ER­NES­TO, GE­RAR­DO Y GE­RAR­DO JR. VI­LLA

Tres ge­ne­ra­cio­nes uni­das por el fút­bol

Hola Guatemala - - Carta Del Editor - Tex­to: MARIANA PIN­TO Pro­duc­ción: ANA CRUZ Fo­tos: MA­RIO VEN­TU­RA Lo­ca­ción: CEN­TRO DE­POR­TI­VO ER­NES­TO VI­LLA Ma­qui­lla­je: FERNANDA GOMAR Ma­keUp pro­vi­ded by MAC Cosmetics

ES­TE CON­JUN­TO de hom­bres exi­to­sos, em­pre­sa­rial­men­te ha­blan­do, se han ga­na­do un nom­bre en el fút­bol na­cio­nal por su vi­sión, com­pro­mi­so y afi­ción ha­cia el club Mu­ni­ci­pal. Pa­ra ellos, la fa­mi­lia es una for­ta­le­za, un apo­yo y un mo­ti­vo de ser me­jo­res ca­da día. Asen­ta­dos en es­tos pi­la­res, es­te blo­que de ta­len­to y de­ter­mi­na­ción ha ido cons­tru­yen­do un ca­mino de lo­gros en­tre re­tos, que se mi­de en pro­yec­tos, tí­tu­los y ob­je­ti­vos. Aun­que con­cuer­dan en que la vi­da sin el fút­bol ca­re­ce­ría de sen­ti­do y en­tu­sias­mo, ca­da uno de es­tos Vi­lla tie­ne una his­to­ria par­ti­cu­lar por con­tar, así que ¡HO­LA! los in­vi­tó a com­par­tir­la, en un am­bien­te lleno de ri­sas, res­pe­to y fra­ter­ni­dad.

ER­NES­TO VI­LLA

Na­ci­do en La Ha­ba­na, Cu­ba, es­te osa­do em­pre­sa­rio sa­lió de su país jun­to a su es­po­sa Milly y sus pe­que­ños hi­jos, a un re­co­rri­do por Cos­ta Ri­ca, Co­lom­bia, Es­ta­dos Uni­dos y, fi­nal­men­te, Gua­te­ma­la. En el trans­cur­so, Er­nes­to tu­vo la opor­tu­ni­dad de cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te, pe­ro tam­bién in­vo­lu­crar­se en el mun­do del fút­bol y sus fe­de­ra­cio­nes. Además de fun­dar exi­to­sos ne­go­cios, en Gua­te­ma­la lle­gó a ser ele­gi­do dos ve­ces pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Se­lec­cio­nes, fue Di­rec­ti­vo del Club Au­ro­ra de 1973 a 1983 y en 1986, acep­tó el car­go de Pre­si­den­te del equi­po Mu­ni­ci­pal que le ofre­ció Ál­va­ro Ar­zú, que en ese mo­men­to era un equi­po “en con­di­cio­nes opa­cas, que ha­cía más de diez años en que no era cam­peón ni fi­gu­ra­ba den­tro de los pri­me­ros lu­ga­res”. Con tra­ba­jo, cla­ri­dad y de­ter­mi­na­ción, en sus tre­ce años en el car­go, ce­le­bró cin­co tí­tu­los, además de tor­neos pa­ra­le­los.

—Des­pués de es­tar tan ac­ti­vo en es­te me­dio, ¿re­cuer­da cuán­do co­men­zó su pa­sión por el fút­bol?

—Es una his­to­ria lar­ga y com­ple­ja, que tie­ne mu­cho que ver con los paí­ses don­de vi­ví al sa­lir de Cu­ba. En mi pa­so por Co­lom­bia asis­tía a los par­ti­dos del De­por­ti­vo de Ca­li y del Amé­ri­ca, e in­clu­so en Cos­ta Ri­ca me aso­cié mu­cho con el Club Sport Car­ta­gi­nés. De he­cho, ten­go el or­gu­llo de que en una pla­que­ta en la en­tra­da de la Fe­de­ra­ción de Fút­bol

Er­nes­to: «En Cu­ba prac­ti­qué de­por­te, pe­ro na­da que ver con el fút­bol. Hi­ce atle­tis­mo, de 100 y 200 me­tros. Pe­ro la vi­da lo lle­va a uno a tra­ba­jar y, en los me­jo­res mo­men­tos, tu­ve que

aban­do­nar­lo»

de Cos­ta Ri­ca es­tá mi nom­bre.

—¿Us­ted lle­gó a prac­ti­car el de­por­te? En Cu­ba prac­ti­qué de­por­te, pe­ro na­da que ver con el fút­bol. Hi­ce atle­tis­mo, de 100 y 200 me­tros. Pe­ro la vi­da lo lle­va a uno a tra­ba­jar y, en los me­jo­res mo­men­tos, tu­ve que aban­do­nar­lo. —¿Qué pa­só?

—Te­nía que pro­du­cir pa­ra vi­vir. Sin em­bar­go, me que­dó el gus­to por ver jue­gos to­do el año por te­le­vi­sión y leer tam­bién asun­tos re­la­cio­na­dos. Me gus­ta to­do el de­por­te, en me­nor o ma­yor es­ca­la… pe­ro los que me apa­sio­nan siem­pre son el fút­bol y el béis­bol. —¿Al­gu­na tem­po­ra­da o equi­po en es­pe­cí­fi­co?

—Veo to­do, du­ran­te el año en­te­ro. —En­ton­ces, us­ted le trans­mi­tió es­ta afi­ción a su fa­mi­lia.

—Siem­pre. A to­dos mis hi­jos. Aho­ra to­dos sien­ten el de­por­te, el fut­bol… el béis­bol tam­bién, por­que es mi otra pa­sión.

—¿Cuál fue su mi­sión al in­vo­lu­crar­se en el fút­bol na­cio­nal?

—Dar­le el lu­gar que me­re­cía co­mo de­por­te y cum­plir con el com­pro­mi­so mo­ral que ha­bía he­cho con don Ál­va­ro Ar­zú.

—¿Cuán­do sin­tió que era mo­men­to de des­can­sar del pues­to?

—Con­si­de­ré que tre­ce años ya era mu­cho tiem­po. Sin em­bar­go, ha­ce al­gu­nos años vol­ví a in­vo­lu­crar­me, por­que el bi­chi­to lo tie­ne uno.

—¿Qué sen­ti­mien­to le da ver a su hi­jo si­guien­do sus pa­sos?

—De­fi­ni­ti­va­men­te, una gran sa­tis­fac­ción que lo es­té ha­cien­do con tan­to éxi­to. In­clu­so, lo con­si­de­ro me­jor pre­si­den­te de lo que fui yo. Me gus­ta esa con­ti­nui­dad fa­mi­liar… tam­bién me lle­na de ale­gría ver que mi nie­to Ge­rar­do tam­bién es­tá bien li­ga­do al de­por­te.

—Des­pués de tan­tos años vi­vien­do en el ex­tran­je­ro, ¿no ex­tra­ña Cu­ba?

—Uno siem­pre tie­ne re­cuer­dos de su pa­tria, de su ni­ñez y ado­les­cen­cia en ella… de he­cho pien­so vol­ver a vi­si­tar­la por úl­ti­ma vez. Pe­ro tam­bién creo que lle­vo más años vi­vien­do en Gua­te­ma­la de los que es­tu­ve en Cu­ba. Es un país que quie­ro mu­chí­si­mo. Aho­ra ten­go 14 nie­tos gua­te­mal­te­cos, cua­tro nue­ras

Un em­pren­de­dor y vi­sio­na­rio tam­bién na­ci­do un Cu­ba, que acom­pa­ñó a su fa­mi­lia en su re­co­rri­do por La­ti­noa­mé­ri­ca has­ta lle­gar a Gua­te­ma­la. Tra­ba­ja­dor des­de pe­que­ño, el em­pre­sa­rio desa­rro­lló pro­yec­tos co­mer­cia­les im­por­tan­tes y se iden­ti­fi­có con la pa­sión de­por­ti­va de su pa­pá, cuan­do se in­te­gró a las fi­las de la Jun­ta Di­rec­ti­va del Club Mu­ni­ci­pal y en 2001 acep­tó el car­go

má­xi­mo den­tro del mis­mo. Ge­rar­do Jr. «So­mos muy uni­dos. Al­mor­za­mos to­dos los miér­co­les en la ca­sa de mi abue­lo, co­mi­da cu­ba­na, que era la que co­ci­na­ba mi abue­la. Y, bueno, cuan­do el equi­po jue­ga en ca­sa, mi abue­lo, mi pa­pá,

mis her­ma­nos y yo va­mos a los par­ti­dos»

Er­nes­to: «En mi pa­so por Co­lom­bia asis­tía a los par­ti­dos del De­por­ti­vo de Ca­li y del Amé­ri­ca, e in­clu­so en Cos­ta Ri­ca me aso­cié mu­cho con el Club Sport

Car­ta­gi­nés»

gua­te­mal­te­cas, ocho bis­nie­tos… así que pa­ra mí es mi pa­tria, don­de me aco­gie­ron, me die­ron to­do y pu­de ha­cer la par­te más im­por­tan­te de mi vi­da.

—¿Con­ser­va al­gu­na tra­di­ción?

—La co­mi­da cu­ba­na. Eso ha­cía mi es­po­sa y se si­gue co­mien­do en mi ca­sa. A to­dos mis hi­jos les en­can­ta, a to­dos mis nie­tos, nue­ras tam­bién.Aque­llo es una gran fies­ta.

—¿Cuál con­si­de­ra que ha si­do su prin­ci­pal lo­gro? —Ha­ber he­cho lo que qui­se y sen­tí. A la vez, es­toy fe­liz por­que ten­go una fa­mi­lia lin­da, cre­cí jun­to a unos pa­dres her­mo­sos y con unos hi­jos me­jo­res to­da­vía.

GE­RAR­DO VI­LLA

Un em­pren­de­dor y vi­sio­na­rio tam­bién na­ci­do un Cu­ba, que acom­pa­ñó a su fa­mi­lia en su re­co­rri­do por La­ti­noa­mé­ri­ca has­ta lle­gar a Gua­te­ma­la. Tra­ba­ja­dor des­de pe­que­ño, el em­pre­sa­rio desa­rro­lló pro­yec­tos co­mer­cia­les im­por­tan­tes y se iden­ti­fi­có con la pa­sión de­por­ti­va de su pa­pá, cuan­do se in­te­gró a las fi­las de la Jun­ta Di­rec­ti­va del Club Mu­ni­ci­pal y en 2001 acep­tó el car­go má­xi­mo den­tro del mis­mo. Des­de en­ton­ces, Ge­rar­do se ha des­ta­ca­do por desa­rro­llar la in­fra­es­truc­tu­ra de es­te gran nom­bre en el de­por­te na­cio­nal, con 16 tí­tu­los ga­na­dos y una par­ti­ci­pa­ción co­mo equi­po pro­ta­go­nis­ta en cer­ca de 24 fi­na­les.

—Una pa­sión. Al­go que re­pre­sen­ta mu­cho pa­ra mu­cha gen­te y es­tar li­ga­do al mis­mo es un gran or­gu­llo, pe­ro tam­bién una gran res­pon­sa­bi­li­dad. Des­de chi­qui­to lo prac­ti­qué, era de­lan­te­ro. Lo ju­gué mien­tras via­já­ba­mos por Co­lom­bia y Cos­ta Ri­ca, y es­to si­guió mien­tras asis­tía a la uni­ver­si­dad en Es­ta­dos Uni­dos. Cuan­do re­gre­sé a Gua­te­ma­la, es­tu­ve un par de años en las re­ser­vas del Club Au­ro­ra.

—Sí… pe­ro me ca­sé muy jo­ven y se me aca­bó el fut­bol, des­de la pers­pec­ti­va de ser pro­fe­sio­nal. Sin em­bar­go, se­guí prac­ti­cán­do­lo por ca­si 20 años más, al ni­vel de can­chas abier­tas.

—¿Qué era lo que más le gus­ta­ba al mo­men­to de es­tar en la can­cha?

—Pri­me­ro, la sa­tis­fac­ción de es­tar aden­tro, y lue­go, me­ter un gol.

—¿Qué ex­pe­rien­cia le de­jó el ha­ber vi­vi­do en tan­tos paí­ses mien­tras cre­cía?

—Me per­mi­tió apren­der a va­lo­rar mu­chas co­sas y la im­por­tan­cia de vi­vir los mo­men­tos. Tam­bién me dio la fe­li­ci­dad y tran­qui­li­dad de ha­ber en­con­tra­do Gua­te­ma­la, el país don­de ra­di­ca­mos y don­de to­dos mis her­ma­nos

hi­ci­mos nues­tras vi­das.

—¿Tie­ne re­cuer­dos de Cu­ba?

—Po­cos, sa­lí cuan­do te­nía seis años. Sin em­bar­go, ten­go me­mo­rias de la fa­mi­lia, un gru­po muy gran­de que nun­ca vol­vió a es­tar uni­do. Aho­ra, la fa­mi­lia Vi­lla Pe­rea siem­pre se man­tu­vo uni­da, así que aho­ra to­dos es­ta­mos ra­di­ca­dos, ca­sa­dos y lo­gra­mos for­mar otro gru­po bas­tan­te gran­de.

—¿Pa­ra us­ted qué es la fa­mi­lia?

—Es to­do. Es la ra­zón de ser. Es por lo que uno lu­cha dia­ria­men­te, por lo que se cons­tru­yen pro­yec­tos y em­pre­sas: pa­ra de­jar un le­ga­do.

—¿Có­mo se sin­tió al mo­men­to de to­mar la ba­tu­ta que ha­bía de­ja­do su pa­pá?

—Muy bien, por­que yo ya te­nía un pro­ce­so de mu­chos años co­mo di­ri­gen­te. Fue bas­tan­te na­tu­ral cuan­do lle­gó el mo­men­to to­mar la pre­si­den­cia y con­se­guir los lo­gros que han ve­ni­do en es­tos años. En re­su­men, creo que lo que mi pa­dre hi­zo fue abrir la bre­cha de la ca­rre­te­ra y a no­so­tros nos to­có as­fal­tar­la, pin­tar­la y dar­le las con­di­cio­nes idó­neas pa­ra que sea una via­li­dad de pri­me­ra.

—¿Cuán­to tiem­po con­su­me es­ta pa­sión en su vi­da?

—Una bue­na par­te. Por un la­do es bo­ni­to, pe­ro por otro li­mi­ta al res­to de ac­ti­vi­da­des. Sin el fút­bol, tal vez iría más ve­ces a la pla­ya, via­ja­ría más o ha­ría más ac­ti­vi­da­des de las que ac­tual­men­te ha­go… pe­ro lle­vo más de trein­ta años li­ga­do a es­to.

—¿Aho­ra con quién com­par­te su afi­ción?

—Mi es­po­sa Be­verly me ha acom­pa­ña­do des­de que em­pe­za­mos nues­tra re­la­ción, y es una gran sa­tis­fac­ción con­tar con ese apo­yo. Tam­bién con mis hi­jos, que no so­lo prac­ti­ca­ron el de­por­te, sino que han ju­ga­do un pa­pel fun­da­men­tal con su cons­tan­te apo­yo y se­gui­mien­to con pa­sión al equi­po.

—¿Si­gue otras dis­ci­pli­nas apar­te del fút­bol?

—Me gus­tan to­dos los deportes. En béis­bol si­go a los Bos­ton Red Sox, en Bos­ton Cel­tics en bás­quet­bol y los Dolp­hins en fut­bol ame­ri­cano. Me gus­ta mu­cho el te­nis, soy un gran fa­ná­ti­co de Fe­de­rer y es uno de los deportes que he prac­ti­ca­do a tra­vés de los años.

—Cuan­do no es­tá tra­ba­jan­do, ¿en qué ocu­pa su tiem­po?

—Asis­tien­do a ac­ti­vi­da­des fa­mi­lia­res y so­cia­les. Ha­go ejer­ci­cio cons­tan­te­men­te y tam­bién dis­fru­to ha­cer va­rios via­jes anual­men­te.

—¿Có­mo se ve en el fu­tu­ro?

—Con mu­cha sa­lud, ro­dea­do de mi es­po­sa, de mis hi­jos, de mis nie­tos… qui­sie­ra te­ner mu­chos más y vi­vien­do en paz con Dios, sa­bien­do que el es­fuer­zo de tra­ba­jo que hi­ce por to­da la vi­da se man­ten­drá, en una Gua­te­ma­la pa­cí­fi­ca en don­de ha­ya res­pe­to y que sea ca­da día más prós­pe­ra.

GE­RAR­DO VI­LLA JR

Con un es­pí­ri­tu de­ter­mi­na­do y una he­ren­cia de pa­sión por el fút­bol na­cio­nal, Ge­rar­do es un re­co­no­ci­do co­mu­ni­ca­dor de­por­ti­vo gua­te­mal­te­co. Aun­que di­ce ha­ber te­ni­do pro­ble­mas pa­ra per­fi­lar cuál era su ca­mino, de­ci­dió es­tu­diar Co­mu­ni­ca­ción en Barry Uni­ver­sity, tra­ba­jan­do sus úl­ti­mos años uni­ver­si­ta­rios en Ra­dio Úni­ca. Des­pués de gra­duar­se, hi­zo ca­rre­ra en me­dios co­mo Gol Tv, Uni­vi­sión Ra­dio y Fút­bol de Pri­me­ra, pa­san­do a ser un pro­te­gi­do de per­so­na­li­da­des co­mo An­drés Can­tor y Jor­ge Ra­mos. De vuel­ta en Gua­te­ma­la tra­ba­jó en la Red De­por­ti­va, Ra­dio So­no­ra y Ca­nal 7 (con­ti­núa ac­ti­vo en es­tos dos úl­ti­mos me­dios), a la vez que em­pren­de un ca­mino en la lí­nea de re­pre­sen­ta­ción de atle­tas.

—Co­mo ya es tan co­no­ci­do en el me­dio, ¿di­rías que por­tar el ape­lli­do ha si­do un re­ga­lo o un desafío?

— En lo pro­fe­sio­nal, en­con­tré mu­cha re­sis­ten­cia en el me­dio por­que asu­mían que por quien era mi pa­pá, yo te­nía aper­tu­ra in­me­dia­ta en los me­dios pa­ra los que tra­ba­jé. Así que me ha to­ca­do dar­me yo mi es­pa­cio en el gre­mio, con mu­cha per­so­na­li­dad y con­fian­za en lo que ha­go. Me sien­to com­ple­ta­men­te pri­vi­le­gia­do, por­que cuán­ta gen­te no qui­sie­ra vi­vir de ha­blar de fút­bol.

—¿Qué tra­di­cio­nes fa­mi­lia­res son las que más dis­fru­ta?

—So­mos muy uni­dos. Al­mor­za­mos to­dos los miér­co­les en la ca­sa de mi abue­lo, co­mi­da cu­ba­na, que era la que co­ci­na­ba mi abue­la. Y, bueno, cuan­do el equi­po jue­ga en ca­sa, mi abue­lo, mi pa­pá, mis her­ma­nos y yo va­mos a los par­ti­dos. Nos ve­mos en el es­ta­dio, no por com­pro­mi­so, sino por tra­di­ción.

—Lo que más le atrae de ver un par­ti­do en vi­vo es:

—La adre­la­ni­na. Los mo­men­tos de más eu­fo­ria, los he vi­vi­do ahí. No hay una com­pa­ra­ción en­tre lo que el fut­bol ge­ne­ra en mi ser. Aho­ra, el mo­men­to de ma­yor fe­li­ci­dad, es cuan­do na­ció mi hi­jo.

—¿Ser pa­dre fue un par­te aguas en su vi­da? —Si. Cuan­do uno ya tie­ne un hi­jo, creo que la pers­pec­ti­va es di­fe­ren­te. Uno ha­ce las co­sas en fun­ción de có­mo un hi­jo quie­re que lo vea a uno y eso es lo que más me mo­ti­va a se­guir lo­gran­do co­sas. Yo ya em­pe­cé la cuar­ta ge­ne­ra­ción de los Vi­lla, y sien­to la res­pon­sa­bi­li­dad de dar­le las mis­mas he­rra­mien­tas y con­di­cio­nes que no­so­tros tu­vi­mos.

—¿Qué re­ga­los le ha da­do es­ta ex­pe­rien­cia que no es­pe­ra­ba?

—Ca­da una de sus evo­lu­cio­nes es un re­ga­lo. Él se pa­re­ce mu­cho a mí, así que mi pa­pá y mi abue­lo se han vuel­to lo­cos con él. Su for­ma de ser es muy ge­nui­na, es­pon­tá­nea y ex­tro­ver­ti­da.

—En su ca­so, ¿el de­por­te si­gue sien­do una ac­ti­vi­dad fa­mi­liar?

—Yo ten­go una no­via que tie­ne una hi­ja de 4 años. Ella me apo­ya, pe­ro no lo com­par­te con

Ge­rar­do Jr: «Soy una per­so­na con mu­cha pa­sión por la vi­da, con mu­cha de­ter­mi­na­ción y am­bi­ción, por lo que el fra­ca­so nun­ca es una op­ción en la vi­da»

la mis­ma in­ten­si­dad, así que ra­ra vez me acom­pa­ña al es­ta­dio. Aho­ra, con mi hi­jo, es­toy vien­do si se enamo­ra de for­ma na­tu­ral del de­por­te, por­que creo que pa­ra va­lo­rar­lo, hay que cre­cer en es­te am­bien­te. Ni mi abue­lo for­zó a mi pa­pá, ni mi pa­pá a mi, es al­go que vie­ne na­tu­ral.

—¿Qué ac­ti­vi­da­des rea­li­za en su tiem­po li­bre?

—Soy muy hi­per­ac­ti­vo, así que ne­ce­si­to es­tar en to­do mo­men­to co­nec­ta­do con al­go. Ha­ce un tiem­po ju­gué fút­bol, era de­lan­te­ro co­mo mi pa­pá y fui go­lea­dor de fút­bol 5 y fút­bol 7. Aho­ra jue­go te­nis, golf y me en­can­ta ir al ci­ne.

—¿De al­gún gé­ne­ro en es­pe­cial? —Co­me­dia es mi fa­vo­ri­to, pe­ro me gus­tan to­do ti­po de pe­lí­cu­las y se­ries. Si­go va­rias a la vez, co­mo Ray Do­no­van, Mo­dern Fa­mily es mi co­me­dia fa­vo­ri­ta por mu­cho.

—¿Cuál es la for­ma ideal de ce­le­brar las vic­to­rias?

—Con una ce­na en el res­tau­ran­te de la fa­mi­lia, jun­to a to­do el plan­tel.

—¿Tie­ne bue­nos co­no­ci­dos en el me­dio? —Me lle­vo muy bien con los de mi ge­ne­ra­ción. Car­los “El pes­ca­do” Ruiz y Ma­rio Rodríguez, “El lo­co”, ellos dos son mis ami­gos. Dwight Pez­za­ros­si y Mar­tín Ma­chón, por ha­ber si­do com­pa­ñe­ros de ra­dio.

—¿Qué es lo más im­por­tan­te pa­ra us­ted?

—Te­mor por Dios, vi­vir con có­di­gos de in­te­gri­dad y res­pe­to por el pró­ji­mo. Quie­nes lo­gra­mos man­te­ner nues­tra esen­cia in­tac­ta, al­re­de­dor de tan­ta mal­dad, en­vi­dia y vio­len­cia.

—¿Se con­si­de­raun hom­bre de re­tos? —Sí, to­dos los días. Nun­ca es­toy con­for­me con lo que es­toy ha­cien­do, así que bus­co ha­cer más. Soy una per­so­na con mu­cha pa­sión por la vi­da, con mu­cha de­ter­mi­na­ción y am­bi­ción, por lo que el fra­ca­so nun­ca es una op­ción en la vi­da.

Es­te con­jun­to de hom­bres exi­to­sos, em­pre­sa­rial­men­te ha­blan­do, se han ga­na­do un nom­bre en el fút­bol na­cio­nal por su vi­sión, com­pro­mi­so y afi­ción ha­cia el club Mu­ni­ci­pal. Pa­ra ellos, la fa­mi­lia es una for­ta­le­za,

un apo­yo y un mo­ti­vo de ser me­jo­res ca­da día.

Ge­rar­do Vi­lla: «Mi es­po­sa Be­verly me ha acom­pa­ña­do des­de que em­pe­za­mos nues­tra re­la­ción, y es una gran sa­tis­fac­ción con­tar con ese apo­yo»

(SI­GUE) Con un es­pí­ri­tu de­ter­mi­na­do y una he­ren­cia de pa­sión por el fút­bol na­cio­nal, Ge­rar­do es un re­co­no­ci­do co­mu­ni­ca­dor de­por­ti­vo gua­te­mal­te­co. Aun­que di­ce ha­ber te­ni­do pro­ble­mas pa­ra per­fi­lar cuál era su ca­mino, de­ci­dió es­tu­diar Co­mu­ni­ca­ción en Barry Uni­ver­sity, tra­ba­jan­do sus úl­ti­mos años uni­ver­si­ta­rios

en Ra­dio Úni­ca.

Con tan so­lo 25 años Juan Car­los es to­da una pro­me­sa de las ca­rre­ras de au­tos. A ini­cios de año se co­ro­nó co­mo el cam­peón de la pri­me­ra tem­po­ra­da de la ca­te­go­ría CTCC.

Ge­rar­do: «Me gus­tan to­dos los deportes. En béis­bol si­go a los Bos­ton Red Sox, en Bos­ton Cel­tics en bás­quet­bol y los Dolp­hins en fut­bol ame­ri­cano. Me gus­ta mu­cho el te­nis, soy un gran fa­ná­ti­co de Fe­de­rer y es uno de los deportes que he

prac­ti­ca­do a tra­vés de los años» Na­ci­do en La Ha­ba­na, Cu­ba, es­te osa­do em­pre­sa­rio sa­lió de su país jun­to a su es­po­sa Milly y sus pe­que­ños hi­jos, a un re­co­rri­do por Cos­ta Ri­ca, Co­lom­bia, Es­ta­dos Uni­dos y, fi­nal­men­te, Gua­te­ma­la. En el trans­cur­so, Er­nes­to tu­vo la opor­tu­ni­dad de cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te, pe­ro tam­bién in­vo­lu­crar­se

en el mun­do del fút­bol y sus fe­de­ra­cio­nes.

Tres ge­ne­ra­cio­nes uni­das por el fút­bol. Er­nes­to, Ge­rar­do y su hi­jo Ge­rar­do Jr, po­san pa­ra el len­te de ¡HO­LA! en un emo­ti­vo re­por­ta­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.