EL UNI­VER­SO DE LAS MAMÁS BLOGUERAS

Una nue­va ge­ne­ra­ción de ma­dres

Hola Guatemala - - Contenido - Tex­to: MARIANA PINTO Pro­duc­ción: ANA CRUZ Fo­to­gra­fías: AN­DRÉS AMAYA Ves­tua­rio mamás: MNG Ves­tua­rio ni­ños: EPK Ma­qui­lla­je: PAOLA AL­VA­RA­DO Lo­ca­ción: CEN­TRO CO­MER­CIAL VIS­TA MUXBAL y Res­tau­ran­te TUA Bis­tro Pei­na­dos: HAIR PHILOSOPHY Y SO­CIAL STATEMENT

LA MAMÁ MO­DER­NA es la per­fec­ta mul­ti­tas­ker, que ba­lan­cea su tiem­po con el tra­ba­jo, com­pro­mi­sos fa­mi­lia­res, ac­ti­vi­da­des per­so­na­les y cui­da­do de sus hi­jos, mien­tras sor­tea en su día a día una se­rie de pre­sio­nes, en­cru­ci­ja­das e in­se­gu­ri­da­des. “No hay días per­fec­tos y, aun­que mu­chas so­ña­mos con ser la mamá Pin­te­rest, es­ta no exis­te”, co­men­ta Nancy Chang, de Mun­do de Mamá. Dis­pues­tas a apo­yar a es­te gran gru­po, va­rias mamás se pro­pu­sie­ron a desa­rro­llar su ta­len­to co­mo es­cri­to­ras de blogs y en­con­tra­ron en es­tos es­pa­cios una opor­tu­ni­dad pa­ra co­mu­ni­car con una voz cla­ra, ge­nui­na y va­lio­sa sus pro­pias ex­pe­rien­cias. Hoy, el gru­po de “mamás blogueras” es un fren­te fuer­te, amo­ro­so, di­ver­so y com­pro­me­ti­do, que le ofre­ce a los dis­tin­tos ti­pos de mamás gua­te­mal­te­cas una am­plí­si­ma ofer­ta de con­se­jos, tips e in­for­ma­ción real. En co­lec­ti­vo, es­tas mamás em­pren­de­do­ras bus­can tras­cen­der con sus es­fuer­zos y abrir más es­pa­cios pa­ra la ma­ter­ni­dad en Gua­te­ma­la.

MUN­DO DE MAMÁ (www.mun­do­de­ma­ma.com)

Nancy Chang, es una mu­jer apa­sio­na­da e in­ten­sa, que tie­ne una gran ca­pa­ci­dad de asom­bro por la vi­da. Es blo­gue­ra, es­po­sa, mamá de dos hi­jas, una de 7 y otra de 3 años, así co­mo catedrática de uni­ver­si­dad. Des­de ha­ce sie­te años, es­cri­be en su blog so­bre los desafíos a los cua­les se en­fren­tan las mamás dia­ria­men­te y com­par­te tips e in­for­ma­ción pa­ra ayu­dar a “li­brar­nos de los jui­cios que no­so­tras co­mo au­to jue­zas nos ha­ce­mos”.

—¿Ser mamá cam­bió tu vi­da? —De­fi­ni­ti­va­men­te. Creo que de­jé de

En una di­ver­ti­da se­sión de fo­tos, es­te gru­po de mamás y em­pren­de­do­ras nos pre­sen­tan a sus her­mo­sos re­to­ños, su más gran­de pa­sión y la ra­zón por la que de­ci­die­ron to­mar el

ca­mino del blog­ging En el mes de las ma­dres, reuni­mos a es­ta ge­ne­ra­ción de mamás en la era di­gi­tal pa­ra co­no­cer más de cer­ca es­ta dis­ci­pli­na y sa­ber qué las ha lle­va­do a ser tan exis­to­sas en el mun­do vir­tual

pen­sar en mí y por mí, y co­men­cé a adap­tar­me a una vi­da en la que ya ha­bía al­guien más que in­ter­ve­nía en mis de­ci­sio­nes.

—¿Te has dis­fru­ta­do es­te pro­ce­so? —¡Mu­chí­si­mo! Te­ner­las es co­mo re­tro­ce­der en el tiem­po y te­ner mis pro­pias mu­ñe­cas, so­lo que el desafío es­tá en edu­car­las. Se te desa­rro­lla un sen­ti­do de sen­si­bi­li­dad por la vi­da que no te­nías an­tes. —¿Al­guien te apo­yó en tus mo­men­tos de cri­sis de ma­ter­ni­dad?

—Yo no pu­de bus­car tan­to a mi mamá, por­que se mudó de Gua­te­ma­la ha­ce nue­ve años. Así que, co­mo sa­lía muy ca­ro lla­mar­la en ese en­ton­ces, con ella veía las co­sas más com­ple­jas y emo­cio­na­les, y fue una coach la que me dio mu­chos tips y re­sol­vió du­das que iba te­nien­do.

—En tu pá­gi­na di­ces bus­car el ba­lan­ce en­tre tus sue­ños, ro­les y fa­mi­lia. ¿Lo has lo­gra­do?

—Si­go en eso. Es bien di­fí­cil por­que no soy 100% stay ho­me mom. Com­par­to mi vi­da pro­fe­sio­nal con la ma­ter­ni­dad y eso a ve­ces es com­pli­ca­do. Pe­ro en­cuen­tro ese ba­lan­ce de for­ma fí­si­ca al en­tre­nar pa­ra me­dias ma­ra­to­nes y me ins­cri­bo a la ma­yo­ría de ca­rre­ras. —¿Qué te mo­ti­va a es­cri­bir?

—Mi es­po­so fue el prin­ci­pal mo­ti­va­dor y el mo­ti­vo, mis hi­jas. Mi sue­ño es que pa­se el tiem­po y ellas pue­dan leer­lo y sa­ber que hi­ce mi me­jor es­fuer­zo con ellas.

—Ser mamá es:

—Un con­jun­to de ex­pe­rien­cias, erro­res y acier­tos. No hay nin­gún ma­nual.

CO­SAS DE WIROS (www.co­sas­de­wi­ros.com)

Es­te em­pren­di­mien­to es­tá con­for­ma­do

por Lissy Gon­zá­lez, Anit­za Ko­zi­na, Ire­ne Mar­cuc­ci y An­nie Go­doy, cua­tro mamás mo­ti­va­das a crear una cul­tu­ra ma­ter­na di­fe­ren­te en Gua­te­ma­la, al com­par­tir ex­pe­rien­cias y bus­car co­nec­tar­se e in­ter­cam­biar con otras mu­je­res en el país. Una de las co­fun­da­do­ras, la tra­ba­ja­do­ra y cu­rio­sa An­nie, ma­dre de un hi­jo, Más­ter en Ad­mi­nis­tra­ción Tu­rís­ti­ca y es­pe­cia­lis­ta en iti­ne­ra­rios de via­je, com­par­tió su ex­pe­rien­cia.

—¿Có­mo era tu vi­da an­tes de ser mamá?

—Yo era guía de tu­ris­tas y es­ta­ba acos­tum­bra­da a ir­me de gi­ra, tan­to in­ves­ti­gan­do o ha­cien­do tours con clien­tes, has­ta por una se­ma­na. Pe­ro, ob­via­men­te, cuan­do en­con­tré a mi pa­re­ja y fui mamá, co­men­cé a pe­dir un es­cri­to­rio, un ho­ra­rio y un tra­ba­jo de lu­nes a vier­nes. Es­to du­ró dos años, has­ta que de­ci­dí re­nun­ciar.

—¿Te cos­tó to­mar es­ta de­ci­sión?

—No, pa­ra na­da. Creo que el se­cre­to fue que yo ya ha­bía vi­vi­do. Yo me go­cé mis vein­te años, así que a los trein­ta, cuan­do re­gre­sé de mi maes­tría en el ex­tran­je­ro, ya es­ta­ba tran­qui­la, con ga­nas de te­ner fa­mi­lia y un hi­jo.

—¿Cuál es el me­jor con­se­jo que te die­ron cuan­do co­men­zas­te a ser mamá?

—“No com­pres na­da de ro­pa has­ta que naz­ca el be­bé”. Es­to me lo di­jo Anit­za, que me en­se­ñó su clo­set lleno de to­do lo que le ha­bían da­do en los baby sho­wers. Ella y Lizzy me tran­qui­li­za­ron mu­cho en mi pro­ce­so, al de­cir­me que to­do era más fá­cil de lo que pa­re­cía.

—¿Có­mo vi­ves la ma­ter­ni­dad hoy en día?

—Tra­to de no ba­jar­le la ve­lo­ci­dad a to­do, de ba­lan­cear mi tiem­po y tra­ba­jo.

Así que ac­tual­men­te me lle­na sa­lir de la ciu­dad con mis hi­jos, pa­ra que apren­dan de la pa­sión por la vi­da ru­ral.Tam­bién, en un fu­tu­ro quie­ro ser triatlo­nis­ta, hoy soy una apa­sio­na­da por el spin­ning y la bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña.

SER MAMÁ EN GUA­TE (www.ser­ma­maen­gua­te.com)

Es un blog “ho­nes­to y leal, que na­ce de la ne­ce­si­dad de for­mar tri­bu, es de­cir, un es­pa­cio en don­de mamás mo­der­nas com­par­tie­ran y brin­da­ran pun­tos de re­fe­ren­cia so­bre la ma­ter­ni­dad”, di­cen sus fun­da­do­ras: Na­ta­lia de Bie­gler y Edith Paiz, un par de apa­sio­na­das por la redacción, la or­to­gra­fía y los con­te­ni­dos ge­nui­nos. Na­ta­lia es es­po­sa, psi­có­lo­ga clí­ni­ca y ma­dre de dos ni­ñas, una de ocho y otra de ca­si un año, con ex­pe­rien­cia en pu­bli­ca­cio­nes. Por su par­te, Edith es una apa­sio­na­da por la co­ci­na, fa­ná­ti­ca de la cul­tu­ra pop, es­po­sa, ma­dre de un be­bé de me­nos de un año y “una hi­ja pe­lu­da de cua­tro pa­tas”.

—¿Có­mo se co­no­cie­ron us­te­des dos? —Edith: Na­ta­lia fue mi dou­la cuan­do es­ta­ba em­ba­ra­za­da. Si an­tes nos lle­vá­ba­mos bien, eso ter­mi­nó de ce­rrar el pac­to de amis­tas y vol­ver­nos muy cer­ca­nas.

—¿Cuál es la im­por­tan­cia de te­ner es­te apo­yo cuan­do se co­mien­za a ser mamá? — Na­ta­lia: Du­ran­te nues­tra vi­da te­ne­mos muy po­co con­tac­to con mamás, así que lle­ga­mos al em­ba­ra­zo sin sa­ber ab­so­lu­ta­men­te na­da o muy po­co.

—Edith: Exac­to. Uno tie­ne de­ma­sia­da in­for­ma­ción a su al­can­ce y es fá­cil atur­dir­se. Así que es­ta guía te ayu­da a iden­ti­fi­car y dis­cer­nir qué es lo que se ajus­ta más a tu es­ti­lo de vi­da, tu fi­lo­so­fía per­so­nal, fi­lo­so­fía de crian­za, cir­cuns­tan­cias, etc.

—¿Qué no nos cuen­tan de la ma­ter­ni­dad?

—Edith: Yo nun­ca me ima­gi­né que tu cuer­po cam­bia­ba tan­to. Sé que pa­re­ce su­per­fi­cial o que das por sen­ta­do, pe­ro la au­to ima­gen es di­fí­cil vol­ver a ha­cer las pa­ces con ella.

—Na­ta­lia: En mis ocho años de ser mamá, na­die me di­jo que era tan di­fí­cil es­tar a car­go de la vi­da de al­guien más. Es un ni­vel de exi­gen­cia pa­ra tu cuer­po, men­te y al­ma.

—¿Y qué re­ga­los le ha da­do que no es­pe­ra­ban?

—Edith: ¡To­do! Tu ca­pa­ci­dad pa­ra ma­ra­vi­llar­te, cre­ce ex­po­nen­cial­men­te. Al­go tan sim­ple, co­mo co­mer con una cu­cha­ra, se vuel­ve en un lo­gro digno de ce­le­brar, que­mar cohe­tes y es­cri­bir en un blog. Es can­sa­do, es la ta­rea más im­por­tan­te y exi­gen­te que ten­drás en tu vi­da, pe­ro es al­go que no cam­bias por na­da.

—Si es que lo tie­nen, ¿en qué ocu­pan su tiem­po li­bre?

—Na­ta­lia: Me gus­ta­ría de­cir que leo li­bros, voy al gim­na­sio y to­mo vino. Pron­to lo lo­gra­ré.

—Edith: Soy fan de la cul­tu­ra pop, así

que me gus­ta­ría de­cir que mi­ro pe­lí­cu­las, es­cu­cho mú­si­ca y me en­can­ta la cer­ve­za, so­bre to­do la ar­te­sa­nal.

HAPPY MO­DE ON! (www.happy­mo­deon.com)

Gaby Ba­tre­ses la es­cri­to­ra de­trás de es­te blog, una maes­tra ale­gre, crea­ti­va, amo­ro­sa y de­ta­llis­ta, es­po­sa y mamá de tres hi­jos de ocho, sie­te y cin­co años. Es­te pro­yec­to ini­ció co­mo un hob­bie, al­go “un po­co en se­rio y otro po­co en bro­ma, que em­pe­zó con la idea de de­jar­le un le­ga­do a mis hi­jos so­bre mí y lo que ha­ce­mos jun­tos”, co­men­ta la fun­da­do­ra, y po­co a po­co co­men­zó a ge­ne­rar fo­llo­wers y feed­back. Ale­gre, crea­ti­va, amo­ro­sa, de­ta­llis­ta. Tra­ba­ja co­mo maes­tra, le gus­ta co­ci­nar pos­tres, leer a otras blog­gers, ju­gar con sus hi­jos.

—Tus tex­tos siem­pre son muy po­si­ti­vos, ¿en qué se ins­pi­ran?

—En mu­chos mo­men­tos fe­li­ces. He tra­ta­do de vi­vir el día a día, bus­car lo ale­gre en lo or­di­na­rio. Fi­jar­me en los de­ta­lles y re­ci­bir ca­da mo­men­to co­mo al­go es­pe­cial. Mi me­ta es en­con­trar la fe­li­ci­dad en mi día a día.

—¿Qué in­gre­dien­tes in­te­gran a la ma­dre per­fec­ta?

—Mu­cho amor, pa­cien­cia, to­mar­lo to­do a su tiem­po y crea­ti­vi­dad to­dos los días.

—¿Qué gran lec­ción te ha da­do ser mamá?

—Mu­chas ve­ces pen­sa­ba que te­nía to­do ba­jo con­trol, pe­ro al ser mamá, uno no sa­be có­mo en­fren­tar mu­chas co­sas. En­ten­dí que pa­ra al­can­zar to­do lo que que­ría co­mo mamá, pro­fe­sio­nal, blo­gue­ra, te­nía que po­ner prio­ri­da­des y or­ga­ni­zar­me pa­ra res­pe­tar mi tiem­po y el de mis hi­jos.

—¿Quién te ayu­dó en tu pro­ce­so?

—Mi mamá y mis her­ma­nas. Y, en to­do lo que si­guió, ten­go un es­po­so que me ha­ce ga­nas en to­das mis lo­cu­ras. —¿Tie­nes al­gún pa­sa­tiem­po?

— Me gus­ta co­ci­nar y ha­cer ma­nua­li­da­des. Así que me mi es­ca­pe por las no­ches es ha­cer lon­che­ras.

Nancy Chang, Na­ta­lia de Bie­gler, Edith Paiz, Lizzy Gon­za­lez, An­nie Go­doy, Ire­ne Mar­cuc­ci, Anit­za Ko­zi­na y Gaby Ba­tres (SI­GUE)

Na­ta­lia de Bie­gler y Edith Paiz son las au­to­ras de «Ser Mamá en Gua­te» Un blog que tra­ta de ma­ne­ra muy pun­tual los re­tos y ven­ta­jas de criar ni­ños en un país co­mo Gua­te­ma­la.

Con un tono po­si­ti­vo y mu­cho co­lo­ri­do, Gaby Ba­tres ex­po­ne en su blog «Happy Mo­de ON» las en­se­ñan­zas y los acier­tos que ha te­ni­do co­mo ma­dre de sus tres hi­jos.

Ire­ne Mar­cuc­ci, An­nie Go­doy y Anit­za Ko­zi­na ha­cen par­te del blog «Co­sas de Wiros». El blog que em­pe­zó co­mo un gru­po de apo­yo en­tre ma­dres se ha con­ver­ti­do aho­ra en un me­dio muy po­pu­lar en­tre sus lec­to­ras. (En

la fo­to fal­ta Lizzy Gon­za­lez)

Mu­je­res, es­po­sas y ma­dres. El re­to es muy gran­de, pe­ro ca­da una de ellas cum­ple su la­bor de la me­jor ma­ne­ra, eso sí, siem­pre com­par­tién­do­lo con el mun­do. (SI­GUE)

Mu­je­res, es­po­sas y ma­dres. El re­to es muy gran­de, pe­ro ca­da una de ellas cum­ple su la­bor de la me­jor ma­ne­ra, eso sí, siem­pre com­par­tién­do­lo con el mun­do. Las es­cri­to­ras mas re­co­no­ci­das del me­dio di­gi­tal, se reúnen pa­ra com­par­tir sus ex­pe­rien­cias con HO­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.