DE LA “OBRA DE AR­TE TO­TAL” DEL SI­GLO XIX AL DI­SE­ÑO GLO­BA­LI­ZA­DO DEL SI­GLO XXI

El di­se­ño co­mo dis­ci­pli­na y pro­fe­sión acom­pa­ña la vi­da de los se­res hu­ma­nos des­de los al­bo­res del si­glo XX, aun­que su ges­ta­ción par­te del si­glo XIX, con con­cep­cio­nes, co­mo las de la “obra de ar­te to­tal” (Ge­samt­kunst­werk wag­ne­riano) de maes­tros co­mo Henry

Domus en Español Guatemala - - OPINIÓN - Juan Ber­nar­do Do­lo­res Gon­zá­lez Pre­si­den­te Ibe­roa­me­ri­cano CIDI

Fue la “era de un be­nigno au­to­ri­ta­ris­mo en ar­qui­tec­tu­ra”, en­car­na­do en la “uni­ci­dad de una idea co­mún, al­re­de­dor de la cual ar­tis­tas de di­ver­sos ti­pos pu­die­ran re­unir­se en una gran co­la­bo­ra­ción” de Walter Gro­pius o el mi­to de in­fa­li­bi­li­dad del ar­qui­tec­to, de Ho­ward Roark, el personaje del Ma­nan­tial de Ayn Rand, en el que el clien­te-usuario no po­día ha­cer mo­di­fi­ca­cio­nes a la “gran crea­ción del ar­qui­tec­to”, sin te­ner su au­to­ri­za­ción o per­mi­so.

Con el ad­ve­ni­mien­to del mo­vi­mien­to mo­derno en la ar­qui­tec­tu­ra, fre­na­do ini­cial­men­te por los to­ta­li­ta­ris­mos en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, el di­se­ño ha lle­ga­do a las gran­des ma­yo­rías de usua­rios, co­mo en la mo­da de ves­tir. El di­se­ño en los si­glos XX y XXI se ha de­mo­cra­ti­za­do y se ha con­ver­ti­do en prio­ri­ta­rio pa­ra to­das las ac­ti­vi­da­des del ser hu­mano en su mo­ra­da, con sus mue­bles y ac­ce­so­rios, sus ce­pi­llos de dien­tes o com­ple­men­tos pa­ra per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes; ya sea en el tra­ba­jo, con pie­zas de mo­bi­lia­rio er­go­nó­mi­cas, has­ta el lí­mi­te del ra­cio­na­lis­mo, en sus di­ver­sio­nes, en la ali­men­ta­ción del es­pí­ri­tu, den­tro de la ciu­dad y los es­pa­cios li­bres en el cam­po, etc.

Ar­qui­tec­tu­ra, in­terio­ris­mo y di­se­ños con ma­yor com­ple­ji­dad

En el si­glo XXI las so­cie­da­des ca­da vez más exi­gen­tes, por los ma­yo­res ni­ve­les de edu­ca­ción y por la tec­no­lo­gía en las co­mu­ni­ca­cio­nes, re­co­no­cen con ma­yor ni­ti­dez, las di­fe­ren­cias en­tre la ar­qui­tec­tu­ra, el in­terio­ris­mo y el di­se­ño en to­das sus dis­ci­pli­nas, des­de el grá­fi­co al in­dus­trial o de pro­duc­to. Co­mo res­pues­ta a las exi­gen­cias del mer­ca­do y sus clien­tes-usua­rios, la ar­qui­tec­tu­ra, el in­terio­ris­mo y el di­se­ño se han con­ver­ti­do en fenómenos de ma­yor com­ple­ji­dad, en los que las es­pe­cia­li­za­cio­nes son pri­vi­le­gia­das, por lo que exis­ten es­tu­dios o ta­lle­res mul­ti­dis­ci­pli­na­rios que se de­di­can ex­clu­si­va­men­te a un aba­ni­co li­mi­ta­do de gé­ne­ros, co­mo las ti­po­lo­gías re­si­den­cia­les, ca­sas, de­par­ta­men­tos, ca­sas de cam­po y pla­ya y áreas pú­bli­cas de edi­fi­cios re­si­den­cia­les.

Hay es­tu­dios que se de­di­can so­la­men­te al di­se­ño de ofi­ci­nas cor­po­ra­ti­vas, con un gra­do muy im­por­tan­te de es­pe­cia­li­za­ción y la in­cor­po­ra­ción de al­tos es­tán­da­res de mo­bi­lia­rio de ofi­ci­nas, en el que los con­cep­tos de pro­duc­ti­vi­dad han si­do tras­cen­di­dos por una ma­yor com­pren­sión del des­tino y la fe­li­ci­dad hu­ma­na. Tam­bién hay fir­mas o des­pa­chos es­pe­cia­li­za­dos en el in­terio­ris­mo de hos­pi­ta­li­dad, que co­mo con­cep­to, abar­ca mu­chos gé­ne­ros: edi­li­cios, hoteles, re­sorts y SPA´S, hoteles ur­ba­nos bu­si­ness class, hoteles bou­ti­que, hoteles de amor, ba­res y res­tau­ran­tes, sa­las VIP de ae­ro­puer­tos, ca­sas club en Country Clubs, ins­ta­la­cio­nes en vi­ñe­dos e in­dus­trial vi­ti­vi­ní­co­las, etc.

Glo­ba­li­za­ción, tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción y re­des so­cia­les

La glo­ba­li­za­ción en la eco­no­mía, la aper­tu­ra de los mer­ca­dos y el de­sa­rro­llo de las co­mu­ni­ca­cio­nes, con el In­ter­net y las re­des so­cia­les han ge­ne­ra­do fenómenos en los que un acon­te­ci­mien­to lo­cal, una idea, un con­cep­to del di­se­ño, se con­vier­ten en vi­ra­les y rá­pi­da­men­te dan la vuel­ta al mun­do, con lo que las fron­te­ras na­cio­na­les son tras­cen­di­das, en tiem­po real, de la “ciu­dad co­lla­ge” fí­si­ca de los via­jes en trans­por­tes, ca­da vez más ve­lo­ces de Co­lín Ro­we, a la “ciu­dad co­lla­ge” vir­tual, con la es­qui­zo­fre­nia que pro­du­ce las imá­ge­nes e ideas en co­li­sión en la web.

Re­ca­pi­tu­lan­do, la de­mo­cra­ti­za­ción, la glo­ba­li­za­ción y las nue­vas tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción es­tán pre­sen­tes en nues­tras vi­das e in­ci­den en nues­tras con­cep­cio­nes del di­se­ño, es­pe­ra­mos que se cum­plan las uto­pías de Ar­nold Toyn­bee de que el ser hu­mano con ma­yo­res he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas y ma­yor tiem­po pa­ra el ocio, lo uti­li­ce pa­ra me­jo­rar es­pi­ri­tual­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.