por re­pre­sen­tar los idea­les de una épo­ca, el di­se­ño in­dus­trial tie­ne el po­der de mar­car un hi­to en la his­to­ria.

Construir Guatemala - - ES­PE­CIAL - Por Jo­se­fi­na Ál­va­rez y Roberto Du­mont Re­vis­ta Do­mus Mé­xi­co, Amé­ri­ca Cen­tral y el Ca­ri­be

Para de­fi­nir al di­se­ño in­dus­trial ne­ce­si­ta­mos en­ten­der­lo co­mo par­te de la dis­ci­pli­na ge­ne­ral del mis­mo. Po­dría­mos ex­pli­car­la a tra­vés de las pa­la­bras de Gui Bon­sie­pe en el li­bro “Del ob­je­to a la in­ter­fa­se: mu­ta­cio­nes del di­se­ño”, co­mo un es­que­ma com­pues­to por tres ám­bi­tos: el cuer­po hu­mano, el ob­je­ti­vo de una ac­ción y un ar­te­fac­to o in­for­ma­ción en el mar­co de una ac­ción co­mu­ni­ca­ti­va.

La co­ne­xión en­tre esos tres cam­pos es lo que lla­ma­mos in­ter­fa­se y es el ám­bi­to cen­tral ha­cia el que se orien­ta el di­se­ña­dor. Es allí don­de fun­cio­na co­mo un me­dia­dor en­tre la ne­ce­si­dad de un usua­rio y de la ac­ción que és­te quie­ra lle­var a ca­bo. Ese es el mo­men­to don­de ne­ce­si­ta en­ten­der pro­fun­da­men­te a ese “otro” para po­der en­con­trar so­lu­cio­nes a sus pro­ble­má­ti­cas. Se tra­ta de un ejer­ci­cio de em­pa­tía que es­ta­rá pre­sen­te tan­to en la re­la­ción con un in­di­vi­duo par­ti­cu­lar (di­se­ño de una ca­sa) co­mo con un mer­ca­do ma­si­vo (di­se­ño de un pro­duc­to).

La va­ria­ble es­ta­rá da­da en fun­ción del ám­bi­to co­mu­ni­ca­cio­nal (grá­fi­co, ar­qui­tec­tó­ni­co, in­dus­trial, tex­til) y de la di­men­sión de la pro­ble­má­ti­ca a re­sol­ver. Aho­ra sí, se pue­de de­fi­nir al di­se­ño in­dus­trial co­mo una ac­ti­vi­dad in­te­lec­tual, téc­ni­ca, crea­ti­va y pro­yec­tual que es­ta­ble­ce los mé­to­dos y cri­te­rios para la fa­bri­ca­ción se­ria­da de cual­quier ti­po de ob­je­to. A la vez in­cor­po­ra las va­ria­bles ade­cua­das para que pue­dan re­sul­tar pro­duc­tos, es de­cir que tam­bién se ocu­pa de las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do y de to­dos los con­di­cio­nan­tes y as­pec­tos fun­cio­na­les y co­mu­ni­ca­ti­vos-cul­tu­ra­les de los ob­je­tos. El di­se­ño en­ton­ces tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de apor­tar sig­ni­fi­ca­do y fun­cio­na­li­dad al mis­mo tiem­po.

La vi­da co­ti­dia­na es­tá ro­dea­da de ob­je­tos que han si­do me­jor o peor di­se­ña­dos por al­guien. Des­de el clá­si­co la­pi­ce­ro Bic Cris­tal 2 has­ta la ca­fe­te­ra, el au­to­mó­vil, la te­le­vi­sión o la compu­tado­ra que se usa a dia­rio, to­dos es­tos ele­men­tos fue­ron pen­sa­dos lle­van­do al lí­mi­te la tec­no­lo­gía exis­ten­te y en­ten­dien­do los mo­de­los eco­nó­mi­cos vi­gen­tes para ob­te­ner un pro­duc­to que sea sos­te­ni­ble y que re­suel­va un pro­ble­ma plan­tea­do en un mo­men­to es­pe­cí­fi­co, por un mer­ca­do que res­pon­de a una idio­sin­cra­sia de­ter­mi­na­da.

En­ten­dien­do es­tas va­ria­bles, ve­mos co­mo los me­jo­res di­se­ños per­du­ran en el tiem­po ya sea co­mo ob­je­tos que con­ti­núan sien­do re­le­van­tes por­que re­sol­vie­ron una ne­ce­si­dad den­tro de un mar­co de pro­duc­ción real y lo hi­cie­ron ma­si­vo (GEM Pa­per Clip); o por­que el

ob­je­to ha lo­gra­do re­pre­sen­tar la esen­cia de una épo­ca con sus as­pi­ra­cio­nes, idea­les y tec­no­lo­gías apli­ca­das (bent ply­wood chair Ea­mes).

Hay una di­fe­ren­cia bien cla­ra en­tre es­tos dos ti­pos de ico­nos del di­se­ño: se pue­de de­cir que el pri­me­ro es por ex­ce­len­cia la so­lu­ción “per­fec­ta” por ser com­ple­ta­men­te uti­li­ta­rio y es­tar in­te­gra­do al día a día ca­si al pun­to de vol­ver­se in­vi­si­ble; mien­tras que en el se­gun­do se re­co­no­ce cier­tos va­lo­res que re­pre­sen­tan el pen­sa­mien­to de una épo­ca (la sim­pli­ci­dad, la aus­te­ri­dad, la ele­gan­cia, la opu­len­cia) con­vir­tién­do­se en sím­bo­los de un mo­men­to de la his­to­ria.

Se ob­ser­va en de­fi­ni­ti­va có­mo ese ob­je­to di­se­ña­do co­mu­ni­ca una vi­sión, un men­sa­je que nos iden­ti­fi­ca y a tra­vés del cual ge­ne­ra­mos una co­ne­xión emo­cio­nal de­ter­mi­na­da. El di­se­ño ha­ce reac­cio­nar emo­cio­nal­men­te a las co­sas que te­ne­mos a nues­tro al­re­de­dor pro­po­nién­do­nos una nue­va for­ma de in­ter­ac­tuar con las per­so­nas, con los es­pa­cios, con la ilu­mi­na­ción de un lu­gar o con un ob­je­to de­ter­mi­na­do.

Re­le­van­cia en la re­gión

Si bien a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do el di­se­ño era una dis­ci­pli­na na­cien­te en­fo­ca­da en las áreas de tec­no­lo­gía y mo­bi­lia­rio, hoy se ha ex­pan­di­do a mu­chos otros cam­pos ta­les co­mo el di­se­ño de pro­duc­tos, in­ter­fa­ses y has­ta ser­vi­cios.

Es una dis­ci­pli­na en la que la em­pa­tía con el usua­rio es el mo­tor que em­pu­ja el afán por en­con­trar la me­jor ma­ne­ra de ha­cer al­go.

En los úl­ti­mos años, he­mos no­ta­do un cre­ci­mien­to im­por­tan­te del di­se­ño en la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na gra­cias a mu­chas ges­tio­nes de di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes.

En El Sal­va­dor por ejem­plo, con­cur­sos de ar­qui­tec­tu­ra pro­pues­tos por ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, co­mo los pro­gra­mas de USAID y del Mu­seo Mar­te (CON­TEM­PO) de­di­ca­dos a las di­fe­ren­tes áreas del di­se­ño, así co­mo tam­bién la ges­tión de las uni­ver­si­da­des de­di­ca­das al te­ma co­mo la Es­cue­la de Co­mu­ni­ca­ción Mó­ni­ca He­rre­ra y la Universidad Don Bos­co, a tra­vés de las cua­les hay una nue­va ge­ne­ra­ción de di­se­ña­do­res for­ma­dos, ins­pi­ra­dos y em­po­de­ra­dos para for­jar una di­rec­ción en el mun­do, ya sea, in­no­van­do para com­pa­ñías es­ta­ble­ci­das o crean­do nue­vos pro­duc­tos y mar­cas .

La ca­pa­ci­dad de atraer y re­te­ner a una “Cla­se Crea­ti­va” (ci­tan­do a Ri­chard Flo­ri­da) es­tá di­rec­ta­men­te co­nec­ta­da al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de una zo­na o de una ciu­dad. Y esa re­la­ción en­tre eco­no­mía y di­se­ño re­per­cu­te di­rec­ta­men­te en la po­bla­ción ya que, a tra­vés de es­ta dis­ci­pli­na, se pue­den en­con­trar so­lu­cio­nes a ne­ce­si­da­des y pro­ble­má­ti­cas so­cia­les ta­les co­mo el uso de es­pa­cios pú­bli­cos (parques, ca­lles, cir­cu­la­ción, se­ña­li­za­ción) y pri­va­dos (es­pa­cios de tra­ba­jo, sa­las de ven­ta, pro­ce­sos de pro­duc­ción, ma­qui­na­rias), así co­mo tam­bién con­tar con el en­fo­que ha­cia el me­dioam­bien­te (con la uti­li­za­ción de ma­te­rias pri­mas lo­ca­les y pro­ce­sos de re­ci­cla­je).

El di­se­ño in­dus­trial (así co­mo to­das las ra­mas de es­ta pro­fe­sión) tie­ne un gran po­ten­cial para me­jo­rar mu­chas áreas de una so­cie­dad y apor­tar nue­vas so­lu­cio­nes a pro­ble­mas gran­des y pe­que­ños. Por eso, cree­mos que es de gran im­por­tan­cia en nues­tra re­gión y lo se­gui­re­mos apo­yan­do en to­das sus for­mas y ma­ni­fes­ta­cio­nes.

La ca­pa­ci­dad de atraer y re­te­ner a una “Cla­se Crea­ti­va” es­tá di­rec­ta­men­te co­nec­ta­da al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de una zo­na o de una ciu­dad.

Fotos cor­te­sía de The Ca­rrot Con­cept

Fotos cor­te­sía de The Ca­rrot Con­cept

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.