“Aho­ra mis­mo es­toy dis­fru­tan­do es­te mo­men­to de in­de­pen­den­cia, de co­no­cer­me a mí mis­ma, de ex­plo­rar co­sas que no ha­bía vi­vi­do y de­di­car­me más tiem­po”

Hola Guatemala - - Portada -

—Des­pués de to­do el éxi­to que has te­ni­do, ¿aún qui­sie­ras vol­ver a ser Miss Uni­ver­so?

—Mi sue­ño siem­pre fue ser Miss Uni­ver­so. Creo que, in­de­pen­dien­te­men­te de to­do lo que pa­só, tu­ve la opor­tu­ni­dad de ex­pe­ri­men­tar lo que es ser Miss Uni­ver­so, así ha­ya si­do por unos cuan­tos mi­nu­tos. Aho­ra es­toy apro­ve­chan­do ca­da una de las ben­di­cio­nes y puer­tas que se me es­tán abrien­do gra­cias a ese mo­men­to, y no so­lo a mí, sino a to­da Co­lom­bia.

—Es­tás ra­di­ca­da en Mia­mi. ¿Es­to se­rá ya de­fi­ni­ti­vo?, ¿có­mo es tu vi­da aquí?

—Me que­dé en Mia­mi por tra­ba­jo y tam­bién por mi fa­mi­lia, pues ellos vi­ven acá ha­ce mu­chos años; la ver­dad, des­de ha­ce tiem­po no es­tá­ba­mos jun­tos por una tem­po­ra­da lar­ga, en­ton­ces es­toy dis­fru­tan­do a mis pa­pás y mis so­bri­ni­tos, y apro­ve­chan­do to­do lo que sur­ge de tra­ba­jo. Sin em­bar­go, es po­si­ble que próximamente de­ba que­dar­me en otro lu­gar de Es­ta­dos Uni­dos.

—Tie­nes seis her­ma­nos, cin­co de ellos mu­je­res. ¿Nin­gu­na de tus otras her­ma­nas si­gue tus mis­mos pa­sos?

—No, nun­ca. Nin­gu­na de ellas fue rei­na ni mo­de­lo, mis her­ma­nas son her­mo­sas pe­ro las­ti­mo­sa­men­te no son tan al­tas pa­ra es­tar en el me­dio y a mí fue a la úni­ca que le gus­tó des­de pe­que­ña el mun­do del mo­de­la­je, el rei­na­do y el en­tre­te­ni­mien­to. Yo soy la di­fe­ren­te de la fa­mi­lia.

—Ten­go va­rios años sin no­vio, es­ta­ba muy con­cen­tra­da en ser Se­ño­ri­ta Co­lom­bia y lue­go via­jar a Miss Uni­ver­so. De­bía cum­plir mi agen­da en el país y me con­cen­tré en eso, no tu­ve tiem­po pa­ra la par­te amo­ro­sa. Aho­ra mis­mo es­toy dis­fru­tan­do es­te mo­men­to de in­de­pen­den­cia, de co­no­cer­me a mí mis­ma, de ex­plo­rar co­sas que no ha­bía vi­vi­do y de­di­car­me más tiem­po a mí. Ya en un fu­tu­ro lle­ga­rá el mo­men­to en el que se me pre­sen­te una per­so­na ideal.

—Sim­ple­men­te pi­do un hom­bre que me res­pe­te, que

—¿Có­mo es­tá tu co­ra­zón? —¿Có­mo te con­quis­tan?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.