HANS SCHREI

Hola Guatemala - - Cóctel De Noticias - Tex­to: MA­RIA­NA PINTO Fo­to­gra­fía: ALE­JAN­DRO DE LEÓN Pro­duc­ción: ANA CRUZ

EM­PREN­DE­DOR, ALE­GRE Y ES­PON­TÁ­NEO. Así es Hans Schrei, el fun­da­dor de Wun­der­keks, una em­pre­sa de re­pos­te­ría que na­ció a fi­na­les de 2011 co­mo el re­sul­ta­do de mu­chos días de va­ca­cio­nes y ga­nas de pro­bar nue­vas ideas. Con de­di­ca­ción y es­me­ro, su exi­to­so pro­yec­to se ha vuel­to el lu­gar en don­de una ga­lle­ta tie­ne la fa­cul­tad de ser una puer­ta que lle­va a la ni­ñez. Pa­ra co­no­cer más so­bre su vi­da y ex­pe­rien­cias, el apa­sio­na­do de los pos­tres in­vi­tó a ¡HO­LA! a dis­fru­tar de un agra­da­ble píc­nic en uno de sus es­ta­ble­ci­mien­tos, en com­pa­ñía de Mafalda, su cu­rio­sa y ca­ri­ño­sa bea­gle. —Pues soy sú­per en­tu­sias­ta. Me emo­ciono muy fá­cil y muy rá­pi­do por mu­chas co­sas. Siem­pre es­toy mu­rien­do por pro­bar nue­vas ideas. ¡Creo que soy co­mo un ni­ño gran­de!

—¡Sí! Yo pue­do ha­blar mi­les de co­sas so­bre él, de lo im­por­tan­te que es cui­dar­lo y sa­car­lo a ju­gar. Por eso pro­mue­vo el uso de bur­bu­jas, co­lo­res, sa­le­ros con sprin­kles…

Un mun­do de azú­car, ex­pe­ri­men­tos y sprin­kles

—Siem­pre se te ve son­rien­do. ¿Ese es tu es­ta­do na­tu­ral? —Es­to del ni­ño in­terno es un es­tan­dar­te pa­ra ti, ¿cier­to? —Sé que no siem­pre su­pis­te que la re­pos­te­ría era lo tu­yo, ¿qué ha­cías an­tes?

—Tra­ba­ja­ba en mar­ke­ting, en una mul­ti­na­cio­nal. An­tes hi­ce un par de años en ar­qui­tec­tu­ra, des­pués ad­mi­nis­tra­ción, pe­ro siem­pre su­pe que que­ría ser em­pre­sa­rio y po­ner un ne­go­cio, pe­ro nun­ca su­pe exac­ta­men­te de qué.

—A mi ma­má. Con ella apren­dí to­do lo que sé.

—Sa­ber que la ori­gi­na­li­dad no es un va­lor en sí mis­mo, ni el ser di­fe­ren­te; de he­cho mi bi­blia es un li­bro lla­ma­do Siem­pre es­toy vien­do blogs, pe­ro las me­jo­res ideas vie­nen de la gen­te, que te pla­ti­ca y te en­ri­que­ce to­do el tiem­po.

—Aun­que no lo creas soy tí­mi­do, pe­ro me gus­ta con­vi­vir con gen­te en­tu­sias­ta, con me­tas y sue­ños.

—No. El se­cre­to es no ser ta­ca­ño y usar can­ti­da­des co­rrec­tas de co­sas. El pro­ble­ma em­pie­za cuan­do es­ca­ti­mas las can­ti­da­des de co­sas y las sus­ti­tu­yes.

—¿A quién le de­bes tus ta­len­tos en la co­ci­na? —¿Qué ali­men­ta tu es­pí­ri­tu crea­ti­vo? —¿De qué per­so­nas te gus­ta ro­dear­te? —Con­fié­sa­nos: ¿exis­te es­to del in­gre­dien­te se­cre­to? —¿Qué gran re­to has te­ni­do que sor­tear pa­ra al­can­zar tus sue­ños?

—Cuan­do uno es jo­ven, uno di­ce “quie­ro es­to, lo quie­ro ro­sa­do, y si a us­ted no le pa­re­ce, no ven­ga”. Es­to es lo que me tu­ve que ir qui­tan­do, pa­ra apren­der a ba­lan­cear mi vi­sión crea­ti­va idea­lis­ta y la rea­lis­ta.

—Mi co­ci­na. Guar­da un acu­mu­la­do tan­tos re­cuer­dos: llan­tos, ri­sas, ex­pe­ri­men­tos. Es el lu­gar en don­de ex­pe­ri­men­to, hay de to­do y es fá­cil. Tie­ne po­qui­tos de to­do y eso me per­mi­te crear.

—Un lu­gar muy abu­rri­do. Na­die se acuer­da de un po­llo, na­die ha­bla de él, ni le to­ma fo­tos, ¿ver­dad? En cam­bio, los dul­ces son sím­bo­los que usa­mos pa­ra mar­car mo­men­tos es­pe­cia­les o de ce­le­bra­ción.

—Creo que la in­dus­tria de la co­mi­da es mi ro­llo. Ya pa­sé la eta­pa en don­de rei­na­ba la in­cer­ti­dum­bre de sa­ber si to­mé la de­ci­sión co­rrec­ta. Aho­ra si­gue su­pe­rar más re­tos.

—¿Cuál es tu lu­gar fe­liz? —Pa­ra ti, ¿qué se­ría el mun­do sin el azú­car? —¿Qué vie­ne en el fu­tu­ro de Hans?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.