Por mu­chos años las ofi­ci­nas eran vi­sua­li­za­das co­mo es­pa­cios in­di­vi­dua­les de tra­ba­jo. Ca­da quien en su es­pa­cio, más o me­nos ce­rra­do, de­pen­dien­do de la je­rar­quía, y con op­ción de que ca­da quién lo per­so­na­li­za­ra.

Domus en Español Guatemala - - CALEIDOSCOPIO - Tex­to de Daf­na Gryns­pan

Con el pa­so del tiem­po la ten­den­cia en el di­se­ño de las ofi­ci­nas ha cam­bia­do to­man­do en cuen­ta los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, la co­mo­di­dad y la sa­lud de los tra­ba­ja­do­res, ade­más de las par­ti­cu­la­ri­da­des de las di­fe­ren­tes re­gio­nes, y so­bre to­do de ca­da una de las em­pre­sas.

Exis­te una cla­ra ten­den­cia a eli­mi­nar los es­pa­cios ce­rra­dos. Ade­más, el avan­ce en la tec­no­lo­gía, la fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral, los es­pa­cios de co-wor­king e in­clu­so la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar a dis­tan­cia, ha­cen que los es­pa­cios en las ofi­ci­nas ac­tua­les se ajus­ten a una nue­va reali­dad.

Las áreas de tra­ba­jo ca­da vez más se vi­sua­li­zan co­mo es­pa­cios co­la­bo­ra­ti­vos que pro­mue­ven la in­te­gra­ción, don­de hay zo­nas pa­ra tra­ba­jo in­di­vi­dual, que pue­den ser com­par­ti­dos o es­pa­cios pa­ra tra­ba­jar en gru­po. La iden­ti­dad cor­po­ra­ti­va se ha vuel­to un ele­men­to im­por­tan­te pues­to que los es­pa­cios son co­lec­ti­vos y bus­can una ima­gen ho­mo­gé­nea. Por otro la­do, las em­pre­sas más van­guar­dis­tas e in­no­va­do­ras le dan más op­cio­nes a sus co­la­bo­ra­do­res pro­por­cio­nan­do, ade­más de las zo­nas de tra­ba­jo, es­pa­cios de es­par­ci­mien­to y des­can­so, lo­gran­do de esa ma­ne­ra po­ten­ciar la crea­ti­vi­dad y mu­chos be­ne­fi­cios en tér­mi­nos so­cia­les.

El mo­bi­lia­rio de los es­pa­cios de tra­ba­jo se adap­ta a es­tos tiem­pos bus­can­do más co­mo­di­dad pa­ra el tra­ba­ja­dor, mue­bles er­go­nó­mi­cos, me­sas y si­llas con al­tu­ra adap­ta­ble, son par­te de las ca­rac­te­rís­ti­cas que se pue­den en­con­trar. La de­man­da de or­ga­ni­za­ción ha he­cho que apa­rez­can nu­me­ro­sos com­ple­men­tos pa­ra aco­mo­dar y al­ma­ce­nar do­cu­men­tos y ar­tícu­los de ofi­ci­na, de­jan­do la me­sa li­bre de do­cu­men­tos u otros. A eso su­ma­mos que la apa­ri­ción de nue­vas tec­no­lo­gías es­tá lle­van­do a que el pa­pel des­apa­rez­ca, que los apa­ra­tos sean más com­pac­tos, sin co­ne­xio­nes alam­bra­das y con mue­bles más fle­xi­bles y mó­vi­les. Los es­pa­cios de reunio­nes sue­len ser más ver­sá­ti­les, lo­gran­do múl­ti­ples lu­ga­res adon­de po­der rea­li­zar­se o tam­bién crean­do es­pa­cios que pue­dan ce­rrar­se en de­ter­mi­na­do mo­men­to, si esa es la ne­ce­si­dad.

En cuan­to a la ma­te­ria­li­dad, la ofer­ta de pro­duc­tos pa­ra es­pa­cios de tra­ba­jo es enor­me. Se en­cuen­tra una gran can­ti­dad de su­per­fi­cies y ma­te­ria­les pa­ra el con­trol acús­ti­co, que se pue­den co­lo­car en dis­tin­tas su­per­fi­cies lo­gran­do con­tro­lar el rui­do. Su­per­fi­cies an­ti­des­li­zan­tes, an­ti­bac­te­ria­les y de fá­cil man­te­ni­mien­to, son par­te de las ca­rac­te­rís­ti­cas que po­de­mos en­con­trar en la gran ma­yo­ría de pro­duc­tos.

La ilu­mi­na­ción en los es­pa­cios de tra­ba­jo es un as­pec­to esen­cial, de­be en to­do mo­men­to apo­yar la ta­rea que se rea­li­za y ese es el cri­te­rio que de­be pre­va­le­cer a la ho­ra de di­se­ñar­la. Una bue­na ilu­mi­na­ción es tan im­por­tan­te co­mo la er­go­no­mía, ma­te­ria­les y co­lo­res, y la tec­no­lo­gía ca­da vez es más avan­za­da en cuan­to a lu­mi­na­rias efi­cien­tes.

Es im­por­tan­te crear di­fe­ren­tes am­bien­tes, de­fi­nir pa­ra ca­da em­pre­sa una so­lu­ción a la me­di­da de acuer­do a su cul­tu­ra la­bo­ral y a su iden­ti­dad, ar­ti­cu­lan­do ele­men­tos co­mo el mo­bi­lia­rio, ilu­mi­na­ción, ma­te­ria­les y co­lo­res, y de esa ma­ne­ra con­se­guir una me­jor or­ga­ni­za­ción, ma­xi­mi­zan­do re­sul­ta­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.