30 MIN CON…

WOAQUIN SAYED

Hola Guatemala - - Carta Del Editor - Tex­to: MARIANA PIN­TO Pro­duc­ción: ANA CRUZ Fo­to: AN­DRÉS AMAYA

“Ca­da día es una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra apren­der y vi­vir ex­pe­rien­cias nue­vas”

“MI VI­DA ES SEN­CI­LLA, por­que es­toy sa­tis­fe­cho con los pla­ce­res sen­ci­llos” co­men­ta el ar­tis­ta ex­pe­ri­men­tal na­ci­do en Pa­kis­tán. In­quie­to des­de pe­que­ño, el crea­ti­vo es­tu­dió un año de ar­qui­tec­tu­ra y des­pués Be­llas Ar­tes en el Na­tio­nal Co­lle­ge of Arts, el ins­ti­tu­to de ma­yor pres­ti­gio de Pa­kis­tán e In­dia; años más tar­de, se mu­dó a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra es­tu­diar un se­gun­do gra­do en mo­da, pro­fe­sión que ejer­ció por más de vein­te años an­tes de re­gre­sar a su raíz: ser ar­tis­ta.

En una so­lea­da ma­ña­na, ¡HO­LA! vi­si­tó a Waseem en su es­tu­dio, un es­pa­cio aco­ge­dor con una in­ne­ga­ble at­mós­fe­ra crea­ti­va. Con ojos bri­llan­tes y una son­ri­sa con­ta­gio­sa, el ar­tis­ta abrió las puer­tas a su mun­do y re­ve­ló qué lo man­tie­ne al fi­lo de la vi­da.

—¿Ha­ce cuan­tos años hi­cis­te de Gua­te­ma­la tu ho­gar? —Ten­go 24 años aquí. Me sien­to muy a gus­to, có­mo­do y fe­liz en el país. Me en­can­ta su cli­ma, el pai­sa­je y sus per­so­nas. Me adap­té com­ple­ta­men­te. Es­toy cha­pi­ni­za­do.

—¿Al­gu­na vez pen­sas­te que ibas ter­mi­nar ca­sa­do con una gua­te­mal­te­ca?

—Nun­ca. Sin em­bar­go, te­nía el gus­to de co­lec­cio­nar es­tam­pi­llas pos­ta­les des­de ni­ño y re­cuer­do ha­ber leí­do de Gua­te­ma­la y Hon­du­ras. Me pa­re­cían lu­ga­res exó­ti­cos y creo que es­te de­seo de ex­plo­ra­ción lo va em­pu­jan­do a uno... Y bueno, aquí es­toy.

—¿Lo­gra­ron fusionar am­bas cul­tu­ras?

—Creo que so­mos lo mis­mo, so­lo cam­bia nues­tro idio­ma, for­ma de ves­tir, co­mi­da, etc. Pe­ro soy muy afor­tu­na­do por ha­ber si­do acep­ta­do en una cul­tu­ra di­fe­ren­te. Mi es­po­sa tam­bién fue a Pa­kis­tán y se sin­tió muy có­mo­da… nues­tras fa­mi­lias tie­nen va­lo­res muy si­mi­la­res.

—¿Cuál di­rías que es tu gran hob­bie?

—A mí me en­can­ta via­jar. No so­lo por ocio, sino por ver con mis pro­pios ojos lu­ga­res que apa­re­cen en re­vis­tas o en las pan­ta­llas, por te­ner la ex­pe­rien­cia de es­tar ahí. Y en de­por­te, prac­ti­qué taek­won­do por más de 35 años, pe­ro por pro­ble­mas de es­pal­da, me me­tí a yo­ga y aho­ra me en­can­ta el squash, así co­mo ca­mi­nar.

—El equi­pa­je in­dis­pen­sa­ble pa­ra em­pren­der aven­tu­ras es:

—Cuan­do es un tra­ba­jo pro­fe­sio­nal, pues ne­ce­si­to mu­cho equi­po, pe­ro cuan­do es­toy via­jan­do por mi cuen­ta, me bas­ta lle­var mi te­lé­fono, mi IPad y mis cá­ma­ras com­pac­tas. No ne­ce­si­to mu­cho y odio car­gar más de lo ne­ce­sa­rio.

—¿Qué tra­ve­sía tie­nes ano­ta­da en tu lis­ta de pen­dien­tes por cum­plir?

—Me lla­ma mu­cho la aten­ción lu­ga­res co­mo Is­lan­dia, que pa­ra mí son nue­vos y es­tán un po­co fue­ra del cir­cui­to tu­rís­ti­co. Tam­bién ten­go la in­quie­tud de re­gre­sar a Pa­kis­tán a do­cu­men­tar las áreas del nor­te del Hi­ma­la­ya an­tes de que sean da­ña­das.

—¿Te con­si­de­ras un hom­bre de ru­ti­nas?

—Más que eso, ten­go há­bi­tos. Siem­pre to­mo unos mi­nu­tos pa­ra agra­de­cer­le a Dios por mi reali­dad. Des­pués, abro to­das las ven­ta­nas de la ca­sa, to­mo mi taza de té ne­gro con una cu­cha­ra­da de leche y fi­nal­men­te me em­pa­po con no­ti­cias in­ter­na­cio­na­les… no soy un ar­tis­ta her­mé­ti­co, sino una cria­tu­ra que ob­tie­ne ins­pi­ra­ción de lo que pa­sa en el mun­do. Mi tra­ba­jo no tie­ne ho­ra­rio fi­jo y mi ins­pi­ra­ción pue­de ve­nir a las 3 de la ma­ña­na.

—En­ton­ces, ¿la ins­pi­ra­ción es es­pon­tá­nea?

—Me si­gue to­do el tiem­po, así que siem­pre ten­go a la mano una cá­ma­ra o li­bre­ta pa­ra ano­tar las ideas que vie­nen. La bús­que­da por ex­pre­sar­me y crear al­go nue­vo es una cons­tan­te. Eso me man­tie­ne al fi­lo de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.