Nor­te Sur Ar­qui­tec­tos

Car­ta­go, Cos­ta Ri­ca Rein­ven­tan­do la ins­ti­tu­cio­na­li­dad a par­tir del víncu­lo

Domus en Español Guatemala - - PROYECTOS - Tex­to: María de los Án­ge­les So­lís

Los edi­fi­cios de las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les, son siem­pre pun­tos de re­fe­ren­cia den­tro del con­tex­to ur­bano y for­man par­te de la cons­truc­ción del ima­gi­na­rio de la iden­ti­dad de una co­mu­ni­dad a tra­vés de su pa­pel co­mo re­pre­sen­ta­ción fí­si­ca del po­der. Des­de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na y en me­dio de una so­cie­dad ca­da vez más cam­bian­te, es usual per­ci­bir a la ar­qui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal co­mo la me­nos pro­gre­si­va, de­bi­do a múl­ti­ples fac­to­res que os­ci­lan en­tre pre­su­pues­tos li­mi­ta­dos y la re­sis­ten­cia in­he­ren­te a los pa­ra­dig­mas que man­tie­nen la iner­cia del sta­tus quo.

Por eso no es usual ini­ciar el re­to del di­se­ño de un pro­yec­to pú­bli­co ba­jo la con­sig­na de re­plan­tear la ima­gen del “edi­fi­cio ins­ti­tu­cio­nal es­ta­tal”, en es­pe­cial cuan­do esa ne­ce­si­dad sur­ge de la re­tro­ali­men­ta­ción con el usua­rio, es­cu­chan­do sus opi­nio­nes y ne­ce­si­da­des. Fue así co­mo nos en­fren­ta­mos a la exi­gen­cia de plan­tear un es­ce­na­rio de se­duc­ción. En un es­fuer­zo por re­du­cir el nú­me­ro de cár­ce­les so­bre­po­bla­das en Cos­ta Ri­ca, el go­bierno desa­rro­lla una pro­pues­ta que pre­ten­de ale­jar a los jó­ve­nes me­no­res de 18 años, que vi­ven en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial, del círcu­lo de vio­len­cia que los en­vuel­ve co­mo re­sul­ta­do de la mar­gi­na­ción, la po­bre­za y la al­ta ta­sa de de­ser­ción es­co­lar.

Así es co­mo sur­gen, pro­duc­to de uno de los pro­gra­mas de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na de ma­yor ta­ma­ño en Amé­ri­ca La­ti­na, los pri­me­ros Cen­tros Cí­vi­cos pa­ra la Paz en Cos­ta Ri­ca, pa­ra que las co­mu­ni­da­des ten­gan nue­vos es­pa­cios pa­ra la for­ma­ción de una ciu­da­da­nía de­mo­crá­ti­ca a tra­vés del diá­lo­go, la con­vi­ven­cia y la so­lu­ción de con­flic­tos. To­do es­to, ba­jo una es­tra­te­gia pe­da­gó­gi­ca cui­da­do­sa­men­te pla­ni­fi­ca­da que in­clu­ye ser­vi­cios pa­ra to­da la co­mu­ni­dad. El ob­je­ti­vo re­quie­re ge­ne­rar un es­pa­cio in­clu­si­vo que fo­men­te la for­ma­ción pa­ra la vi­da, des­de el for­ta­le­ci­mien­to de ha­bi­li­da­des la­bo­ra­les y em­pren­di­mien­tos pro­duc­ti­vos, has­ta el cui­da­do per­so­nal a tra­vés de há­bi­tos sa­lu­da­bles, desa­rro­llo de ca­pa­ci­da­des pa­ra la re­so­lu­ción pa­cí­fi­ca de con­flic­tos y el diá­lo­go co­mu­ni­ta­rio pa­ra for­ta­le­cer una cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca.

Y aun­que to­da la co­mu­ni­dad de­be sen­tir­se in­vi­ta­da a apro­piar­se del es­pa­cio, son los jó­ve­nes en ries­go so­cial los que re­pre­sen­tan el re­to ma­yor, ya que sue­len elu­dir la ima­gen del edi­fi­cio ins­ti­tu­cio­nal, per­ci­bi­da por ellos co­mo es­te­reo­ti­po de “au­to­ri­dad”, aso­cia­da a una idea de re­pre­sión y con­trol. Es­ta per­cep­ción an­ta­gó­ni­ca a la ofer­ta edu­ca­ti­va for­mal, dis­mi­nu­ye las opor­tu­ni­da­des de es­tos jó­ve­nes y ni­ños de desa­rro­llar me­jo­res ha­bi­li­da­des so­cia­les pa­ra la con­vi­ven­cia, la to­le­ran­cia y fi­nal­men­te, la ca­pa­ci­dad de in­te­grar­se a la so­cie­dad.

El víncu­lo.

Atraer a la ju­ven­tud pa­ra au­men­tar la po­si­bi­li­dad de ser se­du­ci­dos por nue­vas opor­tu­ni­da­des re­crea­ti­vas, se con­vir­tió en uno de los as­pec­tos re­le­van­tes pa­ra la de­fi­ni­ción del pro­yec­to que po­seía un ex­ten­so pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co y que de­bía re­sol­ver­se en un re­du­ci­do te­rreno, ubi­ca­do en la es­qui­na de una man­za­na don­de so­bre­sa­len, una bi­blio­te­ca pú­bli­ca, una igle­sia de va­lor his­tó­ri­co pa­tri­mo­nial y un an­fi­tea­tro mu­ni­ci­pal. Se hi­zo evi­den­te que la im­ple­men­ta­ción del pro­yec­to en el si­tio de­bía ha­cer­se con la in­ten­ción de in­te­grar y unir to­das las va­ria­bles fun­cio­na­les, no só­lo con el va­ria­do pai­sa­je in­me­dia­to, sino de ma­ne­ra es­pe­cial con el usua­rio fi­nal.

Fue así co­mo, a par­tir de esa ne­ce­si­dad de ge­ne­rar en los usua­rios un sen­ti­do de re­co­ne­xión emo­cio­nal con el lu­gar, se desa­rro­lló un di­se­ño ba­sa­do en el con­cep­to de víncu­lo, que se de­fi­ne co­mo una ex­pe­rien­cia que une a una per­so­na con un ob­je­to o con otras per­so­nas y que da cuen­ta de una es­truc­tu­ra que los en­vuel­ve más allá de sí mis­mos. Es­te con­cep­to dio for­ma a un edi­fi­cio que que­ría y de­bía ser pre­do­mi­nan­te­men­te una pla­za.

Se pro­po­ne en­ton­ces un di­se­ño en el que los es­pa­cios pa­ra las ac­ti­vi­da­des lú­di­cas se ha­cen muy vi­si­bles y cu­ya ac­ce­si­bi­li­dad es cla­ra y le­gi­ble pa­ra los usua­rios que in­gre­san ha­cia él, des­de las zo­nas pea­to­na­les tan­gen­tes, así co­mo las que lo re­co­rren y atra­vie­san. En bus­ca del ba­lan­ce en­tre lo per­ma­nen­te y lo tem­po­ral de los es­pa­cios, se pro­po­ne am­pliar­los más allá del pro­gra­ma fun­cio­nal, ex­ten­dién­do­los y fun­dién­do­los con la pla­za exis­ten­te y las cir­cu­la­cio­nes pea­to­na­les co­mo las ace­ras y las ca­lles ale­da­ñas. De es­ta ma­ne­ra nos va­le­mos del mo­vi­mien­to co­mo atrac­tor, pa­ra crear una ex­pe­rien­cia de en­cuen­tro. La ima­gen del edi­fi­cio se ma­te­ria­li­za a par­tir de la ex­pe­rien­cia del usua­rio y las ne­ce­si­da­des que de ella sur­gen. La en­vol­ven­te del edi­fi­cio se desem­pe­ña co­mo una piel, cu­ya ma­te­ria­li­dad ac­túa y res­pon­de a las di­ver­sas ne­ce­si­da­des de pro­tec­ción, se­gu­ri­dad, per­mea­bi­li­dad, trans­lu­ci­dez, con­ten­ción y co­ne­xión con el en­torno, se­gún su ubi­ca­ción en el es­pa­cio. De es­ta ma­ne­ra, bus­ca man­te­ner un diá­lo­go tan­to a cor­ta dis­tan­cia, en la in­me­dia­tez con el usua­rio, co­mo a lar­ga dis­tan­cia, abrién­do­se ha­cia el pai­sa­je cir­cun­dan­te.

El edi­fi­cio des­apa­re­ce ba­jo las ¨me­jen­gas¨ ves­per­ti­nas (par­ti­dos in­for­ma­les de fut­ból) y el ¨ska­te pla­za¨ don­de una ofer­ta de ac­ti­vi­da­des lú­di­cas, cul­tu­ra­les y es­pa­cios de en­cuen­tro con la co­mu­ni­dad se de­jan en­tre­ver a tra­vés del co­ra­zón del pro­yec­to, me­dian­te un va­cío que lo in­te­gra ver­ti­cal­men­te y tie­ne la cua­li­dad de ser ven­ta­na y a la vez pa­sa­je ver­ti­cal, pa­ra des­cu­brir ese otro mun­do ha­cia la li­ber­tad, en una Cos­ta Ri­ca que, es­pe­ra­mos al­gún día, ten­ga más Cen­tros Cí­vi­cos pa­ra la Paz y me­nos cár­ce­les.

¿Qué es un Cen­tro Cí­vi­co pa­ra la Paz (CCP)?

Es un es­pa­cio fí­si­co y sim­bó­li­co de pre­sen­cia es­ta­tal y en­cuen­tro co­mu­ni­ta­rio in­clu­si­vo don­de se brin­dan ser­vi­cios de ase­so­ría, for­ma­ción y apo­yo a ni­ños y jó­ve­nes de has­ta 18 años en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial con el ob­je­ti­vo de pre­ve­nir la vio­len­cia, fa­ci­li­tar la for­ma­ción ciu­da­da­na y pro­mo­ver la in­clu­sión y la paz so­cial.

Sus ins­ta­la­cio­nes ofre­cen es­pa­cios fí­si­cos pa­ra el en­cuen­tro, la con­vi­ven­cia y la edu­ca­ción gra­tui­ta al­re­de­dor de la re­crea­ción, el ar­te, la cul­tu­ra, la tec­no­lo­gía, el de­por­te y el acom­pa­ña­mien­to ins­ti­tu­cio­nal co­mo ins­tru­men­tos pa­ra pro­mo­ver el buen uso del tiem­po li­bre, for­ta­le­cer la con­vi­ven­cia y fi­nal­men­te re­du­cir las opor­tu­ni­da­des de in­ser­ción en la de­lin­cuen­cia al evi­tar que in­cu­rran en si­tua­cio­nes de vio­len­cia.

Iz­quier­da: El edi­fi­cio apro­ve­cah su ubi­ca­ción pa­ra ofre­cer una ex­pe­rien­cia de en­cuen­tro con la co­mu­ni­dad. De­re­cha Arri­ba: La es­ca­le­ra se con­vier­te en pro­ta­go­nis­ta del es­pa­cio cen­tral.De­re­cha Aba­jo: Los co­lo­res de la piel y las puer­tas, dia­lo­ga con la es­truc­tu­ra de con­cre­to a la vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.