En pla­nos

Las ciu­da­des del fu­tu­ro de­be­rán ser in­te­li­gen­tes, re­si­lien­tes, pla­ni­fi­ca­das y sos­te­ni­bles.

Construir Guatemala - - SUMARIO - Por: Ma­rian Wer,

El 2017 trae con­si­go nue­vos desafíos y opor­tu­ni­da­des, y al­gu­nas lu­chas que han es­ta­do pre­sen­tes ya por va­rios años, pa­ra lo­grar so­cie­da­des más sos­te­ni­bles. Es­tas ten­den­cias mar­can la pau­ta de los te­mas más re­le­van­tes en el pa­no­ra­ma mun­dial e in­flu­yen cer­ca­na­men­te en las po­lí­ti­cas y pro­yec­tos del sec­tor pú­bli­co, el pri­va­do y de las or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro.

Las ciu­da­des del fu­tu­ro

Las ciu­da­des ca­da vez es­tán ad­qui­rien­do más pe­so co­mo ac­to­res im­por­tan­tes en el es­ce­na­rio glo­bal. Se­gún datos pro­por­cio­na­dos por la ONU, la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial vi­ve en ciu­da­des, ci­fra que es­tá es­ti­ma­da a se­guir au­men­tan­do da­da la gran mi­gra­ción que exis­te de áreas ru­ra­les ha­cia las ur­bes.

El rá­pi­do cre­ci­mien­to de las ciu­da­des y me­ga­ciu­da­des abre la dis­cu­sión a la ne­ce­si­dad de en­con­trar ma­ne­ras de vol­ver­las más sos­te­ni­bles, y los pro­ce­sos de cons­truc­ción ade­cua­dos jue­gan un pa­pel cru­cial. Se re­quie­re de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na y cons­truc­ción sos­te­ni­ble pa­ra en reali­dad po­der crear eco­sis­te­mas au­tó­no­mos, en los cua­les mi­llo­nes de per­so­nas pue­dan te­ner un ho­gar y lle­var a ca­bo sus vidas, uti­li­zan­do efi­cien­te­men­te los re­cur­sos y sin per­ju­di­car a su en­torno.

Lo­grar ciu­da­des más in­clu­si­vas, se­gu­ras y sos­te­ni­bles fi­gu­ra co­mo uno de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) de la ONU. Se tra­ta de me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los ha­bi­tan­tes mien­tras se mi­ni­mi­za el im­pac­to ne­ga­ti­vo que las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas tie­nen sobre el am­bien­te.

La ten­den­cia de cons­truir las “ciu­da­des del fu­tu­ro” ya se pue­de pre­sen­ciar en paí­ses desa­rro­lla­dos. Las ciu­da­des in­te­li­gen­tes o smart ci­ties, son ciu­da­des que in­te­gran tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y de la co­mu­ni­ca­ción (TIC) pa­ra ma­ne­jar re­cur­sos con ma­yor efi­ca­cia, re­du­cir cos­tos, in­cre­men­tar par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y me­jo­rar la vi­da dia­ria de sus ha­bi­tan­tes a tra­vés de la op­ti­mi­za­ción de in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios. Ejem­plos cla­ros son ciu­da­des co­mo Vie­na, con sus ta­xis elec­tró­ni­cos, ilu­mi­na­ción pú­bli­ca LED y Wi­Fi gra­tui­to pa­ra to­dos, y Tokio, en don­de los su­bur­bios se es­tán po­blan­do con ca­sas in­te­li­gen­tes que in­clu­yen pa­ne­les so­la­res y ba­te­rías de al­ma­ce­na­mien­to.

Muy de la mano con las smart ci­ties es­tán las ciu­da­des re­si­lien­tes, lo cual sig­ni- fi­ca que es­tán es­pe­cial­men­te pla­ni­fi­ca­das y cons­trui­das pa­ra so­por­tar y re­cu­pe­rar­se de desas­tres na­tu­ra­les. Pa­ra lo­grar di­cha re­si­lien­cia es ne­ce­sa­rio desa­rro­llar la in­fra­es­truc­tu­ra ade­cua­da pa­ra las con­di­cio­nes am­bien­ta­les que afec­ten el área, ya sean te­rre­mo­tos, hu­ra­ca­nes, se­quías o in­cen­dios. A su vez es fun­da­men­tal im­ple­men­tar cam­pa­ñas in­for­ma­ti­vas sobre re­duc­ción de ries­gos y ase­gu­rar­se que la po­bla­ción ten­ga fá­cil ac­ce­so a to­da in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con el ma­ne­jo de di­chas cri­sis.

Trans­pa­ren­cia y cre­di­bi­li­dad

El cli­ma po­lí­ti­co de los úl­ti­mos años ha da­do lu­gar a una enor­me sed por la trans­pa­ren­cia y el li­bre ac­ce­so a la in­for­ma­ción. Es­to se re­fle­ja tan­to en las ac­ti­tu­des de las po­bla-

cio­nes ha­cia sus go­bier­nos co­mo en la de los con­su­mi­do­res ha­cia mar­cas, em­pre­sas y pro­duc­tos. Ca­da día es­ta­mos más cons­cien­tes de que te­ne­mos que ren­dir cuen­tas, y que­re­mos sa­ber exac­ta­men­te có­mo se uti­li­zan nues­tros im­pues­tos, qué con­tie­nen los pro­duc­tos que com­pra­mos y qué ti­po de im­pac­to es­ta­mos te­nien­do en el mun­do.

Pa­ra la in­dus­tria de la cons­truc­ción es­to se tra­du­ce a po­der res­pal­dar las de­ci­sio­nes to­ma­das du­ran­te el pro­ce­so de edi­fi­ca­ción con in­for­ma­ción cla­ra y ve­rí­di­ca. Desde el di­se­ño has­ta los ma­te­ria­les que se uti­li­zan y los mé­to­dos im­ple­men­ta­dos en las obras, los con­su­mi­do­res mo­der­nos es­tán más in­for­ma­dos sobre las con­se­cuen­cias que ca­da as­pec­to pue­de te­ner sobre su en­torno. Por es­to en el 2017 po­dre­mos ver a más em­pre­sas ofre­cien­do to­tal trans­pa­ren­cia en cuan­to a sus pro­ce­sos y mos­trar in­te­rés en tra­ba­jar de for­mas más eco ami­ga­bles y sos­te­ni­bles.

Con es­ta ten­den­cia po­dre­mos ver un in­cre­men­to en la pre­sen­cia de cer­ti­fi­ca­cio­nes, y en la im­por­tan­cia de con­tar con ese res­pal­do. Exis­ten mu­chas cer­ti­fi­ca­cio­nes pa­ra to­das las eta­pas del pro­ce­so de cons­truc­ción. Desde En­vi­ron­men­tal Pro­duct De­cla­ra­tion (EPD) y De­cla­re, que ga­ran­ti­zan que la ma­te­ria pri­ma uti­li­za­da no es da­ñi­na pa­ra el ser hu­mano ni el am­bien­te, has­ta Lea­ders­hip in Energy and En­vi­ron­men­tal De­sign (LEED), que eva­lúa to­do el ci­clo de vi­da de un es­pa­cio cons­trui­do desde su di­se­ño has­ta su ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to, se pue­de en­con­trar una cer­ti­fi­ca­ción pa­ra ca­da ni­cho y pro­pó­si­to.

Cam­bio cli­má­ti­co

Si­gue la lu­cha en con­tra del cam­bio cli­má­ti­co y 2017 pro­me­te ser una año lleno de avan­ces. Tras la Cum­bre de Paris (COP21) en 2015 y COP22 en Ma­rrue­cos en 2016 se ha vis­to un gran sur­gi­mien­to de ini­cia­ti­vas li­de­ra­das sobre to­do por el sec­tor pri­va­do pa­ra mo­ni­to­rear y dis­mi­nuir el im­pac­to ne­ga­ti­vo sobre el pla­ne­ta. Es­te año los avan­ces del sec­tor pri­va­do es­tán muy en­fo­ca­dos a los cri­te­rios de li­de­raz­go em­pre­sa­rial sobre el pre­cio del car­bono que ayu­da­rán a fi­jar el pre­cio por la emi­sión de car­bono, a los cua­les ya es­tán sus­cri­tos ca­si 30 paí­ses.

Gra­cias a la preo­cu­pa­ción glo­bal exis­te ya mu­cha in­for­ma­ción de có­mo el sec­tor cons­truc­ción pue­de re­du­cir su hue­lla de car­bono. Ubi­car un edi­fi­cio cer­ca de los ser­vi­cios bá­si­cos pa­ra evi­tar la emi­sión de más ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro por via­jes lar­gos, uti­li­zar ma­te­ria­les lo­ca­les que re­quie­ren me­nos trans­por­te y apo­yan a la eco­no­mía na­cio­nal e im­ple­men­tar pro­ce­sos cer­ti­fi­ca­dos, son al­gu­nas de las prác­ti­cas que lle­van a re­du­cir la hue­lla de una cons­truc­ción.

El fu­tu­ro

Se­gún la ONU pa­ra el 2050 66% de la po­bla­ción mun­dial vi­vi­rá en áreas ur­ba­nas, un in­cre­men­to apro­xi­ma­do de 2,5 bi­llo­nes de per­so­nas, lo que obli­ga a que las ciu­da­des es­tén ade­cua­da­men­te pre­pa­ra­das. Las ten­den­cias de 2017 es­tán vin­cu­la­das con ase­gu­rar­se que es­te cre­ci­mien­to se ha­ga de la ma­ne­ra más cons­cien­te, res­pon­sa­ble y efi­cien­te. Es­ta­mos a tiempo aún de po­der cons­truir ciu­da­des real­men­te in­te­li­gen­tes, sos­te­ni­bles y re­si­lien­tes, en dón­de sus ha­bi­tan­tes pue­dan desa­rro­llar­se ple­na­men­te de una ma­ne­ra sos­te­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.