JUE­GO DE TEX­TU­RAS Y CO­LO­RES

Domus en Español Guatemala - - PROYECTOS - Tex­to: Ja­ni­ne Sch­nei­der Fo­tos: Joan Lu­ko­wiecky

La de­co­ra­ción ge­ne­ral de la ca­sa, bus­có crear am­bien­tes ele­gan­tes y di­ver­ti­dos, mez­clan­do pie­zas in­ter­na­cio­na­les de di­se­ño, con pie­zas di­se­ña­das y he­chas en Cos­ta Ri­ca. En to­dos los am­bien­tes de la re­si­den­cia se en­cuen­tra mu­cho co­lor y tex­tu­ras, que crean un jue­go de con­tras­tes, que no ne­ce­sa­ria­men­te van jun­tos, pe­ro en el to­tal crea­ron un ba­lan­ce per­fec­to

La ca­sa es­tá ubi­ca­da en un pro­yec­to re­si­den­cial en San­ta Ana, Cos­ta Ri­ca, que se ca­rac­te­ri­za por ser una zo­na bas­tan­te ca­lien­te y hú­me­da. El di­se­ño, por lo tan­to, bus­ca la ma­yor fres­cu­ra en el es­pa­cio con te­chos al­tos y ven­ti­la­ción cru­za­da. El pro­yec­to se sien­ta en un lo­te plano y bus­ca abrir­se a sus cua­tros la­dos pa­ra bus­car vis­tas pro­fun­das y am­pli­tud ha­cia la ve­ge­ta­ción tro­pi­cal que lo ro­dea.

Uno de los gran­des re­tos del pro­yec­to, fue crear un di­se­ño con­tem­po­rá­neo den­tro de un con­do­mi­nio de va­rias re­gla­men­ta­cio­nes de di­se­ño más tra­di­cio­na­les.

La ca­sa par­te de un cu­bo blan­co, al­to, que se va de­sin­te­gran­do en pla­nos y lí­neas ha­cia la fa­cha­da prin­ci­pal, de­jan­do en­trar luz y ven­ti­la­ción. Y se va de­sin­te­gran­do en vo­lú­me­nes ce­rra­dos ha­cia atrás, en­mar­can­do los es­pa­cios del se­gun­do ni­vel y di­vi­dien­do los del pri­mer ni­vel.

La vi­vien­da bus­ca la neu­tra­li­dad, con el co­lor blan­co de su vo­lu­me­tría, que jun­to con la ve­ge­ta­ción, mar­cos ne­gros y una pa­red de mármol gris; ha­cen re­sal­tar los va­cíos de la ven­ta­ne­ría, ge­ne­ran­do pro­fun­di­dad.

Con la luz del sol en las di­fe­ren­tes es­ta­cio­nes del año, las som­bras jue­gan y se mue­ven, con el in­gre­so prin­ci­pal a la ca­sa, com­pues­to por vi­gue­tas me­tá­li­cas, y con los pla­nos, vi­gas y co­lum­nas de con­cre­to que se des­pren­den del cu­bo.

Las cons­tan­tes aper­tu­ras de vi­drio por to­do el vo­lu­men ge­ne­ran una ven­ti­la­ción cru­za­da y, jun­to con las do­bles al­tu­ras que se ge­ne­ran in­ter­na­men­te y en la te­rra­za, lo­gran am­bien­tes in­ter­nos muy fres­cos.

La de­co­ra­ción es muy contemporánea. Se pen­só en la se­lec­ción de ma­te­ria­les, co­lo­res y tex­tu­ras que le den vi­da al es­pa­cio.

En el pri­mer ni­vel se desa­rro­lla to­da el área so­cial. El pi­so de mármol gris ma­te, que ca­si pa­re­ce un con­cre­to per­fec­to, se sien­te muy ur­bano y re­la­ja­do.

Al in­gre­sar a la ca­sa un mue­ble de ma­de­ra con plan­tas re­ci­be a los vi­si­tan­tes. Es­te de­ta­lle trae la ve­ge­ta­ción de afue­ra ha­cia aden­tro, dán­do­le vi­da al in­gre­so y uni­fi­can­do los es­pa­cios in­te­rio­res y ex­te­rio­res que, cuan­do se abren las ven­ta­nas co­rre­di­zas, abar­can to­da la fa­cha­da pos­te­rior de la ca­sa, que se abre ha­cia el jar­dín. Des­de el ves­tí­bu­lo de in­gre­so, se ac­ce­de al es­pa­cio de la sa­la prin­ci­pal. En es­te sa­lón se bus­có que to­do el mo­bi­lia­rio gi­re al­re­de­dor de un si­llón pro­ta­go­nis­ta de do­ble la­do co­lor gris cla­ro, don­de se desa­rro­llan dos am­bien­tes di­fe­ren­tes muy in­te­gra­dos. Se ge­ne­ran en un ex­tre­mo, un am­bien­te de bar/loun­ge, y en el otro ex­tre­mo, un sec­tor más for­mal que se in­te­gra a la te­rra­za.

Una lám­pa­ra de co­lo­res so­bre­sa­le en el es­pa­cio del bar do­ble al­tu­ra, dán­do­le un ca­rác­ter ex­clu­si­vo, con­tem­po­rá­neo y de ar­te al es­pa­cio. Se di­se­ñó una bi­blio­te­ca de pi­so a cie­lo­rra­so de dos ni­ve­les, con el bar y el mue­ble de TV in­te­gra­dos pa­ra po­der uti­li­zar el es­pa­cio de di­ver­sas ma­ne­ras. Con es­te de­ta­lle, la ca­sa se lle­na de ca­li­dez por los ma­te­ria­les uti­li­za­dos. Es­te mue­ble se con­for­ma de una es­truc­tu­ra me­tá­li­ca que jue­ga con re­pi­sas y mó­du­los ce­rra­dos en ma­de­ra, es­tan­tes de vi­drio y una pie­za de gra­ni­to con un wet bar.

Los mue­bles suel­tos de es­te ex­tre­mo de la sa­la son más re­la­ja­dos, pen­sa­dos pa­ra te­ner ma­yor co­mo­di­dad. Pa­ra ter­mi­nar de ce­rrar el es­pa­cio, se co­lo­ca­ron me­sas de di­fe­ren­tes ma­te­ria­les y una al­fom­bra ins­pi­ra­da en las de ti­po Ki­lim. Una ins­ta­la­ción de la ar­tis­ta pe­rua­na San­dra Ri­zo Pa­trón en la do­ble al­tu­ra de la sa­la, ali­nea­da al si­llón central, le da un co­lor su­til al es­pa­cio que jue­ga con unos co­ji­nes de co­lo­res. La ma­de­ra pre­do­mi­na en los mue­bles em­po­tra­dos, y las tex­tu­ras de te­las, cue­ros y metales en los mue­bles suel­tos.

El otro ex­tre­mo de la sa­la se con­cep­tua­li­zó más for­mal, pe­ro man­te­nien­do la mis­ma idea de di­se­ño. Se es­co­gie­ron si­llas de­li­ca­das pa­ra com­ple­men­tar al si­llón. Se usa­ron te­las y co­lo­res más cla­ros y vi­vos pa­ra mi­me­ti­zar­se me­jor con la te­rra­za y el jar­dín, y así lo­grar más luz en el in­te­rior del es­pa­cio.

El co­me­dor prin­ci­pal, si­tua­do de­trás del mue­ble de plan­tas del ves­tí­bu­lo de in­gre­so, que­da com­ple­ta­men­te in­te­gra­do a la sa­la y ex­pues­to a la te­rra­za. Se di­se­ñó una me­sa de ma­de­ra con una ba­se de mu­chos tu­bos re­don­dos me­tá­li­cos que ge­ne­ran gran mo­vi­mien­to, y un so­bre don­de las ve­tas de la ma­de­ra crean un pa­trón geo­mé­tri­co trian­gu­lar. La lám­pa­ra del co­me­dor, de ace­ro inoxi­da­ble y po­li­car­bo­na­to, rom­pe con la so­li­dez y co­lor negro de la es­truc­tu­ra de las si­llas y la me­sa.

La te­rra­za lar­ga que jue­ga con sus al­tu­ras, con­for­me va re­co­rrien­do to­da la vo­lu­me­tría, abar­ca la zo­na de sa­la, co­me­dor y co­ci­na, que se desa­rro­lla a lo lar­go de los am­bien­tes, cam­bian­do su mo­bi­lia­rio pa­ra aco­mo­dar­se a lo que es­tá pa­san­do aden­tro. De tal for­ma que al abrir las puer­tas co­rre­di­zas de vi­drio, se fun­den per­fec­ta­men­te los es­pa­cios in­ter­nos y ex­ter­nos de la ca­sa. Con es­te de­ta­lle se po­si­bi­li­ta que el jar­dín que­de in­te­gra­do a la par­te in­ter­na de la ca­sa, ab­sor­bien­do to­da su ve­ge­ta­ción y bri­llo. La co­ci­na tam­bién tie­ne puer­tas co­rre­di­zas ha­cia el jar­dín, pa­ra una in­te­gra­ción más in­ten­sa, me­jor ven­ti­la­ción e ilu­mi­na­ción na­tu­ral. En el se­gun­do ni­vel se co­lo­ca­ron los dor­mi­to­rios y una sa­la de es­tar fa­mi­liar con una vis­ta ele­va­da al jar­dín. El co­lor y las tex­tu­ras jue­gan en el di­se­ño in­terno de es­ta re­si­den­cia fres­ca que dia­lo­ga con la na­tu­ra­le­za que la ro­dea.

Pá­gi­na an­te­rior: los di­fe­ren­tes ma­te­ria­les que se com­bi­nan en es­te es­pa­cio crean una sen­sa­ción de ca­li­dez úni­ca, a pe­sar de las lí­neas rec­tas y mo­der­nas de las pie­zas es­co­gi­das. Arri­ba: se desa­rro­lló un di­se­ño geo­mé­tri­co a lo lar­go de la me­sa del co­me­dor. La fas­ci­na­ción por los di­fe­ren­tes to­nos y tex­tu­ras de la ma­de­ra co­mu­ni­can to­dos los es­pa­cios de la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.