MICHELLE COHN Y AN­DRÉS MATHEU

La pa­re­ja del mo­men­to po­sa en un es­plén­di­do re­por­ta­je

Hola Guatemala - - Contenido -

AC­TI­VOS, de­ter­mi­na­dos y exi­to­sos. Así son es­tos ca­ris­má­ti­cos no­vios, que en­con­tra­ron el amor en el mo­men­to más ac­ti­vo de sus vi­das. Des­de los 16 años, la be­lla Michelle ha vi­vi­do una vi­da en don­de rei­na el gla­mour, la mo­da, los re­flec­to­res, las pa­sa­re­las y los sue­ños; “soy una per­so­na sú­per de­ci­di­da, tra­ba­ja­do­ra y ma­du­ra”, co­men­tó. Re­cuer­da que em­pe­zó su ca­rre­ra co­mo mo­de­lo en un cas­ting de una ca­de­na de tien­das de ro­pa y, des­pués de eso, si­guió en el me­dio has­ta ga­nar el tí­tu­lo de Miss Gua­te­ma­la La­ti­na 2013, ser la mu­sa del Mer­ce­de­sBenz Fas­hion Gua­te­ma­la en 2015 y has­ta ser pre­sen­ta­do­ra en Bie­nes In­mue­bles.TV de Gua­te­vi­sión. Por su par­te, An­drés es un em­pren­de­dor de es­pí­ri­tu que gus­ta de “es­tar a car­go, ad­mi­nis­trar e in­vo­lu­crar­se per­so­nal­men­te en to­dos sus pro­yec­tos”; des­de muy jo­ven, es­te in­quie­to vi­sio­na­rio co­men­zó a tra­ba­jar en los dos ne­go­cios de su fa­mi­lia, y apren­dió a ver en ca­da re­to una opor­tu­ni­dad pa­ra cre­cer.

Con mu­cha emo­ción y fe­li­ci­dad, es­ta ra­dian­te pa­re­ja in­vi­tó a ¡HO­LA! a una plá­ti­ca ín­ti­ma y emo­ti­va, en don­de abun­da­ron las anéc­do­tas y las ri­sas. Así, los enamo­ra­dos com­par­tie­ron de­ta­lles ex­clu­si­vos so­bre sí mis­mos, su mag­né­ti­ca re­la­ción y su re­cien­te com­pro­mi­so.

—En po­cas pa­la­bras, ¿có­mo se des­cri­ben ca­da uno?

—Michelle: Soy una per­so­na muy so­ña­do­ra. Me en­can­ta pla­near co­sas y lo­grar­las. Tam­bién, muy per­fec­cio­nis­ta, tran­qui­la… pa­ra na­da pa­rran­de­ra, pues pre­fie­ro com­par­tir con mis ami­gos y fa­mi­lia.

An­drés: Co­mo al­guien apa­sio­na­do por lo que ha­ce, po­dría de­cir­se que un em­pren­de­dor de es­pí­ri­tu.

—¿Có­mo es su día a día?

—Michelle: En mi ca­so, bas­tan­te tran­qui­lo y no ten­go ru­ti­na. Hay días en que mo­de­lo, otros en que ha­go fo­to­gra­fías y unos más en don­de gra­bo el pro­gra­ma. Y, ade­más de mi ca­rre­ra co­mo mo­de­lo, es­tu­dio el cuar­to año en la Li­cen­cia­tu­ra en Ima­gen Pú­bli­ca y Me­dios de Co­mu­ni­ca­ción, así que en eso se va mi tiem­po.

An­drés: Usual­men­te yo voy al gim­na­sio en las ma­ña­nas, lue­go pa­so a

la ofi­ci­na, veo clien­tes y reali­zo di­ver­sos via­jes de ne­go­cios. Y, tam­bién es­tu­dio un día por se­ma­na, en una es­cue­la de ne­go­cios.

—Y, vi­nien­do de mun­dos tan di­fe­ren­tes, ¿có­mo se co­no­cie­ron?

—An­drés: Aun­que no lo creas, por Fa­ce­book. En la sec­ción de peo­ple you may know me apa­re­ció Michelle Cohn co­mo pri­me­ra op­ción. Des­pués de ver que te­nía­mos co­mo 200 ami­gos en co­mún, la agre­gué in­me­dia­ta­men­te. —¿Qué pa­só des­pués de eso? —An­drés: Ha­bla­mos por el chat, des­pués por te­lé­fono… y, an­tes de col­gar, la in­vi­té a ce­nar el si­guien­te fin de se­ma­na.

—Así que es­tu­vo cla­ro quién fue el

COM­PAR­TEN SU ROMÁNTICA HIS­TO­RIA DE AMOR Y LOS DE­TA­LLES DE SU BO­DA, QUE SE­RÁ A FI­NAL DE AÑO

«Apar­te de ser mi no­vio, An­drés se vol­vió mi me­jor ami­go. Le cuen­to ab­so­lu­ta­men­te to­do lo que me pa­sa y creo que él me co­no­ce mu­cho más que cual­quie­ra. Y eso es un gran re­ga­lo» Con mu­cha emo­ción y fe­li­ci­dad, es­ta ra­dian­te pa­re­ja in­vi­tó a ¡HO­LA! a una plá­ti­ca ín­ti­ma y emo­ti­va, en don­de abun­da­ron las anéc­do­tas y las ri­sas. Así, los enamo­ra­dos com­par­tie­ron de­ta­lles ex­clu­si­vos so­bre sí mis­mos, su mag­né­ti­ca re­la­ción y su re­cien­te com­pro­mi­so.

con­quis­ta­dor de­ci­di­do.

—Michelle: ¡Ah sí! Sa­li­mos ese día, y to­do fue tan bien, que a las tres se­ma­nas de esa ce­na nos pu­si­mos de no­vios. —¿Ha­ce cuán­to tiem­po fue eso? —Michelle: Lle­va­mos de no­vios un po­co más de un año.

—Su­pon­go que han apren­di­do mu­cho en el pro­ce­so. ¿Qué ca­rac­te­rís­ti­cas los dis­tin­guen hoy co­mo pa­re­ja?

—An­drés: Creo que te­ne­mos más en co­mún, de lo que nos dis­tin­gue. Nos di­mos cuen­ta de eso du­ran­te los pri­me­ros cua­tro me­ses de la re­la­ción… fue un tiem­po don­de pu­di­mos apren­der mu­cho uno del otro.

—Michelle: Tan­to que al prin­ci­pio co­mo que cos­tó un po­co aco­plar­nos, por­que nues­tras per­so­na­li­da­des son muy pa­re­ci­das. ¿Ver­dad? —An­drés: Yo di­ría que bas­tan­te. —Michelle: So­mos muy do­mi­nan­tes, creo, pe­ro lo lo­gra­mos bas­tan­te bien.

—¿Han lo­gra­do com­bi­nar sus reali­da­des?

—Michelle: An­drés ha ido a mu­chas de mis pa­sa­re­las.

—An­drés: Me gus­ta mu­cho. Me acuer­do que la pri­me­ra vez que la fui a ver, yo es­ta­ba sú­per ner­vio­so de ir y ver­la. —Michelle: ¡Creo que más ner­vio­so que yo!

—An­drés: Nun­ca ha­bía ido a una pa­sa­re­la. Lle­gué con un mi ami­go y, co­mo es­ta­ba sú­per lleno, nos que­da­mos pa­ra­dos tres o cua­tro ho­ras pa­ra que co­men­za­ra el show. Y, des­pués de tan­to, ca­si de úl­ti­mo sa­lió Michelle co­mo cin­co mi­nu­tos. ¡Pe­ro va­lió la pe­na! Yo sú­per fe­liz. —Michelle: ¡Sí! Le to­co esa ma­la suer­te en su pri­me­ra ex­pe­rien­cia, pe­ro si­guió yen­do.

—¿Y tú te has in­vo­lu­cra­do con las ac­ti­vi­da­des de An­drés?

Tam­bién. Co­mo en su fa­mi­lia to­dos bu­cean, aho­ra pron­to voy a sa­car mi cur­so de bu­ceo.

—An­drés: En­ton­ces cuan­do ya la ten­ga, va­mos a su­mar­lo a la lista de ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res.

—Me ima­gino que al igual que en per­so­na­li­dad, com­par­ten gus­tos. ¿Nos quie­ren com­par­tir al­gu­nos?

—An­drés: Dis­fru­ta­mos mu­cho la co­mi­da y… ¡So­mos lo­cos por la piz­za! Nos fas­ci­na a los dos. Y otra co­sa que es bien cu­rio­sa es que de los pos­tres, el he­la­do de ga­lle­ta y el pas­tel de tres le­ches son nues­tros fa­vo­ri­tos.

¿Qué ca­rac­te­rís­ti­cas han iden­ti­fi­ca­do en su tiem­po jun­tos que los for­ta­le­cen co­mo pa­re­ja?

—Michelle: En mi ca­so, apar­te de ser mi no­vio, An­drés se vol­vió mi me­jor ami­go. Le cuen­to ab­so­lu­ta­men­te to­do lo que me pa­sa y creo que él me co­no­ce mu­cho más que cual­quie­ra. Y eso es un gran re­ga­lo.

—An­drés: A mí me pa­sa mu­cho que me pier­do en pro­ble­mas y me es­tre­so, pe­ro cuan­do me abo­co a Michelle, me sim­pli­fi­ca la vi­da y me da so­lu­cio­nes. ¡Eso me en­can­ta!

LA LLE­GA­DA DEL COM­PRO­MI­SO —Y hoy ya es­tán com­pro­me­ti­dos. ¿Cuán­do sin­tie­ron que es­ta­ban lis­tos pa­ra dar ese pa­so?

—An­drés: Pa­ra mí, fue cla­ro des­de que cum­pli­mos seis o sie­te me­ses.

—¿En se­rio?

—¡Sí! Ha­bien­do pa­sa­do la eta­pa du­ra de ajus­te que tu­vi­mos en un ini­cio, me pu­se a pen­sar có­mo se­ría mi vi­da con Michelle en el fu­tu­ro y me en­can­tó la ima­gen. Lue­go, pen­sé co­mo se­ría mi vi­da sin ella y fue im­po­si­ble… no era op­ción pa­ra mí. Así me di cuen­ta tan rá­pi­do que que­ría es­tar con ella. Al mis­mo tiem­po, sen­tí que fui­mos ma­du­ran­do mu­cho a ni­vel per­so­nal y co­mo pa­re­ja, has­ta que lle­gó el mo­men­to en el que es­tá­ba­mos lis­tos.

— Y pa­ra ti Michelle, ¿el com­pro­mi­so lle­gó co­mo una sor­pre­sa o co­mo al­go que ve­nían ha­blan­do ya por un tiem­po? — Ya lo ha­bía­mos ha­bla­do du­ran­te el no­viaz­go. Nos co­men­za­mos a de­cir co­sas co­mo que que­ría­mos ca­sar­nos y es­tar jun­tos siem­pre… Pe­ro lo que sí re­sul­tó ser una sor­pre­sa en reali­dad fue el día que su­ce­dió. ¡No me lo ima­gi­né pa­ra na­da!

— Cuén­te­nos de­ta­lles de ese gran día. — An­drés pla­neó una ce­na en su ca­sa e in­vi­tó a mis pa­pás, sus pa­pás, su her­mano, mi her­mano y a su es­po­sa. Prác­ti­ca­men­te yo es­ta­ba tran­qui­la. To­dos nos sen­ta­mos en la sa­la, ha­bía mú­si­ca am­bien­tal… pe­ro yo si lo veía a él un po­co ra­ro. Y, ¿sa­bes? Él no me ha­bló en to­do el día, ni con­tes­tó mis men­sa­jes, pe­ro pen­sé que es­ta­ba ocu­pa­do.

—An­drés: Cuan­do me ale­gó por eso, yo le di ex­cu­sas, pe­ro es­ta­ba ner­vio­so. Ese mis­mo día ha­bía al­mor­za­do con mis ami­gos y les mos­tré el ani­llo. Yo cui­da­ba esa sor­ti­ja con mi vi­da.

—Michelle: ¡Sí!, bueno, en­ton­ces mien­tras pla­ti­cá­ba­mos An­drés me di­jo: “es­cu­chá”. Pa­ró la mú­si­ca, pu­so un au­dio y me cos­tó dar­me cuen­ta que era la voz de An­drés.

—¿So­bre qué era la gra­ba­ción? —An­drés: Yo le es­ta­ba re­ci­tan­do un poe­ma de amor y jus­to al fi­nal, el au­dio de­cía “ten­go que ha­cer­te una pre­gun­ta”. Y, en ese mo­men­to, me hin­qué. —¡Co­mo en una pe­lí­cu­la romántica! —Michelle: Yo sé. Cuan­do vol­teé a ver, to­dos es­ta­ban to­man­do vi­deos y fo­tos… Así se me pro­pu­so.

—¿Ahí ce­le­bra­ron el “sí”?

—Michelle: ¡Sí! Con un brin­dis y una ce­na ri­quí­si­ma. Se man­tu­vo muy fa­mi­liar.

— An­drés: Aun­que creo que ni co­mi­mos. No te­nía­mos ham­bre de tan­tas emo­cio­nes.

—Michelle: Fue en la des­pe­di­da don­de tu­vi­mos la op­ción de ce­le­brar­lo con ami­gos de mis pa­pás y nues­tros. —Aho­ra que ya es­tán fe­liz­men­te com­pro­me­ti­dos, ¿es­tán ilu­sio­na­dos con la lle­ga­da de la bo­da?

¡Mu­chí­si­mo!

—Y, pa­ra no que­dar­nos atrás, ¿nos po­drían ade­lan­tar de­ta­lles de có­mo pla­nean ce­le­brar­la?

—Michelle: Aún fal­tan va­rias co­sas por de­fi­nir, pe­ro lo que sí sa­be­mos es que va a ser una bo­da bas­tan­te fa­mi­liar y pri­va­da, a la cual es­tán in­vi­ta­dos los fa­mi­lia­res y ami­gos más cer­ca­nos. —An­drés: Se ce­le­bra­rá a fin de año. Co­mo di­ce Michelle, aún es­ta­mos en los preparativos y te­ne­mos va­rios lu­ga­res aún co­mo can­di­da­tos.

—Michelle: No va a ser de esas bo­das gi­gan­tes en don­de no sa­bes quie­nes lle­ga­ron. Que­re­mos que se man­ten­ga pe­que­ña, romántica y bas­tan­te ale­gre.

(SI­GUE)

«Aún fal­tan va­rias co­sas por de­fi­nir, pe­ro lo que sí sa­be­mos es que va a ser una bo­da bas­tan­te fa­mi­liar y pri­va­da, a la cual es­tán in­vi­ta­dos los fa­mi­lia­res y ami­gos más cer­ca­nos» Bas­ta­ron unos mi­nu­tos pa­ra co­no­cer la com­pli­ci­dad y romance de es­ta her­mo­sa pa­re­ja, que po­só pa­ra nues­tro len­te en ex­clu­si­va. (SI­GUE)

«Ha­bien­do pa­sa­do la eta­pa du­ra de ajus­te que tu­vi­mos en un ini­cio, me pu­se a pen­sar có­mo se­ría mi vi­da con Michelle en el fu­tu­ro y me en­can­tó la ima­gen. Lue­go, pen­sé co­mo se­ría mi vi­da sin ella y fue im­po­si­ble… no era op­ción pa­ra mí» Aun­que aún no hay fe­cha exac­ta de bo­da, la pa­re­ja sa­be que el gran día

lle­ga­rá an­tes que fi­na­li­ce el año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.