HARRY DE GA­LES

En­tre­vis­ta ex­clu­si­va con el príncipe inspirador

Hola Guatemala - - Carta Del Editor - Tex­to: EMILY NASH Fo­to­gra­fías: GETTY IMAGES

EL PRÍNCIPE HARRY tie­ne una mi­sión. Du­ran­te la en­tre­vis­ta ex­clu­si­va que ha con­ce­di­do a ¡HO­LA!, mien­tras se pre­pa­ra pa­ra la aper­tu­ra de sus se­gun­dos Jue­gos In­vic­tus, en Or­lan­do (Flo­ri­da), de­fien­de apa­sio­na­da­men­te la cau­sa. Quie­re que to­do el mun­do ad­mi­re a los enor­me­men­te ejem­pla­res atle­tas que par­ti­ci­pan en el cam­peo­na­to pa­ra mi­li­ta­res hom­bres y mu­je­res— he­ri­dos en ac­to de ser­vi­cio, ins­pi­ra­do en los Jue­gos Pa­ra­lím­pi­cos. Su re­gre­so a Walt Dis­ney World, en Or­lan­do— don­de pa­só unas va­ca­cio­nes con su ma­dre, la prin­ce­sa Dia­na de Ga­les, y su her­mano, el príncipe Wi­lliam—, le ha de­vuel­to pre­cia­dos re­cuer­dos de su in­fan­cia y, al pa­re­cer, ha des­per­ta­do en él el es­pí­ri­tu ju­gue­tón de un ni­ño. Harry ríe y ha­ce bro­mas mien­tras nos cuen­ta que pien­sa pa­sár­se­lo bom­ba en las atrac­cio­nes del par­que con las fa­mi­lias de al­gu­nos de los par­ti­ci­pan­tes en la com­pe­ti­ción.

«¡EH, PRÍNCIPE HARRY!»

El mes pa­sa­do, el príncipe, de trein­ta y un años, dio una mues­tra más de su ca­rác­ter pro­ver­bial­men­te ale­gre cuan­do «re­clu­tó» a su abue­la la Rei­na pa­ra que pro­ta­go­ni­za­se un di­ver­ti­do ví­deo en res­pues­ta al desafío lan­za­do por el Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma y su es­po­sa, Mi­che­lle, en su men­sa­je de pro­mo­ción del equi­po In­vic­tus es­ta­dou­ni­den­se en Twit­ter. La pri­me­ra da­ma es una de­fen­so­ra apa­sio­na­da de los jue­gos y co­la­bo­ró con Harry pa­ra lle­var el tor­neo, cu­ya inau­gu­ra­ción se ce­le­bró el do­min­go, a Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra sor­pre­sa del príncipe, cuan­do ro­dó el ví­deo, fi­chó al Pre­si­den­te pa­ra que la ayu­da­se a ame­na­zar, en tono hu­mo­rís­ti­co, con el pre­vi­si­ble do­mi­nio es­ta­dou­ni­den­se en el acon­te­ci­mien­to. «¡Eh, príncipe Harry! ¿Re­cuer­das cuan­do nos di­jis­te que “lo dié­se­mos to­do” en los Jue­gos In­vic­tus?», di­ce Mi­che­lle. Y el Pre­si­den­te aña­de: «Pues cui­da­do con lo que deseas», al tiem­po que, a sus es­pal­das, un ve­te­rano

Ha­bla, con ca­ri­ño y ad­mi­ra­ción, de su abue­la la Rei­na; re­cuer­da mo­men­tos má­gi­cos con su ma­dre, la prin­ce­sa Dia­na, y ex­pli­ca por qué son tan im­por­tan­tes los Jue­gos In­vic­tus

El ma­yor pro­yec­to de su vi­da, es sin du­da, Los In­vic­tus Ga­mes, una se­rie de olim­pia­das pa­ra­olím­pi­cas que ini­ció co­mo un apo­yo pa­ra los ve­te­ra­nos de gue­rra he­ri­dos en com­ba­te. El mes an­te­rior, Harry lle­vó es­tos jue­gos por pri­me­ra vez a

Es­ta­dos Uni­dos.

Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, el príncipe se ha en­car­ga­do de lle­var un men­sa­je de apo­yo, so­li­da­ri­dad y paz al mun­do, un le­ga­do que co­men­zó su ma­dre mu­chos años atrás. De­re­cha, una tier­na ima­gen de la prin­ce­sa de

Ga­les con su se­gun­do hi­jo.

de uni­for­me si­mu­la que de­ja caer un mi­cró­fono —un ges­to pa­ra in­di­car que se ha de­ja­do sin ar­gu­men­tos al ri­val— y di­ce: «¡Bum!».

«NO ME DI­GAS, ¡POR FA­VOR!»

La pa­re­ja pre­si­den­cial en­vió el ví­deo a Harry el mes pa­sa­do, po­co an­tes de su vi­si­ta a Reino Uni­do, que in­cluía una ce­na con el príncipe y los Du­ques de Cam­brid­ge, en su re­si­den­cia del pa­la­cio de Ken­sing­ton. Dan­do vuel­tas a có­mo su­pe­rar el lis­tón de un ví­deo que con­ta­ba con la pre­sen­cia del Pre­si­den­te, de­ci­dió con­ven­cer a la Rei­na pa­ra que par­ti­ci­pa­se en la res­pues­ta. En la gra­ba­ción, que han vis­to mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do, Su Ma­jes­tad se ríe del desafío es­ta­dou­ni­den­se con un ter­mi­nan­te: «No me di­gas, ¡por fa­vor!». En es­ta en­tre­vis­ta, Harry re­ve­la có­mo con­si­guió ase­gu­rar­se la co­la­bo­ra­ción de las más al­tas ins­tan­cias pa­ra el ví­deo, que to­do el mun­do co­men­ta; có­mo su vuel­ta a Or­lan­do le ha ser­vi­do pa­ra apa­ci­guar al­gu­nos re­cuer­dos des­agra­da­bles y su de­ci­sión de eri­gir un mo­nu­men­to a su ma­dre, ca­si vein­te años des­pués de su muer­te.

«COGÍ EL CO­CHE Y ME FUI A WIND­SOR»

—Príncipe Harry, su ví­deo pa­ra los Jue­gos In­vic­tus se ha he­cho vi­ral. To­do el mun­do ha­bla de él. ¿Có­mo con­si­guió que la Rei­na par­ti­ci­pa­se?

—An­tes de ve­nir a ce­nar (al pa­la­cio de Ken­sing­ton), el ma­tri­mo­nio Oba­ma nos ha­bía lan­za­do su desafío. Ellos nos re­ta­ron, yo vi el ví­deo y me pa­sé una se­ma­na pen­san­do có­mo de­mo­nios su­pe­rar­lo. Cuan­do vi­nie­ron a ce­nar, le di­je a la pri­me­ra da­ma que me ha­bía de­ja­do de pie­dra con eso de me­ter al Pre­si­den­te en el asun­to. Y mien­tras tan­to, él, allí, tan tran­qui­lo (Harry se res­pal­da imi­tan­do a Oba­ma), di­cién­do­me que a ver qué ha­cía­mos aho­ra no­so­tros. To­tal, que me di­je que ni ha­blar de em­pe­zar los Jue­gos In­vic­tus quin­ce a ce­ro a fa­vor de los es­ta­dou­ni­den­ses, y en­ci­ma, con ellos ju­gan­do en ca­sa. Te­nía­mos que em­pe­zar en igual­dad de con­di­cio­nes. En­ton­ces pen­sé que lo úni­co que po­día ha­cer era lla­mar a la Rei­na, pe­ro, al mis­mo tiem­po, pen­sa­ba que si la lla­ma­ba y se lo pe­día, la iba a po­ner en un com­pro­mi­so y se iba a sen­tir obli­ga­da a de­cir que sí. De­ci­dí pa­sar­me a to­mar el té, explicárselo, en­se­ñar­le el ví­deo y ver si po­día­mos ha­cer al­go jun­tos. Ella me di­jo que muy bien, así que cogí el co­che y me fui a Wind­sor. Me sen­té con ella, le pu­se el ví­deo, le con­té en qué con­sis­tía el ví­deo an­te­rior, có­mo yo ha­bía desafia­do a los Oba­ma y có­mo ellos me ha­bían de­vuel­to el desafío. La Rei­na me di­jo que le pa­re­cía es­tu­pen­do y me pre­gun­tó qué íba­mos a ha­cer. Yo le res­pon­dí que al­go que fue­se cor­to y agu­do y que, si a ella no le im­por­ta­ba ha­cer el pa­pel de al­ta­ne­ra, los íba­mos a de­jar fue­ra de jue­go.

—Pa­re­ce que la Rei­na se di­vir­tió...

—Sí, mu­cho. Por la ex­pre­sión de su

ca­ra, yo ca­si di­ría que, a sus no­ven­ta años, se es­ta­ba pre­gun­tan­do por qué na­die le pi­de que ha­ga esas co­sas más a me­nu­do.

«NO PRE­TEN­DO IM­PO­NER NA­DA A NA­DIE»

—Dé una ra­zón a los lec­to­res de ¡HO­LA! pa­ra que apo­yen los Jue­gos In­vic­tus.

—Una ra­zón es to­do lo que In­vic­tus re­pre­sen­ta. Es un ejem­plo fun­da­men­tal. Creo que a las vi­das de mu­cha gen­te les fal­ta orien­ta­ción y sen­ti­do. No pre­ten­do im­po­ner na­da a na­die, pe­ro esos chi­cos (los com­pe­ti­do­res) son unos em­ba­ja­do­res fan­tás­ti­cos de sí mis­mos, del Ejér­ci­to y del país. Son un pu­ña­do de per­so­nas que se ha com­pro­me­ti­do a ser­vir a su país, in­de­pen­dien­te­men­te de si sus he­ri­das se pro­du­je­ron en su pa­tria, en el ex­tran­je­ro o son con­se­cuen­cia in­di­rec­ta de to­do ello. Ver­los sa­lir del po­zo pa­ra al­can­zar lo que, pro­ba­ble­men­te, sea la ci­ma de sus ca­rre­ras y re­cu­pe­rar­se gra­cias al de­por­te es im­pre­sio­nan­te. Si bus­cas al­go que te le­van­te el áni­mo, que te ins­pi­re o, sen­ci­lla­men­te, que ha­ga que a tu ca­ra aso­me una gran son­ri­sa, y tal vez, que vier­tas al­gu­na lá­gri­ma, no de tris­te­za, sino de asom­bro; al­go que te re­cuer­de la in­creí­ble for­ta­le­za fí­si­ca y men­tal que pue­den te­ner las per­so­nas, en­ton­ces, mí­ra­los, mi­ra las fo­tos, y ani­ma a los par­ti­ci­pan­tes. Al­gu­nas his­to­rias son ad­mi­ra­bles y ha­cen que veas tu vi­da con pers­pec­ti­va.

«SE­GUI­MOS ACORDÁNDONOS DE ELLA CA­DA DÍA»

—La úl­ti­ma vez que es­tu­vo aquí, en Flo­ri­da, aún era un ni­ño. ¿Có­mo ha si­do la ex­pe­rien­cia de vol­ver?

—El pre­si­den­te de Dis­ney me en­se­ñó un ál­bum de fo­tos del vein­ti­séis de agos­to de mil no­ve­cien­tos no­ven­ta y tres, que fue cuan­do es­tu­ve aquí por úl­ti­ma vez. Nues­tra ma­dre or­ga­ni­zó un desa­yuno con per­so­na­jes de Dis­ney. Es­tá­ba­mos los cua­tro

—Wi­lliam, un par de ami­gos y yo—, ro­dea­dos por Goofy, Mic­key y Do­nald, en­tre otros. Se me ocu­rrió que se­ría di­ver­ti­do re­pe­tir­lo y vol­ver a ha­cer fo­tos, de esas que lue­go ves y di­ces: «Pe­ro bueno, ¡si es­ta­ba más fe­liz en dos mil die­ci­séis que en mil no­ve­cien­tos no­ven­ta y tres!». En las fo­tos de en­ton­ces, se ve a mi ma­dre al fon­do, se­gu­ra­men­te­dis­fru­tan­do tan­to co­mo no­so­tros. Ten­go­muy bue­nos re­cuer­dos de nues­tra es­tan­cia aquí.

—En la Co­pa de Po­lo Sen­te­ba­le Ro­yal Sa­lu­te, hi­zo una alu­sión muy emo­ti­va a su ma­dre. El año­que vie­ne se cum­ple el vi­gé­si­mo aniver­sa­rio de su muer­te, ¿pien­san ha­cer al­go es­pe­cial pa­ra re­cor­dar­la?

—Sí, evi­den­te­men­te, que­re­mos ha­cer al­go. So­mos cons­cien­tes de que cuan­do se ce­le­bró, ha­ce ya años, el «Con­cier­to pa­ra Dia­na» (dos mil sie­te) fue un gran éxi­to, y es fan­tás­ti­co ver to­do el apo­yo y la aten­ción que re­ci­bió. No va a ser na­da así, pe­ro que­re­mos ase­gu­rar­nos de que al­go la re­cuer­de, y ni en Lon­dres ni en nin­gún si­tio de Reino Uni­do hay na­da al ni­vel que me­re­ce. Creo que Wi­lliam y yo, y al­gu­nas otras per­so­nas, es­ta­mos de acuer­do en eso. Te­ne­mos que ha­cer al­go, ya sea un mo­nu­men­to o un ac­to con­me­mo­ra­ti­vo en me­mo­ria de mi ma­dre. Mu­cha gen­te si­gue ha­blan­do de ella y se­gui­mos acordándonos de ella ca­da día, así que, pa­ra el vi­gé­si­mo aniver­sa­rio, se­ría­per­fec­to te­ner al­go im­pe­re­ce­de­ro y que re­co­noz­ca lo que hi­zo en su vi­da co­mo co­rres­pon­de.

—He­mos te­ni­do no­ti­cias de que, en el fu­tu­ro, tie­ne pen­sa­do co­la­bo­rar, en­tre otras, con la Fun­da­ción El­ton John pa­ra el Si­da, sen­si­bi­li­zan­do so­bre es­ta en­fer­me­dad, y que tam­bién pien­sa de­di­car­se al de­por­te co­mo ins­tru­men­to de cam­bio so­cial, a los te­mas re­la­cio­na­dos con los ve­te­ra­nos y a des­per­tar el in­te­rés de los ni­ños por la Na­tu­ra­le­za y su con­ser­va­ción. ¿Po­dría con­tar­nos al­go más?

—Va a ser mu­cho tra­ba­jo. Tam­bién se­rá di­ver­ti­do y to­ca to­das las áreas que me apa­sio­nan de ver­dad. Co­mo ya he di­cho mu­chas ve­ces, es­pe­ro que la gen­te lo va­lo­re y lo en­tien­da, pe­ro siem­pre ha­go las co­sas que no ten­go que ha­cer y apo­yo in­con­di­cio­nal­men­te a la Rei­na. To­do lo que ha­go lo ha­go por ella y, en fin, por la fa­mi­lia. Creo que es im­por­tan­te di­ri­gir nues­tra aten­ción a co­sas que de ver­dad sean bue­nas. En­ton­ces pue­des po­ner­les al­go de ener­gía y de di­ver­sión. To­do el mun­do ne­ce­si­ta fe­li­ci­dad en su vi­da.

«To­dos es­ta­mos de acuer­do en que te­ne­mos que ha­cer al­go, ya sea un mo­nu­men­to o un ac­to con­me­mo­ra­ti­vo en me­mo­ria de mi ma­dre» Hoy, además de desem­pe­ñar una fun­ción más ac­ti­va co­mo miem­bro de la fa­mi­lia real de In­gla­te­rra, el Príncipe Harry pa­re­ce se­guir el im­pul­so de la ca­ri­ta­ti­va Prin­ce­sa Dia­na, al ha­cer gi­ras ofi­cia­les por paí­ses en vías de de­sa­rro­llo e in­vo­lu­crar­se en a los más im­pre­sio­nan­tes es­fuer­zos fi­lan­tró­pi­cos.

Por ejem­plo, pa­ra prin­ci­pios de 2016, el com­pro­me­ti­do Harry per­ma­ne­ció en Ne­pal por seis días ex­tra, pa­ra tra­ba­jar en una or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca

bri­tá­ni­ca.

«Es im­por­tan­te di­ri­gir nues­tra aten­ción a co­sas que de ver­dad sean bue­nas. En­ton­ces pue­des po­ner­les al­go de ener­gía y de di­ver­sión. To­do el mun­do ne­ce­si­ta fe­li­ci­da­den su

vi­da» (SI­GUE)

Harry ha par­ti­ci­pa­do en di­ver­sos pro­yec­tos so­cia­les al­re­de­dor del mun­do. Su in­te­rés por las per­so­nas en­fer­mas, la con­ser­va­ción del me­dio am­bien­te y el pro­gre­so de los paí­ses vul­ne­ra­bles lo han pues­to en la mi­ra­da

in­ter­na­cio­nal.

«Ver­los sa­lir del po­zo pa­ra al­can­zar lo que, pro­ba­ble­men­te, sea la ci­ma de sus ca­rre­ras y re­cu­pe­rar­se gra­cias al de­por­te es im­pre­sio­nan­te»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.