BO­DA JU­LIO Y JES­SI­CA

Su ro­mán­ti­ca ce­le­bra­ción To­dos los de­ta­lles de

Hola Guatemala - - Carta Del Editor - Tex­tos: Mariana Pin­to Fo­tos: Da­vid Jua­rez

JES­SI­CA Y JU­LIO son una pa­re­ja au­tén­ti­ca, sú­per ale­gre y so­cia­ble, que dis­fru­tan di­ver­tir­se tan­to jun­tos co­mo con ami­gos y fa­mi­lia. Se co­no­cie­ron des­de que eran ni­ños, pe­ro la amis­tad co­men­zó cuan­do am­bos tra­ba­ja­ban pa­ra una mis­ma em­pre­sa. Des­pués de es­tar sa­lien­do por un año, la per­sis­ten­cia de Ju­lio rin­dió fru­tos y el amor flo­re­ció cuan­do se vol­vie­ron no­vios. Des­pués de ca­tor­ce me­ses de dis­fru­tar es­ta be­lla eta­pa, Ju­lio se pre­pa­ró pa­ra ha­cer­le la gran pre­gun­ta a su no­via de la ma­ne­ra más es­pec­ta­cu­lar y ob­tu­vo un sí por res­pues­ta. Con la bo­da recién es­tre­na­da, la ca­ris­má­ti­ca Jes­si ha­bló con ¡HO­LA! pa­ra con­tar­le más de­ta­lles so­bre es­ta cau­ti­va­do­ra his­to­ria de amor, que ce­le­bró su unión en una bo­da re­bo­san­te en de­ta­lles, buen gus­to y ale­grías.

—¿Nos po­drías re­cor­dar có­mo fue que se com­pro­me­tie­ron Ju­lio y tú?

—Pues yo es­ta­ba en un via­je de tra­ba­jo en Co­lom­bia y él me sor­pren­dió en una ce­na allá, en el res­tau­ran­te An­drés D.C. Con va­rios cóm­pli­ces e im­pre­vis­tos so­lu­cio­na­dos en el mo­men­to, Ju­lio pre­pa­ró un show, una no­che de en­mas­ca­ra­dos en la que uno de los se­ño­res me pa­só mo­les­tan­do to­da la no­che di­cién­do­me que se que­ría com­pro­me­ter con mi me­se­ra. Des­pués de ca­si dos ho­ras, se de­ci­dió a ir por el ani­llo. Cuan­do ba­jó, me ja­ló a la pis­ta de bai­le, se hin­có y me se me pro­pu­so. ¡Y era Ju­lio! Él di­ce que en me­nos de 5 se­gun­dos ex­pre­sé con­fu­sión, sor­pre­sa, lá­gri­mas, pa­li­dez, ma­reos y ale­grías, has­ta que me de­jé po­ner el ani­llo.

—¿Qué vino des­pués del “sí”? —Lá­gri­mas, ri­sas, shots, se­re­na­tas, bai­les y mu­cha ale­gría. La gen­te aplau­día y nos fe­li­ci­ta­ba, la gen­te de mi tra­ba­jo co­men­zó a sa­lir de to­dos la­dos. Fue el me­jor día de mi vi­da.

—¿Siem­pre ha si­do tan de­ta­llis­ta con­ti­go?

—¡Sí! Am­bos so­mos muy crea­ti­vos. Nos gus­ta ha­cer co­sas per­so­na­li­za­das, al­go que real­men­te sor­pren­da al otro.

—Una vez com­pro­me­ti­dos, ¿cuán­to tiem­po les lle­vó pla­near la bo­da? —Más o me­nos 10 me­ses. —¿Am­bos fue­ron muy ac­ti­vos en es­te pro­ce­so?

—La ver­dad, uno más que otro. Ju­lio siem­pre fue de la idea que la ma­yor ilu­sión pa­ra una mu­jer era pla­near su bo­da, así que él me dio mu­chí­si­ma li­ber­tad pa­ra ele­gir lo que que­ría ha­cer y có­mo lo que­ría ha­cer. Así que él se me­tió en lo que más le in­tere­sa­ba, el so­ni­do, las be­bi­das y la mú­si­ca, pe­ro tam­bién me acom­pa­ña­ba si se lo pe­día. Creo que él se es­me­ró mu­cho en las co­sas en la que te­nía con­trol, co­mo el com­pro­mi­so y eso pa­ra mí es to­do.

“Co­mo pa­re­ja nos en­can­tó com­par­tir el día más fe­liz de nues­tras vi­das con fa­mi­lia y ami­gos, y ver que to­dos es­ta­ban tan fe­li­ces

co­mo no­so­tros”

«Par­te de lo que que­ría­mos en la bo­da fue ha­cer al­go úni­co y di­fe­ren­te, que le brin­da­ra a nues­tros in­vi­ta­dos una ex­pe­rien­cia y que nos iden­ti­fi­ca­ra

a no­so­tros»

—¿Te ilu­sio­na­ba lle­gar al día de tu bo­da des­de chi­ca?

—Yo sí me iden­ti­fi­co con esas ni­ñas que so­ña­ban con su bo­da des­de siem­pre. No obs­tan­te, te­nía muy cla­ro que que­ría que fue­ra con la per­so­na co­rrec­ta… y apa­re­ció Ju­lio.

—¿Có­mo bus­ca­ron dis­fru­tar su gran día?

—Par­te de lo que que­ría­mos en la bo­da fue ha­cer al­go úni­co y di­fe­ren­te, que le brin­da­ra a nues­tros in­vi­ta­dos una ex­pe­rien­cia y que nos iden­ti­fi­ca­ra a no­so­tros… por eso es­co­gi­mos ha­cer una ce­re­mo­nia clá­si­ca en un jar­dín al ai­re li­bre y fies­ta con te­má­ti­ca de cir­co.

—¿Por qué así?

—Los dos te­ne­mos muy bue­nos re­cuer­dos en es­tos es­pa­cios. Además creemos que es un lu­gar en don­de uno siem­pre com­par­te con ami­gos o fa­mi­lia, a la vez que el cir­co siem­pre es un fo­co de ale­gría y di­ver­sión. Y, en es­te ca­so, de­ci­di­mos pre­sen­tar­lo en un con­cep­to que em­plea­ba los co­lo­res blan­co, ne­gro y do­ra­do.

—¿Sus in­vi­ta­dos se lo es­pe­ra­ban? —¡No! Aun­que nues­tros co­no­ci­dos es­ta­ban acos­tum­bra­dos a que or­ga­ni­za­mos cum­plea­ños y fies­tas te­má­ti­cas, fue lin­dí­si­mo man­te­ner to­do lo que era la bo­da en se­cre­to. Na­die, ni si­quie­ra las da­mas ni los ca­ba­lle­ros, sa­bían có­mo iba a ser. Al fi­nal el even­to es­tu­vo re­ple­to de de­ta­lles, y ca­da uno te­nía un sig­ni­fi­ca­do y un por qué de es­tar ahí. La co­mi­da, por ejem­plo no fue la tra­di­cio­nal, sino que es­tu­vo com­pues­ta de pla­ti­llos gour­met y ele­gan­tes ins­pi­ra­dos en cir­co.

—¿Qué fue lo que más dis­fru­tas­te de la bo­da?

—En mi ca­so, lle­gar a ese día con el hom­bre con el que siem­pre ha­bía so­ña­do, con to­do lo que qui­se, he­cho reali­dad. Y co­mo pa­re­ja, nos en­can­tó com­par­tir el día más fe­liz de nues­tras vi­das con fa­mi­lia y ami­gos, y ver que to­dos es­ta­ban tan fe­li­ces co­mo no­so­tros.

—¿Qué sig­ni­fi­ca­do tu­vo pa­ra us­te­des el ce­le­brar es­ta unión?

—Creo que lle­gar a la bo­da es el cie­rre de un ci­clo que abre otro. Es co­mo lle­gar a la me­ta y vol­ver a em­pe­zar otra jun­tos, siem­pre con el amor y res­pe­to que nos ha ca­rac­te­ri­za­do co­mo pa­re­ja.

—¿Có­mo ha si­do la tran­si­ción a es­ta nue­va eta­pa?

—Creo que a mí me en­tró la tris­te­za cuan­do lle­gué de la lu­na de miel, pe­ro es por­que me dis­fru­té mu­cho to­do. Sin em­bar­go, sa­be­mos que aho­ri­ta em­pe­zó otra aven­tu­ra, que es ar­mar nues­tra ca­sa y de­más co­sas nue­vas y di­fe­ren­tes por rea­li­zar en el fu­tu­ro.

Jes­si­ca y Ju­lio son una pa­re­ja au­tén­ti­ca, sú­per ale­gre y so­cia­ble, que dis­fru­tan di­ver­tir­se tan­to jun­tos co­mo con ami­gos y fa­mi­lia. Se co­no­cie­ron des­de que eran ni­ños, pe­ro la amis­tad co­men­zó cuan­do am­bos tra­ba­ja­ban pa­ra una

mis­ma em­pre­sa.

Con la bo­da recién es­tre­na­da, la ca­ris­má­ti­ca Jes­si ha­bló con ¡HO­LA! pa­ra con­tar­le más de­ta­lles so­bre es­ta cau­ti­va­do­ra his­to­ria de amor, que ce­le­bró su unión en una bo­da re­bo­san­te en de­ta­lles, buen gus­to y

ale­grías.

«Creo que lle­gar a la bo­da es el cie­rre de un ci­clo que abre otro. Es co­mo lle­gar a la me­ta y vol­ver a em­pe­zar otra jun­tos, siem­pre con el amor y res­pe­to que

nos ha ca­rac­te­ri­za­do co­mo pa­re­ja»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.