EVA LONGORIA Y PE­PE BAS­TÓN

Es­pec­ta­cu­lar bo­da en Mé­xi­co Su

Hola Guatemala - - Carta Del Editor - Tex­to: JULIET HERD/MARCELO BÁEZ Fo­to­gra­fías: DONNA NEW­MAN

La ce­re­mo­nia se ce­le­bró en la ca­sa de la pa­re­ja en Va­lle de Bra­vo, a dos ho­ras de la ca­pi­tal me­xi­ca­na y a ori­llas de un

be­llí­si­mo la­go ar­ti­fi­cial Vic­to­ria Beck­ham, ín­ti­ma ami­ga de la no­via y tes­ti­go de bo­da, fue la au­to­ra de to­dos los ves­ti­dos que lle­vó Eva du­ran­te el fin de se­ma­na: el de la ce­re­mo­nia ci­vil, el de la ben­di­ción re­li­gio­sa y el de la fies­ta

CAÍA la tar­de en Va­lle de Bra­vo, uno de los lla­ma­dos pue­blos má­gi­cos de Mé­xi­co, el lu­gar en el que Eva Longoria y Pe­pe Bas­tón pla­nea­ron su bo­da des­de aquel día de di­ciem­bre de 2015 en el que se com­pro­me­tie­ron en Du­bái. Lo­ca­li­za­do a po­co me­nos de dos ho­ras de la ca­pi­tal me­xi­ca­na, a ori­llas de un in­men­so y be­llí­si­mo la­go ar­ti­fi­cial, el lu­gar se fue lle­nan­do de in­vi­ta­dos —na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les—, de cu­rio­sos y de «pa­pa­raz­zi» de­seo­sos de con­se­guir fo­to­gra­fías del even­to. Sin em­bar­go, fue «¡HO­LA! USA» el me­dio ele­gi­do por la no­via pa­ra pu­bli­car las fo­tos ofi­cia­les de su en­la­ce con el pre­si­den­te de Te­le­vi­sión y Con­te­ni­dos de Gru­po Te­le­vi­sa, em­pre­sa pa­ra la que tra­ba­ja des­de ha­ce más de vein­ti­cin­co años.

Y LLE­GÓ LA HO­RA…

El even­to dio ini­cio con un cóc­tel ame­ni­za­do por la ban­da de ma­rim­ba Pro Down, in­te­gra­da por per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes, co­mo no po­dría ser de otra ma­ne­ra tra­tán­do­se de Eva, que brin­da gran apo­yo a es­ta cau­sa a tra­vés de su fun­da­ción en ho­nor de su her­ma­na ma­yor, Li­za. La no­via hi­zo su apa­ri­ción del bra­zo de su ma­dre, Ella, en re­pre­sen­ta­ción de su pa­dre, En­ri­que Longoria, quien ya no via­ja en avión.

Eva lu­cía es­pec­ta­cu­lar con un ves­ti­do de cre­pé co­lor blan­co, ce­ñi­do al cuer­po, con es­co­te co­ra­zón y ti­ran­tes, di­se­ña­do pa­ra ella por Vic­to­ria Beck­ham. Los za­pa­tos tam­bién fue­ron di­se­ña­dos ex­pre­sa­men­te pa­ra Eva por Brian At­wood. Com­ple­tó su atuen­do con un pren­de­dor en el pe­lo y are­tes y co­llar a jue­go en oro y bri­llan­tes, de Mes­si­ka. Su ma­qui­lla­dor de siem­pre, Elan Bon­giorno, y su pe­lu­que­ro, Ken Pa­ves, via­ja­ron des­de Los Án­ge­les pa­ra en­car­gar­se de su es­ti­lis­mo de ese día.

La fla­man­te se­ño­ra de Bas­tón no fue una no­via tra­di­cio­nal, ya que no lle­vó, se­gún dic­ta la tra­di­ción pa­ra las no­vias, ni al­go azul ni al­go usa­do ni al­go pres­ta­do. Tam­po­co hu­bo la­zo ni arras, pe­ro sí mu­cha emo­ción y ale­gría du­ran­te to­da la ce­re­mo­nia.

El no­vio, por su par­te, lle­va­ba un ele­gan­te tra­je gris de tres pie­zas, de Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli, rea­li­za­do pa­ra él por el pro­pio Bru­ne­llo.

Y dio ini­cio la ben­di­ción re­li­gio­sa, ce­le­bra­da, en in­glés y en es­pa­ñol, por el pa­dre Pe­dro. La no­via no tu­vo da­mas de ho­nor, pe­ro en el pa­seí­llo rum­bo al al­tar en el jar­dín de su ca­sa, des­fi­la­ron an­tes que ella las dos hi­jas de Pe­pe, Natalia (Ta­li) y Mariana, y cuan­do lle­gó la ho­ra del in­ter­cam­bio de ani­llos (unas sen­ci­llas alian­zas de

Rum­bo al al­tar, des­fi­la­ron an­tes que Eva las dos hi­jas de Pe­pe, Natalia (Ta­li) y Mariana, y lle­va­ron los ani­llos an­te los no­vios jun­to a su her­mano, Jo­sé

An­to­nio

oro, de Ber­ger Jo­ye­ros), ellas los lle­va­ron an­te los no­vios jun­to a su her­mano, Jo­sé An­to­nio. Al tér­mino de la ce­re­mo­nia, ce­le­bra­da fren­te a una gran cruz de ma­de­ra, fren­te al la­go de Va­lle de Bra­vo, Eva con­fe­só a ¡HO­LA!: «He so­ña­do con es­te día du­ran­te to­da mi vi­da».

EL «GLAMOUR»

Y LA EMO­CIÓN DE SU GRAN BO­DA ME­XI­CA­NA

Tras la ben­di­ción, los nue­vos es­po­sos y sus in­vi­ta­dos se tras­la­da­ron a la gran car­pa blan­ca ins­ta­la­da a unos pa­sos del lu­gar de la ce­re­mo­nia pa­ra dar ini­cio a la ce­le­bra­ción. Rosalía Bas­tón, her­ma­na del no­vio, y su fir­ma, Art Pro­duc­tion Events, fue la «wed­ding plan­ner», con la ayu­da de uno de los ami­gos más que­ri­dos de Eva, Troy Wi­lliams, de Simply Troy Li­festy­le and Events, quien se en­car­gó de su coor­di­na­ción per­so­nal. El te­ma de la bo­da era «blan­co ele­gan­te», y así lo res­pe­ta­ron los en­car­ga­dos de las flo­res, Pres­ton Bai­ley De­sign y Flo­rest­ta.

En­tre los in­vi­ta­dos es­tu­vie­ron nu­me­ro­sas ce­le­bri­da­des, co­mo Da­vid y Vic­to­ria Beck­ham; Me­la­nie Grif­fith, Ma­rio Ló­pez y su es­po­sa, Court­ney; Ricky Mar­tin y su pa­re­ja, Jwan Jo­sef; el ex­ju­ga­dor de los Spurs Sean Elliot y su es­po­sa, Claudia Za­pa­ta; Amaury No­las­co, Jaime Ca­mil y Heidi Bal­va­ne­ra; Lo­ren y J. R. Ri­din­ger; Emi­lio y Sha­ron Az­cá­rra­ga, y el «Cu­pi­do» de la pa­re­ja, Ri­car­do Ba­rro­so, en­tre otros.

Tras la ce­re­mo­nia, ame­ni­za­da por la ban­da de «jazz» Car­te Blan­che, el ban­que­te fue ser­vi­do por En­ri­que Ol­ve­ra y Eduar­do Kohl­mann. Más tar­de, tam­bién Ricky Mar­tin to­ma­ría el mi­cró­fono pa­ra po­ner a bai­lar a to­dos a rit­mo de «Vi­ve la vi­da lo­ca», pe­ro an­tes los no­vios sal­ta­ron a la pis­ta pa­ra interpretar su pri­mer bai­le de ca­sa­dos con la can­ción «Vol­ví a na­cer» de Car­los Vi­ves, quien via­jó des­de Co­lom­bia pa­ra acom­pa­ñar­los y can­tar­les el te­ma per­so­nal­men­te.

El bai­le es­tu­vo ame­ni­za­do por el gru­po me­xi­cano Ma­tu­te, que en­ca­be­za Jor­ge D’Ales­sio, y que, co­mo nues­tros lec­to­res re­cor­da­rán, tam­bién pu­so a bai­lar ha­ce al­gu­nos años a los in­vi­ta­dos a la bo­da de Jaime Ca­mil y Heidi Bal­va­ne­ra.

En­tre las anéc­do­tas más des­ta­ca­das de la no­che, es­tu­vo el ví­deo que Hi­llary Clin­ton les en­vió a los no­vios pa­ra desear­les lo me­jor. El Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, por su par­te, les hi­zo lle­gar pa­la­bras de ca­ri­ño en un men­sa­je.

El no­vio lle­va­ba un tra­je he­cho a me­di­da por Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli. (Los dos pri­me­ros bo­to­nes de la cha­que­ta sin abro­char, co­mo mar­ca la ele­gan­cia mas­cu­li­na.) En­tre los in­vi­ta­dos se en­con­tra­ba el po­pu­lar ac­tor Jaime Ca­mil (aba­jo iz­quier­da) con su mu­jer, Heidi Bal­va­ne­ra. La ban­da mu­si­cal Pro Down (aba­jo de­re­cha), com­pues­ta por jó­ve­nes con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes, fue la en­car­ga­da de ame­ni­zar el cóc­tel

La fies­ta, ani­ma­dí­si­ma, du­ró has­ta el ama­ne­cer. Muy po­cas ho­ras des­pués, pu­di­mos char­lar un ra­to con la no­via, que es­ta­ba a pun­to de par­tir ha­cia su via­je de no­vios. Ella mis­ma, emo­cio­na­da, com­par­tió con no­so­tros to­dos los de­ta­lles de su gran día.

EN­TRE­VIS­TA CON LA NO­VIA AL PAR­TIR HA­CIA

SU LU­NA DE MIEL —En­ho­ra­bue­na, Eva. Ya eres la se­ño­ra de Pe­pe Bas­tón. ¿Po­drías ha­blar­nos de to­das las sor­pre­sas que te es­pe­ra­ban ano­che?

—¡Hu­bo tan­tas! No me es­pe­ra­ba tan­tas sor­pre­sas. ¡Mi co­ra­zón no es­ta­ba pre­pa­ra­do! Se­re­na Wi­lliams gra­bó una fe­li­ci­ta­ción y me la en­vió por ví­deo. Es una de mis me­jo­res ami­gas. Hi­llary Clin­ton tam­bién man­dó una; ha si­do ma­ra­vi­llo­so re­ci­bir­la. Y además, cla­ro, me lle­vé una sor­pre­sa in­creí­ble cuan­do vi apa­re­cer a Car­los Vi­ves, por­que «Vol­ví a na­cer» es nues­tra can­ción.

—Así que la lle­ga­da de Car­los Vi­ves fue una sor­pre­sa pa­ra ti.

—¡Sí! Pe­pe pu­so un ví­deo en el que Car­los de­cía: «Sé que es­ta es su can­ción fa­vo­ri­ta. Sien­to mu­cho no

po­der es­tar ahí, pe­ro aquí tie­nen la can­ción». Y en­ton­ces apa­re­ció en per­so­na, can­tan­do en el es­ce­na­rio. Pen­sé: «¡Dios mío!», por­que soy una su­per­fán de Car­los Vi­ves, pe­ro tam­bién por­que esa es nues­tra can­ción.

—¿Por qué sig­ni­fi­ca tan­to esa can­ción pa­ra us­te­des?

—Por­que fue la can­ción con la que Pe­pe me pro­pu­so ma­tri­mo­nio. Pe­pe tam­bién me dio la sor­pre­sa de los fue­gos ar­ti­fi­cia­les, que me en­can­tan, y en­ci­ma ¡apa­re­ció Va­nes­sa Wi­lliams en la ce­re­mo­nia! No te­nía ni idea de que ven­dría. De re­pen­te, al­guien se po­ne a can­tar cuan­do es­ta­mos an­te el al­tar con el sa­cer­do­te, y pien­so: «¡Ay, me en­can­ta es­ta can­ción!». En­ton­ces me gi­ro y ahí es­tá Va­nes­sa can­tan­do «Sa­ve the best for last» («De­ja lo me­jor pa­ra el fi­nal»). ¡Qué emo­ción! Ha si­do una no­che tan di­ver­ti­da… Ha si­do una bo­da tan ín­ti­ma, tan au­tén­ti­ca. To­do el mun­do se subió al es­ce­na­rio a bai­lar y can­tar. Ricky can­tó al­gu­nas de sus can­cio­nes, Jaime Ca­mil se subió al es­ce­na­rio e in­ter­pre­tó a Lio­nel Ri­chie, y Amaury se le­van­tó y se arran­có a bai­lar las can­cio­nes de Me­nu­do con Ricky Mar­tin. ¡Ha si­do tan di­ver­ti­do!

—Es­to pa­re­ce un con­cier­to de su­per­es­tre­llas.

—¡Es ver­dad! ¡Qué ri­sa! Y además Ma­tu­te es­tu­vo to­can­do du­ran­te el res­to de la no­che. In­ter­pre­tan can­cio­nes de los años ochen­ta y a to­dos los in­vi­ta­dos les fas­ci­na­ron. Es­tu­vie­ron to­can­do du­ran­te cua­tro ho­ras y no pa­ra­ron has­ta las cua­tro de la ma­ña­na.

—Y Vic­to­ria Beck­ham tu­vo un pa­pel muy im­por­tan­te.

—Vic­to­ria (Beck­ham) me hi­zo el ves­ti­do y tam­bién me ayu­dó a ves­tir­me. Des­pués de la ce­na, pa­ra la fies­ta, me cam­bié de ves­ti­do, y me pu­se otro, tam­bién di­se­ña­do por Vic­to­ria, y ella tam­bién me ayu­dó. Ha si­do la per­so­na más dul­ce, la me­jor. No so­lo hi­zo mi ves­ti­do, sino que es una de mis me­jo­res ami­gas. ¡Ah!, y además ha si­do una de mis tes­ti­gos. Fir­mó el do­cu­men­to que de­mues­tra que yo es­tu­ve aquí, ja, ja, ja. La ce­re­mo­nia ci­vil fue el vier­nes y tam­bién lle­vé uno de los di­se­ños de Vic­to­ria… ¡Ha si­do to­do un fin de se­ma­na de Vic­to­ria Beck­ham!

—¿Los hi­jos de Pe­pe tu­vie­ron tam­bién al­gu­na par­ti­ci­pa­ción?

—Las dos hi­jas y el hi­jo de Pe­pe es­tu­vie­ron ayer en la fies­ta de ce­le­bra­ción. Además, sus hi­jas ca­mi­na­ron ha­cia el al­tar an­tes de mí y los tres fue­ron los en­car­ga­dos de lle­var los ani­llos.

—¿Qué pue­des con­tar­nos del via­je de no­vios?

—En es­te mo­men­to, sa­li­mos ha­cia nues­tra lu­na de miel. ¡Es­ta­mos fe­li­ces por po­der dis­fru­tar de es­tos días! ¡Nos emo­cio­na ser el se­ñor y la se­ño­ra Bas­tón! Los ni­ños han es­ta­do muy con­ten­tos y han vi­vi­do es­te día co­mo al­go má­gi­co. For­ma­ron par­te de la

ce­re­mo­nia, cla­ro, por­que no so­lo me ca­so con Pe­pe, sino tam­bién con su fa­mi­lia en­te­ra. Era muy im­por­tan­te pa­ra mí que en el cen­tro de es­te día es­tu­vie­ra su fe­li­ci­dad. Y lo es­tu­vo. ¡Ah!, además —no quie­ro ol­vi­dar­me de na­die—, y te cuen­to que el Pre­si­den­te Oba­ma me es­cri­bió una no­ta. Y tie­ne gra­cia por­que ha­ce co­mo un año le pre­gun­tó a Pe­pe: «¿Cuán­do te vas a ca­sar con es­ta chi­ca?» (se ríe), así que el Pre­si­den­te en­tien­de que su pre­gun­ta tu­vo al­go que ver… —¡No te lo pue­do de­cir! No nos gus­ta­ría que se vi­nie­ran con no­so­tros los «pa­pa­raz­zi», pe­ro sí pue­do de­cir­te que mi ma­dre me acom­pa­ñó al al­tar, por­que mi pa­dre ya no vue­la, así que ella ocu­pó su lu­gar. Pe­ro mi pa­dre ado­ra a Pe­pe y nos hi­zo lle­gar to­do su amor des­de Te­xas.

—¿Dón­de van de via­je de no­vios? ¿Lo po­de­mos sa­ber? —Mu­chas gra­cias por com­par­tir tu fe­li­ci­dad con no­so­tros, Eva Bas­tón.

—(Se ríe.) ¡Gra­cias! ¡Mu­chas gra­cias y has­ta pron­to!

LA CE­RE­MO­NIA CI­VIL,

EN CA­SA DE EMI­LIO AZ­CÁ­RRA­GA

La no­che an­te­rior a la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa, el pa­sa­do vier­nes 20 de ma­yo, los cer­ca de ochen­ta in­vi­ta­dos de los no­vios se die­ron ci­ta en la ca­sa que Emi­lio Az­cá­rra­ga (pre­si­den­te de Te­le­vi­sa) y su es­po­sa, Sha­ron Fastlicht, tie­nen en Va­lle de Bra­vo. Fue­ron ellos los an­fi­trio­nes de la ce­re­mo­nia ci­vil y la pos­te­rior ce­na, cu­ya ela­bo­ra­ción es­tu­vo a car­go del chef me­xi­cano En­ri­que Ol­ve­ra (pro­pie­ta­rio del res­tau­ran­te Pu­jol en la ca­pi­tal me­xi­ca­na, con­si­de­ra­do uno de los 50 me­jo­res del mun­do) y Eduar­do Kohl­mann Ban­que­tes, uno de los más im­por­tan­tes en la or­ga­ni­za­ción de even­tos de al­to

«Ricky Mar­tin es un ami­go muy que­ri­do. Es muy dul­ce. Tam­bién es­tu­vie­ron Jaime Ca­mil y Amaury No­las­co, que son co­mo dos her­ma­nos pa­ra mí. Y, por su­pues­to, Ma­rio Ló­pez, lo mis­mo que Ri­car­do Ba­rro­so, que fue quien nos

pre­sen­tó a Pe­pe y a mí»

ni­vel en Mé­xi­co, quie­nes tam­bién se en­car­ga­ron del ban­que­te ofre­ci­do al día si­guien­te, tras la ben­di­ción re­li­gio­sa.

Los her­ma­nos del no­vio, las her­ma­nas de la no­via y al­gu­nos de sus ami­gos más cer­ca­nos ofre­cie­ron, al tér­mino de la ce­re­mo­nia, emo­ti­vas pa­la­bras a Eva y Pe­pe pa­ra desear­les una lar­ga y fe­liz vi­da jun­tos. La no­via lu­cía ra­dian­te con el pri­me­ro de los tres ves­ti­dos que su ami­ga Vic­to­ria Beck­ham di­se­ñó ex­pre­sa­men­te pa­ra ella con mo­ti­vo de su bo­da: uno pa­ra el en­la­ce ci­vil, otro pa­ra la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa del día si­guien­te y el ter­ce­ro pa­ra la ce­le­bra­ción.

«PE­PE Y YO DESEÁBAMOS

UNA BO­DA ÍN­TI­MA Y PRI­VA­DA»

Ho­ras an­tes de que die­ra ini­cio la ben­di­ción y la ce­le­bra­ción de su bo­da al más pu­ro es­ti­lo de Holly­wood, Eva Longoria ha­bló en ex­clu­si­va con ¡HO­LA!

—¿Por qué era im­por­tan­te pa­ra us­te­des ca­sar­se en Mé­xi­co?

—De­ci­di­mos ca­sar­nos en Mé­xi­co por­que que­ría­mos ca­sar­nos en nues­tra ca­sa. Los dos deseábamos al­go muy ín­ti­mo y pri­va­do. Am­bos es­tu­vi­mos ca­sa­dos an­tes y sa­be­mos que la ce­le­bra­ción no es el ma­tri­mo­nio, así que lo que más nos in­tere­sa­ba era la par­te de la unión ma­tri­mo­nial. Ele­gi­mos el lu­gar más en fun­ción de la ce­le­bra­ción de nues­tro amor que del even­to.

—¿Tu bue­na ami­ga Vic­to­ria Beck­ham se ofre­ció pa­ra ha­cer­te el ves­ti­do o fuis­te tú quien se lo pi­dió?

—Fui yo quien se lo pi­dió, y Vic­to­ria se sin­tió fe­liz y ex­tre­ma­da­men­te hon­ra­da. Bus­qué a Vic­to­ria por­que no que­ría un ves­ti­do de bo­da tra­di­cio­nal. Desea­ba un ves­ti­do blan­co her­mo­so, y ella ha­ce ves­ti­dos her­mo­sos y ele­gan­tes; además, que­ría al­go es­pe­cial y he­cho con amor, y sa­bía que con ella con­se­gui­ría to­do eso.

—¿Có­mo des­cri­bi­rías el ves­ti­do que di­se­ñó es­pe­cial­men­te pa­ra ti?

—El es­ti­lo es sen­ci­llo y ele­gan­te, co­mo to­do lo que Vic­to­ria di­se­ña. Tie­ne una lar­ga cre­ma­lle­ra que ba­ja a lo lar­go de la es­pal­da, una te­la fa­bu­lo­sa (el cre­pé que uti­li­zó se ajus­ta con fir­me­za al cuer­po y, aun así, es có­mo­do) y el blan­co más ma­ra­vi­llo­so, ni muy bri­llan­te ni con ai­re an­ti­guo, sim­ple­men­te el blan­co per­fec­to.

«AHO­RA SO­MOS UNA FA­MI­LIA» —¿Llo­ras­te ano­che du­ran­te la ce­re­mo­nia ci­vil?

—He llo­ra­do mu­cho la úl­ti­ma se­ma­na. He es­ta­do tan abru­ma­da de fe­li­ci­dad que esa fe­li­ci­dad ya no ca­bía en mi cuer­po. Ca­da vez que veía el ves­ti­do, llo­ra­ba; cuan­do lle­ga­ron las flo­res, llo­ré; cuan­do es­ta­ban po­nien­do la ta­ri­ma en el jar­dín, llo­ré; cuan­do es­ta­ban co­lo­can­do la car­pa, llo­ré… No po­día creer lo que es­ta­ba su­ce­dien­do. To­do me ha­cía llo­rar, so­bre to­do el dis­cur­so de Pe­pe du­ran­te la ce­re­mo­nia ci­vil, por­que ha­bló de no­so­tros co­mo una fa­mi­lia: sus hi­jos, él y yo, y eso es lo real­men­te im­por­tan­te.

—¿Có­mo reac­cio­na­ron los in­vi­ta­dos cuan­do los de­cla­ra­ron ma­ri­do y mu­jer?

—¡Oh!, hu­bo gri­tos, aplau­sos y lá­gri­mas —re­cuer­da en­tre ri­sas—. To­dos los pre­sen­tes han si­do par­te de nues­tra his­to­ria de amor y han con­tri­bui­do con su gra­ni­to de are­na en el cre­ci­mien­to de nues­tra re­la­ción, así que to­dos los in­vi­ta­dos han in­ver­ti­do en nues­tra fe­li­ci­dad, y es­tar ro­dea­dos por to­dos ellos fue una her­mo­sa sen­sa­ción.

—¿Quié­nes de tus ami­gos la­ti­nos es­tu­vie­ron pre­sen­tes?

—¡Oh! Es­toy tan fe­liz de que Ricky Mar­tin pu­die­ra lle­gar; es un ami­go muy que­ri­do, es muy dul­ce y Pe­pe y yo lo co­no­ce­mos des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Tam­bién es­tu­vie­ron Jaime Ca­mil y Amaury No­las­co, que son co­mo dos her­ma­nos pa­ra mí. Y, por su­pues­to, Ma­rio Ló­pez. Él y Amaury son co­mo de mi fa­mi­lia; he­mos cre­ci­do jun­tos en es­te me­dio, así que tam­bién es­toy fe­liz de te­ner­los aquí, lo mis­mo que a mi «me­xi­cano fa­vo­ri­to», Ri­car­do Ba­rro­so, que fue quien nos pre­sen­tó a Pe­pe y a mí.

—Há­bla­nos de la re­cep­ción que si­guió a la ce­re­mo­nia ci­vil y los dis­cur­sos que hu­bo.

—Ha­bló mu­cha gen­te: mis her­ma­nas, sus her­ma­nos, mi so­brino, Amaury; mi me­jor ami­ga, Brit­ney, dio un dis­cur­so pre­cio­so, y tam­bién Sean Elliot (ex­ju­ga­dor de los Spurs) dio un dis­cur­so que nos con­mo­vió por­que ama­mos a Sean; él y su es­po­sa, Claudia Za­pa­ta son muy bue­nos ami­gos nues­tros. Sean di­jo que Pe­pe y yo so­mos una bue­na mez­cla de vino: que yo soy ca­ber­net y Pe­pe, mer­lot, que se equi­li­bran en­tre sí —di­ce rien­do.

«ES­TOY FE­LIZ DE QUE YA SEA­MOS OFI­CIAL­MEN­TE MA­RI­DO Y MU­JER»

—¿Có­mo te sien­tes tras la de­cla­ra­cióm de ma­ri­do y mu­jer?

—Fe­liz, muy fe­liz de que ya sea ofi­cial, aun­que nos he­mos sen­ti­do ma­ri­do y mu­jer des­de que em­pe­za­mos a vi­vir nues­tras vi­das jun­tos. Nos te­ne­mos un enor­me res­pe­to, nos apo­ya­mos en to­do lo que ha­ce­mos, y sa­be­mos y re­co­no­ce­mos lo afor­tu­na­dos que so­mos por ha­ber­nos co­no­ci­do, así que es­to es so­lo la ce­re­za del pas­tel.

—Nos pre­sen­tó en un res­tau­ran­te de Ciu­dad de Mé­xi­co un ami­go co­mún, Ri­car­do Ba­rro­so. Seis me­ses des­pués nos re­en­con­tra­mos, tam­bién gra­cias a Ri­car­do, en el Lac­ma (Los An­ge­les County Mu­seum of Art), en una ex­po­si­ción de Ga­briel Fi­gue­roa que pa­tro­ci­na­ba Te­le­vi­sa. Des­de en­ton­ces nos vol­vi­mos in­se­pa­ra­bles.

—¿El he­cho de que com­par­tan raí­ces me­xi­ca­nas es im­por­tan­te pa­ra su re­la­ción?

—No es im­por­tan­te, pe­ro es muy bo­ni­to. Es de­cir, los dos ama­mos la co­mi­da me­xi­ca­na y to­do lo me­xi­cano, y yo amo a Mé­xi­co, pe­ro no es co­mo «oh, co­mo so­mos me­xi­ca­nos, lo nues­tro fun­cio­na». —Re­par­ti­re­mos nues­tro tiem­po en­tre Mé­xi­co y Los Án­ge­les.

—Am­bos tie­nen agen­das muy apre­ta­das. ¿Có­mo se las arre­glan pa­ra com­pa­gi­nar­las?

—Co­mo lo he­mos he­cho has­ta aho­ra. Nues­tras agen­das de tra­ba­jo no cam­bia­rán de­ma­sia­do. Los dos so­mos muy tra­ba­ja­do­res, am­bos es­ta­mos cons­tru­yen­do ca­rre­ras ge­nia­les y nos apo­ya­mos mu­tua­men­te en ello. Na­da tie­ne por qué de­te­ner­se cuan­do te ca­sas. Con­ti­nua­re­mos ha­cien­do lo que ha­cía­mos has­ta aho­ra.

Vic­to­ria Beck­ham tu­vo un pa­pel im­por­tan­te en la bo­da. Ella di­se­ñó los tres ves­ti­dos que lle­vó la no­via du­ran­te el fin de se­ma­na: en la bo­da ci­vil, la ben­di­ción re­li­gio­sa y la fies­ta. En es­tas pá­gi­nas, Vic­to­ria ayu­da a

Eva a ves­tir­se. Eva es­ta­ba es­pec­ta­cu­lar con un ves­ti­do de cre­pé co­lor blan­co, ce­ñi­do al cuer­po, con es­co­te co­ra­zón y ti­ran­tes.

Com­ple­tó su atuen­do con un bro­che en el pe­lo y pen­dien­tes y co­llar a jue­go en oro y bri­llan­tes, de

Mes­si­ka

Rosalía Bas­tón (her­ma­na de Pe­pe y pro­pie­ta­ria de la fir­ma Art Pro­duc­tion Events) y Troy Wi­lliams, de Simply Troy Li­festy­le and Events, fue­ron los en­car­ga­dos de cons­truir el al­tar en el que los no­vios se pro­me­tie­ron amor eterno. A la de­re­cha una vis­ta des­de la ca­sa, en la que se ve el la­go que ro­dea la pro­pie­dad. Arri­ba, la no­via lle­gó al al­tar del bra­zo de su ma­dre, Ella, en re­pre­sen­ta­ción de su pa­dre,

En­ri­que Longoria, que ya no via­ja en avión.

(SI­GUE)

Arri­ba, Eva y Pe­pe po­san son­rien­tes con sus res­pec­ti­vas ma­dres. Iz­quier­da aba­jo, Va­nes­sa Wi­lliams, ami­ga de la no­via des­de su épo­ca en «Mu­je­res de­ses­pe­ra­das».

«Ca­da vez que veía el ves­ti­do, llo­ra­ba; cuan­do lle­ga­ron las flo­res, llo­ré; cuan­do es­ta­ban po­nien­do la ta­ri­ma en el jar­dín, llo­ré; cuan­do es­ta­ban co­lo­can­do la car­pa, llo­ré…»

(SI­GUE)

«Su­pe que es­ta his­to­ria era im­por­tan­te des­de el prin­ci­pio, cuan­do vi a Pe­pe con sus hi­jos y me di cuen­ta de la cla­se de pa­dre que es con ellos»

A la iz­quier­da, una ima­gen ge­ne­ral del lu­gar en el que se ce­le­bró el ban­que­te, con el mo­ti­vo «blan­co ele­gan­te» a la de­re­cha aba­jo, el me­nú de la ce­na, que fue ser­vi­da por En­ri­que Ol­ve­ra y Eduar­do Kohl­man

Iz­quier­da, el can­tan­te co­lom­biano Car­los Vi­ves, que apa­re­ció por sor­pre­sa en el es­ce­na­rio pa­ra can­tar en di­rec­to la can­ción «Vol­ví a na­cer», en cu­yo es­tri­bi­llo di­ce «Quie­ro ca­sar­me con­ti­go», con la que Pe­pe le

pi­dió ma­tri­mo­nio a Eva.

Arri­ba, la no­via po­sa en gru­po con al­gu­nos de sus ami­gos más que­ri­dos, co­mo Ri­car­do Ba­rro­so, quien los pre­sen­tó; Jaime Ca­mil y Heidi Bal­va­ne­ra; Me­la­nie Grif­fith, Ricky Mar­tin y Jwan Jo­seph. Aba­jo, Eva y Pe­pe con Ma­rio Ló­pez y su mu­jer, Court­ney, y con Amaury No­las­co. El gru­po Ma­tu­te es­tu­vo to­can­do, has­ta las cua­tro de la ma­dru­ga­da, te­mas de los años ochen­ta que di­vir­tie­ron mu­cho a los in­vi­ta­dos. Tras la bo­da, los no­vios par­tie­ron ha­cia su via­je de no­vios ya con­ver­ti­dos en el se­ñor y la se­ño­ra Bas­tón. A par­tir de aho­ra vi­vi­rán a ca­ba­llo en­tre Mé­xi­co y Los An­ge­les, don­de ca­da uno de­sa­rro­lla

su exi­to­sa ca­rre­ra pro­fe­sio­nal

«Aho­ra sa­li­mos ha­cia nues­tra lu­na de miel. ¡Es­ta­mos fe­li­ces por po­der to­mar­nos es­tos días! ¡Nos emo­cio­na ser el se­ñor y la se­ño­ra Bas­tón!»

«Des­pués de la ce­na, pa­ra la fies­ta, me pu­se otro ves­ti­do, tam­bién di­se­ña­do por Vic­to­ria. Ha si­do la per­so­na más dul­ce, la me­jor. No so­lo hi­zo mi ves­ti­do, sino que es una de mis me­jo­res ami­gas. ¡Ah!, y además ha si­do una de

mis tes­ti­gos»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.