AN­TO­NIO BAN­DE­RAS

El eterno ro­mán­ti­co

Hola Guatemala - - Carta Del Editor - Tex­to: JENIFFER VA­RE­LA RODRÍGUEZ Fo­tos: COR­TE­SÍA

El ac­tor es­pa­ñol es­tá más vi­gen­te que nun­ca y si­gue ha­cien­do ga­la de sus do­tes de ga­lán y su ca­ris­ma pa­ra triun­far en ca­da pro­yec­to que em­pren­de

AN­TO­NIO Ban­de­ras sa­be que en­tre sus múl­ti­ples ta­len­tos es­tá el de ser un imán pa­ra atraer a las mu­je­res y ha trans­fe­ri­do esa ca­pa­ci­dad a los pro­yec­tos que em­pren­de. A sus 55 años, el es­pa­ñol si­gue sien­do re­fe­ren­te de ca­ris­ma, ga­lan­te­ría y sen­sua­li­dad. Aca­pa­ra la aten­ción de los me­dios gra­cias a su nue­vo no­viaz­go con Ni­co­le Kim­pel y a su mo­vi­mien­to cons­tan­te: es ac­tor, di­rec­tor, crea­dor de per­fu­mes y aho­ra se con­ver­ti­rá en di­se­ña­dor. To­do, ape­lan­do a la sen­si­bi­li­dad que des­pier­tan tan­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes en los sen­ti­dos.

—Hay una nue­va eta­pa que co­mien­za a ni­vel per­so­nal, ¿có­mo es­tán las co­sas allí?

Es­toy con­ten­to, tran­qui­lo. Aca­bo de ha­cer una pe­lí­cu­la, pro­ba­ble­men­te em­pie­ce otra en abril. Las co­sas en la vi­da per­so­nal van bien, aca­bo de lle­gar de Los Án­ge­les don­de he­mos es­ta­do con mi hi­ja Ste­lla, con quien man­ten­go un con­tac­to dia­rio. Tam­bién he vis­to a Me­la­nie, con quien no fre­cuen­ta­mos tan­to pe­ro se­gui­mos man­te­nien­do una re­la­ción de amis­tad enor­me. Son 20 años en los que he­mos es­ta­do jun­tos y no so­la­men­te la quie­ro, sino que la res­pe­to mu­chí­si­mo.

—¿Cree que el per­fu­me es un ar­ma pa­ra se­du­cir?

—Creo que los sen­ti­dos son las úni­cas ar­mas que te­ne­mos pa­ra eso. El ol­fa­to es uno de ellos. El per­fu­me

se vie­ne usan­do des­de mi­les de años atrás y creo que es un ar­ma de se­duc­ción por­que usa uno de los sen­ti­dos.

—¿Es de­cir que a us­ted lo con­quis­tan a tra­vés de los sen­ti­dos?

—Creo que a to­do el mun­do. Si no te­ne­mos sen­ti­dos no per­ci­bi­mos lo que te­ne­mos al­re­de­dor, es im­po­si­ble ser se­du­ci­do por la na­da. Te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de ser, de es­tar, de sen­tir. Si no la tu­vié­ra­mos es­ta­ría­mos en el lim­bo, se­pa­ra­dos de los de­más se­res hu­ma­nos. En ese sen­ti­do, yo me con­si­de­ro una per­so­na muy sen­sual. No se­xual, sen­sual.

—¿Qué tie­ne que ha­cer una mu­jer que quie­ra se­du­cir a An­to­nio Ban­de­ras?

—Lo pri­me­ro que de­be te­ner es sen­ti­do del hu­mor. Cuan­do tra­to de se­du­cir in­ten­to ha­cer reír a la otra per­so­na. Creo que cuan­do ha­ces reír a una mu­jer tie­nes el 50 por cien­to del ca­mino he­cho. Pe­ro cla­ro, hay que te­ner la fuer­za y con­vic­ción del otro 50.

—¿Hay al­gún olor que le re­cuer­de su tie­rra?

—El olor a mar siem­pre me pro­du­ce mu­chas sen­sa­cio­nes. Cual­quier ciu­dad con mar, es­pe­cial­men­te la mía, por­que co­mo el per­fu­me, el mar se adap­ta a ca­da lu­gar. No hue­le igual en Los Án­ge­les que en Má­la­ga.

—¿A qué nun­ca le gus­ta­ría oler?

—A cual­quier co­sa que use Do­nald Trump.

—Es­tá pre­sen­tan­do su nue­va fra­gan­cia, Queen of Se­duc­tion…

—Es el per­fu­me nú­me­ro 15 de una lis­ta de pro­yec­tos que co­men­zó ha­ce 20 años. Un pro­duc­to más so­fis­ti­ca­do de una re­la­ción ca­li­dad-pre­cio ex­tra­or­di­na­ria, por­que po­dría com­pe­tir en el mun­do del ‘pres­ti­ge’, pe­ro es mu­cho más ac­ce­si­ble.

—¿Có­mo ha si­do la ex­pe­rien­cia de acer­car­se a la mo­da co­mo di­se­ña­dor?

—Me he apro­xi­ma­do con hu­mil­dad, por el res­pe­to que le ten­go a la mo­da co­mo una for­ma de ex­pre­sión, que además re­pre­sen­ta una in­dus­tria gi­gan­te a ni­vel mun­dial. La es­tu­dio con la in­ten­ción de adquirir co­no­ci­mien­tos y apli­car­los a las co­sas que ve­nía ya ha­cien­do.

—Ha he­cho de to­do… ¿sien­te que hay al­gún sue­ño que aún no se cum­pla?

—Ten­go que di­ri­gir una pe­lí­cu­la es­cri­ta por mí y además de una idea ori­gi­nal, no ba­sa­da en na­da más. Me gus­ta­ría con­tar có­mo yo sien­to el mun­do, a mi ma­ne­ra.

An­to­nio se en­cuen­tra pro­mo­cio­nan­do su nue­va fra­gan­cia, 'Queen of Se­duc­tion', que se des­pren­de de una tra­yec­to­ría de 20 años en es­ta in­dus­tria.

“Ten­go una enor­me amis­tad con Me­la­nie. Son 20 años en los que he­mos es­ta­do jun­tos y no so­lo la quie­ro, la res­pe­to mu­chí­si­mo” (SI­GUE)

“Pa­ra que una mu­jer me se­duz­ca tie­ne que ha­cer­me reír, es fun­da­men­tal que ten­ga sen­ti­do del hu­mor” So­bre es­tas lí­neas, el es­pa­ñol en­car­nan­do su pa­pel de eterno ga­lán. Aun­que no ha­bla mu­cho de su vi­da per­so­nal, es­tá en el cen­tro de aten­ción gra­cias a su nue­vo no­viaz­go con Ni­co­le

Kim­pel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.