ANA MA­RÍA ESKENASY

Bri­lla en el ex­te­rior La gua­te­mal­te­ca que

Hola Guatemala - - Carta Del Editor - Tex­tos: MARIANA PIN­TO Pro­duc­ción: ANA CRUZ Fo­tos: AN­DRÉS AMAYA Ma­qui­lla­je: MAC COSMETICS

“Si ha­ces lo que amas y te apa­sio­na, eres fe­liz… e ins­pi­ras a otros a ser más fe­li­ces”

VIA­JE­RA, MARKETERA, crea­ti­va y ma­má. Esas son las ca­rac­te­rís­ti­cas que reúnen bue­na par­te de la iden­ti­dad de Ana Ma­ría, una ri­sue­ña tro­ta­mun­dos y eje­cu­ti­va se­nior de mar­ke­ting, que lle­gó a for­jar una ca­rre­ra con más de on­ce años de ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal en gran­des em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les, co­mo Proc­ter & Gam­ble y Ke­llogg´s Com­pany. Con mu­cho apren­di­za­je y em­pu­je, la gua­te­mal­te­ca de­ci­dió ini­ciar un nue­vo ca­pí­tu­lo en su vi­da y fun­dó Ni­co & Mia, un jue­go crea­ti­vo y di­dác­ti­co in­fan­til que da la opor­tu­ni­dad de ex­plo­rar el mun­do des­de ca­sa.

“El ge­ta­way per­fec­to es aquel que tie­ne una lin­da vis­ta, una ri­ca taza de ca­fé gua­te­mal­te­co la com­pa­ñía de mi fa­mi­lia”, men­cio­nó la sen­ci­lla Ana Ma­ría, que nos abrió una ven­ta­na a su vi­da, a pe­sar de que su agen­da siem­pre es­tá lle­na de via­jes y pro­yec­tos. Con mu­cha aper­tu­ra y una gran son­ri­sa, la em­pren­de­do­ra se dio el tiem­po de com­par­tir con ¡HO­LA! de­ta­lles iné­di­tos que abar­can des­de la his­to­ria fa­mi­liar via­je­ra, has­ta sus de­ta­lles de su cau­ti­van­te co­ti­dia­nei­dad y los nue­vos te­rri­to­rios que pla­nea con­quis­tar en el fu­tu­ro.

—Es bien sa­bi­do que tie­nes una al­ma tro­ta­mun­dos. ¿Dón­de na­ció es­te im­pul­so?

—Vie­ne de una his­to­ria fa­mi­liar: Mis abue­los eran via­je­ros y en el año 1965 die­ron la vuel­ta al mun­do; si aho­ri­ta es al­go ra­ro, en esa épo­ca lo era to­da­vía más. Mi abue­lo era muy cul­to y con­si­de­ra­ba que an­tes de ir a ca­da via­je, ha­bía que es­tu­diar pa­ra apro­ve­char­lo. Por otro la­do, mi abue­la era es­cri­to­ra, así que na­rra­ba en li­bros to­dos los via­jes que ha­cían.

—¿Es­tas cos­tum­bres se que­da­ron en fa­mi­lia?

—¡Sí! Ellos nos en­se­ña­ron que an­tes de cual­quier aven­tu­ra ha­bía que es­tu­diar a dón­de iba a ir uno, pa­ra pla­ni­fi­car y dis­fru­tar de los iti­ne­ra­rios, y des­pués do­cu­men­tar­lo. Nos in­cul­ca­ron que esa era la for­ma de via­jar. Así que hoy, to­dos so­mos via­je­ros: mis pa­pás, mis her­ma­nos, mi fa­mi­lia, yo…

—¿Tie­nes al­gún top 5 de des­ti­nos fa­vo­ri­tos?

—Más que eso, mi lis­ta si­gue cre­cien­do. Tal vez lo que va pa­san­do es que los más re­cien­tes se van con­vir­tien­do en los fa­vo­ri­tos de ese mo­men­to y des­pués van cam­bian­do. Sin em­bar­go, creo que den­tro de los fa­vo­ri­tos ac­tual­men­te es­tán Nue­va Ze­lan­da, Is­lan­dia, Tai­lan­dia… pe­ro es­to va cam­bian­do to­dos los años.

—¿Qué es lo que más te agra­da de via­jar? —Bus­car y en­con­trar lu­ga­res muy di­fe­ren­tes, tan­to en cul­tu­ras co­mo en pai­sa­jes, per­so­nas, idio­mas, re­li­gio­nes, etc. El mun­do es muy gran­de y es muy di­fe­ren­te, así que la idea es po­der ex­plo­rar un po­qui­to más so­bre la di­ver­si­dad que hay.

—¿Via­jas con equi­pa­je pe­sa­do o li­ge­ro? —Es­to ha cam­bia­do a lo lar­go de mi vi­da y de­pen­de mu­cho del mo­ti­vo del via­je. Inicié via­jan­do por tra­ba­jo, así que lo que

ha­cía era apro­ve­char que­dar­me el fin de se­ma­na pa­ra co­no­cer lo que se pu­die­ra. En otros mo­men­tos si fui full mo­chi­le­ra… aho­ra ya no tan­to, por­que via­jo más en fa­mi­lia. Nos en­can­ta ha­cer road­trips, so­bre to­do, pa­ra tra­tar de co­no­cer más del lu­gar. Así que a don­de sea que lle­gue­mos, al­qui­la­mos un ca­rro y tra­ta­mos de co­no­cer ca­da país de for­ma com­ple­ta, no so­lo vi­si­tan­do los lu­ga­res más tu­rís­ti­cos.

—Tu­vis­te la suer­te de en­con­trar una pa­re­ja que te en­ten­día en es­to, ¿cier­to?

—Así es. Mi es­po­so es un ca­na­dien­se, hi­jo de di­plo­má­ti­cos, que se mu­da­ba ca­da 3 o 4 años a un país di­fe­ren­te y se crió la ma­yor par­te de su vi­da en Asia.

—¿Có­mo se co­no­cie­ron?

— En Pa­na­má, cuan­do los dos tra­ba­já­ba­mos allá. Al fi­nal es­te es­te amor por los via­jes y el que­rer ex­plo­rar jun­tos el mun­do fue una de las gran­des ra­zo­nes por las que hi­ci­mos click.

—¿Es­ta pa­sión es una prio­ri­dad en la vi­da de am­bos?

—Pa­ra que te des una idea, no­so­tros pla­nea­mos el año al­re­de­dor de los via­jes que que­re­mos ha­cer. En­ton­ces, de­pen­dien­do de a dón­de que­re­mos ir o ha­cer, nos po­ne­mos a pen­sar cuán­to te­ne­mos que aho­rrar, cuán­tas va­ca­cio­nes hay que to­mar, etc. Co­mo sa­be­mos que es al­go que nos ha­ce fe­li­ces, nos apa­sio­na y en­can­ta, de­be­mos to­mar cier­tas de­ci­sio­nes pa­ra en­fo­car­nos en ha­cer­lo mu­cho más.

—¿Tu hi­jo tam­bién le ha en­con­tra­do amor a es­ta afi­ción?

—Ga­briel tie­ne tres años, pe­ro des­de que na­ció es­tá acos­tum­bra­do a via­jar con no­so­tros a to­dos la­dos. Lo vol­vi­mos al­go na­tu­ral pa­ra él; de igual for­ma, que­dar­se con sus abue­los mien­tras no­so­tros viajamos so­los.

—¿Acu­mu­lan al­gún ti­po de re­cuer­di­to de es­tas tra­ve­sías?

—Si, full, de to­do. Siem­pre trae­mos sou­ve­niers de re­gre­so, que aco­mo­da­mos en una vi­tri­na es­pe­cial. Lo otro que ha­ce­mos mu­cho es que to­das las fo­tos que to­ma­mos del via­je se con­vier­ten en pho­to­books del via­je, y eso es siem­pre uno de los re­cuer­dos más pre­cia­dos pa­ra no­so­tros.

—Sien­do tu es­po­so y tú de dos na­cio­na­li­da­des di­fe­ren­tes, ¿có­mo in­flu­ye es­to en su ho­gar?

—Co­mo so­mos una fa­mi­lia mul­ti­cul­tu­ral, es­ta­mos crian­do a Ga­briel de esa for­ma, mez­clan­do las dos cul­tu­ras: la ca­na­dien­se y la gua­te­mal­te­ca. Aho­ra, en tér­mi­nos de idio­ma, lo es­ta­mos crian­do tri­lin­güe. —¿In­glés, es­pa­ñol y…?

—Fran­cés. Los ha­bla­mos to­dos los días en ca­sa y es al­go im­por­tan­te den­tro de nues­tra co­ti­dia­ni­dad. Pa­ra mu­cha gen­te es muy ra­ro, por­que ven que mi es­po­so le ha­bla en fran­cés, lue­go yo en es­pa­ñol y lue­go es­ta­mos can­tan­do en in­glés. Sin em­bar­go, pa­ra no­so­tros es al­go na­tu­ral y que­re­mos que pa­ra él tam­bién lo sea.

—Nos en­te­ra­mos que la fa­mi­lia es­tá a

«Es­toy em­ba­ra­za­da y creemos que es ni­ña. Eso es­tá por con­fir­mar­se, pe­ro vie­ne nues­tro se­gun­do be­bé y la idea es que los dos crez­can

en ese ám­bi­to mul­ti­cul­tu­ral» Via­je­ra, marketera, crea­ti­va y ma­má. Esas son las ca­rac­te­rís­ti­cas que reúnen bue­na par­te de la iden­ti­dad de Ana Ma­ría, una ri­sue­ña tro­ta­mun­dos y eje­cu­ti­va se­nior de mar­ke­ting, que lle­gó a for­jar una ca­rre­ra con más de on­ce años de ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal en gran­des em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les, co­mo Proc­ter & Gam­ble y Ke­llogg´s

Com­pany.

pun­to de cre­cer, ¿es cier­to?

—¡Sí! Es­toy em­ba­ra­za­da y creemos que es ni­ña. Eso es­tá por con­fir­mar­se, pe­ro vie­ne nues­tro se­gun­do be­bé y la idea es que los dos crez­can en ese ám­bi­to mul­ti­cul­tu­ral.

UNA MU­JER SIN LÍ­MI­TES

—¿Te con­si­de­ras una mu­jer rea­lis­ta o muy so­ña­do­ra?

—So­ña­do­ra, full. Creo que hay que so­ñar y creer que si se pue­de vi­vir via­ja­do, crear un pro­duc­to nue­vo y di­fe­ren­te si el pro­pó­si­to es fuer­te…

—¿El vi­vir fue­ra te ha ayu­da­do a apre­ciar a tu país con otros ojos?

—Es­toy en El Sal­va­dor des­de ha­ce 8 me­ses y te­ne­mos una vi­da de ex­pa­tria­dos que nos im­pul­sa a mo­ver­nos de país ca­da tres o cua­tro años. Así que cuan­do em­pie­zas a co­no­cer tan­tos des­ti­nos y re­gre­sas, te das cuen­ta que Gua­te­ma­la es un país im­pre­sio­nan­te. Agra­dez­co ve­nir de un país con tan­ta ri­que­za cul­tu­ral, na­tu­ral e his­tó­ri­ca… es­tos fac­to­res al fi­nal in­flu­yen en ti co­mo per­so­na.

—¿Via­jas se­gui­do a Gua­te­ma­la?

—Mi fa­mi­lia es­tá re­ga­da por to­dos la­dos, pe­ro ca­da dos años nos jun­ta­mos pa­ra ce­le­brar la na­vi­dad en ca­sa de mis pa­pás. Tam­bién pa­ra even­tos im­por­tan­tes, Gua­te­ma­la es el pun­to de reunión. —¿Ate­so­ras al­gún ti­po de an­to­jo na­cio­nal? —Ca­fé, de­fi­ni­ti­va­men­te, lo lle­va­mos a to­dos los paí­ses a don­de va­mos. A Ga­briel le en­can­ta la In­ca­pa­ri­na, los tor­trix no pue­den fal­tar y con­fie­so que ca­da vez que voy a Gua­te­ma­la, ten­go que ir a al­mor­zar Po­llo Cam­pe­ro.

—En re­tros­pec­ti­va, ¿cuál di­rías que es el ma­yor re­to al que te has en­fren­ta­do?

—El de­ci­dir si que­ría es­tar vi­vien­do 100% en Gua­te­ma­la o em­pe­zar es­ta vi­da de mu­dar­me de país ca­da tres años, sin sa­ber cuál es el si­guien­te que to­ca. Aho­ra es­ta­mos muy cer­ca, pe­ro la pró­xi­ma pue­de ser uno muy le­jano.

—¿Es­to te ha lle­ga­do a preo­cu­par?

—Esa es una cues­tión de mu­cho im­pac­to, por­que mo­di­fi­ca có­mo va a ser tu vi­da fa­mi­liar, tu vi­da pro­fe­sio­nal, la vi­da per­so­nal, etc. Sin em­bar­go, al fi­nal creo que ha si­do una bue­na de­ci­sión el que­rer te­ner es­ta vi­da. Los ami­gos que ha­ces en ca­da país se vuel­ven tu fa­mi­lia agre­ga­da. An­tes de de­di­car­te a tu pro­yec­to, eras una em­pre­sa­ria exi­to­sa den­tro de la in­dus­tria. —¿Ex­tra­ñas es­to?

—Ex­tra­ño la par­te cor­po­ra­ti­va y global, es un mun­do que me en­can­tó y me dio mu­cho apren­di­za­je… pe­ro es­toy mu­cho más con­ten­ta aho­ra que es­toy em­pe­zan­do una aven­tu­ra pro­pia. Creo que el le­ga­do que pue­do de­jar aho­ra es más gran­de y el pro­pó­si­to de mar­ca es mu­cho más fuer­te.

—¿Te sor­pren­dis­te al des­cu­brir tu fa­ce­ta em­pren­de­do­ra?

—Es bue­ní­si­mo, por­que uno em­pie­za so­lo, con mu­chas du­das por­que no se tie­ne un apo­yo fuer­te ni gen­te con quién com­par­tir las ideas pa­ra co­rro­bo­rar que el ca­mino que uno es­tá es­co­gien­do es el co­rrec­to. Pe­ro al fi­nal cuan­do ves que lo que te ima­gi­nas­te en un ini­cio se vol­vió una reali­dad, creo que es un gran pa­so.

—¿Qué nue­vos te­rri­to­rios fal­tan por co­no­cer?

—Lo que he­mos he­cho en los úl­ti­mos años es re­co­rrer lo más que po­da­mos de Ca­na­dá, por lo que ca­da año o dos, pla­nea­mos un road­trip en un área di­fe­ren­te; esa es la pró­xi­ma aven­tu­ra que te­ne­mos pla­nea­do ha­cer aho­ra en ju­nio. Y, pa­ra el pró­xi­mo año lo que es­ta­mos pen­san­do es ha­cer un via­je más de­ta­lla­do por Ita­lia, y de re­pen­te sal­tar ha­cia Croa­cia.

—¿Dón­de te ves de aquí a 10 años?

En al­gún otro país, a sa­ber en cuál… con mis hi­jos más gran­des, con mi pro­yec­to ex­pan­di­do a mu­chos paí­ses del mun­do. —¿Exis­ten los lí­mi­tes?

No, so­lo los que tú te po­nes en la ca­be­za.

«Co­mo so­mos una fa­mi­lia mul­ti­cul­tu­ral, es­ta­mos crian­do a Ga­briel de esa for­ma, mez­clan­do las dos cul­tu­ras: la ca­na­dien­se y la gua­te­mal­te­ca»

«Ga­briel tie­ne tres años, pe­ro des­de que na­ció es­tá acos­tum­bra­do a via­jar con no­so­tros a to­dos la­dos. Lo vol­vi­mos al­go na­tu­ral pa­ra él; de igual for­ma, que­dar­se con sus abue­los mien­tras no­so­tros viajamos

so­los»

(SI­GUE)

«Es­toy en El Sal­va­dor des­de ha­ce 8 me­ses y te­ne­mos una vi­da de ex­pa­tria­dos que nos im­pul­sa a mo­ver­nos de país ca­da tres o cua­tro años. Así que cuan­do em­pie­zas a co­no­cer tan­tos des­ti­nos y re­gre­sas, te das cuen­ta que Gua­te­ma­la es un país im­pre­sio­nan­te» «Con mu­cha aper­tu­ra y una gran son­ri­sa, la em­pren­de­do­ra se dio el tiem­po de com­par­tir con ¡HO­LA! de­ta­lles iné­di­tos que abar­can des­de la his­to­ria fa­mi­liar via­je­ra, has­ta sus de­ta­lles de su cau­ti­van­te co­ti­dia­nei­dad y los nue­vos te­rri­to­rios que pla­nea con­quis­tar en el

fu­tu­ro»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.