Pe­lle­jo y Bus­to: una apro­xi­ma­ción a la Ciudad de Pa­na­má

Es­ta in­ves­ti­ga­ción pro­po­ne dos es­ta­dos con los que se des­cri­be la evi­den­cia material en una ca­pi­tal. Bus­to iden­ti­fi­ca a to­da esa fa­mi­lia de cons­truc­cio­nes que tienen una de­gra­da­ción len­ta, mien­tras que Pe­lle­jo se di­fe­ren­cia por que las ar­qui­tec­tu­ras son u

Domus en Español Guatemala - - SUMARIO - Je­ró­ni­mo Ha­ger­man, Ma­ría Lan­ga­ri­ta y Víctor Na­va­rro Fo­tos Je­ro­ni­mo Ha­ger­man y Rol Cal

Pe­lle­jo Pa­na­má es un ca­pí­tu­lo de una in­ves­ti­ga­ción en cur­so so­bre las con­sis­ten­cias ma­te­ria­les de la ciudad. Es­ta vez, ace­le­ra­mos y com­pri­mi­mos la ex­pe­rien­cia de la ciudad de Pa­na­má con la ayu­da de un gru­po he­te­ro­gé­neo de pa­na­me­ños pa­ra tras­la­dar lo vi­vi­do a una ex­po­si­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra un lu­gar con­cre­to que con­ti­núa ac­ti­va co­mo un ar­chi­vo vi­vo. La in­ves­ti­ga­ción “Bus­to y Pe­lle­jo” pro­po­ne dos es­ta­dos con los que se des­cri­be la evi­den­cia material de la ciudad. Bus­to iden­ti­fi­ca a to­da esa fa­mi­lia de cons­truc­cio­nes que tienen una de­gra­da­ción len­ta, que son inor­gá­ni­cas y que se re­sis­ten a la ero­sión.

He­mos apren­di­do a des­cri­bir­las e in­ter­pre­tar­las, sa­be­mos cómo di­se­ñar­las y cómo con­ser­var­las. Las ar­qui­tec­tu­ras bus­to de­jan me­mo­ria, via­jan en el tiem­po. No ne­ce­si­tan a los vi­vos, per­sis­ten a pe­sar de ellos. Pe­lle­jo es el res­to, las ar­qui­tec­tu­ras con una de­gra­da­ción rá­pi­da, or­gá­ni­cas e ines­ta­bles. El pe­lle­jo es de­pen­dien­te: ne­ce­si­ta del afec­to hu­mano pa­ra per­ma­ne­cer, ne­ce­si­ta ser ac­ti­va­do pa­ra ser vi­si­ble. Via­ja en lo in­ma­te­rial, no de­ja hue­lla. Co­mo a to­do aque­llo que se des­ha­ce, po­cas ve­ces le asig­na­mos va­lor.

Bus­to y Pe­lle­jo pue­den exis­tir de for­ma in­de­pen­dien­te o hi­bri­da­da. Co­mo so­lo uno de­ja ras­tro, pa­re­ce que úni­ca­men­te el Bus­to es ca­paz de ga­nar la ba­ta­lla del tiem­po. Aun­que han con­vi­vi­do du­ran­te si­glos, en­la­za­dos y en­fren­ta­dos, las ciu­da­des en la úl­ti­ma mi­tad de si­glo XX han to­ma­do una de­ci­sión: ha­cer bus­tos y arran­car­se el pe­lle­jo.

El ca­so de Amé­ri­ca La­ti­na es más sor­pren­den­te por la ce­le­ri­dad con la que ese cam­bio se es­tá pro­du­cien­do. Em­pu­ja­do por la ex­pan­sión ur­ba­na y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del Pe­lle­jo ape­nas so­mos ca­pa­ces de ver su ver­sión co­mer­cial en for­ma de car­pas de feria y som­bri­llas pa­tro­ci­na­das. En cam­bio, aque­llas ma­ni­fes­ta­cio­nes que es­tán des­apa­re­cien­do son las por­ta­do­ras del ca­rác­ter es­pe­cí­fi­co de una so­cie­dad y, a tra­vés de ellas, los ha­bi­tan­tes de la ciudad son ca­pa­ces de reac­cio­nar an­te los pa­rá­me­tros cam­bian­tes del medioambiente. En lo to­can­te a te­mas de iden­ti­dad y sos­te­ni­bi­li­dad son in­fi­ni­ta­men­te más efi­ca­ces que sus equi­va­len­tes “bus­ti­fi­ca­dos”. Así pues pa­re­ce ne­ce­sa­rio, bus­car, ca­ta­lo­gar, re­gis­trar, ana­li­zar el pe­lle­jo ac­ti­vo en la ciudad pa­ra apren­der de él. Una bús­que­da ob­se­si­va que nos tra­jo es­ta vez a Pa­na­má. Pa­ra ello, el equi­po que for­ma­mos Lan­ga­ri­ta Na­va­rro, un es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra e in­ves­ti­ga­ción so­bre la ciudad de Ma­drid, Je­ró­ni­mo Ha­ger­man, ar­tis­ta me­xi­cano que tra­ba­ja con lo vi­vo co­mo ma­te­ria crea­ti­va y la cu­ra­do­ra e in­ves­ti­ga­do­ra Lui­sa

Fuen­tes Gua­za es­pe­cia­li­za­da en la práctica ar­tís­ti­ca en Cen­troa­mé­ri­ca, con­ver­ti­mos la opor­tu­ni­dad que nos brin­dó la co­la­bo­ra­ción con JUN­TA, una pla­ta­for­ma lo­cal que bus­ca ge­ne­rar diá­lo­gos al­re­de­dor de la ar­qui­tec­tu­ra, pa­ra or­ga­ni­zar un sa­fa­ri pe­lle­jo en la ciudad de Pa­na­má.

Se plan­tea­ron una se­rie de tours don­de du­ran­te tres días es­pe­cia­lis­tas de dis­tin­tas áreas in­ter­pre­ta­ban su ciudad pa­ra no­so­tros.

Vi­si­ta­mos el cas­co his­tó­ri­co “re­cu­pe­ra­do” pa­ra el tu­ris­mo con la agen­cia For­ta­le­za-tours don­de un gru­po de ex pan­di­lle­ros au­to­pro­cla­ma­dos pa­tri­mo­nio hu­mano de la ciudad nos na­rra­ban la his­to­ria de vio­len­cia que ca­rac­te­ri­zó has­ta ha­ce po­co el cen­tro co­lo­nial de la ciudad; co­mi­mos en la fon­di­tas de Río Aba­jo acom­pa­ña­dos por el cocinero Ma­rio Cas­tre­llón don­de pu­di­mos ex­pe­ri­men­tar so­bre man­te­les de co­lo­res y ba­jo mí­ni­mas es­truc­tu­ras de som­breo la pre­sen­cia de la cul­tu­ra afro­an­ti­lla­na en los sa­bo­res de la co­mi­da po­pu­lar; con él tam­bién pro­ba­mos la in­ter­pre­ta­ción de es­tas y otras in­te­li­gen­cias co­lec­ti­vas en la co­ci­na de su res­tau­ran­te Mai­to, uno de los más repu­tados de la ciudad.

Con An­na Ma­ría Zam­pog­na vi­si­ta­mos el Cen­tro de Abas­tos

y nos to­ma­mos zu­mos en uno de los pues­tos de be­bi­das del Geor­ge Bush de Pa­na­má; re­co­rri­mos “sal­si­pue­des” el mer­ca­do in­for­mal que to­da­vía que­da en pie en el cen­tro de la ciudad con el ar­tis­ta Jo­nat­han Har­ker; ac­ce­di­mos a una de las po­cas vi­llas de ar­qui­tec­tu­ra ecléc­ti­ca es­ti­lo be­lla­vis­tino y fron­do­sos jar­di­nes tro­pi­ca­les ja­lo­na­dos de ca­pri­chos de to­do ti­po que to­da­vía ocu­pan la to­ta­li­dad de una man­za­na de

Be­lla Vis­ta y de la mano de Da­rién Mon­ta­ñez con­ti­nua­mos vi­si­tan­do las ar­qui­tec­tu­ras por él de­no­mi­na­das “Feo-clá­si­cas” ca­rac­te­ri­za­das por el uso de ele­men­tos de ar­qui­tec­tu­ra clá­si­ca va­cia­dos de sen­ti­do, gra­má­ti­ca y pro­por­ción al que per­te­ne­cen bue­na par­te de los ras­ca­cie­los de la ciudad. Con Eli­sa­beth Oso­rio, bió­lo­ga in­ves­ti­ga­do­ra del ins­ti­tu­to

Smith­so­nian y Ari Za­fra­ni, di­rec­tor del vi­ve­ro El Ti­gre Ver­de, vi­si­ta­mos, en­tre otras co­sas, la re­ser­va de plan­tas se­mi­llas Sum­mit, una sel­va bo­tá­ni­ca di­se­ña­da por el bió­lo­go ame­ri­cano Da­vid Fair­child don­de nos se­ña­la­ron los com­por­ta­mien­tos adaptados de una gran can­ti­dad de es­pe­cies tro­pi­ca­les lo­ca­les e im­por­ta­das del su­r­es­te asiá­ti­co: allí vi­vos al hi­go es­tran­gu­la­dor, co­gi­mos ca­ri­ño a los man­gos ba­ji­tos, nos im­pre­sio­na­mos con la as­tu­cia de las pi­ñas y nos emo­cio­na­mos con el co­ra­je de la pal­me­ra sui­ci­da y su es­pec­ta­cu­lar es­fuer­zo re­pro­duc­tor.

Con to­do lo vis­to y a la za­ga tras­la­da­mos la ex­pe­rien­cia en una mues­tra di­se­ña­da es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra ac­ti­var la Ca­sa del Sol­da­do ayu­da­dos por el equi­po al com­ple­to del Cen­tro Cul­tu­ral de Es­pa­ña. En ape­nas dos días per­fo­ra­mos la pa­red neu­tra cie­ga de la sa­la de ex­po­si­cio­nes pa­ra abrir el es­pa­cio al ex­te­rior y per­mi­tir que pu­die­se so­bre­vi­vir un con­jun­to ve­ge­tal es­ti­lo be­lla­vis­tino ins­ta­la­do en el in­te­rior; pin­ta­mos y es­cri­bi­mos le­mas en man­te­les de plás­ti­co y su­per­fi­cies de vi­drio pa­ra ha­cer las su­per­fi­cies par­lan­tes co­mo así ha­cen los co­mer­cios de la ciudad; abri­mos las ven­ta­nas, apa­ga­mos el ai­re e ins­ta­la­mos ha­ma­cas pa­ra trans­for­mar la se­gun­da plan­ta en un es­pa­cio de in­ter­pre­ta­ción de la ven­ti­la­ción na­tu­ral, el so­ni­do del mar y de la ciudad, la sus­pen­sión y la pre­sen­cia cons­cien­te; ten­sa­mos tol­dos en­tre edi­fi­cio y mu­ros de ce­rra­mien­to pa­ra in­va­dir y pe­lear por el es­pa­cio ex­te­rior co­mo lo ha­ce la na­tu­ra­le­za que la­te en sor­di­na ba­jo los pa­vi­men­tos de la ciudad. “¡En tu ca­sa, en tu calle, en tu vi­da: pe­lle­jea!”

Lo que vi­mos, lo que pen­sa­mos, lo que hi­ci­mos, lo edi­ta­mos en un blog, pe­lle­jo.net, que en­ten­de­mos co­mo ar­chi­vo abier­to y di­ná­mi­co don­de se irá al­ma­ce­nan­do lo que apren­di­mos de Pa­na­má y lo que apren­de­re­mos de mu­chas otras ciu­da­des que nos que­dan por ex­plo­rar. Es­te es el desafío.

Arri­ba: la sa­la su­pe­rior del cen­tro cul­tu­ral se trans­for­ma por com­ple­to con la sim­ple ac­ción de apa­gar el ai­re acon­di­cio­na­do y abrir las ven­ta­nas. La luz que en­tra a la sa­la se fil­tra por la te­la rosada ins­ta­la­da en el ex­te­rior. Pá­gi­na si­guien­te: los tex­ti­les ro­sa­dos hil­va­nan el cen­tro con los mu­ros co­lin­dan­tes y ex­tien­den los lí­mi­tes del edi­fi­cio a tra­vés de ar­qui­tec­tu­ra blan­das.

Arri­ba: por me­dio de ró­tu­los, un ele­men­to muy pre­sen­te en la ciudad de Pa­na­má, se pro­mue­ve con es­ti­lo pro­pa­gan­dis­ta los le­mas so­bre el pe­lle­jo. Aba­jo: un fron­do­so con­jun­to de plan­tas nos re­cuer­da la ca­pa ve­ge­tal que cu­bre la ciudad de Pa­na­má y que en­raí­za has­ta en sus mu­ros de con­cre­to.

Pá­gi­na si­guien­te, izquierda: las ha­ma­cas son el dis­po­si­ti­vo pa­ra dis­fru­tar en com­pa­ñía de las nue­vas con­di­cio­nes pe­lle­jas del cen­tro.

Derecha: una ven­ta­na que por mu­chos años per­ma­ne­ció se­lla­da se res­ca­tó y abrió, brin­dan­do luz na­tu­ral a las plan­tas y crean­do una re­la­ción di­rec­ta en­tre el in­te­rior del Cen­tro y el pa­seo pea­to­nal en el ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.