Un di­se­ño que pro­mue­ve el bie­nes­tar y la pro­duc­ti­vi­dad

En el fu­tu­ro pró­xi­mo ha­brá cam­bios ge­ne­ra­cio­na­les fuer­tes en la ac­ti­vi­dad la­bo­ral y con ello vie­nen nue­vas ten­den­cias en los es­pa­cios de tra­ba­jo.

Construir Guatemala - - BRANDED CONTENT -

Los es­pa­cios abier­tos que se han uti­li­za­do desde ha­ce al­gu­nos años ten­drán al­gu­nas va­rian­tes. Muy pron­to, las ofi­ci­nas ten­drán am­bien­tes más aco­ge­do­res y un me­jor con­trol acús­ti­co pa­ra lo­grar pri­va­ci­dad y evi­tar dis­trac­cio­nes. Ante es­tos cam­bios y pa­ra com­pen­sar la fal­ta de pri­va­ci­dad en los es­pa­cios abier­tos, es im­por­tan­te in­cluir en el di­se­ño una ma­yor can­ti­dad de salas de reunio­nes pe­que­ñas.

Pa­ra lo­grar un di­se­ño fun­cio­nal y que im­pac­te de ma­ne­ra po­si­ti­va en los co­la­bo­ra­do­res, es im­por­tan­te que los es­pa­cios de tra­ba­jo per­mi­tan la mo­vi­li­dad y evi­ten el se­den­ta­ris­mo. La ilu­mi­na­ción no de­be ser me­nos­pre­cia­da. Se su­gie­re con­tar con un buen ni­vel de ilu­mi­na­ción y, en especial, con la po­si­bi­li­dad de te­ner con­tro­les que per­mi­tan que los es­pa­cios ten­gan una fuente lu­mi­no­sa que sea lo más pa­re­ci­da a la luz na­tu­ral, pues es­tá de­mos­tra­do que el ser hu­mano ne­ce­si­ta de ella. De­bi­do a que los es­tí­mu­los acústicos in­ten­sos pue­den ge­ne­rar es­trés, tam­bién se re­quie­re que el ni­vel de rui­do sea con­tro­la­do.

Con es­tas bue­nas prác­ti­cas en el di­se­ño la em­pre­sa ob­tie­ne una ma­yor pro­duc­ti­vi­dad, re­ten­ción y atrac­ción de ta­len­to, así co­mo bue­nos ni­ve­les de com­pro­mi­so de los co­la­bo­ra­do­res y me­jor desem-

El mo­bi­lia­rio se de­be se­lec­cio­nar pa­ra fo­men­tar el bie­nes­tar en el es­pa­cio de tra­ba­jo, ca­da vez más se uti­li­zan me­sas o es­cri­to­rios con gra­dua­ción de al­tu­ra.

pe­ño de su par­te. Ac­tual­men­te, el re­cur­so hu­mano im­pli­ca el más al­to cos­to pa­ra las em­pre­sas, por lo que pe­que­ños in­cre­men­tos en la pro­duc­ti­vi­dad se tra­du­cen en ni­ve­les al­tos de ren­ta­bi­li­dad.

Res­pec­to al mo­bi­lia­rio que se de­be se­lec­cio­nar pa­ra fo­men­tar el bie­nes­tar en el es­pa­cio de tra­ba­jo, ca­da vez más se uti­li­zan me­sas o es­cri­to­rios con gra­dua­ción de al­tu­ra. Es im­por­tan­te que du­ran­te el ho­ra­rio la­bo­ral los co­la­bo­ra­do­res evi­ten pa­sar es­tar sen­ta­dos. Las si­llas de­ben adap­tar­se a los mo­vi­mien­tos del cuer­po y con es­to se lo­gra me­nor can­san­cio mus­cu­lar. El mo­bi­lia­rio pa­ra áreas co­la­bo­ra­ti­vas de­be trans­mi­tir una sen­sa­ción con­for­ta­ble pa­ra que las per­so­nas es­tén re­la­ja­das du­ran­te las reunio­nes de tra­ba­jo.

Pa­ra alar­gar la vi­da útil del mo­bi­lia­rio, las es­ta­cio­nes de tra­ba­jo ti­po “bench” y sis­te­mas de es­cri­to­rios pue­den lim­piar­se con pa­ños hú­me­dos. Se de­ben evi­tar quí­mi­cos que pue­dan afec­tar los la­mi­na­dos y aca­ba­dos. Los so­fás y ele­men­tos ta­pi­za­dos re­quie­ren as­pi­ra­do cons­tan­te. Los ar­te­fac­tos eléc­tri­cos de­man­dan re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas pa­ra pre­ve­nir cual­quier even­tua­li­dad. Las si­llas re­quie­ren lim­pie­za es­pe­cial­men­te en ro­dos y me­ca­nis­mos mó­vi­les pa­ra man­te­ner­las en per­fec­to fun­cio­na­mien­to.

de un Smartp­ho­ne a dis­tan­cia pa­ra ate­nuar la luz, es­ta­ble­cer sen­so­res de pre­sen­cia y efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

Tan­to Jor­ge Ma­driz, di­rec­tor de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo de Sylvania en Cos­ta Ri­ca y Alan So­lór­zano, pro­vee­dor re­pre­sen­tan­te de Ak­ti­va en Gua­te­ma­la, con­fir­man que la ten­den­cia apun­ta a que ca­da vez más las per­so­nas bus­quen in­ter­ac­tuar con el in­mue­ble, en­ton­ces con sis­te­mas co­mo los an­te­rior­men­te men­cio­na­dos, el sis­te­ma les pue­de in­di­car si las lu­ces es­tán en­cen­di­das o apa­ga­das y los ni­ve­les de ate­nua­ción que re­quie­re el am­bien­te.

Ha­ce unos 8 años los bom­bi­llos LED te­nían un má­xi­mo de 90 lú­me­nes por Watt, lue­go pa­só a 110 lú­me­nes por Watt y ac­tual­men­te ya se pue­de en­con­trar has­ta 150 lú­me­nes por Watt.

Aho­ra bien, si de es­ti­los se tra­ta, los fa­bri­can­tes es­tán co­lo­can­do en las tien­das op­cio­nes con una ten­den­cia más vin­ta­ge, que es una es­pe­cie de bul­bo (re­don­do), trans­pa­ren­tan­do los fi­la­men­tos y que brin­da una sen­sa­ción de an­ti­güe­dad; tam­bién hay de uso in­dus­trial o bien las HI-Lu­men con ilu­mi­na­ción in­du­ci­da, co­no­ci­das co­mo High­bay, que sus­ti­tu­yen la tec­no­lo­gía de lám­pa­ras de des­car­ga de ha­lu­ro me­tá­li­co. Una ter­ce­ra op­ción, se­gún men­cio­na Cel­mi­ra Ma­lek, ge­ren­te de Ven­tas de Pro­yec­tos de Ilu­mi­na­ción y Elec­tri­ci­dad de la em­pre­sa SU PRO en Pa­na­má, son las

Sce­ne Lamps, unas bom­bi­llas que tie­nen un in­te­rrup­tor pa­ra ge­ne­rar di­fe­ren­tes am­bien­tes de luz e in­ten­si­dad.

En cuan­to a lu­mi­na­rias, la ten­den­cia es que sean más del­ga­das, por­que ocu­pan po­co es­pa­cio y se mez­clan con el en­torno, sin des­cui­dar los ni­ve­les de ilu­mi­na­ción.

Se tra­ta de ca­li­dad y es­té­ti­ca

En una bue­na par­te de los paí­ses no exis­ten re­gu­la­cio­nes que cer­ti­fi­quen que un pro­duc­to de es­te ti­po cum­pla con lo que in­di­que la eti­que­ta de ven­ta, pe­ro exis­te un vo­to de con­fian­za tan­to de dis­tri­bui­do­res co­mo de los con­su­mi­do­res por lo que se ha pro­mo­vi­do co­mer­cial­men­te: efi­cien­cia, du­ra­bi­li­dad, aho­rro y ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te.

En el ru­bro de re­sis­ten­cia, Jor­ge Ma­driz ex­pli­ca que el LED es un se­mi­con­duc­tor en es­ta­do só­li­do, lo que im­pli­ca que no hay fi­la­men­tos ni mer­cu­rio. Em­pie­za con el 100% de su in­ten­si­dad (a ni­vel de can­ti­dad de luz) y cuan­do se de­pre­cia en un 70% quie­re de­cir que perdió su vi­da útil, aun­que si­ga encendido.

Pe­ro con la ilu­mi­na­ción LED tam­bién en­tran en jue­go los ele­men­tos es­té­ti­cos, pues los con­su­mi­do­res no só­lo bus­can ilu­mi­na­ción, sino tam­bién mo­der­ni­dad, com­bi­na­ción y adap­ta­ción am­bien­tal. Tam­bién se vin­cu­la a un nuevo di­se­ño e in­no­va­ción de la tec­no­lo­gía en sus com­po­nen­tes in­ter­nos, co­mo lo ha he­cho el fa­bri­can­te Wa­veMax al in­cor­po­rar guías de on­das pa­ra ob­te­ner ma­yor ren­di­mien­to y dis­tri­bu­ción lu­mí­ni­ca que brin­da ma­yor efi­cien­cia, con­trol pre­ci­so y di­se­ño atrac­ti­vo.

Otro ele­men­to im­por­tan­te es que las bom­bi­llas y lu­mi­na­rias LED no só­lo aho­rran ener­gía y con­su­mo, sino es­pa­cio. De allí que los nue­vos di­se­ños tam­bién son ca­da vez me­nos vo­lu­mi­no­sos y es­to lle­va a una pro­yec­ción de luz di­ri­gi­da de­bi­do a que tie­nen di­fu­so­res opa­cos que re­du­cen el des­lum­bra­mien­to, ade­más de te­ner di­se­ños con lí­neas sen­ci­llas, lim­pias y ele­gan­tes.

El ta­ma­ño pe­que­ño es po­si­ble por­que los fa­bri­can­tes es­tán usan­do len­tes óp­ti­cos de po­lí­me­ros y vi­drios es­pe­cia­les, di­si­pa­do­res tér­mi­cos efi­cien­tes y más chi­cos pa­ra di­ri­gir la luz de ma­ne­ra más efec­ti­va. Ade­más se re­du­jo el con­su­mo de ma­te­ria pri­ma en ace­ros y plás­ti­cos, de­ta­lló el re­pre­sen­tan­te de Sylvania en Cos­ta Ri­ca.

La can­ti­dad de ofer­ta es va­ria­da y has­ta pa­ra gus­tos exi­gen­tes. El fa­bri­can­te Phi­lips

ofre­ce ac­tual­men­te bom­bi­llos y lu­mi­na­rias que se adap­tan fá­cil­men­te pa­ra es­ta­ble­cer di­fe­ren­tes am­bien­tes, tex­tu­ras, co­lor y mo­vi­mien­to, in­clu­si­ve al­gu­nas co­mo Lu­mi­nous Car­pets, fue­ron di­se­ña­das pa­ra ilu­mi­nar las al­fom­bras co­mo un ele­men­to per­sua­si­vo e ins­pi­ra­dor en es­pa­cios in­te­rio­res, de­ta­lló en Cos­ta Ri­ca Fe­li­pe Uri­be, di­rec­tor de Mar­ke­ting pa­ra América La­ti­na, Phi­lips Ligh­ting.

LED pa­ra in­te­rio­res y ex­te­rio­res

La apli­ca­ción de ilu­mi­na­ción LED ya no tie­ne límites: ca­lles, in­dus­trias, vi­vien­das, cen­tros co­mer­cia­les, hos­pi­ta­les y cen­tros edu­ca­ti­vos, to­dos apues­tan por usar esa tec­no­lo­gía que ca­da vez va in­no­van­do más.

Por ejem­plo, Phi­lips ya tie­ne pro­duc­tos que cam­bian la tonalidad de la luz usan­do una mis­ma lu­mi­na­ria, otros se pue­den con­tro­lar sin ca­bles, en su­per­mer­ca­dos ya se uti­li­zan sis­te­mas VLC (Co­mu­ni­ca­ción Vi­sual por me­dio de Ilu­mi­na­ción), a tra­vés de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes pa­ra ubi­car al clien­te den­tro de un es­pa­cio y com­par­tir in­for­ma­ción por me­dio de pul­sa­cio­nes im­per­cep­ti­bles pa­ra el ojo hu­mano, co­men­tó la ge­ren­te de ven­tas de SUPRO Pa­na­má.

Es­te sis­te­ma orien­ta al con­su­mi­dor pa­ra ubi­car su pro­duc­to, mar­ca pre­fe­ri­da y pro­mo­cio­nes, el cual es un haz de luz con una cá­ma­ra fron­tal pa­ra que su dis­po­si­ti­vo mó­vil aco­ple y se vea en pan­ta­lla un ma­pa vir­tual de la tien­da.

“Pa­ra apli­ca­cio­nes in­dus­tria­les, don­de hay gran­des al­tu­ras, las lu­mi­na­rias con ba­rra LED brin­dan un ex­ce­len­te re­sul­ta­do, ya que al con­tar con una vi­da útil tan pro­lon­ga­da re­du­cen en gran ma­ne­ra los cos­tes por man­te­ni­mien­to. Lu­mi­na­rias con cer­ti­fi­ca­ción L80 ase­gu­ran man­te­ner el flu­jo lu­mí­ni­co a lo lar­go de to­da la vi­da útil con una de­pre­cia­ción de ape­nas un 20% al tér­mino de di­cha vi­da”, ex­ter­nó An­drea Mo­reno.

Es­ta tec­no­lo­gía tam­bién es­tá sien­do apo­ya­da por otros desa­rro­llos que co­la­bo­ran con el me­dio am­bien­te y la re­duc­ción de la hue­lla de car­bono. Tal es el ca­so de vin­cu­lar la ali­men­ta­ción ener­gé­ti­ca por me­dio de pa­ne­les so­la­res acom­pa­ña­da con un bom­bi­llo o una lám­pa­ra LED, lo cual ayu­da aún más a ba­jar cos­tos.

Así tam­bién su uso es­tá sien­do am­plia­do con otros fi­nes, co­mo la re­gu­la­ción del com­por­ta­mien­to ani­mal o bien pa­ra hos­pi­ta­les, don­de su fun­ción es de­sin­fec­tar es­pa­cios de cir­cu­la­ción bac­te­ria­na o evi­tar la en­tra­da de con­ta­mi­nan­tes.

Thia­go Pe­rei­ra de Quei­roz, ge­ren­te de Sylvania pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca, Ca­ri­be, Mé­xi­co y Brasil men­cio­nó al res­pec­to que “en 2017 la com­pa­ñía in­cur­sio­na­rá tam­bién en dis­po­si­ti­vos fo­to­vol­tai­cos a ba­se de pa­ne­les so­la­res, con tec­no­lo­gía pa­ra la au­to­ma­ti­za­ción y el con­trol de la ilu­mi­na­ción”.

Mien­tras tan­to, el sis­te­ma Cit­yTouch ci­ta­do por Fe­li­pe Uri­be in­ter­co­nec­ta y con­tro­la la ilu­mi­na­ción de vías y ca­rre­te­ras de una ciu­dad, per­mi­tien­do la iden­ti­fi­ca­ción in­me­dia­ta de fa­llas en el ser­vi­cio, con­tro­lar el con­su­mo de ener­gía y en­con­trar opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­cer­lo más efi­cien­te y ser más pro­duc­ti­vos en los tra­ba­jos de man­te­ni­mien­to.

Los bom­bi­llos LED ori­gi­nal­men­te dan una luz de co­lor azul, y por me­dio de una ca­pa de fós­fo­ro se trans­for­ma en di­fe­ren­tes to­nos de tem­pe­ra­tu­ras de co­lor: cá­li­dos o fríos.

Cortesía: Phi­llips

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.